IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas con público apropiado Jóvenes

(2016) | 74 min. | Drama
Recreación de los sucesos acontecidos en la noche del 30 de octubre de 1988, durante las horas de madrugada en que Emiliano Revilla fue liberado por ETA tras un secuestro de 249 días. Fue la periodista María José Sáez, entonces una becaria recién licenciada, quien descubrió a Emiliano en el portal de su casa. Estamos ante un documental con la mayoría de elementos dramatizados por actores, los cuales se van sirviendo al hilo de lo que van recordando en la actualidad la periodista María José Sáez –ya con una larga carrera en los medios– y Jesús Álvarez –yerno del secuestrado y conocido periodista deportivo– durante un diálogo distendido en que rememoran aquellas emocionantes horas. También, aunque en menor medida, se completa la narración con la inclusión de imágenes de archivo reales sobre la liberación de Revilla. Homenaje al mundo del periodismo y a la máxima de “estar en el lugar adecuado en el momento oportuno”, 249. La noche en que una becaria encontró a Emiliano Revilla es una película pequeña, también en su duración, pero que se ve con agrado por su falta de pretensiones y por su extremada sencillez. En realidad muy pocas cosas se cuentan realmente, más que la mera crónica del descubrimiento y el leve reencuentro con la familia, antes de que el hecho se haga público. Pero el rodaje de Luis María Ferrández (La pantalla herida) es eficaz, consigue transmitir emotividad, las imágenes están correctamente montadas y la dramatización es verosímil, muy franca, al igual que la estupenda interpretación de Beatriz Medina como la periodista María José Sáez y del veterano Txema Blasco como Emiliano Revilla.
5/10
(2008) Serie TV | 87 min. | Acción | Thriller
24 Redemption es una entrega de una hora y media que sirve de puente entre lo acontecido entre la sexta y séptima temporada de la serie. De alguna forma, los productores decidieron calmar a los seguidores de la adrenalítica serie 24, que habían pasado más de un año sin capítulos nuevos. La fórmula es la misma, acción en tiempo real, pero en este caso todo discurre en tan sólo dos horas. La idea es que Jack Bauer se ha refugiado en el imaginario país africano de Sangala, donde trabaja ayudando en una escuela que lleva un amigo suyo, Carl Benton, que también trabajó en los servicios secretos y de algún modo se redime ayudando a los niños nativos. Un golpe de estado pone en peligro a los chicos, mientras en la embajada quieren que Bauer vuelva a Estados Unidos y la presidenta electa Allison Taylor se dispone a inaugurar su mandato en Washington. De nuevo el ritmo es trepidante, y se plantean sucintamente temas como la búsqueda de la redención, los niños de la guerra, las minas antipersona y la errática política exterior norteamericana, que deja tirados a los aliados débiles. No faltan las escenas de tortura típicas en esta serie. Cuenta con actores potentes como Robert Carlyle, y la presentación del villano de la séptima temporada, encarnado por Jon Voight.
6/10
(2014) Serie TV | 550 min. | Acción | Thriller
Nueva entrega de las andanzas del antiguo agente de la Unidad Antiterrorista de Los Ángeles, ahora buscado por la justicia a pesar de los muchos servicios prestados a los Estados Unidos, y que recala en Londres, donde la rama local de la CIA logra al fin detenerle. Pero claro, en realidad Jack Bauer se ha dejado atrapar para así ser conducida al mismo lugar donde tienen presa a su antigua compañera Chloe O’Brian, que se ha convertido en una hacker antisistema. Su idea es liberarla para que le eche una mano en el desbaratamiento de un complot para matar al presidente de los Estados Unidos, aprovechando el descontrol que hay con los drones. Por cierto que el actual presidente es el antiguo secretario de defensa James Heller, padre de su amorcito Audrey, y que ahora está casada con el jefe de gabinete de Heller, un tal Mark Boudreau. “Jack is back”, asegura la publicidad promocional. Cuatro años después de entregarse la octava temporada de 24, y tras muchas vueltas y revueltas sobre una película en cine, al final ha llegado una especie de nueva temporada, que en vez de 24 capítulos correspondientes a las 24 horas de una jornada, sólo cuenta con 12, aunque la idea de seguir una trama en tiempo real, y la técnica de la pantalla dividida con diversos escenarios de la acción, persiste. En el fondo se trata de ofrecer más de lo mismo, incorporando cuestiones de actualidad como los polémicos drones y el caos al que pueden llevarnos las nuevas tecnologías, más la idea de vestirnos y maquillarnos a Chloe como si de una Lisbeth Salander recién salida de Millennium se tratara. Otro hilo argumental nos presenta al presidente como un buen tipo, pero que empieza a apuntar una demencia senil que podría traer problemas. O sea, Robert Cochran y Joel Surnow se esfuerzan en despertar el interés del espectador. Se puede dudar acerca de si merecía la pena este regreso, pero está claro que la fórmula está pillada y el entretenimiento asegura. Kiefer Sutherland se siente muy cómodo en la piel de Jack, y sólo cabe albergar la esperanza de que en esta nueva entrega asome algo nuevo en su personalidad, cierta complejidad, lo que sería muy de agradecer.
6/10
(2008) | 107 min. | Romántico | Comedia
Agradable comedia romántica que concede por primera vez el protagonismo absoluto en cine a la televisiva Katherine Heigl (Anatomía de Grey), que ya se había hecho notar por su buen hacer en Lío embarazoso. Tras la trama se reconoce la mano de la guionista de El diablo viste de Prada, Aline Brosh McKenna, prácticamente en cada fotograma. La trama se centra en Jane, perpetua dama de honor en las bodas de sus amigas, en las que pone todo su empeño para que el día de esos enlaces sea perfecto. De hecho, ha cumplido esta función en 27 ocasiones, incluidas dos bodas simultáneas, donde tenía que ir de un lado para otro, cambiar de vestido, etc. Precisamente allí le conoce un periodista de sociedad, que cree tener ante él un tema perfecto para un artículo. Entretanto Jane, enamorada de su jefe sin atreverse a confesar su amor, se va a llevar el chasco de que su hermana pequeña le encandila en un santiamén, hasta el punto de que conciertan su boda. Y claro, a Jane le va a tocar la penosa tarea de que todo salga a las mil maravillas. Es fácil reconocer en el personaje de James Marsden, el periodista que acaba arrepintiéndose de utilizar a Jane para sus propósitos, la huella de Frank Capra. Sin embargo a McKenna y a la directora Anne Fletcher les cuesta redondear su trama. Por un lado, porque no está bien explicada la tendencia de Jane de tratar de complacer a todo el mundo, que no se sabe si es virtud (generosidad) o debilidad (pusilanimidad); tal vez se intenta señalar, como hacían los filósofos clásicos, que la cosa debe colocarse en el justo medio, pero las cineastas no logran explicitarlo, e incluso acuden a explicaciones rocambolescas de su comportamiento tipo "como la madre de Jane murió siendo ella una niña, asumió el papel materno para cuidar de su hermanita, y por extensión de todo aquel por el que sentía un poquito de afecto". De todos modos estos defectos se perdonan más fácilmente en una comedia romántica, donde están bien planteadasy con cierta elegancia las situaciones de enredo, con algunos momentos divertidos, y buenos personajes secundarios (el jefe, la hermana, la amiga, el padre, el taxista...). Mientras que Heigl demuestra tener ese algo que necesita una intérprete para sostener una película. Entrevista con Katherine Heigl
6/10
(2000) | 103 min. | Drama
Borrachita. Así anda todo el día la buena de Sandra Bullock. Y así se presenta en la boda de su hermana, hasta el punto de que termina estrellando la limusina de los novios. Resultado: ingresa en un centro de rehabilitación. Al principio está todo el día cabreada, piensa que los otros alcohólicos son una panda de majaderos... pero poco a poco se dará cuenta de: 1) que ella es la principal majadera, y 2) que ya va siendo hora de poner un poquito de orden en la propia vida y de comenzar a pensar en los demás. Sandra Bullock es la protagonista absoluta de este drama al que no faltan unas gotas de humor. Para preparar las escenas de terapia de grupo con alcohólicos, la actriz visitó un centro de rehabilitación auténtico, y se comportó como una paciente más en una sesión de grupo: “Todo lo que se dice allí se basa en la confidencialidad, todo lo que cada uno dice. Así que me dije, ‘¿Qué puedo perder?’. Me costó dejar al grupo. Cuando empecé, me abrí y conté muchas cosas sobre mí, y tenía ganas de acabar.” Dirige el film Betty Thomas, la directora de Dr. Dolittle.
4/10
(2002) | 113 min. | Ciencia ficción | Terror
Un grupo de ecologistas británicos asalta un laboratorio donde se hacen experimentos con monos. ¡Craso error! Su intención era buena, liberar a los animalitos, pero no podían sospechar que se estaba experimentando con ellos un virus letal, que estimula la rabia hasta extremos insospechados. 28 días después, un tipo en coma despierta en la UCI de un hospital. No hay nadie allí, ni en las calles; el espectáculo de Londres desierto es sobrecogedor. Pronto sabrá que quedan pocos supervivientes, y que los infectados por el virus se han convertido en una especie de zombies, siempre sedientos de sangre. Aunque el trío Danny Boyle, Andrew Macdonald y Alex Garland sigue fiel a su esquema de “grupo de personas sometido a una situación límite” que ya empleó en La playa, aquí se bebe también de clásicos varios del cine fantástico, los más evidentes La noche de los muertos vivientes y El último hombre… vivo. Boyle se revela, al igual que en Trainspotting, como un director de gran sentido visual (la gota de sangre que cae por culpa de un cuervo, la esperanza en el cielo entre las ramas de un árbol, las vallas publicitarias de caras sonrientes en las calles desiertes…), y también como creador de atmósferas desasosegantes. Aquí, recurriendo al vídeo digital, que le permite una gran versatilidad, nos pone a los espectadores con el corazón en un puño.
6/10
(1991) | 101 min. | Drama | Comedia
Estamos en el año 1976, en la ciudad de Nueva York. Frank Pesce (Anthony LaPaglia) es un tipo al que la suerte ha acompañado durante toda su vida. En uno de sus momentos mágicos, ha ganado 6 millones de dólares jugando a la lotería. Pero su reacción es contraria a la del resto de los mortales. En vez de alegrarse, se siente fatal. Desde que nació, la buena estrella le ha acompañado tanto en su vida sentimental como en la profesional. Todos le admiran por este motivo, pero ha llegado el momento de plantearse que hay otras personas que no tienen la misma suerte que él. Una divertida comedia dramática con mensaje ético, en la que destaca la interpretación del magnífico secundario Danny Aiello. La película mezcla con amenidad alguno de los mejores clásicos del género de comedia grata, con el mundo ambiguo del juego y de las apuestas. Idónea para la época navideña.
4/10
(1956) | 88 min. | Drama
Basada en una serie de artículos sobre un caso real escritos por el periodista Anthony Lewis, el director y guionista Philip Dunne ideó un film de juicios con un trasfondo político de fondo. La historia presenta evidentes puntos en común con lo que estaba pasando en la industria del cine americano en estos momentos, con el senador McCarthy intentando que todos confesasen un pasado comunista y delatasen a sus compañeros. Ernest Borgnine es Bernie Goldsmith, un empleado de la Marina que es despedido de su puesto ya que las autoridades le consideran un riesgo para la seguridad nacional con el peregrino argumento de que en su juventud participó en una reunión ilegal. Goldsmith lleva el caso ante los tribunales, apoyado por un honrado abogado (encarnado por Ray Milland) que intentará demostrar el carácter patriótico de su defendido.
4/10
(1954) | 100 min. | Thriller | Drama
Película compuesta por tres episodios, unidos por una sortija, igual que en Seis destinos de Julian Duvivier servía de nexo un frac que pasaba de mano en mano. Aquí se contó con tres directores: Florián Rey, Fernando de Fuentes y León Klimovsky. El primer segmento corresponde a Rey, y contó con un guión de Miguel Mihura. Sigue a un marinero prendado de una muchacha, que va a sucumbir de un balazo de un tipo celoso. Los otros transcurren México y Argentina, y la crítica fue unánime al alabar el episodio de Klimovsky, deudor del cine de Alfred Hitchcock.
5/10
(2008) | 93 min. | Drama Tráiler
Un satélite se sale de su órbita. Lluvia estelar. Un meteorito se dirige hacia la Tierra, y los científicos consideran que las probabilidades de supervivencia tras el impacto son nulas. Se desata el pánico en todas partes, incluido un pueblecito de la España profunda. Son los años 80 o así, y la trama se centra en una mujer mayor, viuda, y en su hijo Alejandro. A ambos les preocupa que los presos de una cárcel se han fugado, y que podría hacerles una visita un personaje que acabó allí por la intervención de un hermano. De modo que se dirigen a una modesta finca en medio de ninguna parte, donde están los cuatro nietos de la mujer, pues sus padres no han dado señales de vida desde que se ha desatado el miedo colectivo. Curiosa película. Muy estilizada, con cuidadísima fotografía e inspirados encuadres. Se apunta a la moda del “cine apocalíptico”, del que son muestras recientes Soy leyenda o Monstruoso. Aunque con un tono que no acaba de encontrarse a sí mismo. Al principio hay inspiradas escenas del terror de las masas. Luego se apuesta más por un mundo solitario, de polvo y cenizas, que se diría deudor del cine nórdico de tesis, o del mismísimo Tarkovsky. Abundan entonces las escenas reiterativas de los niños y su malhumorado tío. Y cuando aparece en escena el inquietante psicópata de Eduard Fernández, aquello se convierte en una peli de género, un thriller muy violento, que juega de modo algo desagradable con la violencia infligida a unos pobres niños. Da un poco de pena este esforzado film, producción de Maestranza y Green Moon, compañía de Antonio Banderas, porque es un querer y no poder. El guión de F. Javier Gutiérrez y Juan Velarde explora territorios poco transitados por el cine español, pero resulta demasiado críptica su plasmación en imágenes –nunca se entienden del todo los asuntos de familia del pasado–, y acumula personajes y situaciones que conectan poco con la trama principal –los sucesos en la torre, el amigo al que quieren rajar, la joven embarazada...–.
4/10
(2014) | 117 min. | Acción | Thriller | Drama
El galo Luc Besson (acreditado como productor en un centenar de títulos desde que se iniciara el siglo XXI, ahí es nada) continúa apadrinando a buen ritmo los proyectos de su compañía EuropaCorp, tanto es así que 3 días para matar se estrena en las carteleras españolas dos semanas después de Brick Mansions (La fortaleza), su film anterior. De nuevo se trata de un thriller de acción pensado para el mercado internacional. 3 días para matar tiene como protagonista a Ethan Runner, uno de los mejores agentes de la CIA, capaz de salvar al mundo una y otra vez de las amenazas más inverosímiles sin despeinarse, que sin embargo es un desastre a la hora de conciliar esas tareas con su vida familiar. Después de que le diagnostiquen una enfermedad mortal, se traslada a París para reconectar con su esposa y su hija, pero allí se ve obligado a verse las caras con un peligroso terrorista. Besson, también coautor del guión, parece haberlo cortado por el mismo patrón que el de Malavita, que precisamente firmó como realizador mientras se preparaba 3 días para matar. También se repite aquí la mezcla de acción y comedia, los intentos por llevar una vida normal a pesar de los tiroteos, y la figura de americanos en Francia, lo que permite rodar con estrellas de Hollywood en casa. Esta vez, el galo ha reclutado como director a McG, más contenido a nivel visual que en las dos entregas de Los ángeles de Charlie, donde jugaban en su contra las ganas de llamar la atención con un montaje videoclipero. Aquí se limita a seguir con profesionalidad las indicaciones que le debe haber dado su jefe, lo que resulta mucho más efectivo. A pesar de algún apunte sobre la importancia de la familia, el film hace gala de la ligereza habitual de Besson, autor de la máxima "el cine no salva vidas, pero sirve como aspirina haciendo la vida más fácil durante dos horas". Quizás sus 117 minutos de metraje se hacen excesivos, pues abusa de la fórmula "protagonista se enfrenta a alguien muy peligroso, pero suena el teléfono y tiene que atender rápidamente a su hija". Pero en general 3 días para matar cumple su objetivo, e incluso se eleva mínimamente sobre el nivel de otras producciones 'bessonianas' gracias al reparto. Kevin Costner está bien elegido como un James Bond enfrentado a su vida privada, y hace una buena pareja con Hailee Steinfeld, joven revelación de Valor de ley (True Grit), en el rol de su hija. Se lucen también Amber Heard, como mata-hari explosiva, y la veterana Connie Nielsen, muy creíble como abnegada mujer que ya no se cree las buenas intenciones del protagonista.
5/10
(1944) | 85 min. | Comedia | Drama
Tercera ocasión en que Van Johnson se metía en la piel del Dr. "Red" Ames, el fiel asistente del Dr. Gillespie, papel interpretado por Lionel Barrymore en innumerables ocasiones. En esta película se incorporaba una jovencita y seductora Ava Gardner. La historia vuelve a centrarse en la elección de Gillespie por uno de los dos asistentes, el Dr. Red o el Dr. Lee. Para ello tendrán que afrontar otro caso y decidir el diagnóstico: se trata de una niña que se pone enferma cada vez que come dulces. Vuelve a dirigir Willis Goldbeck.
4/10
(1977) | 124 min. | Drama
La joven desequilibrada texana Pinky empieza a trabajar en un balneario. La ayuda en su aprendizaje Millie, mujer cuya supuesta popularidad esconde el hecho de que se siente desgraciada. La tercera mujer en danza, que justifica el título, es Willie, una artista local. Notable y divertido film de Robert Altman, que trata la paranoia y desdoblamiento de personalidad con mucho tino. El tratamiento fotográfico da a la historia cierta atmósfera como de sueño. Destaca el gran trabajo interpretativo de Shelley Duvall.
5/10
(1998) | 90 min. | Comedia
Los tres hermanos ninja, Rocky, Colt y Tum Tum, van al parque de atracciones Mega Mountain. Su ilusión es conocer a Dave Dragon, una estrella de la televisión. Su sorpresa es enorme cuando se encuentran con que la bruja Medusa ha tomado el parque de atracciones y tiene secuestrado a su héroe. Entretenido film para toda la familia.
4/10
(1977) | 88 min. | Acción | Drama
Dos tipos deben cambiar de identidad, pues ambos son testigos de un caso de asesinato. Les persigue el sindicato del crimen, y los agentes del gobierno deciden protegerles. Producción televisiva destinada a convertirse en una serie. Pero finalmente no logró el apoyo presupuestario necesario y el proyecto se quedó en el aire. Destaca la presencia del actor Glenn Ford (El desertor del Álamo).
5/10
(2011) | 85 min. | Animación | Documental | Drama
En los años de la guerra civil española, personas de ambos bandos se ocultaron en los escondrijos más inverosímiles, para evitar represalias del enemigo, que podían suponer la pérdida de la propia vida. Este documental dramatizado sigue las andanzas de varios de estos llamados “topos”, sobre todo, como es lógico, las de los vencidos; y entre ellos, de modo primordial, las de Manuel Cortés, alcalde de Mijas, que vivió emparedado durante los 30 años de oscuridad a que alude el título, ante la desolación de su esposa y de su hija. El trabajo de Manuel H. Martín tiene un innegable interés, porque nos acerca a un insólito drama, fruto envenenado de una lamentable guerra fraticida. El hilo narrativo lo conforman los testimonios de expertos en la materia y de la nieta de Cortés, combinados con imágenes de archivo y una atractiva dramatización mediante una animación reducida, donde los personajes se dirían figuras de recortable, con las voces principales de Juan Diego y Ana Fernández. El guión de Jorge Laplace es correcto y los recursos para entregar la historia son originales y funcionan. El problema, como suele ocurrir en todo lo que se hace en España relacionado con la guerra civil, es la dificultad para evitar el apasionamiento que resta objetividad a lo contado. Escritores como Jesús Torbado y Ronald Fraser saben ofrecer los datos concretos de lo acontecido con el rigor del historiador, y lo mismo cabe decir de la profesora de la universidad de Málaga María Barranquero. En cambio Juan Gallo, Comisario de la Memoria Histórica de la Junta de Andalucía, se deja llevar en sus intervenciones por la descalificación sin matices del franquismo, con declaraciones tipo “y claro, todo lo que publicaban los periódicos era mentira”. Quizá su intervención era el precio a pagar para el respaldo económico de la Junta, pero quita algo de rigor a un film bastante digno y muy humano.
5/10
(2007) | 113 min. | Terror
David Slade debutó en el largometraje con Hard Candy, un brillante thriller sobre la pederastia que dio a conocer a Ellen Page. El segundo trabajo del cineasta es mucho más convencional, pues se trata de una rutinaria cinta de vampiros, basada en un cómic de Steve Niles y Ben Templesmith, conocido en España como “30 días de noche”. Ejercen como productores Sam Raimi y Robert Tapert, dos leyendas del género fantaterrorífico por la saga de Posesión infernal. La idea, podría haber dado juego, pues presenta a un grupo de vampiros tan astutos que deciden que como la luz del sol les destruye, lo mejor es poner rumbo a Barrow (Alaska), el pueblecito más al norte de los Estados Unidos, que cada verano queda sumido en la oscuridad durante 30 días. En ese tiempo, podrán hacer de las suyas a sus anchas. Allí, el sheriff Eben, que intenta superar que el abandono de su mujer, se convertirá en líder de un grupito que intenta sobrevivir escondiéndose hasta que salga el  sol. La aislada localidad en donde transcurre la acción, con su noche interminable, podría haber propiciado una inquietante ambientación, al estilo de La cosa, de John Carpenter. El principio resulta más o menos prometedor, en este sentido. Además, el maquillaje de los vampiros y la fotografía son aspectos bastante cuidados. Pero los personajes no están desarrollados, Josh Hartnett y Melissa George son una pareja de lo más insulso, y Danny Huston, un gran intérprete, no puede hacer olvidar el hecho de que el vampiro malvado que interpreta es de lo más maniqueo. Los diálogos son absurdos, y algunas secuencias parecen haber sido recortadas. El film sufre graves caídas de ritmo, y todo es tan simplón que no está a la altura de lo que se espera del director.
4/10
(1944) | 132 min. | Bélico | Drama
Inteligente cine de propaganda, rodado en plena Segunda Guerra Mundial. Basado en el libro de Robert Considine y el oficial del ejército Ted W. Lawson, fue convertido en guión cinematográfico por Dalton Trumbo, después defenestrado en las "listas negras" al ser acusado de comunista. El film se centra en la misión supersecreta del ejército estadounidense, que debe servir como respuesta al cobarde ataque japonés a Pearl Harbor. Durante una temporada los pilotos entrenarán con los Mitchell B-25, para poder lograr despegar en pistas de tan sólo 150 metros. Y es que, en efecto, su misión consistirá despegar de un portaviones cercano a la costa japonesa, para bombardear objetivos militares en Tokio y otras ciudades, todo un golpe al corazón de la moral nipona. Entre los protagonistas destacan Spencer Tracy, como el oficial Doolitle, y Van Johnson, cuyo personaje, el Lawson antes mencionado, llega a sufrir la amputación de una pierna. Rodeada de gran aceptación popular -es magnífico el retrato del enamorado matrimonio Lawson, que esperan un niño, una mirada a cómo afecta la guerra a los civiles-, logró un Oscar a los mejores efectos especiales (A. Arnold Gillespie, Donald Jahraus, Warren Newcombe y Douglas Shearer) y una nominación para la fotografía en blanco y negro de Robert Surtees y Harold Rosson. Y es que en efecto, las escenas de los ataques aéreos y en China son sobresalientes, y se utilizó en parte auténtico material documental.
6/10
(1965) | 95 min. | Romántico | Acción | Western
Un bandido mexicano al que llaman El Diablo controla junto a su banda la ciudad de Canyon City y quieren robar todo el oro del país. Jeff Benson, un federal de la zona, tratará de impedirlo. Spaghetti-western italiano, aunque con actores españoles entre el reparto, de factura visual poco estimulante y con apenas algunas escenas dignas de mención.
3/10
(2018) | 125 min. | Comedia | Drama Tráiler
Tras el final del curso en la universidad, Jule, de 24 años, estudiante de Biología en Berlín, decide hacer un viaje en caravana para hablar con su novio. Está embarazada y necesita aclararse. De camino, otro joven, Jan, que ha emprendido una viaje para conocer a su padre biológico, le pedirá ayuda en el transporte. Jule decide ayudarle y llevarle hasta Colonia. Una sencilla y vivísima comedia dramática, verosímil y romántica, narrada en forma de road movie con enorme fluidez. La dirección corre a cargo de Hans Weingartner responsable de la estimable Los edukadores. Es inevitable que su planteamiento retrotraiga a otra película del mismo cariz, Antes del amanecer, así como que su desarrollo eminentemente discursivo recuerde las interminables conversaciones que mantenían entonces Hawke y Delpy. Hablamos efectivamente de películas similares. En este caso los guionistas –el propio Weingartner y Silke Eggert– ofrecen igualmente una verborrea reiterada, pero resulta igualmente encantadora y está tamizada además por el cambiante paisaje, que a menudo invita a la contemplación, la mirada se explaya y los sonidos se evitan. Presenta 303 dos personas que resultan entrañables y cercanas, con buen corazón y mucha cordura. Por supuesto tienen un no se qué de la inocencia de la juventud, un cierto idealismo que se revela en sus discusiones y defensa vehemente de sus puntos de vista, actitudes auténticas que provocan ternura. Resultan agradables sus encontronazos intelectuales y cómo se preocupan por la marcha de la humanidad, que si la sociedad comunista o capitalista, blablabla, o se preguntan por la naturaleza del amor y de la sexualidad. Cada uno, Jule y Jan, arrastran traumas y tristezas en su vida, cuestiones y estados de animo que irán saliendo poco a poco a la luz. Y así, paulatinamente –la evolución es creíble–, de lo general pasarán a lo concreto, de los problemas del mundo a los suyos y de mirar hacia fuera a mirarse mutuamente. Hay encanto en su relación. Filmado con elegancia Hans Weingartner no se deja llevar por derroteros fáciles e incluso hace quiebros asombrosos –ese baño en el mar– y saca partido a la atmósfera veraniega que recrea todo el film. En cierto modo es una historia de lo más idílica, donde chico y chica recorren miles de kilómetros de preciosos pueblos y paisajes –Alemania, Bélgica, Francia, España–, con sus momentos de carretera, pero también de estancias tranquilas, descanso del camino. Funciona razonablemente una banda sonora compuesta esencialmente de canciones sencillas, guitarra y voz, que cuadra sin contraste con lo que estamos viendo. Los actores están verdaderamente perfectos.
7/10

Últimos tráilers y vídeos