saltar al contenido principal

 

¿No has visto todavía El regreso de Mary Poppins? Pues aconsejo este supercalifragilisticoespialiadoso estreno, pues aunque a priori no te interese nada, si te metes saldrás exultante y dando botes como si te hubiera tocado el Gordo de la Lotería. Cuando a Emily Blunt le llamaron para ofrecerle un papel icónico, en una producción muy grande, se murió de miedo porque le vino a la mente que habían pensado en ella para interpretar a James Bond. Pero se tranquilizó cuando le aclararon que no, que la querían para ser Mary Poppins. Un observador poco atento podría deducir que los personajes tienen más similitudes que diferencias, pues al fin y al cabo se trata de iconos de la gran pantalla, ambos británicos, basados en novelas que en la actualidad nadie conocería de no ser por las adaptaciones al cine. Pero si escarbamos un poco llegaremos a la conclusión de que… ¡ella le supera por goleada!

Mary Poppins 11. Dan nombre a sendas sagas. 007 ha protagonizado 24 filmes, casi todos remakes encubiertos en los que suceden las mismas cosas, y pese a todo a ella la hemos visto más veces en pantalla. ¡Aunque sólo sale en dos películas! El cinéfilo medio se habrá terminado al menos una vez cada entrega del primero, y habrá repetido en alguna, quizás en las mejores, pero… ¿quién no ha contemplado hasta el final al menos cien o doscientas veces Mary Poppins? Los niños cuando acababa el VHS lo rebobinaban para volver al principio, lo que no hacen ni los fans más acérrimos de su competidor.

2. Estamos hablando de superhéroes, con características sobrehumanas. Mientras que ella es “prácticamente perfecta en todo”, él acumula todo tipo de defectos: sufre alcoholismo crónico, tiene problemas de ludopatía, es un mujeriego, etc.

3. Convierten en estrellas a sus coprotagonistas del sexo opuesto. Pocas son las chicas Bond que hayan trascendido a la franquicia (Ursula Andress, Jane Seymour y poco más), sin embargo el brillo de los chicos Poppins dura más. El deshollinador Dick Van Dyke triunfó con otros títulos familiares como El teniente Robinson y Chitty Chitty Bang Bang, y con su show televisivo, mientras que el farolero que enciende a Emily Mortimer, Lin–Manuel Miranda, está considerado una de las grandes estrellas de Broadway en la actualidad y tiene un futuro brillante por delante.

James Bond4. Los dos son súbditos de su majestad. Mientras que el superagente está al servicio de la reina, Isabel II, Mary Poppins no parece deberle ningún tipo de sumisión a los monarcas de su época, o sea Eduardo VII y Jorge V, que ni se atreverían a darle órdenes a tan anárquico personaje, pues posiblemente les asestaría un paraguazo de aupa.

5. Ambos conocen el secreto de la inmortalidad. Mientras que Moneypenny cada vez envejece más, y los hijos del señor Banks se hacen mayores, los protagonistas de ambas sagas se mantienen siempre jóvenes. A 007 le han interpretado oficialmente seis actores, y a la niñera dos, pero la primera, Julie Andrews fue reconocida con el Oscar, mientras que su sucesora, Emily Blunt, de momento está nominada al Globo de Oro, o sea que han salido mejor paradas de sus respectivas peli

6. Se enfrentan a supervillanos. Pero mientras que los de James Bond son locos descerebrados empeñados en desvelarle sus planes cada vez que le capturan, los de Mary Poppins son mucho más peligrosos: siniestros banqueros sin escrúpulos. Y también más realistas y difíciles de combatir. Tiene mucho más mérito.

Mary Poppins 37. Les rodean característicos secundarios. James Bond está muy solo, podrá ligar mucho, pero apenas ha tenido romances duraderos con nadie, y además es gafe, cuando se ha enamorado de verdad el objeto de sus deseos no ha acabado muy bien (véase 007 al servicio de Su Majestad o 007 Casino Royale). Pero ella lleva la alegría a su alrededor, puede ir a ver al mismísimo Donald Trump, éste sonreirá de oreja a oreja en cuanto aparezca, y las personas que les vean se preguntarán: ¿Quién es ese señor de traje que va con Mary Poppins?rl

8. El tiempo ha cambiado el significado de sus películas. El personaje encarnado por el gran Sean Connery y sucesores ha quedado como “una reliquia de la Guerra Fría”, que se asocia ahora con el machismo más retrógrado. Sus primeras aventuras serían vetadas en cualquier cadena pública por incorrección política, mientras que las nuevas han tenido que cambiar muchos elementos. Pero la niñera mágica en plena era del #MeToo se ha revelado como todo un icono feminista, una mujer fuerte adelantada a su época.

Mary Poppins 29. Van asociados a características melodías. Sintiéndolo mucho, el "James Bond Theme" sólo se puede tararear: tan-ta-tan-tan, tan-ta-ran, tan-ta-tan-tan… Pero somos muchos los palomiteros que en cuanto escuchamos aquello de "chin chibiri chin chibiri chin chin chiro" nos ponemos a cantar como si nos arrancáramos por bulerías (sí, ya sé que en realidad la canción dice "chim chiminey chim chiminey chim chim cher-ee", pero la canto como la escuchaba en mi infancia).

10. Los dos van equipados con gadgets. Pero los de Mary Poppins son tecnológicamente muy superiores. Por mucho que avance el departamento Q, el cinturón cohete de Operación Trueno, funciona mucho peor que el paraguas de la niñera, que ni siquiera depende de ningún combustible, y sí, el Maletín Boothroyd, que aparece en muchas películas podrá llevar dentro puñales, rastreador de objetos y explosivos plásticos, pero el bolso de Mary Poppins puede llevar dentro todo eso, y mucho más, en realidad alberga cualquier cosa imaginable, independientemente de su tamaño, o sea que su propietaria puede sacar del mismo un tanque o un cohete espacial si lo necesita. ¡Y no tiene que avanzar ni nada la Inteligencia Artificial para desarrollar un bastón parlanchín como el de la niñera voladora!

 

 

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE