IMG-LOGO
Blog de Hildy

¡Hip, hip, hurra! La excelente cosecha de cine español en 2019

Mediado noviembre, ya tenemos una idea bastante clara de lo que ha dado de sí el cine español en 2019. Y el balance resulta muy, pero que muy positivo, y no sólo porque directores con Oscar como Almodóvar, Amenábar y Garci tuvieran película.

Por eso me permito iniciar mi repaso de películas españolas interesantes estrenadas en 2019 destacando algunas que muchos espectadores pueden no tener en el radio de alcance de su radar cinéfilo. Por ejemplo, Netflix, que puede ser una caja de sorpresas, ha estrenado la que quizá es una de las mejores películas de animación española de la historia, la navideña Klaus, del español forjado en Disney Sergio Pablo. Y me atrevo a decir que seguramente el mejor título de la filmografía de Daniel Sánchez Arévalo es Diecisiete, una historia de hermanos divertida y conmovedora, perfectamente ejecutada, y que levanta el ánimo, algo necesario ante los tiempos convulsos que vivimos.

Algunas películas hablan de jóvenes, algunos ya en la treintena y más, que deben madurar y asentarse en la vida, y a tal efecto son valiosas y sugerentes las protagonizadas por mujeres La virgen de Agosto, de Jonás Trueba, El viaje de Marta, Madre, en que Rodrígo Sorogoyen sabe sacar partido a su corto homónimo, y La hija de un ladrón, más La banda, con un joven que regresa a España desde Londres para asistir a la boda de su hermano.

Si seguimos con los títulos que podríamos describir como amables, Santiago Segura ha dado la campanada con su simpática comedia familiar Padre no hay más que uno, mientras que el debutante Santiago Requejo pone en valor la tercera edad, una etapa en que se puede seguir emprendiendo, en Abuelos.

De los directores valor seguro no han defraudado Pedro Almodóvar con su casi autobiográfica Dolor y gloria, José Luis Garci con el blanco y negro sententero detectivesco de El crack cero, Alejandro Amenábar con una visión ponderada de la guerra civil en Mientras dure la guerra y Benito Zambrano con su singular historia de caza del niño en clave de western en Intemperie. Y aunque ardua de visionado, impresiona la historia de los topos de la guerra, escondidos para evitar represalias, de La trinchera infinita.

El cine de género cada vez se le da mejor a los directores hispanos, que abordan tramas de atracos, injusticias y mafias en títulos como 70 Binladens, Adiós y Quien a hierro mata. Merece además mención especial El hoyo, fábula distópica del hasta ahora desconocido Galder Gaztelu-urrutia, y H0us3, que alerta de los peligros de la tecnología.

La animación ha estado más animada que nunca, pues además de la mencionada Klaus, e inspiradas en personajes y hechos reales, merecen aplauso Elcano y Magallanes. La primera vuelta al mundo y Buñuel en el laberinto de las tortugas.

De acuerdo, son películas de director argentino, pero como coproduce España y son estupendas, merece la pena destacar las comedias El cuento de las comadrejas y La odisea de los giles.

Aunque a veces el cine de autor pueda hacerse cuesta arriba, nadie puede negar que Lo que arde, sobre un pirómano y las dificultades por ser aceptado tras salir de la cárcel, desprende una magia especial. Y yendo al género documental, no se puede mirar “Las meninas” de Velázquez igual después de ver El cuadro, una auténtica maravilla. Además, atrapa Regresa El Cepa, que analiza las vicisitudes de rodaje y estreno atravesadas por El crimen de Cuenca de Pilar Miró.

Lo último del mundo del cine