IMG-LOGO
For Those Who Can Tell No Tales
6 /10 decine21

For Those Who Can Tell No Tales

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

For Those Who Can Tell No Tales

Kym, una turista australiana, decide viajar a Bosnia. Su guía de viajes la lleva hasta Visegrado, una pequeña ciudad llena de historia, en la frontera entre Bosnia y Serbia. Tras una noche de insomnio en el "romántico" hotel Vilina Vlas, Kym descubre lo que sucedió durante la guerra. Ella ya no podrá ser una turista ordinaria y su vida nunca volverá a ser la misma.

6 /10 decine21

Crítica

Abre los ojos

Abre los ojos

No es una turista accidental Jasmila Zbanic, que vuelve a pasearse por los horrores bélicos que ocurrieron en Bosnia-Herzegovina no hace tanto tiempo. La cineasta bosnia adopta en esta ocasión una óptica diferente a la de Grbavica, pues en esta ocasión el espectador es invitado a identificarse con Kym, la típica turista australiana, treintañera y soltera, que viaja sola a Bosnia pertrechada por una guía y literatura de Ivo Andrid, “Un puente sobre el Drina”. Pasará una noche en un hotel de Visegrado, y sólo de vuelta a casa sabrá que aquel fue escenario de horribles crímenes, violaciones, tortura y asesinatos de más de un centenar de mujeres. Cobrar conciencia de ello le cambia para siempre, y le empuja a saber más.

Zbanic sabe crear la atmósfera que el film precisa con tan sólo 70 minutos. El impacto de saber la verdad en la protagonista, los recelos y deseos de olvidar de los lugareños, la mala conciencia y la autojustificación, las amenazas por hurgar en las heridas del pasado, que puede repetirse si no se recuerda. Todo eso va asomando con sutileza, gradualmente. Resulta ingenioso el modo que tiene la directora de invitar a regresar a paisajes poco agradables, pues ella ha hecho lo mismo que la turista protagonista -muy bien la actriz Kym Vercoe-, volver a esa realidad que no debe ignorarse.

Todavía más curioso es saber que la historia que se cuenta es auténtica, Vercoe hace de sí misma y recrea su experiencia catártica en Visegrado, cuando supo como turista de las barbaridades ocurridas en el hotel Vilina Vlas. Quizá se subraya demasiado la idea del hombre líquido, pero es un buen símbolo para hablar de esa tendencia a procurar que lo que no agrada resbale, no nos impregne, porque es doloroso.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

También te pueden interesar

Últimos tráilers