Jesus Camp. Soldados de Dios - Película - decine21
IMG-LOGO
Jesus Camp. Soldados de Dios
6 /10 decine21

Jesus Camp. Soldados de Dios

Jesus Camp

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
6 /10 decine21

Crítica

Cristianos renacidos

Los cristianos evangélicos constituyen una fuerza poderosa en Estados Unidos. Ellos consideran como sus armas principales a Jesús y la Biblia, y procuran que sus poderosas convicciones informen la atmósfera social de su país. Pero, ya se sabe, nunca llueve a gusto de todos, y hay modos diferentes de entender la democracia y el derecho a mantener y desarrollar las propias creencias. Lo que vale para afirmar como categoría indiscutible la separación Iglesia-Estado, parece no regir tanto cuando se trata de alertar del "peligro" que constituyen las personas de fe, objetivo más o menos disimulado de este documental, que estuvo nominado al Oscar. Es sabido el debate, apasionado, que genera en EE.UU. la renovación de jueces en el Tribunal Supremo. El film parece señalar como nada ideal que pueda ser elegido alguien que agrade a los evangélicos, lo que no deja de ser un prejuicio, este sí, "peligroso".

El documental de Heidi Ewing y Rachel Grady es un intento, seguramente sincero pero casi inevitablemente parcial, de entender las posiciones de los evangélicos, de los que se dice en cierto momento que representan al 25% de la población estadounidense. Para ello, las cineastas siguieron principalmente, durante un año, a la ministra Becky Fischer, especialista en evangelizar a niños y ayudarles a "renacer en Cristo" en un grupo de tipo carismático. Como mostrar sin más su quehacer pastoral quizá podría ser considerado partidista, toman la opción de contrastar ese seguimiento con las declaraciones de un locutor que se confiesa cristiano en un programa radiofónico, pero que expresa su temor por la mentalidad de los evangélicos, sobre todo porque piensa que utilizan poco la razón a la hora de explicar su fe. Seguramente ésta es el principal reproche que les puede hacer, pero, qué duda cabe, las generalizaciones son odiosas. Es esa acusación, la de fundamentalismo, la que planea sobre los evangélicos -pastores y niños- durante todo el metraje. La idea sería que el espectador saque sus propias conclusiones, aunque el hacer hincapié en algunos aspectos -el creacionismo y el diseño inteligente, cuestionados frente al 'científico' evolucionismo, la mención poco afortunada de los campos islámicos que forman a futuros terroristas suicidas, los trances que rozan el histerismo, las advertencias sobre lo pernicioso que puede ser Harry Potter...-, se le está guiando en cierta manera.

Quizá lo que ayuda más a alcanzar un relativo equilibrio es el descubrir en Becky o en los niños gente bastante normal -el sentimentalismo americano afecta a creyentes y no creyentes, no nos engañemos-, que podrían ser los vecinos de cualquiera; en este sentido, las directoras aciertan al prestar atención a las personas, a su humanidad. En el caso de los chavales su desparpajo a la hora de hablar de Jesús, y el cómo disfrutan como cualquier chiquillo de las diversiones de un campamento, o de las herramientas pedagógicas de sus monitores, ayudan a ver simplemente a unos niños, y mejor educados que la media: seguramente nadie se tiraría de los pelos si ve a un niño llorar por la derrota de su equipo de fútbol, y sin embargo, puede que alguno se escandalice al saber que algún chaval suelta lágrimas de cocodrilo al considerar la gran "derrota" del hombre que supone el aborto.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Últimos tráilers