saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
El carnaval de las tinieblas

El carnaval de las tinieblas

Something Wicked This Way Comes

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
5
Una mirada a la infancia

Adaptación de la novela homónima de Ray Bradbury, a cargo del mismo autor, y bajo la batuta de Jack Clayton. El director ya había explorado parcialmente el mundo de la infancia en ¡Suspense!, basada en ‘Otra vuelta de tuerca’, el célebre relato fantasmagórico de Henry James, además de producir el Moby Dick de John Huston, cuyo guión, basado en Herman Melville, firmó Bradbury.

Única novela larga del famoso escritor de ciencia ficción, su título alude a una frase del 'Macbeth' de Shakespeare, y su origen se remontaba al relato ‘Black Ferris’, de 1948. Bradbury firmó el guión, desechando uno previo del mismísimo Stephen King. La película narra la llegada a un pueblo, en los años 30, de una siniestra feria de atracciones que promete hacer realidad los anhelos más ocultos de los lugareños: el guión decía hablar de “las terribles necesidades del corazón humano”, y producida por Disney, la película entroncaba con los tramos más oscuros de Blancanieves y los siete enanitos y Pinocho. Dos niños, amigos íntimos, padecían problemas en sus respectivas familias: uno por la ausencia paterna, otro por un padre casi sexagenario, con el que no acababa de conectar. Con correrías no muy diferentes a las que vivió el propio
Bradbury en su infancia, y que narró en El vino del estío, situaba su historia con un sentido tono nostálgico en el Illinois de los años 50, en el mes de octubre, una época de colores otoñales bien atrapados por la cámara de Stephen H. Burum. Se trataba de una historia con niños pero con cierto tono adulto, que parece entroncar, en parte, con filmes como Cuenta conmigo, La fuerza de la ilusión, Matar a un ruiseñor e, incluso, E.T., el extraterrestre. Y los pasajes en una biblioteca recuerdan en amor de Bradbury por los libros, manifestado en Fahrenheit 451, que vaticinaba un futuro poco halagüeño donde los libros estaban proscritos.

El rodaje padeció algunos contratiempos, pese a lo cual, con el paso del tiempo, se ha convertido en título de culto, y eso que el resultado final irregular es evidente. La tibia acogida en pases previos condujo a efectuar cambios, y los efectos especiales en 1983 no estaban aún maduros. Disney, volcada en la producción de Tron, sólo permitió el trabajo del especialista Lee Dyer una vez terminado ese film. Además, se cambió la partitura original de Georges Delerue por una del entonces primerizo James Horner. Jack Clayton describió la experiencia con Disney como “una tortura”, en parte por sus problemas de salud, y porque tuvo que rebajar el tono oscuro del film, que aun así era notable tras las modificaciones.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE