IMG-LOGO

Lista de cine

Las 100 mejores películas de acción (2020)

Actualizado el 25/06/2020

Admitámoslo. Muchos presumimos de ver el cine más sesudo e intelectual, pero el que más o el que menos disfruta viendo trepidantes secuencias en las que el héroe se la juega y tiene que hacer frente a intensas persecuciones y acabar con el villano a guantazo limpio. ¿Quién no ha vibrado cuando la situación parece desesperada, al protagonista le superan en número, pero aunque sea a duras penas logra sobrevivir? ¿Cuáles son las 100 mejores películas de acción de todos los tiempos?

Repasamos las 100 mejores películas de acción de todos los tiempos. Por supuesto, si algún lector quiere sugerirnos algún título que no figure pero que esté entre sus favoritos, puede escribir a decine21@decine21.com e incluiremos su película próximamente.

Abundan los títulos de los 80 y 90, quizás la época dorada de este tipo de cine, cuando las sagas de Arma letal y Jungla de cristal, entre otras, llenaban los cines, y florecían los héroes de armas tomar, capaces de acabar a guantazos con los más peligrosos enemigos. Fue también cuando estos largometrajes eran los más buscados en los videoclubs de todo el mundo. Esto no quiere decir que no hayamos seleccionado cuidadosamente los más interesantes de todas las décadas.

Algunos combinan la acción pura y dura con otros géneros, por lo que tenemos algun que otro western, trepidantes cintas de espías y muchos filmes de ciencia ficción. No faltan, como no podía ser de otra manera, los grandes éxitos del cine de superhéroes, que causan furor en los últimos años. Los hay para todos los gustos.

Por si sirven de ayuda, también hemos confeccionado la lista de las mejores actores masculinos del cine de acción y de las mejores heroinas del cine de acción.

 

Las 100 mejores películas de acción (2020)
(1995) | 171 min. | Histórico | Aventuras
Siguiendo los pasos de Kevin Costner con su Bailando con lobos, Mel Gibson también recreó un drama histórico de más de dos horas de duración, protagonizado y producido por él y con un gran despliegue de medios. Asímismo, se alzó con el oscar a la mejor película en 1995. Tras su magistral debut como realizador con El hombre sin rostro, Gibson se afianzó tras las cámaras con la recreación de la vida de William Wallace, un líder escocés del siglo XIII que encabezó la rebelión contra el rey de Inglaterra Eduardo I. Wallace consiguió la unión de todos los nobles escoceses, por lo que consiguió incluso derrotar al ejército inglés en la batalla de Stirling. Tras el asesinato de su joven esposa por los ingleses, la única motivación de Wallace es la venganza. El filme contiene grandes secuencias, no sólo las relativas a la batalla, que son las más espectaculares -cientos de extras participaron en su elaboración-, sino también en el interior de la trama, de tipo romántico, lírico e incluso humorístico, de todas las cuales el realizador consigue salir con evidente soltura. La recreación que Mel Gibson ofrece de la Edad Media es realista, y da la impresión de ser una época ruda y con evidentes signos de cambio, como la creación de las universidades, por lo que el mensaje, en el fondo, es positivo.
8/10
(1968) | 109 min. | Acción
Johnny Ross es un criminal perseguido por un sindicato mafioso al que ha defraudado elevadas cantidades de dinero. Acosado por sus perseguidores pacta con Walter Chalmers, un político ambicioso. A cambio de su protección promete testificar. Walter encomendará la protección de este testigo al detective Frank Bullitt que pese a sus esfuerzos no puede impedir su asesinato. Bullitt se verá implicado en una oscura trama convirtiéndose él mismo en el siguiente objetivo de los pistoleros mafiosos. Aunque se resiente demasiado de su estética sesentera, se trata de un entretenido thriller policiaco dirigido por Peter Yates, que cuenta con apañadas escenas de acción. Especialmente impresionantes son las persecuciones automovilísticas por las calles de San Francisco, que sin duda pesaron en la Academia a la hora de otorgar al film el Oscar al mejor montaje (Frank Keller). Steve McQueen da vida a Bullitt –un personaje que influyó tres años más tarde en el Harry el sucio de Clint Eastwood–, que está acompañado por una guapísima y excelente Jacqueline Bisset.
7/10
(1956) | 118 min. | Acción | Western Tráiler
Al término de la Guerra de Secesión, Ethan Edwards regresa a la casa de su hermano adoptivo. Éste vive con su esposa, Martha, con la que tiene dos hijas y además, ha adoptado a Martin, un niño medio indio. Ethan odia descaradamente a los indios, por lo que no aguanta al chico. Un día, un tipo llega a la granja, pidiendo ayuda para recuperar unas vacas robadas por los indios. Ethan encabeza una expedición en busca de los ladrones, pero resulta ser una trampa para alejar a los hombres de sus casas. Cuando se da cuenta, es demasiado tarde, los indios han quemado la casa de su hermano, han matado a éste y a su esposa, y se han llevado a las niñas. Con ayuda de Martin, Ethan removerá cielo y tierra para encontrar a sus sobrinas. El dominio de la técnica cinematográfica de John Ford alcanzó su cumbre con este lírico western, una de las joyas de su filmografía. El personaje central, interpretado por John Wayne, está descrito con tal sutileza que se trata de una de las grandes creaciones del Séptimo Arte. Se trata de un mercenario contradictorio (odia los indios, parece racista, pero sin embargo conoce sus tradiciones), apátrida, sin hogar, supuestamente contrario a integrarse en la sociedad, pero capaz de arriesgar su vida para salvar a sus familiares. El personaje, un rudo pionero de los que hicieron posible el avance de a civilización, parece haberse quedado anticuado, una vez que ha cumplido con su tarea, tema que Ford recuperó en El hombre que mató a Liberty Valance, otro de sus grandes films, y que había tratado anteriormente en La legión invencible. A partir de un modélico guión de Frank S. Nugent, Ford compuso una obra maestra sobre la necesidad de las relaciones familiares, el sentido del la vida, el deber, el odio, y el choque multicultural.
10/10
(1970) | 108 min. | Western
Un potentado ganadero está dispuesto a defender su rancho y sus tierras de los maleantes con todos los medios a su alcance, incluidos los servicios de Billy el Niño y Pat Garrett. Él es John Chisum, quien reparte las aguas del río Pecos entre las gentes de la zona. John Wayne, el cowboy por antonomasia, encabeza el reparto de este entretenido western, dirigido por uno de los discípulos de Ford, el competente Andrew V. McLaglen. 
6/10
(1953) | 89 min. | Western
James Stewart da vida a un veterano de la guerra de secesión americana. Tras la contienda ha perdido su rancho y a su novia. La recompensa ofrecida por la captura de un peligroso criminal (Robert Ryan) le brinda la posibilidad de emprender una vida nueva, por lo que decide participar en esta "caza del hombre". A lo largo de la persecución se le une una chica (Janet Leigh), y más tarde dos cazadores de recompensas, con los que termina enfrentándose. Anthony Mann dirige este western, hoy considerado un clásico, y lo hace uniendo los elementos más visuales del género con un retrato introspectivo de los personajes. En especial hay que destacar el trabajo de James Stewart, que obtiene una interpretación memorable de este antiguo soldado metido por necesidad en el oscuro oficio de cazador de recompensas. La película fue nominada al Oscar por su guión y consiguió el aplauso unánime de la crítica.
7/10
(1943) | 135 min. | Acción | Bélico
El capitán Cassidy (Cary Grant), al mando del submarino Copperfin, abre el sobre con las órdenes secretas 24 horas después de abandonar la base de San Francisco. Su misión no está especificada, ni sabe en qué consiste, sólo puede leer: "Destino Tokio". Es el comienzo de un trepidante viaje, cuando la Segunda Guerra Mundial está en su punto álgido y los submarinos alemanes, los temidos U-Boote, rápidos y casi indetectables, acechan en el Atlántico y el Pacífico. Este es uno de los considerados títulos menores en la filmografía del gran Cary Grant, repleta de obras maestras como Historias de Filadelfia, Arsénico por compasión o Con la muerte en los talones. Aunque no estaba acostumbrado a papeles bélicos, su talento y su variedad de recursos interpretativos, que le permitieron mantenerse al margen de las exclusividades y los encasillamientos de las compañías cinematográficas, le hacen completar un papel sobrio. Es reseñable la dirección de Delmer Daves, que consigue crear una atmósfera claustrofóbica dentro del submarino, bajo la que los tripulantes tendrán que convivir y combatir.
8/10
(1935) | 119 min. | Aventuras
Errol Flynn saltó al estrellato con El capitán Blood, que adapta la novela de Rafael Sabatini. El actor es un médico injustamente condenado como traidor a Inglaterra enviado como esclavo a América, que se convierte en pirata, no sin antes enamorarse de la hija del futuro gobernador. Para los barcos de la película, que participan en una espectacular batalla naval, se construyeron modelos a escala de un tamaño de cinco metros. Destacan los decorados de influencia expresionista de Anton Grot.
8/10
(1993) | 130 min. | Policiaco | Acción
El doctor Richard Kimble (Harrison Ford) es condenado injustamente por el asesinato de su esposa. Durante su traslado a prisión, un accidente le permite escapar. Convertido en fugitivo, se verá perseguido por un implacable agente federal (Tommy Lee Jones): Kimble debe poner todo su empeño en eludir la acción de la justicia, a la vez que trata de descubrir a los verdaderos asesinos de su esposa. Basada en la famosa serie de TV del mismo título, y dirigida por Andrew Davis, nos encontramos ante una magnífica película de acción, con imágenes memorables. Sirva de ejemplo aquella en la que el Doctor Kimble se deja caer por un embalse para huir de su infatigable perseguidor. La película tiene una espléndida puesta en escena y un buen pulso narrativo. Harrison Ford y Tommy Lee Jones hacen dos magníficas interpretaciones (Tommy Lee Jones sería premiado con el Oscar en la categoría de mejor actor secundario). La película obtuvo en total siete nominaciones al Oscar.
7/10
(1994) | 105 min. | Acción
El aclamado director Luc Besson (Nikita, El quinto elemento) escribe y dirige esta sensacional película de acción sin límites. Gary Oldman (Drácula, de Bram Stoker) interpreta a un policía antidrogas, corrupto y desequilibrado, que no duda en matar si sus planes codiciosos no llegan a buen puerto. En su camino tropezará con Léon (Jean Reno), un asesino a sueldo, ingenuo y solitario, pero capaz de llevar a cabo cualquier misión que se proponga. Su encuentro con Matilda (Natalie Portman), una adolescente de 12 años, cuya familia ha sido asesinada, cambiará la vida del profesional para siempre, pero le llevará a un camino sin retorno. Espléndida película donde Jean Reno (Misión imposible) da un verdadero recital interpretativo, en un papel que cambiaría su caché (previamente le habíamos visto en la comedia Los visitantes). Por su parte una jovencísima Natalie Portman (Beautiful Girls, La amenaza fantasma) demuestra el porqué de su estrellato posterior. La chica, que aquí contaba con 11 añitos, fue elegida por Besson en un casting de miles de aspirantes, y con este papel se ganó un lugar en el corazón de muchos espectadores. Con una música perfectamente dosificada y unas escenas de acción muy tensas y logradas, marca de fábrica de Luc Besson, esta película resulta un verdadero acontecimiento cinematográfico. Destaca la primera secuencia, realmente impactante, y que es toda una declaración de principios del protagonista acerca de lo que nos espera.
7/10
(1993) | 135 min. | Acción | Fantástico | Comedia
Un fascinante despliegue de medios y unos efectos especiales espectaculares son las señas de identidad de esta superproducción. Danny Madigan es un adolescente, ferviente admirador del súper héroe de acción en las pantallas Jack Slater (Arnold Schwarzenegger). Un buen día en que recibe una entrada de cine con poderes mágicos, Danny se introduce en la gran pantalla y, junto a su ídolo, pasa a ser un personaje más dentro de una película donde todo es posible. Sin embargo, los malos de la película se apoderan de la entrada mágica y se trasladan al mundo real. Jack y su pequeño amigo tendrán que darse prisa para detenerlos y que no sea demasiado tarde... John McTiernan (Jungla de Crista: la venganza) ha demostrado con creces sus habilidades para dirigir películas de acción. Hasta el forzudo Schwarzenegger da también cuenta de un fino sentido del humor. Acción y diversión de la buena para toda la familia.
4/10
(1981) | 111 min. | Aventuras
Un profesor de arqueología llamado Indiana Jones (Harrison Ford), combina sus clases de arqueología en la Universidad, con una agotadora actividad aventurera por todo el mundo, en busca de piezas arqueológicas de valor. En 1936, Hitler pone a un poderoso equipo en busca del Arca de la Alianza, donde fueron guardadas las Tablas de la Ley que Dios entregó a Moisés en el Monte Sinaí. Indiana recibe el difícil encargo de adelantarse a los nazis y conseguir el Arca. Pero para cumplir su misión Indi deberá correr innumerables aventuras y sortear los más increíbles peligros. Spielberg recupera con esta sensacional película el espíritu de los viejos seriales de aventuras de los años 30 y 40. Son dos horas de acción sin respiro, que se ven sin ningún esfuerzo y con mucho gusto. Se acumulan las situaciones más complicadas, de las que Indiana Jones siempre sale airoso. La emoción visual se logra a un ritmo trepidante, y se suceden a velocidad de vértigo las aventuras en la jungla sudamericana, en el desierto de El Cairo o en una base submarina nazi. Aunque la historia no es muy rica en matices, el sentido del humor es un elemento constante. En su estreno, fue una de las más taquilleras de la historia del cine. La música compuesta por John Williams es magistral.
8/10
(1993) | 123 min. | Acción | Thriller
Trepidante película de acción con un auténtico duelo de interpretación entre Clint Eastwood y John Malkovich. Frank Horrigan (Eastwood) es un agente del Servicio Secreto del presidente de los Estados Unidos y se encuentra en el ocaso de su carrera. Sobre toda ella ha planeado su fracaso en el primer encargo presidencial que recibió: proteger a John F. Kennedy en su visita a Dallas. Ahora, treinta años después, el presidente prepara su campaña de reelección y Frank tiene de nuevo información sobre posibles atentados. Sin embargo, sabe que de entre todos ellos, uno encierra una auténtica amenaza. Wolfgang Petersen (El submarino) ha llevado a cabo un espléndido despliegue de medios en esta película. Los actores están fantásticos, pero por encima de los demás se eleva la inquietante presencia de un John Malkovich espectacular. Ennio Morricone ofrece su música y Rene Russo pone el toque de romance. Impresionante.
7/10
(1995) | 165 min. | Thriller | Acción
Una sofisticada banda de ladrones realiza un robo de enorme audacia. Neil McCauley (Robert De Niro), su cabecilla, es un hombre inteligente, que prefiere evitar crueldades innecesarias, pero de una gran frialdad que cultiva a propósito. Por ello trata de evitar implicarse demasiado a fondo en sus relaciones con las personas: para estar libre de ataduras. El golpe recién cometido lo investiga Vincent Hanna (Al Pacino), un concienzudo policía, a quien su excesiva implicación en el trabajo causa problemas afectivos: se ha divorciado en dos ocasiones, y su esposa actual, a pesar del amor que le profesa, comienza ya a estar algo quejosa. Michael Mann escribe y dirige un film complejo, tanto de estructura como de producción y realización. El director había demostrado su capacidad para conjugar espectáculo de acción e historia de interés humano en El último mohicano. Mann vuelve aquí por los mismos derroteros, pero con mayor acierto, gracias también a unos cuantos momentos intensos, muy bien planificados. No sólo es capaz de coreografiar los robos y persecuciones con la misma o mayor efectividad que cualquier “jungla de cristal”, sino que sabe introducirlos en una historia de entidad, en la que se dibujan dos personajes principales: el ladrón y el policía, los cuales, a pesar de estar en bandos opuestos, tienen más de un punto en común. La idea de introducir un improbable encuentro entre los dos, antes del enfrentamiento final, se revela audaz y eficaz para mostrar esa proximidad. Sin duda que la presencia de dos actores enormes, De Niro y Pacino, contribuye a elevar éste y otros momentos del film. Y es que uno de los grandes aciertos de la película es el muy meditado reparto. A pesar de algunas pegas en personajes poco dibujados –un negro que trata de reinsertarse, la hijastra del policía–, la película funciona muy bien en líneas generales. Hay violencia, pero no regodeo en la misma, y un tratamiento casi siempre contenido de lo morboso. Varias subtramas están desarrolladas con acierto, ya sean las más puramente policíacas, o las que presentan a unos delincuentes y policías en los que late el deseo de llevar una vida familiar normal: poder estar con alguien, compartir lo bueno y lo menos bueno... Pero se trata de personajes con sentimientos contradictorios. Un trabajo para servir a la sociedad, puede no llenar la vida propia y de los que la rodean... El deseo de dejar un determinado estilo de vida no es fácil... Pueden no lamentarse determinados comportamientos bajo el escudo de un sentido fatalista de la vida... El sentimiento de venganza puede dar al traste con decisiones previas... Al final siempre llega en la vida el momento de optar, y cuando a Nel se le presenta –uno de los momentos más excitantes del film no le resulta nada fácil. Dante Spinotti ha fotografíado la película. A él se debe una atractiva visión nocturna de Los Ángeles, iluminada como un maravilloso y enorme árbol de Navidad. También se revela como muy importante su función en la secuencia del clímax, que transcurre en un aeropuerto, y en el que el constante encendido y apagado de las luces para el despegue y aterrizaje de aviones se convierte en una buena metáfora del mundo de luces y sombras en que se mueven los protagonistas.
7/10
(1963) | 180 min. | Bélico
Basada en hechos reales, La gran evasión narra la ejecución y planificación de la mayor evasión acaecida en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial John Sturges dirige esta película de acción, aventuras y guerra con un ritmo sorprendente, que atrapa al espectador de principio a fin. A ello ayuda el magnífico reparto de estrellas que protagonizan el film: Steve McQueen da vida a un rebelde oficial americano; Richard Attenborough es el cerebro de esta sorprendente evasión; Charles Bronson (años más tarde escasillado en papeles de Justiciero) es el especialista cavador de túneles; Donald Pleasence da vida a un experto falsificador de documentos; y James Garner es el responsable del avituallamiento. La gran evasión ofrece inolvidables escenas de acción –como la persecución en motocicleta de McQueen– y dramatismo, sin faltar tampoco algunas dosis de humor. Son los ingredientes que John Sturges sabe combinar con especial maestría, para obtener un título de obligada referencia al hablar de cine ambientado en la Segunda Guerra Mundial.
8/10
(1988) | 120 min. | Acción
En la ciudad de Los Ángeles un grupo de terroristas se apodera de un gigantesco rascacielos durante el transcurso de una fiesta y secuestran a todos los asistentes, excepto a John McClane, el esposo de una de ellas, que consigue huir -a pesar de que se había quitado los zapatos y la camisa-. Los delincuentes cierran herméticamente el acceso al edificio, por lo que la policía no puede pasar. John McClane se queda solo, pero aún así intentará hacer frente a los terroristas con la única ayuda de su astucia. Un policía le ayudará a través de la radio. Uno de los espectáculos visuales más trepidantes del cine de los 80, todo un clásico del cine de acción que obtuvo tanto éxito que se hicieron otras dos secuelas, inferiores pero entretenidas. El productor Joel Silver y el realizador John McTiernan repiten tras su colaboración en Depredador y contrataron como cabeza de cartel al carismático Bruce Willis, famoso por la serie de televisión Luz de luna, que había saltado al cine con el filme Cita a ciegas de Blake Edwards, y que con este título se consagró como un nuevo tipo de héroe de acción, más humano que sus predecesores -Stallone y Schwarzenneger- y que aporta mucho sentido del humor. Como oponente, un villano de excepción, el excelente actor de la escena británica Alan Rickman, que interpreta al líder de los terroristas. El guión es la obra maestra de Steven E. de Souza (Commando), que consiguió un estilo propio que se impondría durante la década de los 90 y, poco después daría el salto a la dirección con Street Fighter. La última batalla, protagonizada por Jean-Claude Van Damme.
7/10
(1996) | 120 min. | Acción
La célebre prisión de Alcatraz, hoy atracción turística, es asaltada por un grupo de marines encabezados por el general Hummel. Tras retener a varias decenas de rehenes, proceden al despliegue de unas peligrosas armas biológicas, con las que amenazan atacar la ciudad de San Francisco. Lo harán si no reciben una determinada cantidad de dinero. Para impedirlo el FBI recurre a un experto en guerra química y a un antiguo y misterioso ex presidiario de "La Roca". El planteamiento inicial es atractivo: el general lleva a cabo su injusta acción movido por el trato indigno que han recibido algunos de sus hombres, implicados en operaciones gubernamentales de guerra sucia. Además está la idea de dar la vuelta a la clásica película carcelaria: en esta caso se trata de entrar en Alcatraz, no de fugarse. Pero a pesar de lo dicho el film discurre por senderos demasiado previsibles. La Roca, aunque eficaz como entretenimiento, es representativa del agotamiento de cierto cine de acción, que lo confía todo a la espectacularidad y al ritmo trepidante, mientras descuida una elaboración más atenta del guión. De modo que se aturde al espectador con escenas de acción reiterativas, que no hacen avanzar la historia. Y es una pena, porque Michael Bay dirige con aplomo este tipo de cine ‑lo demostró en Dos policías rebeldes‑, y porque se desaprovecha a tres buenos actores, que no tienen papel a la altura de sus posibilidades. El personaje de Ed Harris, el más interesante, está poco desarrollado. Los de Nicholas Cage y Sean Connery carecen de matices, y han de procurar salvarlos como buenamente pueden, con el peso de su presencia.
5/10
(1993) | 111 min. | Acción
Gabe Walker (Sylvester Stallone) es un antiguo miembro del servicio de rescate de montaña. Era muy eficaz en su trabajo, hasta que un desgraciado accidente le hizo apartarse de la profesión. Ahora, un grupo de personas andan perdidas en lo más alto de una peligrosa montaña, Rocky Mountain, porque han sufrido un accidente. Consiguen pedir auxilio por radio, y Gabe Walker debe entrar de nuevo en acción. Pero cuando acude a su rescate, se da cuenta de que en realidad son una banda de criminales que acaban de cometer un asalto en un avión federal. Gabe Walker no sólo debe enfrentarse a ellos, sino también salir con vida de los innumerable peligros de la montaña. Una estupenda película de acción, hecha a la medida de Sylvester Stallone. Cuenta con espectaculares y arriesgadas escenas de escalada en la alta montaña. Recomendable para los aficionados al género.
4/10
(1994) | 135 min. | Acción
Superproducción de aventuras y acción a la mayor gloria de un Arnold Schwarzenegger que película a película demuestra que es bastante más que un conjunto de músculos. En este caso encarna a Harry Tacker, un hombre que lleva una doble vida: es uno de los mejores espías del gobierno norteamericano, pero su esposa Helen (Jamie Lee Curtis) cree que es un simple vendedor de ordenadores. Aunque Helen le considera un hombre convencional, aburrido y con pocas aspiraciones, la verdad es que Harry es muy diferente, lo tiene todo: es inteligente, audaz, valiente, fuerte e increíblemente hábil en el manejo de las armas y la lucha cuerpo a cuerpo. Pero en esta aventura increíble en la que tendrá que dar caza a unos terroristas se terminará para siempre su doble vida. James Cameron (Aliens, el regreso, Terminator) firma una de las películas de acción más espectaculares de los útlimos años, a la que no le faltan golpes de humor y toques de glamour. Impresionante.
6/10
(1945) | 142 min. | Acción | Bélico
Zona del Pacífico, Seguna Guerra Mundial. Un oficial del ejército norteamericano, interpretado por Errol Flynn, al mando de su valiente equipo, tiene la misión de destruir un radar japonés situado en Birmania. Para ello, deberán adentrarse en territorio enemigo. Una vez destruido el radar, el plan se completa con el rescate previsto por aviones norteamericanos. Pero las cosas se complican dentro de la peligrosa selva para Flynn y sus hombres. El experto en grandes narraciones, y uno de los máximos directores de la historia del cine, cuenta con habilidad una historia de guerra. Entre sus trabajos, destacan clásicos del cine negro, como Los violentos años 20 (1939), o del western, como Tambores lejanos (1951). En esta visión particular de la guerra, se habla además de las relaciones humanas en condiciones extremas. Una película inolvidable, emocionante, con unas escenas impresionantes.
7/10
(1973) | 91 min. | Acción
Bruce Lee es reclutado por un agente del gobierno para participar en una competición de artes marciales. El reto tiene lugar en una isla fortaleza dominada por un poderoso criminal, que es dueño de una inmensa red de droga y prostitución. Bruce Lee acepta el cargo, abrigando la venganza contra el criminal, que fue el responsable de la muerte de su hermana años atrás. Una de las películas más conocidas del mítico Bruce Lee. Sin duda, el verdadero maestro y precursor del género de artes marciales. Atractiva, trepidante y repleta de acción. Las escenas de lucha son muy vistosas. Se cuenta que durante el rodaje, Lee lanzó al aire una patada de forma tan vertiginosa, que el cámara tuvo que filmar la secuencia a cámara lenta para que no pareciese un truco.
6/10