El violín - Película - decine21
IMG-LOGO
El violín
6 /10 decine21

El violín

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
6 /10 decine21

Crítica

México profundo

Primer largometraje del mexicano Francisco Vargas, quien toma la idea de un cortometraje propio –también titulado El violín– y estrenado en el año 2005. La historia es sencilla y realmente muy adecuada para un corto: durante una de las innumerables guerrillas mexicanas entre indígenas y militares, un miserable pueblo es tomado al asalto por las fuerzas gubernamentales. Los habitantes que logran salvarse no pueden, sin embargo, recuperar las pocas municiones para proseguir la lucha armada. Un anciano violinista intentará entrar en el pueblo con el fin de recuperarlas. Su arma será la música de su violín.

Llama la atención el impactante y subyugante estilo visual del film. Rodado en un blanco y negro muy contrastado, el tono y la luz logran transmitir la pobreza y la grisura de la vida rural de un villorrio perdido en las montañas. Todo es paupérrimo, agreste, brutal y violento en un mundo donde la muerte es compañera diaria de sus habitantes. Vargas inicia su film con una tremenda escena de tortura que, pese a evitar la explicitud, pone los pelos de punta y sin duda consigue introducir al espectador en un territorio de locura, de injusticia y de dolor.

El film habla directamente de las diferencias entre los indígenas y el gobierno, entre los pobres y ricos de México, y por extensión de toda Latinoamérica, en donde un hombre puede hipotecar su entera existencia por conseguir una mula de carga. Sin duda cabe un lectura cercana al marxismo, pues Vargas ofrece una visión genuina de la lucha de clases, donde queda muy claro quiénes son los buenos, pero a la vez la película evita proclamas reduccionistas y, al cabo, se limita a contar un breve episodio de injusticia y opresión, no por sesgado menos cierto, con unos personajes a su modo entrañables. Las imágenes ofrecen también mucha sensación de realidad, con una puesta en escena muy parca que realza el aire documental del conjunto. Algunos momentos están logrados, como la escena en que el abuelo le narra al nieto la historia de la creación del hombre, una visión muy maniquea y victimista del mundo –y bella y sugestiva como los mitos–, que se transmite oralmente en aquellas tierras de padres a hijos, probablemente igual que el odio, la venganza y las armas de fuego. Destaca el buen trabajo de Gerardo Taracena, a quien vimos de malo malísimo en Apocalypto.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.