IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de la distribuidora Sony

(2015) | 100 min. | Comedia | Drama Tráiler
Dos años después de enviudar, Marnie Minervini se traslada a Los Ángeles, para estar cerca de su única hija, Lori , guionista de Hollywood. Mujer de sólida posición económica, con grandes habilidades sociales, enseguida hace amistad con el chico de la tienda de Apple, una amiga de Lori a la que ofrece sufragarle su boda, y Rady Zipper, policía retirado por el que siente cierta atracción. Por contra, Lori no parece del todo contenta, pues no tolera algunos comportamientos de su madre, como que entre en su casa sin llamar, o que le intente consolar por la ruptura con su novio. Segundo trabajo como directora y guionista de Lorene Scafaria, tras Buscando un amigo para el fin del mundo.  Resulta evidente que la historia está llena de numerosos elementos autobiográficos, pues habla de las relaciones materno-filiales de una profesional del sector audiovisual con muchos puntos en común con ella misma, y también porque las anécdotas que cuenta transmiten cierta sensación de realismo; parecen bastante sentidos esos roces inevitables con una madre que sin embargo derrocha amor incondicional, y soluciona numerosas cosas. Una madre imperfecta posiblemente no tendría demasiado interés de no ser por el trabajo de Susan Sarandon, que con su composición insufla vida, optimismo y vitalidad a un personaje que sobre el papel suena a demasiado tópico. Las mejores secuencias, como aquélla en la que se cuela de forma accidental en un rodaje, no serían tan brillantes sin ella. Y hasta consigue que cuele la exagerada pasión del personaje por hacer felices a los demás, un poco irreal. En roles más pequeños no desentonan J.K. Simmons, agente apasionado de la música country de Dolly Parton, y Rose Byrne, aunque ésta tiene en contra que su personaje, en teoría trasunto de la propia realizadora, se describe con mucha antipatía, como una egoísta recalcitrante incapaz de ver más allá de sus narices y apreciar el encanto de su madre. Aunque se sigue con agrado, al final Una madre imperfecta se queda en mera sucesión de anécdotas irrelevantes, sin ningún conflicto de peso. De hecho cuando acaba, se tiene la sensación de que daría igual que el film siguiera unos minutos más o se hubiera acabado antes.
6/10
(2017) | 101 min. | Comedia Tráiler
La televisiva y desconocida Lucia Aniello debuta en el largo con esta comedia en que cinco amigas celebran en Miami la despedida de soltera de una ellas, Jess, que además es candidata a senadora de los Estados Unidos. La coca y los planes supersalidos prometen un juerga descomunal, que culminará con la actuación de un stripper en la supermansión que les han prestado. Pero un accidente desnuca al stripper, y las chicas se ponen muy nerviosas, piensan que lo mejor sería tirar el cadáver al mar, para no verse en una situación comprometida. Entretanto, el prometido de Jess ha emprendido un viaje nocturno relámpago a Miami, pues teme perder a su chica tras la confusa e interrumpida conversación telefónica que han mantenido. Una película gamberra y grosera, en la tradición de los filmes de los hermanos Farrelly, o más recientemente de la escuela Judd Apatow, o de Resacón en Las Vegas, pero en igualitaria clave feminista, ahora son las chicas las se muestran encantadas dando rienda suelta a lo más bajo de su instinto sexual. ¿Para cuándo un Torrente en mujer, podríamos preguntarnos en España? Aunque hay pasajes divertidos, también hay mucha reiteración en las bromas zafias y descerebradas, y bastante menos transgresión de la que se pretende presumir, el modo de abordar un amor lésbico, por ejemplo, o las pullas a los chicos, son muy políticamente correctas.
4/10
(2012) | 88 min. | Acción | Terror
Kate Beckinsale regresa a la saga de acción creada por su marido, Len Wiseman, que dirigió las dos primeras entregas. En esta cuarta ha preferido ejercer como productor y guionista, para centrarse en el remake de Desafío total (Total Recall), donde también tiene como protagonista femenina a la británica. Tras la precuela, Underworld: La rebelión de los licántropos, donde la presencia de Beckinsale era testimonial, parecía que la serie daba a su fin, pero los resultados en taquilla no fueron malos, lo que ha obligado a Wiseman y compañía a tejer una nueva vuelta de tuerca que estire el chicle. Así, esta vez los humanos han descubierto que existen los vampiros y licántropos enfrentados desde tiempos inmemoriales. Atemorizados, intentan exterminarles. Selene, la guerrera vampírica, acaba en coma, y se despierta en un sofisticado laboratorio de Antigen, una megacorporación. Descubrirá que han pasado doce años, que los hombres lobo han quedado debilitados y apenas salen a la superficie, que todo indica que su amado Michael ha fallecido, y que mientras estaba en coma dio a luz a una niña. En Antigen no parecen dispuestos a dejarla huir con su hija, ya que la están estudiando para crear una vacuna que impida que los humanos se conviertan en vampiros o licántropos. No aporta nada nuevo, pero por otro lado tampoco engaña a nadie. Ofrece secuencias de acción a mansalva, con muchos efectos especiales con los que, entre otras cosas, se ha creado un megalicántropo alterado genéticamente que le pondrá las cosas difíciles a la protagonista. Ésta no parece haber evolucionado a pesar de la experiencia maternal, pues Beckinsale sigue en forma corriendo de un lado a otro, enfrentándose a enemigos durante todo el metraje y poco más. Tiene como antagonista nada menos que a Stephen Rea, que se lo toma en serio en la medida de lo posible. Dura poco, 88 minutos, pero se tarda aún menos en olvidarla. En suma, todo va en la línea de Resident Evil, otra franquicia de mujer guerrera con otro matrimonio de actriz-director al timón.
4/10
(2016) | 91 min. | Acción | Terror Tráiler
Aunque lleva un tiempo enfrentada a los suyos, Selene vuelve a integrarse en una comunidad de vampiros, por mediación de Thomas, padre de su aliado, David. El clan necesita que les entrene, pues la guerra contra los licántropos se ha recrudecido tras la llegada de Marius, un nuevo líder, que busca a la hija de Eve, la hija de Selene, híbrido de ambas razas monstruosas, por el poder de su sangre. Quinta entrega de la saga licántropo-vampírica, que se estrena cuatro años después de la anterior, Underworld: el despertar. Por eso se inicia con un resumen de toda la saga que sorprende porque a pesar de su brevedad condensa de sobra todo lo ocurrido hasta ahora, lo que da que pensar que una vez establecidas las bases en la amena entrega inicial, apenas ha ocurrido nada que justifique que la saga se haya alargado tanto. Por desgracia, esta nueva tampoco añade gran cosa, pues consiste en una sucesión de secuencias de acción que tienen una cosa en común: ninguna de ellas resulta novedosa, ya se han visto otras muchas similares en esta franquicia, y otras del mismo corte. Kate Beckinsale se limita a lucir palmito enfundada en su traje de cuero, y esta vez parece menos motivada, quizás afectada por la ruptura sentimental –acontecida durante el rodaje– con Len Wiseman, director de las dos primeras entregas, que desde entonces se limita a ejercer como productor ejecutivo. Éste cede en esta ocasión la silla del realizador a Anna Foerster, hasta ahora dedicada a capítulos de series, también directora de fotografía en títulos como Asalto al poder. Pero se limita a imitar el estilo de los filmes precedentes, con bastante torpeza. También pretende recordar el tono épico de las batallas de Juego de tronos, quizás por eso se ha reclutado a Charles Dance, habitual de la serie de HBO, para uno de los villanos. Fracasa sobre todo en la batalla final, muy poco realista. Y teniendo en cuenta que el relato empezaba con una historia de amor entre la protagonista y un humano, resulta un error que se haya olvidado por completo a los ciudadanos corrientes, pues se hace difícil identificarse con ningún personaje.
4/10
(2019) | 96 min. | Aventuras | Comedia Tráiler
Una cachorrilla callejera de pitbull es encontrada por el joven Lucas, quien se la lleva a su casa. Desde entonces hombre y animal se harán inseparables. Bella, que así se llama la perra, es completamente feliz en casa de Lucas y su madre. Sin embargo, debido a una ley vigente en Denver, esa raza de perro está prohibida, por lo que Bella será trasladada a Texas, a 600 kilómetros de su hogar y de su adorado Lucas. Pero Bella no está dispuesta a renunciar a su felicidad y emprenderá en solitario un arriesgado camino de regreso. Bonita película familiar, tan dulce como previsible, que se inscribe en el género canino y en especial en la unión que se establece entre los perros y los seres humanos, en la línea de otros filmes como Siempre a tu lado. Hachiko, Una pareja de tres o Mi perro Skip. Tras las cámaras se sitúa Charles Martin Smith, que anteriormente filmó otra película de animales, La gran aventura de Winter el delfín, pero que muchos telespectadores recordarán en sus papeles de actor, en especial en el del inolvidable contable de Los intocables de Eliot Ness. Aquí traslada con eficacia a la pantalla un emotivo guión que adapta la novela de W. Bruce Cameron, quien ya escribió otro relato perruno llevado recientemente al cine, Tu mejor amigo. El sello de identidad de Uno más de la familia es sin duda que la narración proviene del propio perro, o mejor dicho de la perrita Bella, que va narrando sus sentimientos y percepciones al más puro estilo humano, aunque la comprensión de muchas situaciones se le escapen a su cerebro canino. El film sin duda logra reflejar la potencia con que los perros se aferran a sus dueños, la necesidad que tienen de cariño, su agradecimiento ante cualquier muestra de afecto, su fidelidad inquebrantable. Pero también tiene mucha presencia el carácter de aventura de la historia, pues Bella tendrá que hacer un gran ejercicio de supervivencia en su intento por recorrer los 600 kilómetros que le separan de casa. En este sentido, hay un esfuerzo encomiable en todas las escenas, las andanzas de Bella no parecen forzadas sino completamente naturales. Y sin duda lo mejor son las secuencias del bosque y en especial las que tienen que ver con el pequeño puma, creado digitalmente con estupendos efectos visuales. Entre el reparto humano destaca la presencia como secundaria de Ashley Judd, que tan poco se prodiga en pantalla en los últimos años.
5/10
(2006) | 98 min. | Comedia Tráiler
Agobiado porque el ritmo de la vida moderna apenas le deja disfrutar de su familia, Bob Munro planea unas vacaciones en Hawaii. Pero finalmente resulta que su jefe le necesita para una reunión en Colorado. Munro oculta ese dato a sus familiares, y en vez de ir a la prevista Hawaii, les convence para pasar unos días en autocaravana, viajando por todo el país. Así trabajará en secreto en un informe para su jefe. Barry Sonnenfeld demostró su talento con películas como La familia Addams, Men in Black o Cómo conquistar Hollywood. En esta ocasión parte de un guión más sencillo, sin pretensiones, pero que defiende de forma positiva la necesidad de la comunicación familiar. Robin Williams se luce en algunos momentos cómicos, como cuando imita el habla barriobajera para defender a su hijo.
5/10
(2018) | 112 min. | Cómic | Acción | Fantástico Tráiler
San Francisco. Al reportero Eddie Brock le despiden por tratar de sacar los trapos sucios de Elon Musk-ian, megalómano magnate que en teoría investiga el remedio contra el cáncer y las peores enfermedades humanas con la Fundación Vida, corporación farmacéutica que preside. En realidad, este individuo sin escrúpulos ha enviado unas cápsulas al espacio que han recogido unos terroríficos simbiontes alienígenas, que utiliza en sus terribles experimentos para que se fusionen con vagabundos a los que ha engañado. Uno de ellos acabará invadiendo el cuerpo de Brock… Creado como villano para los comics de Spider-Man, Venom aparecía en Spider-Man 3, de Sam Raimi, donde Topher Grace interpretaba a Brock, el humano que lo albergaba. El siempre resultón Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland) redefine al personaje, dándole una historia propia desvinculada del superhéroe lanzarredes, y distinta a la de los comics. Aunque no hace gala de ideas revolucionarias, y el desarrollo resulta un tanto convencional, el realizador acierta por su falta de pretensiones, y aunque al principio parece que va a ir en la línea del cine de terror, mezclando la saga de Alien con David Cronenberg, acaba derivando hacia un tono desenfadado, añadiendo mucho sentido del humor, para contar una historia muy clásica, en torno al peligro de la falta de ética en la innovación científica, al estilo de “Frankenstein”. Sus efectos visuales no hacen historia pero convencen, y no falta entre las escenas de acción una persecución que aprovecha las calles en cuesta de la ciudad en la que transcurre la ficción, en la línea de Bullitt. Sorprende para bien el trabajo del reparto, pues aunque algunos pensarán en Tom Hardy como demasiado actor para tan poca película, el protagonista de Mad Max: Furia en la carretera se ha entregado al personaje, y brilla en los momentos más cómicos, pues sus diálogos con el ente que tiene en su interior son con mucho lo mejor del film. Por su parte, Michelle Williams logra más o menos remontar el inconviente de que su personaje tiene poca presencia y resulta un poco tópico, al igual que Riz Ahmed (qué bien estaba en Nightcrawler), que logra salvarse pese a que su villano sea sobre el papel un mero estereotipo. Como es habitual en las películas de Marvel, conviene quedarse hasta el final de los larguísimos títulos de crédito, por un avance de la producción animada Spider-Man: Un nuevo universo que promete.
6/10
(2017) | 98 min. | Terror Tráiler
Primer largometraje en años del especialista en terror Paco Plaza fuera de la saga más rentable del género en el cine español, pues codirigió con Jaume Balagueró [Rec] y [Rec] 2, y se ocupó por completo de [Rec] 3: Génesis, de 2012. Verónica se basa libremente en la espeluznante historia real de la adolescente Estefanía Gutiérrez Lázaro, recogida en un expediente policial que hablaba de la presencia en su casa de armarios que se abrían solos y ruidos estruendosos sin justificación. El llamado “Expediente Vallecas” ha sido tratado por diversos programas sobre el mundo de lo oculto. Se cambia el nombre de los personajes, por ejemplo el de la protagonista, Verónica, adolescente que se ocupa casi en solitario de cuidar a sus hermanos, dos niñas y un niño de corta edad. Su madre pasa el día atendiendo el bar que le aporta el sustento familiar. Junto a dos compañeras del colegio de monjas al que asiste, decide tratar de contactar con su fallecido padre, a través de la ouija. Pero el tablero se rompe, lo que deviene en que la joven sufrirá el acoso de criaturas sobrenaturales. Al realizador valenciano se le da muy bien la ambientación inquietante, esta vez cargada de nostalgia, pues el film está lleno de elementos de los años 90, cuando transcurre la acción, desde los teléfonos fijos y las máquinas de escribir de entonces (que ponen de manifiesto lo mucho que ha cambiado el mundo en poco tiempo), a enciclopedias de lo paranormal, el tema musical “Maldito duende” de Héroes del Silencio, de moda en la época, y hasta un conocido anuncio televisivo al que se le saca mucha tajada en el guión. Tiene mérito la joven debutante Sandra Escacena, que sostiene la práctica totalidad del film, también los tres niños que encarnan a los hermanos de su personaje. Les presta apoyo la que fuera una de las actrices infantiles más prestigiosas del cine español, Ana Torrent, que compone muy bien su personaje de madre estresada, pese a su brevedad. Se acierta al desarrollar bien a los personajes; si no hubiera conexión con ellos el espectador no se implicaría en la trama. Alguna secuencia está bastante lograda. Pero acaba resultando reiterativa la sucesión de sustos y visiones inquietantes, quizás al final se queda en poca cosa, se le podía haber sacado mayor tajada.
5/10
(2020) | 0 min. | Acción | Thriller Tráiler

El Banco de España es completamente distinto a cualquier otra entidad financiera. Un banco absolutamente inexpugnable. Un banco que nadie ha podido robar, del que no hay planos, no hay datos, ni hay nadie vivo que sepa qué ingeniería faraónica se utilizó hace más de cien años para construir su cámara acorazada. Un auténtico misterio... Pero ni las leyes de Estado, ni las leyes de la física asustan a Thom Johnson (Freddie Highmore), el brillante y joven ingeniero reclutado para averiguar cómo quebrar el secreto para acceder a su interior. El objetivo es un pequeño tesoro que va a estar depositado en el banco solo diez días. Diez días para descubrir el secreto de la caja, diez días para urdir un plan, diez días para preparar el asalto, diez días para aprovecharse de un plan de fuga irrepetible, cuando la esperada final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica reúna a cientos de miles de aficionados a las puertas del mismísimo Banco de España… Diez días para alcanzar la gloria… o para acabar en prisión.

(2014) | 106 min. | Drama Tráiler
Nueva York. Andrew Neiman es un joven batería que busca un puesto titular en la primera orquesta de jazz de Shaffer, la mejor escuela de música de EE.UU. Conseguirlo va a ser complicado porque la competencia es enorme y dejar de ser músico suplente es ya toda una proeza. Pero Andrew está empeñado en ser uno de los grandes y se deja las manos cada día, ensayando con las baquetas hasta la extenuación. La prueba se hará aún más dura cuando se fije en él Terence Fletcher, un prestigioso y exigente profesor cuyos métodos pedagógicos resultan tan extremos que son difíciles de soportar. El señor Fletcher piensa que la falta de exigencia ha hecho que la calidad del jazz se esté perdiendo y él lleva años deseando encontrar a un mirlo blanco, un nuevo Louis Armstrong o Charlie Parker. Intenso film sobre la creación artística y la búsqueda de la perfección musical, con los peligros y excesos que aguardan en el camino. Whiplash (algo así como “latigazo” en español) es sin duda la presentación internacional de un nuevo talento llamado Damien Chazelle, director y guionista de este magnético film. Aunque  anteriormente Chazelle había ejercido de guionista en productos de género (El último exorcismo II, Grand Piano), visto lo visto, parece que debía de tratarse de un mero trámite para generar ingresos y poder dar salida a creaciones propias. Whiplash no es su primer film como director, sino el segundo tras Guy and Madeline on a Park Bend (2009), otra película con el jazz como protagonista. Que la música es la prioridad de Chazelle se confirma por el hecho de que su próxima película, La La Land, tiene también a un músico de jazz como eje principal. Whiplash es un film lleno de ritmo. Empieza y acaba con ritmo y su desarrollo no deja apenas lugar para el sosiego. No hay prólogo, no hay anticlímax; más bien es todo un clímax, aunque su cota vaya "in crescendo" hasta el final. Y Chazelle logra que las imágenes transmitan ese brío que imprimen las baquetas gracias a un montaje que es toda una virguería cuando Andrew explota en la batería. El espectador sigue las andanzas y tribulaciones del joven músico con angustia, gracias a que éste –una sorprendente revelación Miles Teller– transmite una obsesión abrumadora por la búsqueda de la más alta excelencia musical. Éste es el gran tema del film: no el mero aprendizaje y perfeccionamiento de un músico, un batería de jazz en este caso, sino la completa entrega de una vida hacia la consecución de la excelsitud, hacia la actuación perfecta, aunque para ello haya que dejar fuera a la familia, los amigos, el amor y hasta sea necesario derramar literalmente la propia sangre. Asusta un poco este planteamiento radical de Whiplash (“prefiero morir a los 34 años como Charlie Parker y que se hable de mí, a morir viejo y que nadie me conozca”, dice en algún momento el protagonista) pero si algo deja claro Chazelle en su película es que para llegar a ser el mejor no basta el talento o la dedicación. Hay que vivir únicamente para ello. Whiplash no sería la extraordinaria película que es si no fuera por el actor J.K. Simmons, que encarna brutal y descarnadamente esta radical filosofía artística en cada uno de sus planos. Sus alumnos le tienen literalmente pavor; es la crueldad personificada, capaz de humillar sin compasión si alguien adelanta un compás una milésima de segundo. Pero saben también que es el único que puede sacar de ellos más de los que se espera: “no hay dos palabras que sean más dañinas en nuestro idioma que ‘buen trabajo’”, dice. La película incide lógicamente en el trauma que puede causar este método educativo en el carácter de un joven que está empezando a abrirse paso no sólo en el mundo adulto, sino en el universo musical, una jungla en donde la competencia es atroz y sólo el número uno puede tener la suerte de alcanzar el éxito. Que juzgue cada espectador si el camino es el adecuado. Capítulo aparte merece la música de esta película. Fantástica. Gustará a todos, pero los amantes del jazz se sentirán en algún momento transportados. De entre los temas de Justin Hurwitz y Tim Simonec destacan el que da título al film y una colosal y catártica versión de “Caravan”, uno de los standards más célebres del jazz compuesto por Juan Tizol y Duke Ellington. Por supuesto, hay muchas menciones a míticos jazzmen como Charlie Parker o el baterista Buddy Rich, o se emulan finalmente, en un apoteósico homenaje final, los gloriosos latigazos con que en enero de 1938 el percusionista Gene Kruppa puso en pie al público que abarrotaba el Carneggie Hall de Nueva York.
8/10
(2018) | 111 min. | Thriller | Drama Tráiler
Una visita a la América profunda de los blancos más desfavorecidos, cerca de Detroit, en los años 80, donde en una feria de armas puede adquirirse legalmente un Kalashnikov, el único riesgo sería que quisieran darte gato por liebre. Allí están de compras Richard y Rick, padre e hijo. Su hogar está desestructurado, con madre ausente, hermana pequeña Dawn drogadicta, y abuelos vecinos ya mayores, que poco pueden hacer para ayudar, más allá de dar de comer o acoger en casa. De condición humilde, no es fácil traer dinero a casa. De modo que Rick, un adolescente que tiene pelusa en vez de bigote, hace de confidente de la policía, y gracias a su concurso podría ayudar a la detención de unos peligrosos criminales. Pero cuando deja esta tarea, conseguir un trabajo honrado que genere suficientes recursos no resulta sencillo. En cambio, traficar con droga… Películas basada en hechos reales que dirige con buen pulso Yann Demange. Nacido en Francia, pero que rueda en inglés, ya descolló en 2014 con la notable ’71. Demuestra en la puesta en escena ser un buen realizador, y logra describir bien los lazos que unen al chaval con el progenitor, apartado en el que entregan magníficas interpretaciones el desconocido debutante Richie Merritt –es perfecto para el papel de adolescente en la pubertad algo indolente– y Matthew McConaughey, un actor que se crece en cada película que le toca acometer. También lo hace muy bien Bel Powley en el rol más secundario de la hermana. De todos modos, quizá por indefinición de un guión escrito a seis manos, hay algún salto abrupto, y algunos personajes secundarios a los que falta definición. Lo que incluye a los enlaces de la policía, a los que falta un poquito de humanidad. Además, el tema de que Rick es una pura pieza blanca prescindible en el tablero de fichas negras también prescindibles, en la partida de la lucha contra el narcotráfico, podría haber dado bastante más juego.
6/10
(2011) | 92 min. | Terror
Ángela estudia psiquiatría y es más bien escéptica en lo que respecta al mundo paranormal. En cambio uno de sus profesores la empuja a ella y a sus compañeros a comprobar por sí mismos el poder de la mente y la sugestión. Para sacar buena nota en su asignatura aceptarán ir a pasar el fin de semana a una mina de sal, donde se supone que ronda el espectro de un psicópata doctor. Terror juvenil a la española, lo que se conoce como “slasher”, servido en 3D. Poco importa la coherencia argumental, o los diálogos risibles. Se inventa uno una oscura subtrama de hermanas traumatizadas, presenta personajes estereotipados, y se cuenta con que el público adolescente hispano entre al trapo. Así que lo que cuenta es seguir a seis mozos y mozas de buen ver, sometidos a una situación límite, experimentar un poco con el formato tridimensional y las sanguinolencias, y poco más. Todos los actores tienen un elemento común: se han hecho famosos en series televisivas como Sin tetas no hay paraíso y Gran hotel (Amaia Salamanca), Física o química (Maxi Iglesias, Úrsula Corberó), etc.
2/10
(2019) | 99 min. | Terror | Comedia Tráiler
Diez años después de la gamberra y salvaje comedia de muertos vivientes Bienvenidos a Zombieland, su opera prima, Ruben Fleischer reincide con una historia situada en el mismo universo en que toca sobrevivir a toda costa, en que repiten los personajes protagonistas reunidos para la ocasión, Jesse Eisenberg, Emma Stone, Woody Harrelson y una ya crecidita Abigail Breslin, no es lo mismo tener once años que veintiuno, qué duda cabe. El temor de que se nos va a ofrecer más de lo mismo, el plato de antaño recalentado en el microondas de un Hollywood poco imaginativo, se disipa enseguida, pues Zombieland: Mata y remata muestra un fantástico dinamismo, idea algunas situaciones nuevas, y sobre todo, resulta completamente desternillante. Ya desde el arranque, Columbus, Tallahassee, Wichita y Little Rock como inquilinos de la Casa Blanca tras sortear a los zombies de turno –a estas alturas ya sabemos, véase el actual presidente, cualquiera puede llegar a vivir allí–, advertimos que los guionistas originales Rhett Reese y Paul Wernick, y el recién llegado Dave Callaham, se han ganado su sueldo, hay ingenio a la hora de idear los distintos gags. De entrada, hay ideas fáciles, aunque sean eficaces: Tallahassee ha desarrollado una relación paternofilial con Little Rock, y ésta reclama independencia, Columbus decide pedir matrimonio a Wichita, a lo que ella reacciona agobiada; esto provoca tensiones en el grupo e indeseadas separaciones. Pero enseguida entran nuevos personajes en liza, el hippy partidario de la no violencia, también con los zombies, Berkeley, o, auténtico hallazgo –está fantástica Zoey Deutch–, el prototipo de rubia buenorra y descerebrada Madison que se defiende de los muertos vivientes con su spray de pimienta. Lo que propicia que viajen hacia donde se supone que existe una comuna que vive pacíficamente, a salvo del peligro zombi. No es cuestión aquí de hacer la enumeración completa de las abundantes ocurrencias, como el recurso a las reglas de Columbus –una, la del título– o la clasificación de los zombies, baste subrayar que asoma con frecuencia la agudeza de ingenio. Y aunque se juegue con los dobles sentidos y el humor grueso, se procura no rebasar ciertos límites, claramente se advierte un esfuerzo de contención, también en la abundante violencia paródica, muy tarantinesca, como era la del original.
6/10
(2011) | 102 min. | Comedia Tráiler
Griffin es guardián de un zoólogico, muy dedicado a los animales, que le adoran. En cambio, es desgraciado en amores, pues su declaración a la guapa Stephanie quedó en nada, ella consideraba que su trabajo era poca cosa. Pasado el tiempo, cuando Griffin pensaba haber olvidado a Stephanie ella reaparece con ocasión de la boda de su hermano. Éste empieza a tentarle para que deje su trabajo y trabaje en su concesionario de automóviles de lujo, donde ganaría mucho dinero. Los que no están de acuerdo son... ¡los animales del zoo!, que cuando no hay nadie delante utilizan su facultad de hablar como las personas. Se pondrá de acuerdo en ayudar a Griffin para que conquiste a su chica. Aunque queda la duda de si de verdad es su chica, pues la veterinaria del zoo, Kate, es la mar de maja. Comedia amable protagonizada por un especialista, Kevin James (Paul Blart: Superpoli de centro comercial), y dirigida por otro especialista, Frank Coraci (El chico ideal, Click). La peli es una tontadita bastante rutinaria y previsible, pero al menos evita la grosería -al menos en comparación con los baremos de otras pelis americanas del mismo corte-, y contiene algún gag gracioso a cuento de los animales parlanchines, sobre todo cuando Griffin se lleva a un gorila a cenar a un restaurante.
4/10

Últimos tráilers y vídeos