saltar al contenido principal

¡El cine debe verse en el cine! Eso sostienen los grandes amantes de las películas: en la sala de cine, a oscuras y en pantalla grande, como en ningún sitio. De todos modos, antes de ponernos demasiado puristas y atacar a Netflix y demás compañías prohibiéndoles optar a los Oscar y acudir a festivales, conviene recordar que el cine en casa presenta indudables ventajas. Enumeraré cinco de ellas. Pero para ser justos y paritarios, también voy a señalar cinco inconvenientes palmarios.

5 ventajas

1) Se puede ver la película en versión original subtitulada, si uno lo desea. La mayor parte de las salas de cine ofrecen las películas dobladas, sin posibilidad de elegir escuchar a los actores con su auténtica voz y hablando en el idioma en que se rodó la película, lo que es una verdadera lástima.

2) Tú marcas el horario de la película, matinal, primera sesión, sesión de noche, sesión golfa. No estás condicionado por una programación, a no ser que estés viendo la película en un canal de televisión, e incluso en este caso lo más probable es que la puedas grabar al instante o rescatarla de un contenedor más tarde.

3) No tienes que desplazarte hasta el cine, llegar con tiempo para hacer cola y sacar la entrada o pillarla en internet. No hay peligros de atascos que den pie a llegar con la película empezada. Tu cine es tu sala de estar, y te esperan antes de empezar.

4) Puedes detener la proyección en cualquier momento, y desistir de ver la película entera si no te interesa, y sin la incómoda sensación de que has malgastado el dinero que te ha costado la entrada. O lo contrario, volver a ver la película, o una escena que te ha emocionado especialmente, e incluso anotar esa frase redonda que dice Clint Eastwood.

5) Hay películas que jamás llegarán al cine de tu ciudad, quizá porque no vives en “la capital”. O tendrán un paso fugaz por las salas, y cuando ya te has decidido a ir a verla, descubres que ya no está en cartel, o que sólo tienes una sesión en el cómodo horario del miércoles a las tres y media de la madrugada… De modo que tener esa pequeña película disponible en tu casita es una verdadera gozada.

5 inconvenientes

1) Aunque tengas muy buena equipación tecnológica, un estupendo sistema de home cinema, la pantalla doméstica nunca es comparable a la gran pantalla de una buena sala de cine. Especialmente para películas de amplio lienzo, como las de James Cameron, un televisor no permite apreciar el detalle que sí da la experiencia en sala. No digamos ya una tableta o un smartphone.

2) Ver en casa una película, puede ser muy distraído, es difícil poner los 5 sentidos en lo que se está viendo. Puede haber luces encendidas en la sala de estar, frente a la oscuridad que invita a la concentración de la sala de cine. El teléfono suena. Te distrae una notificación de un mensaje. Tu hijo pequeño te interrumpe. Mamá quiere cambiar de canal. Etcétera, etcétera, etcétera. Estas interrupciones conducen a la dispersión y pueden matar la experiencia de apreciar una película, sobre todo si exige un cierto recogimiento en el espectador, como ocurre en el cine de autor.

3) Hay tanto que ver en la televisión, en las distintas plataformas o contenedores, o haciendo zapping, que puedes terminar viendo… cualquier cosa. La amplia oferta al alcance de un click en un botón vuelve al espectador comodón, con planteamientos de “ a ver qué hay”, e incluso dejando que un algoritmo de recomendaciones decida por nosotros. La experiencia de ir al cine es singular, no se va todos los días, y tiene un coste, por lo que más fácilmente estudiará uno la cartelera, buscará qué dice la crítica, o al menos el promedio de estrellitas de los espectadores que han visto la película en Decine21.

4) Existe el peligro de convertirse en el abominable hombre o mujer de la pantalla, devorando una película detrás de otra, tragándose una temporada completa de una serie, hasta volverse autista o asocial, a no ser que consideremos muy social escribir tuits absurdos con el hashtag correspondiente de lo que estamos viendo.

5) La multiplicación de las pantallas y el aislamiento de los componentes de una familia. Se supone que un día laborable, papá y mamá han estado trabajando, y los hijos en el cole o en la facultad. El momento en que coinciden todos en casa, que debería servir para disfrutar, echar unas risas y compartir las incidencias del día, puede ser también el momento en que se aprovecha la gran oferta de 4 aparatos conectados a tal plataforma, en que cada uno puede ver la peli o serie que le apetece, a su aire. De modo que, abundando en lo dicho en el punto 4, puede ser el momento en que cada uno acabe encerrado en su cuarto.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE