IMG-LOGO

Lista de cine

Las 100 mejores películas de baile

Actualizada el 07/07/2020

Género por excelencia del Séptimo Arte. No se sabe qué tiene pero a los humanos nos encanta quedarnos extasiados viendo bailar a la gente al ritmo de la música. No por casualidad se dice que la danza fue la primera expresión de nuestra especie, ante que hablar o comunicarse con signos. así que mover el cuerpo nos viene, digamos, en serie. Por tanto no es de extrañar que nos gusten tanto estas películas y que presentemos aquí una selección de las mejores películas de baile, de danzas y de asombrosas coreografías.

Entre las mejores películas de baile las hay para todos los gustos. Los estilos, las canciones, la música cambia con el tiempo, pero los musicales han gozado siempre del favor del público, tanto jóvenes como viejos disfrutan de los lindo. Aunque es cierto que dependiendo del momento el cine ha sido más o menos prolífico en este tema. No cabe duda de que la época dorada del musical fueron los años 30 y 40 del siglo XX, con parejas tan meorables como las que formaron Fred Astaire y Ginger Rogers. Eran momentos de angustia en el mundo. Acababa de tener lugar la Gran Depresión que siguió a los llamados felices años 20 en Estados Unidos y en la lejana Europa se cernían tiempos sombríos con la llegada del nazismo y la II Guerra Mundial. Ese fue el caldo de cultivo para un cine, el de los grande musicales, que ayudaba a evadirse de la realidad y de las penurias e invitaba a ser alegres y a soñar con historias de amor, de alegría de tiempos mejores, siempre con final feliz. Más tarde el cine de baile fue apropiándose de historias quizá menos alegres, más realistas e incluso con un sesgo trágico, véase la modélica West Side Story. Ni que decir tiene que la mayoría de los títulos elegidos en esta lista de las mejores películas de baile tienen un fuerte componente romántico, aunque eso la mayoría de las veces no vaya en detrimento del ritmo y la diversión.

Las 100 mejores películas de baile
(1951) | 109 min. | Romántico | Musical
Vincente Minnelli dirige este magnífico musical que obtuvo seis Oscars en 1951 en las categorías de mejor Película, Guión Original, Fotografía, Adaptación Musical, Decoración y Vestuarios. Jerry Mulligan (Gene Kelly) es un pintor americano afincado en el París de la postguerra. Allí lleva una vida bohemia, hasta que conoce a Lise Bouvier (Leslie Caron), una bonita dependienta parisina, a punto de casarse con un importante artista, de la que se enamora locamente. En torno a esta sencilla trama se articula uno de los más brillantes musicales de la historia del cine. Los espectaculares números de ballet acompañados de la música de George Gershwin, interpretada por Benny Carter y la orquesta de la Metro Golden Mayer hacen pasar momentos inolvidables. Todo ello envuelto en unos magníficos decorados y vestuarios resaltados por la impecable fotografía de John Alton ( El padre de la novia).
8/10
(2007) | 110 min. | Romántico | Animación | Comedia | Musical
Giselle es una jovencita que forma parte del mundo fantástico de los dibujos animados. Su vida es, tal y como se dice, “de cuento”, vive feliz con los animalitos del bosque, canta con preciosa voz los anhelos de su corazón y espera casarse con el príncipe Edward. Sin embargo, la malvada reina no quiere perder su trono y con malas artes destierra a la prometida de su hijo al mundo real. Y ahí, en pleno corazón de Manhattan aparece Giselle, convertida en un ser de carne y hueso y por supuesto más perdida que carracuca. Y es que en Nueva York la vida no es precisamente “encantadora”, los problemas surgen por doquier y nada se arregla con un simple sortilegio. Y las cosas se ponen aún más complicadas cuando recibe ayuda de un tal Robert, un atractivo abogado, divorciado y con una hija pequeña. Disney apuesta por este entrañable cuento para toda la familia ante la proximidad de las fiestas navideñas. Y si apuntaban al éxito, el tiro les ha salido excelentemente dirigido. Uno cree estar viendo una película de dibujos animados muy clásicos y, de repente, zas, se encuentra en pleno Broadway con la 42. Pero es que la historia atrapa, es original, tiene momentos divertidos y enternecedores, y el equilibrio entre fantasía y realidad es sencillamente magnífico, de modo que el resultado no es ni pueril para espantar a los adultos ni por supuesto demasiado serio para no engatusar a los más jóvenes. El guión de Bill Kelly introduce con discreción y tino diversos elementos de cuentos clásicos, como “Blancanieves y los siete enanitos”, “La bella durmiente” o “La Cenicienta”, y traslada personajes imaginarios al mundo real con simpática destreza (y nada menos que a través de la alcantarilla de Times Square). En este sentido resultan excelentes los efectos especiales, sobre todo en las apariciones de la simpática ardilla Pip y de los demás animales, y hay que hacer mención a las canciones del film, alguna interpretada con llamativas coreografías, como la extraordinaria “That's How You Know”, cantada y bailada en pleno Central Park. Se nota, en fin, que Kevin Lima (Tarzán), especialista en comedias infantiles, se siente cómodo con esta bella fábula sobre el amor, pues mima las imágenes (las transiciones con el libro son excelentes), introduce con soltura preciosos detalles llenos de sentido y, ante todo, tiene la suerte de contar con un reparto extraordinario para que el experimento no se le vaya de las manos. De todas maneras, es la bella pelirroja Amy Adams, nominada al Oscar por Junebug, la que brilla con luz propia a lo largo de todo el film. Tiene un no sé qué de ingenuidad y un gesto risueño de frescura tan desbordante que es imposible no caer presa de su hechizo.
6/10
(1948) | 97 min. | Musical
Memorable parodia musical de las películas de piratas, a cargo de Vincente Minnelli, y con dos grandes del género, Garland y Kelly. Cuenta cómo una joven se enamora de un pirata, y el actor que la pretende suplanta la personalidad de éste.
6/10
(1985) | 100 min. | Documental | Musical
Repaso por algunos de los mejores momentos que ha dado de sí el género musical, con un anfitrión de lujo, Gene Kelly. Además de presentar secuencias inolvidables se desvela el modo en que fueron concebidas.
6/10
(1947) | 100 min. | Comedia | Musical
Danny Miller anda preparando un musical en Broadway, acerca de dos pilotos que se estrellan en el monte Parneso, y tras sobrevivir, alternan con las nueve diosas musas del arte, sobre todo con Tersícore. Pero las auténtica diosas del monte Parneso, y en particular Tersícore, están que se suben por la paredes ante lo que consideran una obra vulgar, que las banaliza, mezclando diosas con béisbol y perritos calientes, la cultura popular americana. De modo que Tersícore pide ayuda al señor Jordan, el ángel que prepara el viaje de los difuntos a la otra vida, para ir a la tierra y cambiar el sentido de ese musical. Seis años después de dirigir El difunto protesta, Alexander Hall ofrece una variación sobre la idea de comedia celestial creada por Harry Segall, conservando algunos personajes y añadiendo otros. Así, James Gleason, representa en el original de boxeadores, aquí representa ahora a cantantes y bailarinas, y hará lo propio con Tersícore, o Kitty, el nombre que adopta en la Tierra; y Edward Everett Horton también repite el papel del mensajero 7013; en cambio no está Claude Rains, y lo cierto es que Roland Culver le falta el carisma y gracia que aquel imprimía al señor Jordan. Otras diferencias importantes son la presencia del technicolor y los números musicales. Y por supuesto la pelirroja Rita Hayworth, gran estrella de Columbia y reina de la función. La película es grata, pero le falta el encanto del primer film.
6/10
(1929) | 110 min. | Musical | Romántico
Queenie y Hank son dos hermanas dispuestas a triunfar en Broadway. Allí se encandilan por el mismo hombre, el artista Eddie Kearns, que les ayuda a conseguir un número en su compañía. Cuando Kearns se enamora de Queenie, le ayudará a subir a lo más alto. Ganadora del Oscar a la mejor película de 1929, y considerada el primer musical de la historia del cine y la primera película sonora que gana un Oscar. Colaboró en el guión Edmund Goulding, director de Grand Hotel, película que también recibió la preciada estatuilla. El guión de La melodía de Broadway es correcto y los números musicales, principales protagonistas del film, resultan espectaculares, teniendo en cuenta la época en que fueron rodados. Además, consiguió un gran éxito de público y fue el principio de un género nuevo. Después vendrían otros éxitos como La calle 42, Sombrero de copa o El desfile del amor.
6/10
(2007) | 131 min. | Musical Tráiler
Musical concebido alrededor de la música de los Beatles, no en vano las 33 canciones que suenan en el film son del mítico grupo de Liverpool, eso sí, arregladas para la ocasión, sin buscar el lucimiento estúpido, por Elliot Goldenthal, y cantadas por los propios actores. Julie Taymor, respaldada por Dick Clement y Ian La Frenais, los guionistas de The Commitments (otra película que también trataba de pintar una época), concibe una historia de amor, la de la americana de clase acomodada Lucy, y el inglés hijo de padre desconocido Jude, insertada en los años 60, momento de gran creatividad musical, de revolución sexual, movimiento hippy, pacifismo, Vietnam, lucha contra la discriminación racial... Y alrededor coloca a personajes a los que la pasión por vivir, cantar y crear les desborda, como Max, el hermano de Lucy, los cantantes Sadie y Jo-Jo, la asiática Prudence...  Inicialmente parece que estamos ante una narración clásica, de jóvenes en busca de su lugar en el mundo, tratando de crear algo nuevo, puro y perfecto, frente a los errores de los padres (diferencias sociales, hijos abandonados, madres esforzadas, estereotipos sociales mostrados en la comida del día de acción de gracias...). Pero esa narración cede de algún modo a las canciones, enlazadas con cierto estilo, pero acercando peligrosamente la función a una sucesión de videoclips más o menos autocomplacientes, con guiños bromistas sobre los Beatles dirigidos a los iniciados. La autocomplacencia es un peligro cierto del que la directora es bien consciente, esa mirada idílica a los 60 como época perfecta de lucha por unos ideales, en contra del sistema, y de amor libre, en que los errores quedarían disculpados por la fuerza de un movimiento arrollador; tal vez por eso se permite pintar a unos pacifistas extremistas, que acaban creando bombas caseras, cayendo en lo mismo que pretenden combatir. El resultado del film, con un reparto bastante desconocido, es desigual. Julie Taymor ha probado su apasionada fuerza visual en títulos como Titus y Frida, y aquí también lo hace, pero le cuesta equilibrar sus películas. La trama es demasiado leve, y no emociona. Tiene mérito el hacer que las letras de las canciones cuadren en la narración, y escuchar a los Beatles resulta siempre gozoso. Pero no resulta suficiente, falta la piedra angular capaz de sostener el vistoso edificio.
5/10
(1936) | 101 min. | Musical
Bob Gordon recibe una buena oferta económica para su representación de Broadway, pero debe contar para su espectáculo con la viuda Lilian, si es que no consigue una primera artista que ocupe su lugar. Delicioso musical que optó al Oscar a la mejor película, en la que se habla de los entresijos del Broadway de la época, donde los artistas desean alcanzar la fama y el reconocimiento. Lleva la batuta Roy Del Ruth y cuenta con el protagonismo del galán Robert Taylor y con la presencia de la extraordinaria bailarina Eleanor Powell. Una película del mismo estilo es La melodía de Broadway, de 1929, que ganó el Oscar a la mejor película de su año.
6/10
(1934) | 107 min. | Comedia | Musical
Guy es un famoso bailarín norteamericano, que va de viaje a Inglaterra con su amigo Egbert, que es abogado. A su llegada, conoce a la bella Mimi Glossop y por una serie de circunstancias, coincide con ella en diferentes sitios. Guy se queda prendado de ella pero no sabe que Mimi se está divorciando. Poco después, ambos se vuelven a encontrar en el hotel de la costa donde se alojan, y allí tendrá lugar una serie de enredos y mal entendidos. Nueva película de la pareja protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers que hicieron tanto furor en la época. Al igual que Sigamos la flota, Sombrero de copa o Ritmo loco, entre otras, en La alegre divorciada la tónica general es parecida. Vuelve a haber enredos, humor, números de baile, y, por supuesto, no falta el toque amoroso. La película fue nominada a los Oscar, pero sólo ganó la estatuilla por la canción de Con Conrad: 'The Continental'.
6/10
(2007) | 83 min. | Musical
Termina el curso en el instituto, al fin han llegado las deseadas vacaciones. Troy Bolton, estrella del equipo de baloncesto, está muy emocionado porque le han ofrecido un buen trabajo en un club de campo, junto a sus amigos. Ignora que el trabajo se lo ha conseguido la madre de la pija Sharpay Evans, social del club y compañera de clase, que envidia su éxito en los escenarios y pretende alejarle de Gabriella, la chica de sus sueños.Entretenida secuela del musical para adolescentes High School Musical, todo un fenómeno mediático que ganó dos premios Emmy. Esta segunda parte, en la que repiten todos los protagonistas, batió todos los records de audiencia de la televisión por cable. Los números musicales siguen siendo su mejor carta de presentación.
5/10
(1987) | 100 min. | Drama | Musical Tráiler
Baby es una adolescente algo sosa que veranea junto a sus padres, y Johnny Castle es un rebelde profesor de danza. No tienen nada que ver el uno con el otro, pero la música y el baile harán saltar chispas entre los dos. Una película romántica que marcó a toda una generación y llevó a la fama a Patrick Swayze. Obtuvo un gran éxito de taquilla, gracias a la música ochentera y las estupendas coreografías. La canción 'The Time of My Life' de su banda sonora ganó un Oscar y un Globo de Oro.
6/10
(2008) | 108 min. | Musical Tráiler
En 1999 se estrenó en Londres el musical Mamma Mia!, escrito por Catherine Johnson, que tiene el mérito de haber encajado como un guante en una trama imaginativa varias de las canciones de Abba más reconocidas, con algún divertido retoque en las letras. Su labor es tan brillante que un espectador que no hubiera escuchado al famoso grupo sueco creería que se trata de temas originales. Casi una década después, la propia Johnson se ha encargado del guión en la versión cinematográfica, que también cuenta con Phyllida Lloyd, la misma directora que el montaje teatral. Donna es una madre soltera que ha criado en solitario a su hija Sophie en Kalokari, una idílica isla griega, donde regenta un pequeño hotel. Sophie está a punto de casarse, y siempre ha querido saber quién es su padre, por lo que ha decidido enviar invitaciones a tres tipos que visitaron la isla veinte años atrás. Según el diario de su madre, que Sophie ha encontrado por casualidad, no se sabe cuál de ellos es realmente su progenitor. Al parecer, Donna mantuvo relaciones con los tres en un corto período de tiempo. El hombre de negocios Sam Carmichael, el banquero Harry Bright y el aventurero y escritor Bill Anderson llegan a la isla más o menos a la vez que las dos grandes amigas de Donna, Rosie y Tanya, que formaban con ella en el pasado el grupo Donna and the Dynamos. La citada Phyllida Lloyd tiene una intachable reputación como directora de escena, no sólo por sus montajes teatrales, sino sobre todo por su trabajo en la ópera. Sin embargo, es una debutante en el cine, y se nota. Sus imágenes no tienen la fuerza de otros musicales recientes, y al final pierde muchísimo fuelle, pues el ritmo cae por un par de secuencias que no aportan demasiado y se hacen pesadas. A pesar de todo, el film funciona, principalmente porque las famosas canciones dan pie a números divertidos, que se siguen con una sonrisa en la boca. Están mejor ellas, sobre todo las Dynamos (las veteranas Julie Walters –inolvidable profesora de Billy Elliot (Quiero bailar)– y Christine Baranski –secundaria de títulos como El misterio von Bulow–) y la propia Meryl Streep (Donna), que no sólo realiza una buena interpretación, sino que además demuestra tener buena voz. No están tan bien dotados para el canto los tres posibles padres (Stellan Skarsgård, Pierce Brosnan y Colin Firth), pero están muy bien escogidos para sus personajes. Como tienen que cantar menos, dan el pego. Algunos números musicales son excelentes. Destaca ‘Mamma Mia’ –cuando Donna descubre a sus ex y se los imagina tal y como eran en el pasado–, ‘Chiquitita’ –con las Dynamos tratando de animar a Donna–, ‘Slipping Through My Fingers’ –con Donna ayudando a su hija a vestirse y dándose cuenta de lo mucho que ha crecido– y sobre todo ‘Does Your Mother Know’ –que suena cuando una de las Dynamos rechaza a un joven pretendiente en la playa–. La directora cuenta con buenos bailarines y coreografías efectivas que sabe utilizar. La cinta lanza una mirada nostálgica a los años en que sonaban las canciones de Abba, o sea la década de los 70, marcada por el espíritu de mayo de 68, el permisivismo sexual e incluso la tolerancia con las drogas. Pero lo hace desde el punto de vista de unos personajes que han madurado, y que han dejado esa época atrás. Además, la trama también puede interpretarse en clave crítica hacia esa época, pues muestra también sus consecuencias negativas. La hija de Donna se siente dolida por no haber tenido un padre y está a punto de casarse precisamente para que sus futuros hijos no tengan el mismo problema.
5/10
(2006) | 110 min. | Comedia | Drama
Bonita y cuidada película que recrea los acontecimientos que tuvieron lugar en el pueblo japonés de Iwaki en 1965. La minería, especialmente la extracción de carbón, es el medio de vida de los humildes habitantes desde tiempos ancestrales, pero el sector se halla en crisis, pues el que fuera llamado antaño "diamante negro" está siendo sustituido por el petróleo. Como consecuencia miles de trabajadores de la Joban Coan Mining Company van a ser puestos en la calle inminentemente. Para paliar ese desastre, la empresa pone en marcha una iniciativa muy audaz, ante las burlas y el desprecio de los lugareños: la construcción de un parque hawaiano en el pueblo. Y para llevar a buen puerto el proyecto, el encargado Yoshimoto contrata a la señorita Madoka Hirayama, una profesora de "hula", el baile tradicional de Hawai. La joven Sanae convence a su amiga Kimiko para que se apunte, y poco a poco se van animando otras jovencitas del pueblo. El film viene avalado por una gran cantidad de premios, entre ellos el galardón a la mejor película de la Academia del Cine de Japón. Probablemente lo más significativo sea el guión, pues tras el argumento inicialmente sencillo, el director Lee Sang-il logra ofrecer un hilo narrativo interesante, gracias a una serie de personajes con alma –Kimiko, la madre, el hermano, la profesora– que evolucionan con la historia a lo largo de la película. Tras un comienzo algo tristón, un ritmo titubeante y una puesta en escena algo gris, el tono de comedia costumbrista se va asentando paulatinamente y el conjunto va adquiriendo personalidad. Hay algunos momentos cómicos logrados, y también toques de tragedia debido a los acontecimientos por los que atraviesa el pueblo y a la incomprensión que suscitan las clases de baile. Es cierto que en alguna escena se roza la cursilería, como cuando bailan en la estación para la profesora Madoka, pero el director sabe hacer equilibrismo sobre el filo de la navaja para no dejarse arrastrar demasiado por la emotividad sensiblera. De todas formas, no hay que perder de vista que se trata de una película optimista y agradable, cargada de buenos sentimientos, y así hay que disfrutarla. La última secuencia, rodada y planificada con primor, es un perfecto colofón, un alarde de alegría contagiosa a ritmo del exótico "hula". El trabajo del reparto es notable, especialmente el de Yû Aoi, que interpreta a Kimiko, un personaje que pasa de ser una seria y desabrida jovencita a convertirse poco a poco en un encanto de japonesita risueña y talentosa.
6/10
(1933) | 92 min. | Musical | Romántico
Uno de los más renombrados y taquilleros musicales de la Metro, sobre todo por la cantidad de estrellas que aparecen en su reparto: Clark Gable, Joan Crawford, Franchot Tone, el tenor Nelson Eddy, los celebérrimos cómicos estadounidenses “The Three Stooges” (que ofrecen una inédita parodia sobre Hitler) y el bailarín y cantante Fred Astaire. Éste último un mito de Broadway que hacía su debut en la gran pantalla con la canción “Rhythm of the Day”, escrita especialmente para esta ocasión por Rodgers & Hart. El film adapta una novela de James Warner Bellah en la que Janie Barlow, una bailarina de un tugurio de Manhattan es atrapada en una redada y llevada a la cárcel. De allí la saca un joven millonario de la alta sociedad llamado Tod Newton, que se ha enamorado de ella. Gracias a su influencia y su dinero, Tod logra introducirla en una superproducción de Broadway conducida por Patch Gallagher. Éste se dará cuenta de que tiene a una estrella en potencia y aún más...
7/10
(1936) | 106 min. | Comedia | Musical
Agradable comedia musical de la Metro, donde James Stewart es un marinero que frecuenta el Club de los Corazones Solitarios, que regenta la esposa de un buen amigo suyo. Allí conocerá a la chica de sus sueños, a la par que ella pergeña planes para triunfar en Broadway. La estrella de la función es Eleanor Powell, y es la única vez que Stewart visitó el género musical. Cole Porter logró una nominación al Oscar por la canción "I've Got You Under My Skin".
6/10
(1944) | 101 min. | Comedia | Musical
Caroline es una joven apasionada del agua y de la natación desde que era una niña. Cuando conoce a Steve Elliot, un compositor de canciones, comienzan a trabajar juntos en coreografías acuáticas. Entre los dos surgirá un romance. Simpática, cómica y colorista película llena de música y baile con fantásticos números en el agua, que son la mejor baza de la cinta. Protagoniza Esther Williams, actriz y campeona de natación que intervino en diversos musicales donde combinaba el canto con sus dotes natatorias. Le acompaña el cómico Red Skelton. A lo largo del film aparecen grandes nombres de la música de la época, como las cantantes Helen Forrest y Lina Romay (II), o también directores de orquesta que hicieron carrera en Hollywood, como el español Xavier Cugat o más especialmente el legendario trompetista Harry James, que aquí cuenta con un destacado papel.
5/10
(1951) | 95 min. | Musical
Tom y Ellen son dos hermanos bailarines que llegan a Londres con motivo de la boda de los príncipes Felipe y Elizabeth. En la capital británica Tom conocerá a una bailarina de la que se enamorará y, por su parte, Ellen hará una amistad especial con John Brindale, un lord inglés. Enredos, amores, riñas y reconciliaciones, aderezarán la historia. Musical dirigido por Stanley Donen (Una cara con ángel) y una de las películas más célebres del bailarín Fred Astaire, donde interpreta uno de sus números más conocidos. En concreto, el que baila en el techo. Le acompaña Jane Powell, actriz y bailarina también, que quedó embarazada antes de finalizar el rodaje. Peter Lawford (Mujercitas) completa a los protagonistas junto a la televisiva Sarah Churchill.
6/10
(1933) | 104 min. | Romántico | Musical
Tras el gran éxito de taquilla de Calle 42 (1933), la Warner volvió a contar con el director Lloyd Bacon y el coreógrafo Busby Berkeley para un nuevo y excitante musical cuya última media hora es todo un clásico de la historia del cine gracias a números artísticos como el de las coristas simulando una tarta con chorros de agua a su alrededor. Entre sus canciones destacan 'Shanghai Lili', de Al Dubin y Harry Warren, que aparece durante un atrevido número entre James Cagney y Ruby Keeler (antes de la entrada en vigor del código de censura); y la pegadiza 'By a Waterfall', escrita por Sammy Fain e Irving Kahal. Por supuesto, su trama no deja de ser una excusa donde Cagney es un productor de musicales de Broadway que tiene la idea de traspasar sus actuaciones a los cines para amenizar al personal, antes de que comience la película. Entre medias, los enredos amorosos de rigor encarnados por una secretaria fea de día y guapa de noche (Ruby Keeler), una vampiresa (Claire Dodd) y la ex mujer del productor (Renee Whitney).
7/10
(1936) | 101 min. | Musical | Comedia
Musical perteneciente a una serie de títulos denominados originalmente Gold Diggers y que comenzaron a ser producidos por la Warner al comienzo del cine sonoro. Así, el primero de ellos fue Vampiresas de 1928. Después vendrían Vampiresas de 1933, de Mervyn LeRoy y Busby Berkeley; y Vampiresas de 1935, dirigida en solitario por Berkeley. En las Vampiresas de 1937, el propio Berkeley fue nominado al Oscar en la categoría de coreógrafo, siendo esta vez dirigida por Lloyd Bacon. Un agente de seguros (el popular Dick Powell) es engañado para vender una póliza de un millón de dólares a un productor teatral que está a punto de morir. Ahora, su única opción es mantener vivo al productor... aún después de muerto. La película consiste en una serie de enredos con toque romántico de por medio, que sirven para entregar números musicales que ya iban perdiendo fuelle creativo y desgastando a la serie. Tanto que ésta culminaría un año después con Gold Diggers in Paris.
4/10
(1951) | 108 min. | Biográfico | Musical
Biografía de la artista de variedades Lotta Crabtree, que tuvo una vida apasionante amenizando a la sociedad norteamericana desde mediados del siglo XIX. Esta decidida mujer llegó a cantar y bailar para entretener a los buscadores de oro, realizó actuaciones ante los mismísimos pieles rojas y durante la Guerra Civil se enamoró de un espía confederado. Protagoniza Mitzi Gaynor, que tuvo una breve carrera en el cine con musicales como Luces de candilejas (1954) y Anything Goes (1956). La chica de oro obtuvo una candidatura al Oscar por la canción 'Never', con letras de Eliot Daniel y música de Lionel Newman. Éste último estuvo siempre a la sombra de su hermano Alfred, a pesar de tener en su haber una importante labor como adaptador y arreglista.
6/10