IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de la distribuidora Emon

(2013) | 102 min. | Drama Tráiler
Años 70. Tras ser humillada en la aduana que separa el Berlín oriental del occidental, Nelly logra pasar con su hijo Alexej al lado de la libertad y la democracia. Pero no es oro todo lo que reluce. Ambos irán a una colonia de refugiados, y conseguir trabajo acorde a su formación puede constituir un largo camino para Nelly. Porque los distintos países que mandan en Berlín occidental, empezando por Estados Unidos, quieren saber más acerca de los motivos por los que Nelly ha cruzado la frontera, y de la supuesta muerte accidental del padre de Alexej, un científico. Christian y Heide Schwochow adaptan una novela de Julia Franck, que tiene el mérito de sacar a la luz las penalidades que debían sufrir los alemanes orientales que pasaban al otro lado, en los tiempos de la guerra fría. Sus problemas no terminaban en el "paraíso", sino que a veces empezaban de un modo nuevo. El film muestra en Nelly una fuerte crisis de identidad y una dificultad seria a la hora de confiar en los demás, que se acentúan de modo paranoico cuando recibe información desconocida acerca del padre de su hijo. También tiene su interés el personaje de Hans, que ayuda a madre e hijo desinteresadamente, pero que en una atmósfera de sospecha tiene adherida la etiqueta de confidente de la Stasi. Es una lástima que el conjunto no esté suficientemente equilibrado, las piezas no encajan con toda la suavidad debida, especialmente en el caso de John Bird, funcionario de la embajada americana que interroga a Nelly, y que en el proceso estrecha lazos con ella. En cualquier caso, West ofrece una interesante mirada a los aspectos menos conocidos de las tensiones entre Oriente y Occidente en Alemania. Y son meritorios los trabajos interpretativos de Jördis Triebel y Alexander Scheer.
5/10
(2011) | 108 min. | Drama
Una historia concebida por el novelista John Bainville, la propia protagonista Glenn Close ha coescrito el guión y produce la cinta. Curiosamente como autor del argumento figura el húngaro István Szabó, con el que Close hizo hace 20 años Cita con Venus. Mueve la cámara el colombiano Rodrigo García, alejándose de las historias corales contemporáneas a las que nos tenía acostumbrados. La película sigue en la Irlanda del siglo XIX al personaje del título, perfecto y meticuloso camarero en un hotelito, y que resulta ser una mujer que oculta su sexo en una sociedad donde ellas no lo tienen fácil para salir adelante. Aunque la pinta es la de una de esas historias que describen las cuitas del personal de servicio de una gran casa, al estilo de las series Arriba y abajo, o Downton Abbey, estamos ante otra cosa, y tal cosa no se sabe muy bien qué es. A pesar del esfuerzo actoral, cuesta creerse que alguien pueda tomar a Glenn Close por un hombre; lo mismo pasa con otro personaje que simula el sexo que no es, algo que se ve a la legua, y en este caso no se puede aducir que sea alguien conocido, como Close, que te distrae al respecto porque sabes que es una mujer. En cualquier caso, cuesta entender y creer las razones que han conducido a Albert Nobbs a ser Albert Nobbs. También se nos antoja el personaje de una ingenuidad difícil de aceptar, con su utopía de poner en marcha un pequeño negocio, y sus esfuerzos por cortejar a una doncella. Late en el film una ideología muy contemporánea y discutible, la de la construcción personal del propio género, uno es quien decide ser, hombre o mujer.
4/10
(2015) | 89 min. | Comedia Tráiler
Avo-Bank, un banco alemán, envía a uno de sus empleados, Jörg Geissner, a Paladiki, una pequeña isla griega, para inspeccionar cómo va la construcción de un hospital y una planta energética que la entidad financió años atrás. Como se sospechaba, en realidad los lugareños ni siquiera han empezado las obras, pero éstos, instigados por el alcalde, Spyros, se esforzarán para confundir al recién llegado. Desafortunado título español para este film alemán que tiene título en inglés, Highway to Hellas, juego de palabras que parte del título del famoso tema musical de AC/DC “Highway to Hell” (autopista al infierno), pero cambiando “hell” por “Hellas”, que designa a Grecia. La denominación española podría hacer creer que se trata de otra versión de Bienvenidos al Norte. El argumento guarda pocas semejanzas, aunque tiene en común que se trata de una comedia, sin pretensiones, que contrapone tópicos de los habitantes de dos lugares muy distintos, en este caso el motor de la Unión Europea, Alemania, y uno de los países a la cola, Grecia.  La idea daba juego, pero todo se queda en agua de borrajas, pues ni los actores son especialmente brillantes. Como mucho, se sigue con una sonrisa, por su tono amable, y algún elemento divertido como que los lugareños comparen al rapado inspector con el entrenador español Pep Guardiola.
4/10
(2011) | 97 min. | Acción | Thriller
Brant es un eficaz detective del Departamento de Homicidios en Londres. Pero tiene un problema: es violento hasta la exageración y lo único que parece diferenciarle de cualquier criminal es la placa que lleva. Su iracundia y sus métodos nada convencionales van a ser puestos a prueba en un peliagudo caso, el de un asesino en serie cuyas víctimas son policías. Brant tendrá un colaborador en el nuevo Jefe del departamento, otro policía que se mueve en terrenos cenagosos. Discreto thriller de acción, segunda dirigida por Elliott Lester, cuyo planteamiento convencional se desarrolla por derroteros muy lineales. El film tiene un serio defecto: el de no ofrecer ningún personaje con el que el espectador empatice lo más mínimo. No es que no haya héroes o heroísmo, es que ni siquiera hay personas normales. El tal Brant, encarnado por un rutinario Jason Statham –su personaje tiene incluso menos ángulos que el de Crank, veneno en la sangre, Transporter y demás joyitas–, es un tipo la mar de desagradable, de unas malas pulgas psicóticas y una chulería de hooligan realmente cutre; su amiga policía, que al principio parece que va a jugar un papel interesante, acaba por quedarse en triste yonqui; y el poli encarnado por Paddy Considine es tan gratuito que simplemente podría no haber existido. En justicia, el único personaje que funciona medianamente es el del criminal que se hace llamar Blitz, pero eso es sólo gracias a la demencia que es capaz de desprender el actor Aidan Gillen, recordado como el concejal Carcetti de The Wire (Bajo escucha). Por lo demás, la puesta en escena, urbana y oscura, con un Londres perpetuamente nublado, y el atronador sonido en consonancia con el vivo montaje y la violencia de algunas imágenes (la del martillo y la de la acerca especialmente), no hacen sino aumentar el resultado de producto molesto y con limitado atractivo.
3/10
(2010) | 88 min. | Drama Tráiler
Siete compañeras de instituto de clase media de Barcelona suelen ‘chatear’ entre ellas por internet desde sus casas. Acaban formando una especie de sociedad secreta para llevar a cabo un plan que dejará a sus padres y educadores conmocionados. Opera prima de Elena Trapé, alumna de la Escuela de Cine y de lo Audiovisual de Cataluña (ESCAC). La realizadora, coguionista junto con, curiosamente, otras siete personas más, se basa muy libremente en un suceso real, el embarazo simultáneo de 17 adolescentes, compañeras de instituto, que pactaron ser madres a la vez en Estados Unidos, en 2008. La noticia dio lugar a la miniserie televisiva El pacto, de Fernando Colomo, rodada de una forma más convencional, pero que también trataba de ahondar en por qué las chicas tomaban la decisión de ser madres. Trapé se apunta a la onda de contar la historia mediante filmaciones de las propias protagonistas, webcams, etc., en la línea de películas como Redacted, para darle un aire tan moderno como el título del film, Blog, que no refleja mucho la realidad de la cinta, salvo porque también incluye fragmentos de vídeos que podrían estar sacados de los blogs de las adolescentes. Lo cierto es que la realizadora demuestra talento para dirigir a las jovencísimas pero espontáneas protagonistas, que resultan bastante naturales, y también para contar la historia con mucha más sutilidad que Colomo, apoyándose sobre todo en el fuera de campo. Aunque en el contexto de la película no se explica muy bien por qué unas adolescentes se confabulan para quedarse en estado –a un hecho real puede faltarle verosimilitud cuando se presenta en pantalla–, la cineasta acierta al apuntar hacia numerosos problemas que afectan a la juventud actual, como la soledad, la necesidad de pertenecer a un grupo, la omnipresencia del sexo en la sociedad actual, la necesidad de destacar sobre los demás, etc. Todo está tan sugerido –muy al gusto de los críticos modernos– que ofrece la sensación de que no está ocurriendo nada en la mayor parte del metraje. En cualquier caso, son bastante interesantes secuencias como el rechazo de las protagonistas hacia lo que ven en pantalla, cuando se reúnen para ver una película pornográfica, o sus relaciones sexuales autoforzadas.
5/10
(2016) | 0 min. | Documental
(2009) | 95 min. | Romántico | Comedia

Esta es la historia de Carolina, una joven adolescente que está descubriendo un mundo nuevo de sensaciones. Su primer amor, sus primeros besos en el portal de su casa, innumerables fiestas con sus amigos y, como no, una tormentosa relación con sus padres. Con CAROLINA SE ENAMORA navegarás junto a Caro en esta aventura a través de intensas emociones y que despertará en ambos el valor para creer en los sueños de adolescencia. Un film de Federico Moccia.

(2011) | 123 min. | Drama | Histórico
Caius Martius Coriolanus (Ralph Fiennes) es el orgullo de Roma, un general que mantiene el orden con mano dura y extraordinario patriotismo, y ha consagrado su vida a la guerra. Para salvaguardar la paz ha debido enfrentarse a numerosos enemigos en el campo de batalla. No obstante, como el pueblo demanda mayor justicia y se siente oprimido por los nobles, ciernen su odio sobre el héroe Coriolanus. Así, cuando éste es nombrado cónsul tras su última victoria sobre el rebelde pueblo volsco, comandado por el aguerrido Tullus Aufidius (Gerard Butler), los tribunos envidiosos, que ven en Coriolanus la amenaza de un líder que les haga perder influencia, verán la oportunidad de soliviantar al pueblo desafecto para que protesten y revoquen el nombramiento del triunfante militar. El actor Ralph Fiennes debuta como director trasladando a la pantalla la célebre tragedia “Coriolanus”, de su paisano William Shakespeare. Además de reservarse el protagonismo, Fiennes elige audazmente una puesta en escena realista y contemporánea, cuyo esfuerzo de producción es notable, de modo que al espectador bien podría parecerle que observamos acontecimientos bélicos procedentes de cualquier guerra urbana del siglo XX. Esta actualización temporal de una historia que originalmente corresponde a la Roma preimperial, remite a otros títulos cinematográficos como Ricardo III (1995), de Richard Loncraine; Titus, de Julie Taymor; o Hamlet (2000), con Ethan Hawke. A propósito de anacronismos, también llama la atención que en Coriolanus los diálogos mantengan el lenguaje original del bardo inglés, por lo que inevitablemente suena algo artificial en boca de militares que sostienen metralletas y senadores con chaqueta y corbata. Por otra parte, es claro que las palabras de Shakespeare siguen teniendo un ímpetu desbordante que los siglos no han mermado. Porque, por supuesto, la fuerza del film está sin duda en las pasiones humanas contenidas en la historia recreada por Shakespeare. Patriotismo, envidia, traición, ira, compasión, amor y asesinato son algunos de los temas que desprende Coriolanus. Todo esto basta para generar un film más que correcto, muy por encima de lo acostumbrado. Y, sin embargo, el resultado final no es memorable debido a su, digamos, asepsia, a su falta de catarsis. Al espectador le será difícil encontrar un personaje con quien identificarse mínimamente, de modo que la tragedia sólo emociona lo justo. Y no hace ningún favor al protagonista la composición adusta y angustiada de Ralph Fiennes, el cual resulta a veces desconcertante en su mudo interior. Quizá una interpretación más humana y natural le hubiera granjeado mayor complicidad. En cambio sí están muy logrados los trabajos de la veterana Vanessa Redgrave –cuya materna composición de Volumnia en la intensa escena de petición de perdón es seguramente lo mejor de la película–, y del fiel y desesperado Brian Cox, estupendo como el senador Menenius. Sorprende por último que Jessica Chastain tenga tan escasa presencia como la mujer del protagonista.
6/10
(2011) | 102 min. | Comedia
(2012) | 90 min. | Thriller
Quinto largometraje para el cine del barcelonés Óscar Aibar, rodado dos años después de El gran Vázquez, su obra más conocida. En esta ocasión adapta el cuento homónimo de Albert Sánchez Piñol, que forma parte del recopilatorio "Les edats d'or", de 2001. A pesar de que el texto tiene cierta popularidad en la zona de Cataluña, quizás habría sido conveniente cambiarle el nombre, pues El bosque (El bosc) comparte el título con el film de M. Night Shyamalan, también sobre una pequeña comunidad cuyos alrededores ocultan un misterio. El bosque (El bosc) tiene como protagonista a Ramón, que cuando era un niño escuchaba a su padre advertirle de que no se acercara a unas misteriosas luces que aparecen dos veces al año cerca de la masía familiar en Matarraña (Bajo Aragón). Cuando estalla la Guerra Civil en 1936, las milicias toman el poder en la zona, y Ramón tiene que esconderse, no por motivos ideológicos, sino porque Coixo, destacado vecino anarquista, está enamorado de Dora, su esposa. Ramón decide separarse temporalmente de ella y de su bebé, para comprobar si las luces del bosque son una entrada a otra dimensión, como los suyos siempre han creído. Aibar logra un sugerente arranque, y ofrece una visión del conflicto –tan explotado por el cine español– mucho más equilibrada de lo habitual, documentando la cruda realidad de que en muchas ocasiones personas sin escrúpulos aprovecharon aquella guerra –como ha ocurrido siempre en todas las demás– para resolver rencillas personales escudados en supuestos ideales nobles. Además, cuenta con un reparto ajustado, con correctas interpretaciones de María Molins (Dora), Álex Brendemühl (Ramón) y Pere Ponce (Coixo). Supone todo un logro el fichaje del reputado secundario estadounidense Tom Sizemore (Black Hawk derribado), ideal para su personaje, un brigadista internacional. Pero pronto queda de manifiesto que el cuento no da para un largometraje, y la trama se estanca y se alarga innecesariamente. Su mezcla de Guerra Civil y cuento gótico no llega a la altura de El laberinto del fauno, y hasta Insensibles –más próxima en el tiempo– tenía más interés. Además, El bosque (El bosc) acusa demasiado su evidente falta de presupuesto en los pocos efectos especiales que aparecen, pues la trama fantástica acaba estando desaprovechada y llega a resultar surrealista.
4/10
(2012) | 87 min. | Comedia Tráiler
Paulette es una mujer mayor que, tras la muerte de su marido y la pérdida de su pastelería siete años atrás, va dando tumbos por la vida. No paga las facturas, roba por la calle, es rácana y desaprensiva, y en general está enfadada con todo el mundo. Especialmente deja ver su marcado racismo con el marido de su hija, hombre negro, policía de gran corazón, y con su nieto mulato. Desesperada por conseguir dinero, un día tendrá un golpe de suerte y será contratada por un traficante para vender cannabis por su barrio. Y, contra todo pronóstico, se convertirá en su mejor “comercial”. Jérôme Enrico, director francés con experiencia sobre todo en producciones televisivas, entrega esta simpática comedia que no es la séptima maravilla del mundo pero que se deja ver con una sonrisa. El personaje de la abuela Paulette resulta bastante cómico y hay momentos cuyos comentarios mordaces, racistas, huraños, arrancarán inevitablemente una leve carcajada. Los demás personajes acompañan con gracia –sobre todo el yerno Ousmane y la amiga Maria–, sin embargo el guión es también algo reiterativo y a la historia le cuesta avanzar en su primera parte, antes de que los acontecimientos “criminales” se precipiten. Puede desprenderse como tema de fondo de El postre de la alegría una decidida defensa de la legalización de las drogas blandas, un poco en la línea de filmes similares, también en el título, como El jardín de la alegría. Pero, de cualquier forma, estamos ante una comedia ligera y fantasiosa, con inevitable final feliz y un sano sentido del humor. El trabajo de la veterana Bernadette Lafont (habitual del cine de Claude Chabrol, para quien trabajó en más de media docena de películas) es bueno, y está correctamente secundada por la española Carmen Maura.
5/10
(2012) | 105 min. | Drama Tráiler
Los integrantes de un cuarteto de cuerda se preparan para celebrar su 25 aniversario con una nueva temporada de conciertos. Pero al mayor del grupo, Peter, viudo desde hace un año, le han diagnosticado la enfermedad de Parkinson, todavía en sus inicios, pero que inevitablemente le llevará a la retirada. Lo que provoca no sólo dudas sobre el futuro y la continuidad del grupo –la interpretación del difícil Opus 131 de Beethoven será en principio la última actuación de Peter–, sino replanteamientos en el modo en que cada uno está enfocando su vida. Robert y Guliette están casados, pero él arrastra cierto complejo por ser segundo violín frente al cerebral primer violín Daniel, y el matrimonio ha dejado que se enfríe un tanto su amor. Por otro lado Alexandra, jovencita hija de Robert y Guliette, quiere romper la “coraza” de Daniel, en el fondo porque siente cierta atracción que adivina mutua. Debut en el largometraje de ficción del documentalista Yaron Zilberman, donde el delicado equilibrio que lleva a la armonía en un cuarteto se convierte en metáfora del idéntico equilibrio que hay que lograr en la existencia cotidiana, en las distintas relaciones humanas, marido-mujer, padres-hijos, profesor-alumno, enamorado-enamorada, amigo-amigo. Se nota que el director y coguionista de El último concierto es un apasionado de la música, y logra transmitir la vibración por la ejecución de los cuartetos, y concretamente de la elegida Opus 191 de Beethoven, composición triste de 7 movimientos que debe interpretarse en stacatta y sin pausas, y que se dice fue lo que pidió escuchar Schubert en el lecho de muerte. El acierto de Zilberman es entregar una historia de interés humano, con personajes creíbles en los problemas que deben afrontar –la enfermedad, la soledad, el cansancio, el egocentrismo...– y sus soluciones –el amor, el perdón, la magnanimidad...­–, interpretados por un atinadísimo reparto, sobre todo con los veteranos Christopher Walken, Philip Seymour Hoffman, Catherine Keener y Mark Ivanir, aunque la joven Imogen Poots también aguanta el tipo. De todos modos se nota la bisoñez del director en algún pasaje un poco pasado de rosca en la interpretación actoral, concretamente el del enfrentamiento de madre e hija en el apartamento de la segunda, con unos reproches desequilibrados frente al tono del resto de la película.
6/10
(2016) | 99 min. | Aventuras Tráiler
Noruega. 1204. Los bagler, una facción rebelde, atacan el este del país con el apoyo de Dinamarca. El rey envía a dos de sus hombres para buscar a su concubina, Inga de Varteig, que ha dado a luz a su hijo no reconocido, Håkon Håkonsen, con el fin de poner a ambos a salvo. El realizador Nils Gaup saltó a la escena internacional cuando su ópera prima, El guía del desfiladero, obtuvo una candidatura al Oscar a la película de habla no inglesa, en 1987. De nuevo se adentra en el cine histórico, buceando en el origen del monarca que unificó su país, donde ha sembrado cierta polémica, al estimarse que en parte se basa en mitos nacionalistas. Curiosamente, su responsable debía haber previsto esta acusación, pues en los títulos de crédito finales incluye una cita del islandés Halldór Laxness, donde se afirma que “un novelista cuenta mentiras deliberadamente”, lo que se interpreta como una exculpación: no se pretende un rigor absoluto. Al relato le falta emotividad, y puede sembrar confusión, porque las intrigas políticas no acaban de entenderse, y por sus excesivos personajes, a los que les falta un poco de definición y humanidad. Esto último supone un lastre para el reparto, liderado por Kristofer Hivju, al que se conoce por su trabajo como Tormund Giantsbane, en la famosa serie Juego de tronos, pues si bien los actores salen del paso, no brillan. A pesar de todo, sorprende la ambientación, pues el ajustado presupuesto parece muy bien aprovechado, ya que hasta las cabañas parecen reconstruidas al milímetro según debían ser en la época. Su punto fuerte reside en las trepidantes y originales secuencias de acción sobre esquís, en los idílicos paisajes nevados de aquellas latitudes. Son lo que queda en la memoria del espectador, como de Bullit sólo permanece la persecución automovilística por San Francisco. La que cuenta este film dio lugar a la Birkebeinerrennet, la carrera sobre nieve más importante de Noruega.
5/10
(2016) | 93 min. | Drama | Bélico

1943. Alemania está ocupando Francia. Fanny, de 13 años, ha sido enviada a Italia por su padres junto a sus hermanas pequeñas a una casa de acogida para niños judíos. Cuando los Nazis llegan a Italia, son enviados urgentemente hacia Suiza para escaper del asedio. En determinado momento, los 11 niños se encuentran solos y desamparados tratando de llegar a Suiza por sus medios huyendo desesperadamente.

(2012) | 83 min. | Comedia Tráiler
Gaspard Dassonville es un maduro presentador televisivo, que conduce un exitoso programa de entrevistas. Un día recibe la noticia de que su padre está en el hospital, debido a una caída. Durante la convalecencia se hospedará en casa de Gaspard, soltero y centrado en su trabajo, aunque sabe que su carrera está llegando a su fin. El carácter de su padre no es fácil, pero con la ayuda de una risueña y simpática asistenta llamada Zana la convivencia familiar cambiará paulatinamente. El francés Nick Quinn debuta en el largometraje de ficción con esta agradable y discreta comedia francesa que ofrece una mirada optimista, aunque agridulce, hacia los últimos años de la vida y las relaciones paternofiliales. Quinn mira con mucho cariño a sus personajes y centra en ellos su película, de modo que deja un poco de lado la historia que narra. Craso error, porque precisamente ahí es donde esta película no alcanza el nivel que se esperaba. La trama de En la flor de la vida, blanda de tan amable, aporta bien poco en cuanto a hondura y originalidad. Las escenas se suceden sin que ocurra algo de relieve y el desenlace resulta insulso. Por otra parte, el casting podría haber sido mucho más acertado pues los actores que encarnan a padre (Jean-Pierre Marielle) e hijo (Pierre Arditi) tan sólo se llevan 12 años en la vida real, y en pantalla las diferencias parecen incluso menores. Tampoco encaja muy bien el papel de Julie Ferrier, especie de canalizador entre padre e hijo pero cuyo dulce modo de ser resulta poco creíble, como si fuera un personaje de cuento. Lástima de todo ello, porque el planteamiento inicial del film prometía.
4/10
(2011) | 90 min. | Comedia
Ana acaba de morir en un accidente de tráfico. Pero sigue junto a su novio Fran en forma de fantasma, en el apartamento al que acababan de mudarse... donde había otro fantasma que responde al nombre de Claudio. A pesar de estar muerta Ana se resiste a que Fran pase página y salga con otras chicas. Adaptación de una obra teatral de Javier Daulte, esta comedia fantasmal no funciona, porque en todo momento somos conscientes de estar sumergidos en una trama artificial, donde las “reglas fantasmales” no están bien definidas. A ratos vemos a los fantasmas, a ratos no. De uno vemos su cuerpo como si fuera normal, de otro una especie de forma transparente. Hay muchos fantasmas, pero parece que Ana y Claudio vivieran en una burbuja. Aparte de estas incoherencias, que lastran terriblemente la narración, lo cierto es que la historia amorosa no interesa, ni progresa adecuadamente, si se nos permite usar esta expresión del mundo educativo. El recurso al mundo de la magia, la pesada madre de Fran, el vecino consumidor de hierba y aficionado a los fantasmas, nada de estos elementos acaba de interesar mínimamente. De modo que la falta de chispa –el ritmo de “screwball” que prometía el arranque desaparece en unos pocos instantes–, y un reparto no demasiado carismático, impiden que la película despegue en algún momento. Apenas alguna sonrisa –en la sesión de espiritismo– arranca esta película fallida de Roberto Santiago, responsable de comedias como El penalti más largo del mundo.
2/10
(2015) | 111 min. | Aventuras | Drama Tráiler
Adaptación del clásico literario de Johanna Spyri, que ha conocido numerosas versiones tanto para el cine como para la pequeña pantalla, las más célebres la serie japonesa de 1974 y quizá la película dirigida por Paul Marcus en 2005, con Sarah Bolger de protagonista. Como se sabe, narra las peripecias de la pequeña Heidi, una chavalilla de ocho años la mar de salada, cuyo optimismo insaciable es puesto a prueba. Huérfana y desamparada, primero tendrá que ir a vivir a las montañas alpinas con su huraño abuelo, al que acabará derritiendo el corazón, pero más tarde será enviada lejos de sus queridos Alpes, a Frankfurt, en donde conocerá a Clara, una niña impedida en silla de ruedas. La película se ve con gusto pero lógicamente no sorprenderá a gran parte del público. Los niños sin embargo gozarán especialmente de la dulce Heidi, una tierna chiquilla capaz de animarle la vida a cualquiera. Quizá ése es el aspecto más sobresaliente del film, que capta perfectamente la esencia de la historia: mirar la vida con ojos de niño, saber gozar de la maravilla de la naturaleza y ser capaces de poner amor donde no hay amor para sacar amor. Lo cierto es que es un cuento precioso. De producción germano-suiza, el film está dirigido con gusto por el helvético Alain Gsponer, interesado en historias infantiles como ya mostró en Las aventuras del pequeño fantasma. Aunque con los simplismos correspondientes, sabe entregar bellas e idílicas imágenes alpinas para después contrastarlas con la vida urbana, más triste y opaca, en donde la planificación y el acabado fotográfico de Matthias Fleischer están muy cuidados. El conjunto gana enteros con las interpretaciones: la expresiva niña Anuk Steffen compone una Heidi muy simpática, llena de vitalidad y dulzura, mientras que el genial Bruno Ganz logra dotar de mucha intensidad a su personaje del abuelo, hombre rudo con corazón de oro. También resulta entrañable Hannelore Hoger, en su papel de abuela de Clara.
6/10
(2013) | 105 min. | Drama Tráiler
Heli vive con su esposa y un bebé, su padre y su hermana adolescente Estela, en una casa en medio de un paraje desértico. La chica se enamorado de Beto, joven aspirante a policía que hace la instrucción ahí cerca. Y ambos tienen planes de fuga romántica para casarse. Lo que ignora Estela es que su novio ha “distraído” unos paquetes de droga que la policía debía destruir, lo que coloca a la entera familia en el epicentro de una terrible e inesperada espiral de violencia. Durísima cinta de Amat Escalante, que pinta una cara de México nada halagüeña, donde domina la corrupción galopante, el respeto nulo a la vida o a la inocencia de una menor, la tortura salvaje... Resulta simplemente terrible ver la indiferencia de unos críos, testigos de la violencia más terrible, que convive con la que practican en los videojuegos. Por no hablar de los pasajes directamente violentos, no aptos para todos los paladares. Escalante, que tiene talento narrativo y estilístico, fue premiado como mejor director en Cannes. El cineasta quiere con Heli, sobre todo, dar un puñetazo en el estómago del espectador que vive en “el limbo”, aunque sin proponer algún tipo de solución a cierto estado de las cosas. Quizá ése es el punto más débil de una película que intenta ser una desnuda radiografía social de denuncia, pero cuyos efectos podrían compararse -salvando todas las distancias que haya que salvar- a los de vídeos de tortura que cuelgan los propios torturadores en internet. Nadie dudará de que pueden tener un efecto de repulsa en el espectador, y así ayudar a concienciar a los tibios, pero surge en el caso de Heli la pregunta de si resulta necesario ser tan gráfico a la hora de advertir de algo, si, como función social, sirven esas imágenes que hieren la sensibilidad para algo más que para provocar miedo entre las potenciales víctimas y cierto morbo en un determinado público.
6/10
(2011) | 103 min. | Comedia
(2010) | 111 min. | Drama Tráiler
Historia narrada en dos tiempos separados por 60 años. Ambos arrancan inicialmente en París. En 1942, una familia judía es detenida por los gendarmes del gobierno de Vichy, y deportados a un campo de concentración. Dejan escondido en un armario cerrado con llave al niño pequeño, circunstancia que deja especialmente angustiada a Sarah, que tuvo la idea de ocultar así a su hermano. Mientras, en 2002, la periodista americana Julia Jarmond, casada con el francés Bertrand Tézac, prepara un artículo sobre el sexagésimo aniversario de esa redada de judíos, en que para vergüenza francesa no intervinieron los nazis, toda la operación fue orquestada por la gendarmería gala. Julia va a descubrir que el piso al que va a trasladarse con su esposo, fue el lugar donde estuvo emparedado el hermano de Sarah, y que los Tézac tienen alguna relación con su trágico destino. Adaptación de la exitosa novela de Tatiana de Rosnay, hay habilidad en el entrelazamiento de la historia pretérita y la actual, y logra despertar el interés sobre qué fue del niño enclaustrado y de su hermana, y su relación con los acontecimientos presentes. Además se atreve a adentrarse en un tema tabú en Francia, la colaboración del gobierno de Vichy en la deportación de los judíos, de la que es máxima expresión el caso descrito, enmarcado en hechos reales dirigidos por la gendarmería sin intervención nazi. De hecho una opción audaz del film es no mostrar siquiera una esvástica, la presencia de los nazis queda reducida a la mínima expresión. Dicho lo anterior, la película dista de ser perfecta. Aunque cuenta con grandes intérpretes -siempre es una gozada ver actuar a Kristin Scott Thomas-, algunos vericuetos argumentales no quedan bien explicados. Cierta decisión de Sarah no se entiende, y quita validez a los sacrificios que tantas personas han hecho por ella; y, sobre todo, la subtrama de la periodista embarazada es casi más un obstáculo que una ventaja para el conjunto de la película. En efecto, el planteamiento de un aborto por la avanzada edad de ella y su esposo es tremendamente superficial, como si se tratara de una legítima posibilidad desembarazarse del niño en camino; sobre todo en el contexto de una película sobre la tragedia del holocausto, donde se incide precisamente en el terrible destino de criaturas inocentes.
5/10

Últimos tráilers y vídeos