saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Mon âme par toi guérie

Mon âme par toi guérie

Mon âme par toi guérie

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Mon âme par toi guérie

Cuando Frédi pierde a su madre, su epilepsia regresa por primera vez desde que era niño. Su madre era una sanadora y ahora le ha transmitido su don a él. En un principio, Frédi lo rechaza por completo, inmerso como está en su propia infelicidad... hasta que un fatal accidente lo cambia todo. Frédi se ve obligado a reconocer que tiene manos que pueden curar. Frédi conoce a una mujer, una mujer de la que se enamora por fin...

Crítica decine21.com

estrella
5
El don
El don

François Dupeyron fue Concha de Oro en San Sebastián en 1999 con ¿Qué es la vida?. En esta ocasión, en Mon âme par toi guérie -mi alma curada por ti- el director francés adapta su propia novela “Cada uno a lo suyo, a Dios le importa”. Como se ve por los títulos de película y libro, la cuestión sobrenatural está bien presente, aunque con un tono realista que trata de ahondar en las grandes cuestiones de la existencia humana. O sea, que Dupeyron no ha dejado de preguntarse aquello de “¿qué es la vida?”.

La cinta sigue a Frédi, un tipo divorciado y con una hija, sin ocupación fija, algo perdido por la vida, con una envergadura física que hace pensar en el fallecido James Gandolfini (pero no, no lo es, tampoco un doble, el actor galo es Grégory Gadebois). La madre de Frédi acaba de fallecer, e inesperadamente él ha heredado su don de curandera, al tiempo que han vuelto a él sus ataques de epilepsia, que hacía años que no padecía. Él no quiere admitir sus poderes de taumaturgo, hasta que un atropello con su moto le obliga a reconocer y hacer fructificar su talento, ya se sabe, como diría el tío de Peter Parker, Spider-Man, que “todo gran don, conlleva una gran responsabilidad”. También una gran carga, cabría añadir.

La película es larga y discurre de modo tranquilo, Dupeyron no tiene prisas en describir la relación de Frédi con su padre, con sus amigos y con las personas que vienen a pedirle ayuda. Se nace sólo una vez, pero cada día hay que empezar de nuevo, se nos dice. Al dolor y al sufrimiento sólo las personas con fe parecen encontrarles sentido, pero puede ser una dura prueba que hace dudar de Dios, “el buen Dios” que dice una niña inocente, aunque los adultos no acaban de verle ni a Él ni a su bondad. Otra actitud es reconocer lo que se ve, y en lo que se ve hay cosas inexplicables, como el don de Frédi, y vivir con ello, y dar amor y ser amado, arriesgarse.

Aunque pueda ser con la idea de crear un cierto “mood”, un estado de ánimo en el espectador, a veces da la impresión de que las situaciones se alargan demasiado. Fotográficamente Dupeyron opta por mirar muchas veces directamente al sol, sus rayos parece querer salir de la pantalla, y se producen así fuertes contrastes, una imágenes quemadas. Sin duda una metáfora de ese tocar todos los días la trascendencia, tan hermosa pero que a veces nos abrasa. Aunque dicen que el amor verdadero es ardiente, ¿no?

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE