IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de la distribuidora Flins y pinículas

(2018) | 88 min. | Thriller

Lewis (Luke Evans ) es un hombre aparentemente normal que en realidad esconde una terrible obsesión: busca vengarse de Cathy. Después de secuestrarla a plena luz del día, la encierra en una celda insonorizada y de pequeño tamaño, concretamente de 10x10, donde pretende descubrir el oscuro secreto de su pasado. Pero Cathy, protagonizada por Kelly Reilly, no tiene intención de entregarse tan fácilmente y resulta ser tan resuelta como su secuestrador.

(2012) | 105 min. | Drama

Zac Efron interpreta aquí a un joven a quien su padre (Dennis Quaid), un empresario agricultor de carácter agrio, obliga a dedicarse a la empresa familiar que no está pasando por su mejor momento. Sin embargo, el muchacho tiene unos planes bien diferentes para su futuro. Amante de las carreras de coches, el personaje de Efron quiere convertirse en un piloto de éxito y no en un agricultor con muchas posibilidades de seguir la misma suerte que su progenitor, es decir, en un hombre amargado y triste. El joven tiene su objetivo muy claro, pero no contará con la ayuda de su familiar más cercano. Su rebeldía le obligará a plantarle cara a sus seres más queridos con tal de conseguir cambiar de vida.

(2019) | 125 min. | Aventuras | Biográfico | Drama Tráiler
El noruego Roald Amundsen (1872-1928) es uno de los más importantes exploradores de la historia. Es conocido sobre todo por haber dirigido en 1911 la primera expedición que llegó al Polo Sur, venciendo en su carera al británico Robert Scott, casi tan célebre como él. Pero Amundsen no se paró en aquella hazaña y siempre quiso emprender cualquier aventura con tal de ser el primero en realizarla. Su arrojo era asombroso. Sin embargo, su personalidad era difícil y tenía un carácter individualista que con facilidad le distanciaba de las personas que tenía alrededor e incluso de sus seres más queridos. Esta película arroja luz acerca de las hazañas de Amundsen, llevadas a cabo en la segunda y tercera décadas del siglo XX. Tras la cámara se sitúa quizá el director noruego de mayor proyección internacional en la actualidad, Espen Sandberg, que tiene en su haber películas importantes como Max Manus o Kon-Tiki y que dio el salto internacional sobre todo con Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Ahora, como en las dos primeras películas citadas, vuelve a centrarse en un héroe de su país ampliamente conocido por el público. El guión de Ravn Lanesskog se centra en tres aspectos de la vida de Amundsen: sus viajes, su amor por distintas mujeres y la relación con su hermano. Es esta última cuestión la que proporciona las mejores claves para conocerle como persona y casi la que ejerce como columna vertebral del film. Funciona magníficamente en este sentido el arranque, con la sincera conversación nocturna entre el hermano y la amante, un buen modo de introducir la historia del héroe ausente y generar interés. Sin embargo, aunque la película es correcta, tiene en contra algunas particularidades que restan emoción. En primer lugar, la personalidad de Amundsen es poco atractiva, un tipo seriote y envarado, con modos de actuar poco agradables. La primera discusión en el Polo Sur con un hombre de su expedición o el desprecio que le hace a su hermano en una de las recepciones finales enmarcan ese aspecto que se repite en la narración. En segundo lugar, hay poco énfasis en las hazañas, se pasa por ellas de refilón, de modo que la escasa épica de lo que vemos no le hace ningún favor. Por último, aunque hay un cuidadoso y realista diseño de producción, la trama es siempre tristona, huye de momentos intensos, de planos o secuencias llamativas (qué poco partido se saca al ataque del oso, por ejemplo), lo que genera una sensación algo plomiza, más si cabe durante la última media hora. Destaca el tratamiento fotográfico de Pål Ulvik Rokseth y entre el reparto sobresalen especialmente Christian Rubeck y Katherine Waterston, en los papeles del hermano Leon y la prometida de Amundsen, Bess Magids. Mientras que el actor Pål Sverre Hagen logra de sobra el objetivo de hacer distante al protagonista.
5/10
(2014) | 96 min. | Aventuras Tráiler
Sam Worthington avala con su presencia esta producción televisiva para el público familiar producida en Australia, su país adoptivo desde que tenía 6 meses. El protagonista de Avatar interpreta a Jack Webber, hombre destrozado tras la muerte de su esposa, al igual que Dylan, su pequeño. Éste empieza a recuperar la ilusión por la vida, y a contagiársela a su progenitor, cuando aparece en su colegio un profesor sustituto que anima a los alumnos a construir aviones de papel. Puesto que Dylan logra asombrosos resultados, el docente le explica que tiene opciones de clasificarse para el Campeonato Mundial, que se celebrará en Japón. Sencilla pero eficaz, sigue el típico esquema de las películas deportivas, de competiciones y torneos, cuenta con personajes bastante convencionales, y su utilización de imágenes aceleradas de vez en cuando queda un tanto ridícula. A pesar de todo, se sigue con interés, porque su historia de aviones de papel tiene cierta originalidad, y por un tono positivo que se agradece. Mientras que Worthington no parece haberse esforzado demasiado, el niño Ed Oxenbould derrocha expresividad, así como Ena Imai, su adversaria. El film apela a la creatividad, insta a seguir adelante por encima de las dificultades, y critica con simpatía aspectos de la juventud actual como la excesiva dependencia de los móviles.
5/10
(2019) | 90 min. | Comedia Tráiler
Pese a haber afrontado un doloroso divorcio, las cosas parecen ir bien para el cuarentón y padre de un hijo adolescente Fred Bartel, al frente de una compañía que realiza diseños para perfumes y cosméticos. Pero Hacienda descubre que ha mentido, domiciliando la entidad en un barrio pobre, para lograr incentivos fiscales previstos para quienes den trabajo a los desfavorecidos. Cuando le dan a elegir entre pagar un pastizal como sanción, o trasladarse realmente con sus trabajadores a la zona periférica parisina, Bartel escoge lo segundo. Acaba en la Corneuve, zona muy conflictiva, donde los recién llegados no parecen encajar demasiado bien, aunque el jefe contratará a un tipo que le suplica que le dé un trabajo, Samy, guardia de seguridad que resultará de gran ayuda. Nicolas Duval Adassovsky, uno de los productores de Intocable, está detrás de esta comedia que pretende ir en la misma línea, pues acumula chistes sobre el contraste de clase social entre los dos protagonistas principales, al tiempo que muestra la realidad de las zonas más pobres de Francia, dándola a conocer en tono amable, sin ocultar problemas que han dado lugar a terribles disturbios. No en vano, la realización le ha sido encomendada a Mohamed Hamidi, que abordaba con gran sentido del humor la disparidad entre inmigrantes y franceses de origen en sus dos anteriores trabajos, Mi tierra y La vaca. Quizás no resista comparaciones con el film sobre el millonario tetrapléjico y su asistente, y se le podría haber sacado algo más de jugo al punto de partida. Pero logra arrancar carcajadas, en momentos inspirados, como el recorrido turístico en autobús de los subalternos de Bartel por la nueva ubicación de su empresa, o la lección de Samy para integrarse en el barrio. A Gilles Lellouche se le da tan bien el terreno de la risa como actuar en dramas del nivel de En buenas manos, y forma buen tándem con el menos conocido Malik Bentalha, secundario en las dos anteriores cintas del director.
6/10
(2015) | 87 min. | Aventuras | Animación
Blinky Bill es un joven koala que vive feliz en su selva de Australia. En una zona llamada Greenpath se reúnen todo tipo de animales que viven en armonía. Lidera el lugar Bill, el padre de Blinky, que de cuando en cuando viaja lejos para rescatar animales en apuros y traerlos a su pacífico pueblo selvático. Pero en una de esas expediciones Bill no regresa y tras un año de ausencia su hijo Blinky decide escapar del pueblo y marchar en su busca. Entrañable y sencilla historia de animación que hará las delicias del público infantil. Se trata de una coproducción estadounidense y australiana dirigida por un equipo de directores capitaneados por el prestigioso Deane Taylor, que trabajó como director de arte nada menos que en Pesadilla antes de Navidad. El punto fuerte de la película es sin duda su protagonista, Blinky Bill, personaje muy conocido en su país de origen, Australia, creado en 1933 por la escritora e ilustradora neocelandesa Dorothy Wall. El brioso guión de Fin Edquist toma elementos de varios de sus libros para crear una trama aventurera que se ve con gusto y que gracias a los cambios continuos de escenarios y personajes no aburre en ningún momento. Bajo unos dibujos cuidadosos y coloridos, que priman a los animales sobre los fondos estáticos y más difusos, Blinky Bill, el kola habla de la unidad familiar, de la valentía y de la fidelidad a la palabra dada, al tiempo que rompe una lanza a favor de la conservación natural de los animales en su propio hábitat, tema central de Dorothy Wll en sus libros. Así la película ofrece una estupenda muestra de la riquísima fauna australiana, en donde salen a relucir no sólo koalas, sino emúes, canguros, zarigüeyas, ornitorrincos, ratones marsupiales, wombats, cocodrilos y diferentes tipos de lagartos.
5/10
(2014) | 96 min. | Aventuras Tráiler

El Capitán Dientes de Sable y su tripulación se dirigen al fantástico reino de Rama Lama a bordo  de su nave La Dama Negra. Atravesarán selvas traicioneras en busca del tesoro del Rey Rufus, donde tendrán como compañero al huérfano Tiny, quien se embarca en esta peligrosa aventura tras la enigmática desaparición de su padre.

Simpática película de animación europea, sigue a dos amigos cazadores de dragones por puro afán de lucro, ellos son simples mercenarios que sueñan con establecerse en una granja. Sin embargo, conforman una pareja algo cervantina, pues Gwizdo piensa en lo más tangible, a lo Sancho Panza, mientras que el forzudo Lian-Chu presenta ideales de tipo quijotesco. Pese a su aspecto algo desarrapado, la niña Zoe, adicta a las historias de caballeros andantes, cree ver en ellos a los hombres que necesita su tío, lord Arnold, para desembarazarse de un terrible dragón, conocido como el zampamundos. Hay que reconocer al film su original diseño de una especie de mundo de islas flotantes, sobre el que no se ofrece ninguna explicación, pero que tiene su encanto y que recuerda a las películas de Hayao Miyazaki. Y contribuye al humor el contraste de personalidades de Gwizdo y Lian-Chu, y la niña Zoe, un poco "plasta", rasgo que le emparenta con niño boy-scout de Up. Sin embargo la trama es demasiado elemental, la narración algo reiterativa en sus pasajes de acción – razonablamente resueltos, se sabe exprimir un presupuesto seguramente limitado–, y apenas quedan apuntados los rasgos de lord Arnold, y del personaje cómico Héctor, mascota con algún talento draconiano.
5/10
(2016) | 90 min. | Ciencia ficción | Comedia Tráiler
Tim Burton hizo una película sobre quien pasa por ser el peor director de cine de la historia, y logro una obra mayor, muy redonda, Ed Wood. Paco Fox y Miguel Ángel Viruete han hecho una película sobre el cine basura y el resultado es precisamente eso. Se nota la ilusión en los responsables del film, y sin duda que se han esforzado en el trabajo de "crowdfunding" para poder financiarlo. Pero sólo con una complicidad entregada de antemano puede disfrutarse de una película asumidamente cutre, donde la coartada que lo justifica todo consiste justo en dicha cutrez. La trama sigue a dos blogueros que disfrutan viendo y comentando cine basura. Pero de pronto se diría que se han sumergido en una de sus cutrepelículas, un agujero espaciotemporal o algo así hace que el mundo esté lleno de amenazas y zombies que anuncian el apocalipsis, con un malo de opereta, el típico cultureta que piensa que un día no tiene sentido si no se ha desayunado con una película de Ingmar Bergman. Abundan los chistes malos, los efectos especiales baratos, que deben notarse... Los personajes, aunque pasados de rosca, son bastante sosos, con diálogos paupérrimos y reiterativos. No parece que pueda hablarse propiamente de actuación, pues todo transmite la impresión de un rodaje "amateur" entre amiguetes.
1/10
(2017) | 111 min. | Romántico | Biográfico | Comedia | Drama Tráiler
Una película inspirada en hechos reales, la peripecia del joven Saliya Kahawatte, hijo de padre cingalés y madre alemana, que sueña con una carrera en el mundo de la hostelería, pero al que una inesperada discapacidad visual –su capacidad para ver está reducida al 5%– le pone las cosas muy difíciles. Como sus solicitudes de empleo son rechazadas por su minusvalía, toma la decisión de ocultar su casi-ceguera, gracias a lo cual es admitido en el programa de formación de un lujoso hotel de Munich. Allí hace migas con Max, otro joven en período de formación, que descubre su problema y le ayuda. El alemán Marc Rothemund brilló con luz propia en otra historia real, la de Sophie Scholl: Los últimos días. Aquí el resultado es bastante más irregular, no acaba de dar con el tono adecuado para la historia, tal vez porque él mismo no lo tiene demasiado claro. Quizá temerosos de que su historia de superación personal resultara demasiado dramática, los guionistas Oliver Ziegenbalg y Ruth Toma le añaden unas notas de humor contraponiendo el carácter serio y determinado de Saliya, con el del ligón e informal Max; y se plantea además la historia de amor de Saliya con una joven proveedora de alimentos de una granja, que tiene un hijo pequeño. El problema estriba en el desequilibrio entre los diversos elementos, el brusco paso de una atmósfera a otra. Y falta habilidad a la hora de introducir información y subtramas, por ejemplo cuando el protagonista se deprime, o en lo relativo a los problemas a que se enfrenta la familia de Saliya. El uso de la cámara subjetiva desenfocada es más o menos eficaz, en cambio amplificar los sonidos en ocasiones se hace puntualmente con poca gracia. Hay buenos sentimientos, con la idea solidaria de fondo de ayudar a quien se encuentra en dificultades, el apoyo de familia y amigos; pero se hace difícil de aceptar lo que se nos cuenta, de algún modo parece contarse con que el espectador padezca también algún tipo de ceguera que le impida distinguir con nitidez los defectos de una trama que podía haber sido mucho más redonda, y que obliga en exceso a la suspensión de la incredulidad. El metraje es además excesivo, con reiteraciones en situaciones donde el disimulo de Saliya podría ser descubierto, o escenas sobrantes que nada aportan, como la bajada de una colina en bicicleta.
5/10
(2015) | 110 min. | Thriller Tráiler
Lena trabaja como azafata en una aerolínea, y está enamorada del activista alemán Daniel, ambos se ven en Santiago de Chile, donde él utiliza su talento para diseñar la cartelería de apoyo al presidente Salvador Allende. Pero su idílica felicidad se pone patas arriba con el golpe de estado de Augusto Pinochet en 1973, las detenciones se suceden, incluidas las de Daniel y Lena. Él será llevado a Colonia Dignidad, la sede de una secta evangélica dirigida por el siniestro Paul Schäfer, de nacionalidad alemana. Debajo del centro, y con su connivencia, existe una red de sótanos y túneles donde las autoridades han montado un centro de interrogatorios donde se practica sin ningún recato la tortura, cuya existencia ignoran los pobres incautos que siguen a Schäfer. Daniel será una de sus víctimas, y tras someterle a electroshocks y creer que le han dejado lelo y sin memoria, se lo entrega a Schäfer para que haga trabajos manuales; entretanto, Lena, que sospecha que Daniel está en Colonia Dignidad, se ha presentado voluntariamente allí, asegura haber visto la luz y querer vivir con los miembros de la secta, que llevan una vida sencilla de agricultores, aunque con una estricta vigilancia, y una completa separación entre hombres y mujeres, padres e hijos, en lo que supone una verdadera y sistemática anulación de su personalidad. Dictadura chilena. Prácticas sectarias. Historia de amor. Son tres elementos potentes con los que juegan los guionistas Torsten Wenzel y Florian Gallenberger, el segundo además director. Y lo triste es que la trama no funciona en absoluto, aunque el telón de fondo lo constituyan hechos reales, por supuesto en lo referente a la cuestión política, pero también en las prácticas sectarias de Schäfer. No se da con el tono, ni estamos ante una buena denuncia política, ni es cine de terror al uso, ni tampoco un romance intenso y emocionante. El risible guión está lleno de agujeros, muchos hechos casuales –Daniel tomando fotografías y revelándolas no se sabe cómo, la existencia de un túnel justo donde Lena pela patatas, por ejemplo–, y actitudes no demasiado creíbles, a veces algunas escenas rozan la caricatura: los interrogatorios a que es sometida Emma Watson (la actriz parece haber tomado gusto a las pelìculas con fanatismo religioso de por medio, véase Regresión), Daniel Brühl haciéndose el tonto y urdiendo burdos trucos, la actitud de los funcionarios de la embajada alemana… Parafraseando aquello de que la mujer del César no sólo debe ser honrada, sino parecerlo, la película debería haberse esforzado un poco en contar las cosas de modo consistente. Hasta en la cuestión idiomática –Brühl hablando español sólo cuando le torturan, en cambio en las manifestaciones habla en inglés– falta coherencia.
3/10
(2010) | 125 min. | Biográfico | Drama
Vistoso biopic dedicado al pensador chino más conocido de todos los tiempos, Confucio. El film sigue al sabio, que vivió en el siglo V antes de Cristo, en la etapa de su madurez, desde que es requerido para funciones políticas cuando contaba 51 años. Confucio fue alcalde, y luego ocupó varios ministerios en el reino de Lu, donde tuvo que capear con el dominio e influencia de tres familias, al tiempo que ayudaba a la convivencia con otros reinos vecinos. Lo que no impidió que padeciera injustamente un duro exilio. Aunque se sigue con interés, la película del cineasta chino Hu Mei es desigual. De algún modo está compuesta por viñetas que describen algunos de los momentos más interesantes de la vida de Confucio. Destaca su sabiduría de tipo salomónico, cuando defiende la vida de un niño, esclavo funerario destinado a ser enterrado vivo con su señor. O la pillería con que se cubre la espaldas en un encuentro de su monarca con otro importante señor feudal. También hay que reconocer la intensidad de algunas escenas, como la del encuentro de Confucio con la hermosa consorte de un reino vecino, toda una muestra de humildad de quien se sabe hombre con pasiones, como cualquiera. La trama, como corresponde a una lujosa superproducción, se desarrolla en un amplio lienzo, y junto a la partitura, las escenas de masas, y el despliegue de vestuario, concede al conjunto cierto aliento épico. Además Chow Yun-Fat encarna convincentemente al protagonista, un hombre que sabe que las mejores armas para protegerse en la vida las concede la educación y la ética. Por todo ello resulta una lástima que no haya una mayor cohesión, y que la parte del exilio se haga terriblemente pesada y reiterativa. También algunos personajes presentan rasgos demasiado esquemáticos, sobre todo entre los seguidores del maestro.
5/10
(2019) | 98 min. | Deportivo | Biográfico | Drama Tráiler
La actriz australiana Rachel Griffiths destacó a partir de los años 90, con largometrajes como La boda de Muriel, y la serie A dos metros bajo tierra. Ahora debuta como realizadora con un biopic de Michelle Payne, que triunfó en su país como jinete. Hija menor en una familia de diez hermanos de Victoria, al sur de Australia, al fallecer su madre cuando ella tiene seis meses tiene que cuidar en solitario de todo el clan su progenitor, el entrenador de caballos Paddy Payne, que enseña a cada uno de los chavales a convertirse en campeón de hípica. Parece que espera menos de Michelle, a la que sobreprotegerá tras la muerte de una hermana por culpa de una caída. Tras encontrar a su caballo ideal, el Príncipe de Penzance, sopesará competir en el Gran Premio de Melbourne, pero antes tendrá que superar numerosos problemas, como alguna lesión, la obligación de perder peso para cumplir con el máximo exigido, etc. Al proceder de la interpretación, a Griffits se le da bien la dirección del casting, por lo que logra impecables trabajos de Teresa Palmer (Nunca apagues la luz, Hasta el último hombre), y el veterano Sam Neill, que da vida al padre. En el elenco sobresale Stevie Payne, uno de los hermanos reales de Michelle, aquejado de síndrome de Down, que se encarna con enorme espontaneidad a sí mismo. Por lo demás, estamos ante un architípico film de superación personal, que habla de las dificultades de cumplir los sueños de las mujeres en un terreno tradicionalmente masculino, pero también de la unidad en las familias numerosas. Quizás pierde algo de fuelle hacia la mitad, por la acumulación de obstáculos que debe superar la protagonista, lo que no empaña un film correcto.
6/10
(2015) | 73 min. | Animación Tráiler

El pequeño y atrevido Cuervito Calcetín destruye por accidente las provisiones que los animales necesitan para pasar el invierno, y pretende ganar una carrera de coches para reponerlas con el dinero del premio. Pero la tumultuosa carrera a través del bosque está llena de curvas y sorpresas, así que Cuervito Calcetín termina adquiriendo algo que el dinero no puede comprar: la verdadera amistad, el valor del trabajo en equipo, y la responsabilidad.

(2015) | 100 min. | Comedia | Drama Tráiler
Davis es corredor de bolsa en Wall Street, trabaja en la empresa de su suegro Phil, está casado con Julia, una bella mujer con conciencia social. Debería ser feliz. Pero la muerte de ella mientras conducía, en un accidente del que él sale ileso, le permite descubrir que tal vez él era quien realmente estaba muerto hasta ese momento, con una vida desamorada y anodina. Necesitado de expresar sus sentimientos a alguien, adopta una fórmula insólita y disparatada, de puro desahogo, convencido de que nadie le atenderá: en una carta de reclamación por el mal funcionamiento de una máquina expendedora de chocolatinas, en el hospital donde llevaron a Julia, junto a su queja descarga los sentimientos de su confuso corazón. Para su sorpresa, recibe una llamada de Karen, una mujer del departamento de atención al cliente, conmovida por sus misivas. El canadiense Jean-Marc Vallée, aunque va cambiando de guionistas y orígenes de las tramas de sus películas –Café de fiore, Dallas Buyers Club, Alma salvaje–, mantiene una línea coherente al presentar personajes que se encuentran en una encrucijada existencial, en la cual tratan de encontrar algo de sentido en sus desnortadas vidas. Todo para señalar que hay que buscar respuestas, que tal vez no se encuentren todas, pero que el simple hecho de emprender el camino para dar con ellas merece la pena. En Demolición, que tiene un guión del desconocido Bryan Sipe, el planteamiento es radical, con la metáfora bastante evidente de desmontar aparatos, tirar tabiques, romper cosas, echar abajo edificios, para tratar de entender que es lo que no funciona en ellos, o lo que esconde una fachada de confort que es pura apariencia. Bien desarrollada la narración, Vallée logra que nos creamos las sorprendentes reacciones del protagonista, muy bien encarnado por Jake Gyllenhaal, el papel le viene al pelo. Y nos intriga con la misteriosa Karen y sus llamadas, lo que convive con situaciones tipo "la vida sigue", lo que incluye el regreso al trabajo y la idea de los suegros para honrar la memoria de Julia. Todo, bastante bien ensamblado, sirve para hablar del desconcierto, de cómo el dolor puede nublar el juicio, hasta el punto de llevar a olvidar casi que una vez se amó. También de cómo a veces se halla un bálsamo para las situaciones difíciles por caminos completamente inesperados. Aquí el encuentro con Karen, la siempre eficaz Naomi Watts, introduce una subtrama interesante, también por la relación con el hijo adolescente: la escena sobre el uso de los tacos es modélica, aunque introducir sus dudas sobre la orientación sexual parece algo metido con calzador; en cualquier caso, la idea de usarla para señalar eso del dicho "consejos tengo, pero para mí no tengo" resulta inteligente.
6/10
(2014) | 99 min. | Acción | Aventuras Tráiler
El anciano emperador de China decide legar  el trono a su hijo menor, Zhao, joven de catorce años de buen corazón y amante de la paz. Pero eso será visto con odio por el sanguinario hijo mayor, Shing, que no duda en asesinar a su padre y salir en busca de su hermano pequeño que ha huido en busca de ayuda con la princesa Lian. En su periplo tendrán la suerte de toparse con un inesperado protector, Jacob, un cruzado cristiano que ha llegado a esas lejanas tierras para enterrar su sangriento pasado. Tras cuatro años desparecido de las pantallas Hayden Christensen (Ladrones) regresa protagonizando esta película de aventuras y acción, ambientada en la época medieval. El resultado es limitado, pero entretenido y su personaje resulta interesante: un cruzado que ha vertido mucha sangre y que ha quedado tocado por el horror de la muerte se exilia a tierras lejanas en busca del olvido. Cuando su conciencia le niega la redención ante lo que ha hecho lo fácil es deslizarse por el derrotero de la droga –opio, en este caso–, pero inesperadamente se le brinda el modo de devolver bien por mal. Qué duda cabe que el film tiene su claro mensaje en contra del fanatismo religioso –“nadie conoce la voluntad de Dios, y cuando los hombres fingen conocerla, acaba en sangre”, dice Jacob–, pero el tono adoptado por el debutante director Nick Powell, habitual especialista en películas de acción, no es aleccionador ni cínico, sino optimista respecto al corazón humano, capaz de albergar heroísmo y sacrificio. Por lo demás, estamos ante una película fácilmente olvidable, con claras limitaciones. El guión arranca con interés y las relaciones entre personajes empiezan a desplegarse pausadamente –Jacob y el joven príncipe, éste y la niña rescatada, Jacob y la princesa–, pero a medida que avanza la trama todo se va volviendo simple, y las escenas de acción –eficazmente rodadas– se hacen casi omnipresentes hasta desencadenar en un final precipitado, liviano. Y empieza a ser un lugar común que Nicolas Cage sea el rey de la mueca, repitiendo personajes excéntricos y pasados de vueltas.
4/10
(2010) | 98 min. | Terror Tráiler
Santiago Lapeira es un desconocidísimo director que al parecer tiene varios largometrajes en su filmografía, como Asalto al banco central, Escrito en los cielos, Blue Gin, Perfidia, etc., todos ellos a descubrir. En esta ocasión, ha rodado una cinta de terror adolescente protagonizada por unos estudiantes de E.S.O (Educación Secundaria Obligatoria), aunque en el contexto de la película las siglas también significan Entidad Sobrenatural Oculta. Lapeira rodó la cinta en catalán, para posteriormente doblarla al español de cara a su exhibición en los cines. Axia, hija de una médium con especial sensibilidad hacia los temas sobrenaturales, se incorpora a las clases de un instituto de secundaria, donde se han iniciado unas obras de mejora, con motivo del 50 aniversario del centro. La historia del edificio es el tema de un trabajo que les ha encargado a los chicos una profesora. Axia se convierte enseguida en miembro de un grupo de chicos que mientras elabora el trabajo, descubre que el lugar alberga una red de túneles que durante la Guerra Civil servían de refugio. Un grupo de chicos murió allí. Para empezar, el guión es infame. Por ejemplo, los protagonistas descubren en un periódico que los niños murieron por culpa de que se perdió la llave del lugar, y casualmente la protagonista encuentra la llave justo a continuación escondida en una imagen religiosa. La puesta en escena es bastante torpe, hasta el punto de que algún pasaje resulta ridículo. La interpretación de actores veteranos como Rosana Pastor y Fernando Guillén funciona, pero no ocurre lo mismo con la de los jóvenes protagonistas, que tienen el mismo nivel de una representación escolar poco esforzada. Además, insiste en incluir una melodía a lo largo del metraje que recuerda descaradamente a la partitura de Danny Elfman para Batman.
3/10
(2014) | 87 min. | Animación Tráiler

En el mundo de los cuentos, no es la primera vez que los siete enanitos la lían. Esta pandilla de enanitos calamitosos regresan para enviar a todo el reino a un sueño de cien años después de que Bobo, el séptimo enanito, pinche por accidente el dedo de la Bella Durmiente desencadenando así la maldición de la Reina del Hielo. No les queda otra, entonces, que viajar al futuro para deshacer el problema, en una alocada mezcla de los mejores cuentos de siempre.

(2008) | 124 min. | Histórico | Bélico | Drama Tráiler
Magnífica película rusa que recrea la historia real del almirante Aleksander Kolchak, quien tras demostrar su valentía, liderazgo y habilidad bélica contra los alemanes en el Mar Báltico durante la Gran Guerra, llegaría a convertirse en líder del llamado Ejército Blanco, que luchó contra los bolcheviques tras la revolución de 1917 y el derrocamiento del Zar. El film, una trágica historia de amor y guerra que se desarrolla a lo largo de los duros años de la revolución comunista que dio origen a la Unión Soviética, trae clarísimas reminiscencias de Doctor Zhivago, un modelo sin duda superior a El almirante, pese a la gran calidad de la película dirigida con estilo por Andrey Kravchuk, cineasta ruso nacido en San Petersburgo en 1962. Desde el comienzo, el espectador comprueba que va a ser testigo de una historia de tintes épicos, con ese impresionante enfrentamiento naval entre rusos y alemanes. La escaramuza está filmada de modo realista, vibrante, y logra que sintamos el agua y el estruendo en el propio pellejo, un poco a la manera de Master and Commander. Al otro lado del mundo, sólo que aquí el pesado hierro sustituye a los cascos de madera. A la vez, ese comienzo supone una fabulosa presentación de los dos personajes masculinos más importantes de la película, los amigos Aleksander Kolchak y Sergei Timirov. Casados ambos, pronto Kolchak se enamorará de Anna, mujer de Timirov. Pero Kolchak es un hombre virtuoso y sus fuertes sentimientos no lo arrastrarán frívolamente, aunque será inevitable que los amigos se separen y la esposa de Kolchak sufra por su delicada situación matrimonial. Alguien dijo una vez que las grandes historias son siempre historias de adulterios. Sin ánimo de defender ciegamente esta postura extrema, ahí están para apoyarla novelas inmortales como "Ana Karenina", "Los hermanos Karamazov", "Madame Bovary" y un largo etcétera. También este film tiene esa temática, pero, como le ocurre a las grandes historias, nada de lo que se cuenta resulta superficial. Porque en esta película de época, que lo es, los personajes tienen un alto sentido del honor, de la palabra dada, una conciencia de que la virtud nos hace mejores personas. Y es este aspecto el que más conmueve del film: la historia rezuma grandeza y las palabras de San Pablo, citadas explícitamente en varias ocasiones –ahora permanecen la fe, la esperanza y la caridad, pero de éstas virtudes la más importante es la caridad– tienen sentido real en las vidas heroicas de muchos de los personajes. Estamos ante el retrato histórico de una época extinta, un mundo donde el honor era más importante que la vida, donde si uno mataba a una mujer en combate firmaba su propia sentencia de muerte, un mundo, en fin, en donde Dios estaba vivo en el corazón de la gente y donde los acontecimientos por trágicos que fuesen eran aceptados con fe en la voluntad divina, pese a que se negara al hombre su insondable significado. Es cierto que no todo en el film es perfecto. Su duración se antoja quizá escasa para la epopeya que se quiere narrar, y a la vez parece haber una cierta arbitrariedad en los episodios elegidos, aunque quizá sólo sea que se abusa de la elipsis, tanto en la historia de amor, como en las campañas bélicas y en la importancia de algunos personajes secundarios. Esto, claro está, provoca cierto acartonamiento narrativo y no propicia demasiado la implicación emotiva del espectador, y ese sea quizá el mayor defecto de un film que en general es muy superior a la media. Por lo demás, las escenas bélicas y las localizaciones son impactantes y están bellamente fotografiadas. En cuanto a las interpretaciones, tampoco ayuda el carácter serio del protagonista, interpretado con convicción por Konstantin Khabenskiy (Guardianes de la noche). Y sí que destaca en cambio el más versátil trabajo Elizaveta Boyarskaya, que encarna dulcemente a la enamorada Anna.
8/10
(2013) | 0 min. | Animación

Don Latón es un caballero engreído pero honesto que vive en el reino mágico de Scrapland, donde todo el mundo está hecho de chatarra ¡pero vivo como si fuera de carne y hueso! Don Latón vivirá la aventura de su vida: ganar el torneo de los grandes caballeros, aunque se le acusa falsamente de robo despojándolo de su honor de caballero y de su castillo. Se dispondrá a redimirse y volver a ganar el corazón de su dama pero, ¿podrá también derrotar al malvado príncipe y salvar el reino?

Últimos tráilers y vídeos