IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas distribuidas en DVD por Fox

(2002) | 113 min. | Ciencia ficción | Terror
Un grupo de ecologistas británicos asalta un laboratorio donde se hacen experimentos con monos. ¡Craso error! Su intención era buena, liberar a los animalitos, pero no podían sospechar que se estaba experimentando con ellos un virus letal, que estimula la rabia hasta extremos insospechados. 28 días después, un tipo en coma despierta en la UCI de un hospital. No hay nadie allí, ni en las calles; el espectáculo de Londres desierto es sobrecogedor. Pronto sabrá que quedan pocos supervivientes, y que los infectados por el virus se han convertido en una especie de zombies, siempre sedientos de sangre. Aunque el trío Danny Boyle, Andrew Macdonald y Alex Garland sigue fiel a su esquema de “grupo de personas sometido a una situación límite” que ya empleó en La playa, aquí se bebe también de clásicos varios del cine fantástico, los más evidentes La noche de los muertos vivientes y El último hombre… vivo. Boyle se revela, al igual que en Trainspotting, como un director de gran sentido visual (la gota de sangre que cae por culpa de un cuervo, la esperanza en el cielo entre las ramas de un árbol, las vallas publicitarias de caras sonrientes en las calles desiertes…), y también como creador de atmósferas desasosegantes. Aquí, recurriendo al vídeo digital, que le permite una gran versatilidad, nos pone a los espectadores con el corazón en un puño.
6/10
(2007) | 99 min. | Terror
Danny Boyle insufló algo de vida al trilladísimo género de los muertos vivientes con 28 días después, de 2002. Cinco años después, el español Juan Carlos Fresnadillo ha dirigido la secuela, en su segundo largometraje, que se ha hecho mucho de rogar, puesto que han pasado seis años desde Intacto, su prometedor debut, de 2001. El propio Fresnadillo ha coescrito un guión en el que respetando la ley fundamental de las secuelas están presentes todos los elementos del original, pero más a lo grande. Y aunque no inventa la polvora, ha acertado al vertebrar la historia en torno a una familia, lo que aporta los suficientes conflictos emocionales para que se identifique el espectador y así funcionen a la perfección las secuencias de tensión y suspense. El matrimonio formado por Don y Alice logró refugiarse en una cabaña durante la plaga de zombies que asoló Gran Bretaña. Por suerte, sus hijos estaban fuera, concretamente en Estados Unidos, lo que les ha librado de la catástrofe. Cuando una horda de muertos vivientes asalta su escondrijo, Don logra escapar, pero a costa de no acudir en ayuda de su esposa, y cerrar impulsivamente la puerta de la habitación en la que ésta intenta librarse de sus agresores. 28 semanas después del inicio de la plaga, los zombies han muerto de hambre, por lo que se inicia la repoblación y los primeros ciudadanos regresan a Londres, bajo la supervisión del ejército estadounidense. Entre ellos está Don, que se reúne con sus hijos, pero se siente responsable de la muerte de Alice. Fresnadillo logra las suficientes dosis de espectacularidad, y demuestra su talento visual, con un modélico uso de la cámara en mano para darle un aire documental a secuencias como la de una vibrante persecución por la campiña inglesa al principio de la cinta. También otorga enorme verosimilitud el trabajo de actores tan brillantes como Robert Carlyle y Catherine McCormack. Por lo demás, un montaje dinámico y una sugerente ambientación permiten pasar por alto que en el fondo se nos está dando más de lo mismo, que el potencial de algunos personajes parece desaprovechado, y que algunas muestras de brutalidad se antojan exageradas, como la secuencia del helicóptero. Defectos casi imperceptibles, por otra parte, pues el espectador pasa miedo, sin necesidad de sustos baratos, lo que explica que la cinta arrasara en Estados Unidos, suceso que presagia que habrá una nueva entrega, que por lógica debería llamarse 28 meses después.
6/10
(2015) | 100 min. | Cómic | Acción | Fantástico Tráiler
Reed Richards, niño prodigio despreciado por su malvado profesor, logra crear un teletransportador con la ayuda de Ben, su mejor amigo. Al joven portento le ficha una gran empresa de desarrollo tecnológico. Allí, construye junto a otros tres genios una máquina capaz de viajar a una dimensión paralela llena de recursos energéticos que prometen salvar la tierra. El resto de la historia es de sobra conocida: accidente, superpoderes y salvar al mundo. Diez años después de su aparición en la gran pantalla, "Los 4 Fantásticos" de los comics Marvel se reinventan y vuelven a la cartelera. Esta vez lo hacen de la mano de Josh Trank, joven director que sorprendió con Chronicle y que se presentaba como ideal para relanzar una franquicia que entró con mal pie en Hollywood. Pero al contrario que en su ópera prima, donde el presupuesto se exprimió al máximo, esta cinta es un derroche sin sentido ni dirección. El gran problema del guión es la estructura del guión: la mayor parte del metraje es una introducción para un conflicto que se resuelve en apenas veinte minutos. Además, la película no encuentra su tono: ni es graciosa, ni seria. Tampoco tiene escenas de acción trepidantes. Seguro que algún problema de Trank con la productora tiene que ver, y mucho, en esta indefinición. Da la sensación de que lo que vemos en pantalla es el resultado de una lucha de egos que no satisface a nadie. El apartado visual de la película tampoco se salva: normal en su conjunto pero feo al final. Ni las escenas de acción ni el diseño del villano están a la altura de lo que se le exige al género de superhéroes. Menos mal que el reparto, joven y carismático, y el efectivo arranque de la cinta logran que Cuatro Fantásticos sólo sea un fiasco parcial. No es un completo desastre ni una verguënza, sólo una película que no funciona. Quizá por su falta de experiencia en grandes producciones, Trank, no ha sabido gestionar lo que tenía entre manos. Y es una pena. Disponía de un buen reparto y de la oportunidad de hacerse un nombre en la industria relanzando una saga muerta. No sabemos si este joven director conseguirá proyectos de calidad a partir de ahora, pero está claro que esta película siempre será un borrón en su carrera.
4/10
(1942) | 113 min. | Comedia
Típica comedia norteamericana de los años 40, caracterizada por un guión de hierro y por un reparto repleto de estrellas. El director Julien Duvivier lleva a cabo un arriesgado experimento con la trama, que sigue los pasos de un traje, que continuamente va cambiando de propietarios, a los que les produce los más variados efectos. Así, asistimos a seis historias completamente diferentes. Entre los protagonistas de los diversos episodios se encuentran nombres míticos como Rita Hayworth (Gilda), Henry Fonda (Las uvas de la ira), Charles Laughton (Testigo de cargo) o Edward G. Robinson (Cayo Largo), entre otros.
6/10
(2005) | 86 min. | Drama Tráiler
Film que sigue la estela marcada por Barrio. El joven Tano disfruta de un permiso de fin de semana en el reformatorio para asistir a la boda de su hermano José, personaje triste y mediocre, apenas sin alma, que se aboca rutinariamente a un matrimonio sin amor. Aunque Tano se ha prometido no meterse en líos, su reencuentro con Richi, un amigo del barrio, le involucra en diversas peripecias: robos, gamberradas, etc. También se reencuentra con su novia, con su abuela… Todo es leve y relativamente previsible en este film sobre el peso de las circunstancias en un adolescente que no es mal tipo, pero que se deja llevar. Aunque los cauces por donde va a discurrir la narración se ven venir a distancia, hay momentos graciosos, buen sentido del humor, que contrasta bien con el deseado y marcado patetismo. Juan José Ballesta hace un buen trabajo, aunque el peligro del encasillamiento le acecha, y el premio a mejor actor en el Festival de San Sebastián puede ser excesivo. El título, referencia supersticiosa al rezo a unas estampitas de la Virgen, poco tiene que ver con la historia. Si acaso es una vaga alusión al azar que preside la vida del protagonista.
5/10
(2008) | 95 min. | Comedia | Romántico
Como su título indica, este film reúne las historias de ocho citas amorosas de distinto porte, con nexo de unión mínimo: el temático, algún personaje que repite presencia, y el último corte de un funeral, donde un tanto forzadamente se supone que están presentes la mayoría. Escriben y dirigen la cinta los debutantes Peris Romano y Rodrigo Sogoroyen. Aunque el arranque, la historia de un tímido kioskero que no se atreve a declarar su amor a una vecina a punto de dejar la ciudad, hace suponer una visión poliédrica y fresca del amor, lo cierto es que tal previsión se queda pronto en espejismo. El resto de viñetas de la película trata de modo más previsible los celos, las familias de los enamorados, y sobre todo del sexo, que invita a hacer aquella vieja pregunta de por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo. Así, en cuanto a mirada antropológica, el film se queda muy pobre. En cuanto a situaciones graciosas, hay alguna, aunque a veces uno piensa que podría estar ante algún sketch de la serie televisiva Escenas de matrimonio. Tiene su gracia el ver a tantos buenos actores en una película coral, pero queda la impresión de que no se les ha sacado todo el jugo. Véanse por ejemplo a Miguel Ángel Solá y Adriana Ozores combatiendo la rutina conyugal en un fin de semana “diferente”, o la anecdótica aparición final de Belén Rueda.
3/10
(1986) | 114 min. | Drama
Una atractiva mujer de negocios divorciada (Kim Basinger) conoce a un hombre solitario y enigmático (Mickey Rourke) del que se enamora. A partir de este momento surge entre ellos una relación apasionada y tormentosa que les lleva a la autodestrucción. La mujer comienza a replantearse su futuro, debatiéndose entre controlar su realidad o satisfacer sus más oscuros instintos. Título de cine erótico comercial, que contiene varias secuencias muy conocidas, al igual que el tema central, "You Can Leave Your Hat On", convertido en el sonido más característico de este tipo de cine. La pareja protagonista alcanzó la cima de su popularidad y se convirtieron en mitos eróticos de los años 80. El realizador Adrian Lyne se convirtió en el rey del escándalo, con títulos como Atracción fatal y Una proposición indecente.
3/10
(1956) | 103 min. | Thriller
Hanon es un escritor ciego norteamericano que se encuentra en un bar de Londres. Ahí escucha una conversación sobre los planes de un asesinato que se va a cometer. Aunque va a la policía nadie le cree, por lo que decide investigar por su cuenta. Con claras reminiscencias del inmortal personaje creado por Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes, esta película del todoterreno Henry Hathaway (Valor de ley) resulta bastante entretenida. Tiene logrados momentos de gran tensión y el dúo protagonista está a la altura.
6/10
(1999) | 114 min. | Romántico | Drama
Adele y Ann. Madre separada e hija. En contra de los deseos de Ann, ambas abandonan el pequeño pueblo de Bay City en Wisconsin, rumbo a Beverly Hills. Contra lo que podría considerarse normal, Ann, de 14 años, es una chica madura, con deseos de echar raíces en un sitio: amigos, novio... Mientras que Adele vive en una nube de fantasía, y piensa que las cosas les van a ir mucho mejor: seguro que surge un buen trabajo y un “príncipe azul” para encauzar las cosas... El director, Wayne Wang, explica que le gustan las “historias humanas simples, especialmente las historias familiares. A cualquier otro lugar trata de la familia, de la gente, de la dependencia, de la independencia, del amor y del odio. Trata de cómo crecer. Me sentí como si estuviera haciendo el camino con las protagonistas, y me gustaron de verdad esos personajes.” Para Susan Sarandon, “lo más interesante de mi personaje es que está haciendo las cosas equivocadamente, aunque con buena intención”. Minentras que Natalie Portman creyó ver en Ann rasgos autobiográficos: “Era muy extraño. Mientras rodábamos pensaba que en menos de un año iba a vivir algunas de las cosas que le pasan a ella: prepararse para la universidad y vivir por mi cuenta.”
5/10
(2009) | 84 min. | Terror
Mary Murdock se dispone a pasar una divertida noche de fiesta con sus amigos. Todo sale genial hasta que llega el momento de volver a casa en coche. Entonces realiza un descubrimiento macabro: lleva el cadáver de un hombre desconocido en el parachoques. Convencida de lo que ha atropellado, Mary lo entierra en una zona remota del bosque. Días después regresa para ocultar las pistas, pero el cuerpo ha desaparecido. Producción de terror para apasionados de los sustos. Sigue los pasos de Sé lo que hicisteis el último verano, Scream y otras cintas similares. Protagoniza la atractiva Laura Breckenridge.
4/10
(1941) | 81 min. | Musical
La alegre muchacha Nan Spencer ha gastado todos sus ahorros en un crucero, con tan mala fortuna que el barco naufraga. Para compensarla, la compañía marítima le ofrece la posibilidad de hacer un recorrido turístico en La Habana. Una vez allí, a la muchacha no le faltarán pretendientes además, de verse envuelta en mil y un números musicales. Estupendas canciones de Harry Warren y Mack Gordon en un típico musical de la Fox, con sus estrellas correspondientes –en este caso Alice Faye y John Payne–, secundados por los exóticos Carmen Miranda (que canta 'Rebola a Bola' con evidente dominio corporal) y el galán Cesar Romero. Mucha rumba y diversión, filmada en llamativo Technicolor.
4/10
(1965) | 91 min. | Thriller
Un chaval de diez años es internado en un manicomio, pues se cree que ahogó a su hermanita, aunque él dice que la culpable es la encantadora niñera. Thriller desasosegante, en que la gran Bette Davis da una auténtica lección de cómo crear un personaje ambiguo.
6/10
(2003) | 101 min. | Comedia | Romántico
Los años 60. Barbara Novak es una periodista de pueblo, recién llegada a Nueva York. Acaba de escribir un libro de corte feminista, y su editora le ha conseguido una entrevista con Catcher Block, un prestigioso periodista. Pero éste es un terrible creído, además de donjuán impenitente, que cambia de chica con la misma facilidad con que se bebe un vaso de agua; y precisamente sus múltiples citas impiden que se celebre la entrevista. Un error de cálculo, pues el libro de Barbara se convierte en un best-seller, que cambia de modo radical las costumbres de la mujer estadounidense. Sus ideas de que hay que prescindir del amor, para triunfar en todos los campos, carrera y sexo incluidas, tienen una gran acogida. Hasta el ama de casa situada en el rincón más recóndito, parece ahora dotada de ideas feministas. Lo mismo ocurre con los ligues de Catcher… De modo que éste va a articular una particular venganza para probar que las tesis de Barbara son falsas: se hará pasar por un astronauta despistado, un chico formal como hay pocos, con idea de seducir a Barbara, y dar al traste con todas sus teorías de que hay que dejar el amor a un lado para conocer el éxito. Comedia romántica y alocada, con buenos sentimientos al fondo. Pues al final triunfa lo que todos sabemos: el amor del chico y la chica para toda la vida. Pero hasta llegar a la deseada meta, hay toda una carrera de obstáculos, sembrada de ingeniosos detalles de humor, y hasta de vueltas a la tortilla a la hora de identificar al engañador y al engañado. Peyton Reed, hasta ahora sólo conocido por un poco estimulante film situado en el mundo de las "cheerleaders", A por todas, capta bien el espíritu de los filmes de Rock Hudson y Doris Day, aunque hay menos ingenuidad de la de entonces, y un poquitín más de mala leche. Renée Zellweger es perfecta para componer a una chica frágil y a la vez de armas tomar; mientras que Ewan McGregor hace lo que puede para conjugar la innegable cara dura del personaje con su supuesta inocencia.
6/10
(1996) | 89 min. | Comedia
Un capitán veterano lleva un tiempo como oficial de oficina, pero sueña con estar al frente de un submarino nuclear. Para su desgracia le asignan el mando de un antiguo submarino cuyos aparatos están en muy malas condiciones. Asímismo, la tripulación está compuesta por varios de los oficiales más incompetentes de la Armada. A pesar de estas circunstancias, sus superiores le ordenan una importante misión, una especie de juego de guerra contra un enemigo imaginario. A partir de este momento se suceden una serie de equívocos que llevarán a los tripulantes del submarino de desastre en desastre. Esta típica comedia norteamericana de los noventa se sitúa más en la línea de la divertida Que vienen los rusos de Norman Jewison que en la de títulos tipo Aterriza como puedas, Top Secret y demás producciones de los hermanos Zucker y Jim Abrahams. Algunos gags basan su comicidad en un juego visual. La mayoría están basados en la referencia a otras películas, en este caso del género de submarinos. Del reparto destaca el veterano Harry Dean Stanton, que ha trabajado en películas clave como París, Texas, de Wim Wenders, así como la guapa Lauren Holly.
4/10
(2012) | 105 min. | Acción | Fantástico | Terror
Tim Burton, su socio Jim Lenley y el realizador ruso Timur Bekmambetov vuelven a unirse como productores tras Número 9, en el nuevo film como realizador del tercero. Adapta la novela homónima de Seth Grahame-Smith, guionista de Sombras tenebrosas, de Burton, que saltó a la fama con su libro "Orgullo y prejuicio y zombis", versión ampliada de la novela de Jane Austen con muertos vivientes. Se diría que Abraham Lincoln: Cazador de vampiros, donde el propio Grahame-Smith ha ejercido como adaptador del guión, viene a emplear la misma fórmula –conocida como 'mash up', mezcla de dos conceptos–, añadiendo a la vida de Lincoln elementos fantásticos. Abraham Lincoln: Cazador de vampiros reconstruye la vida del decimosexto Presidente de los Estados Unidos desde su infancia, cuando su madre muere por culpa de Jack Barts, propietario de la plantación en la que trabaja su padre. De adulto está a punto de vengarse, pero Barts resulta ser un vampiro, lo que hace difícil procurar su muerte. Le rescata Henry Sturgess, un tipo que le ofrece convertirse en cazador de chupasangres. En la línea de Wanted (Se busca), el mayor éxito de Bekmambetov hasta la fecha, acumula secuencias de acción imposibles en las que abusa de la cámara lenta y que obligan a suspender la incredulidad. En una de las más significativas el protagonista combate a uno de sus adversarios en medio de una estampida de caballos, lo que resulta en cierta medida original, pero completamente fantasioso. En cualquier caso, suponen el mayor atractivo del film, ameno y de escasas pretensiones, con buenas interpretaciones, en especial por parte de Benjamin Walker (Banderas de nuestras padres), que encarna a Lincoln, y Rufus Sewell (Dark City), competente villano. Sin embargo, en Abraham Lincoln: Cazador de vampiros no acaba de funcionar que pese a adoptar un punto de partida surrealista, se desarrolle con un tono excesivamente serio. Aunque el arranque promete, acaba siendo excesivamente ligera, y elude las partes más interesantes de la vida del protagonista, lo que aumenta el ansia de visionar el film que prepara Steven Spielberg. También resulta decepcionante que, junto al esfuerzo porque el argumento resulte coherente respetando los datos históricos conocidos (su madre murió siendo él joven, se le murió un hijo cuando era presidente, etc.), otros elementos resulten tremendamente disparatados (el Ejército Nordista usa bayonetas y balas de cañón de plata en la batalla de Gettysburg).
5/10
(2012) | 104 min. | Comedia

Artie Decker (Billy Crystal), que está acostumbrado a ser quien corta el bacalao en su casa, se encuentra con la horma de su zapato cuando él y su esposa Diane (Bette Midler), siempre deseosa de agradar, aceptan hacer de canguros de sus tres nietos cuando los padres de éstos (Marisa Tomei y Tom Everett Scott), ejemplares consumados de padres supervisores, salen de viaje por motivos de trabajo. Pero cuando los problemas del siglo XXI entran en colisión con los métodos de la vieja escuela de Artie y Diane, consistentes en normas estrictas, mucho amor y anticuados juegos, lo que une a la familia es aprender a transigir, y no el empeño en no ceder terreno.

(1989) | 135 min. | Aventuras | Ciencia ficción
Una sofisticada estación de investigación realiza una rutinaria operación de rescate: un submarino ha encallado debido a un accidente nuclear en una sima marina. Allí encuentran evidencias de una forma de vida desconocida. Pese a que en un principio piensan que se trata de un complot de los rusos, descubren que se trata de un ser amistoso. Según sus propias declaraciones, ésta es la película más personal de James Cameron (Terminator, Titanic) y la más cara que realizó hasta la fecha. El rodaje fue largo y complicado, pues incluyó ocho semanas de rodaje bajo el agua, lo que propició una espectacular fotografía submarina que provoca en el espectador la sensación de haber estado allí. Entre sus hallazgos destacan los efectos especiales, a la vanguardia de la década de los noventa. Los actores realizan unas soberbias interpretaciones, en especial Ed Harris y el actor fetiche de Cameron, Michael Biehn, en un papel de malvado. La música de Alan Silvestri es excelente a pesar de que recuerda ligeramente a la de Star Trek y otros clásicos de la ciencia ficción.
6/10
(1991) | 90 min. | Thriller
Un proceso judicial enfrenta a un padre y a su hija como abogados, pues cada uno defiende a una de las partes. Él es un veterano letrado que ha dedicado su vida a la defensa de las libertades civiles, sobre todo a aquellos casos en los que un individuo se encontraba desprotegido frente a una poderosa multinacional o frente al estado. Por contra, ella es una recién licenciada que acaba de ser contratada por un gran bufete de abogados, uno de los más prestigiosos de San Francisco. Michael Apted es un reputado realizador de títulos como Gorilas en la niebla. En esta ocasión firma un thriller judicial que combina a partes iguales, la intriga sobre el caso que están investigando, con el drama de la relación entre el padre y la hija. El mérito reside no sólo en la imaginativa puesta en escena, sino también en el guión de Carolyn Shelby, Christopher Ames y Samantha Shad, que sabe dosificar con mucha soltura todas las sorpresas y los elementos dramáticos. La música, muy renovadora para un filme de este género, es obra del maestro James Horner, autor de grandes partituras para filmes como Willow. Pero la mayor parte del peso de la cinta recae en los dos protagonistas, probablemente los ideales para encarnar a los personajes que interpretan. El veterano Gene Hackman (Sin perdón) contrasta sus consagradas cualidades interpretativas con la espontaneidad de la joven, pero aun así poseedora de muchas tablas Mary Elizabeth Mastrantonio (Abyss, Robin Hood, príncipe de los ladrones).
6/10
(2019) | 124 min. | Aventuras | Thriller | Drama Tráiler
Un futuro no muy lejano. Roy McBride ha seguido los pasos de su legendario padre, Clifford McBride, con su dedicación profesional como astronauta. El progenitor dedicó su vida a la búsqueda de vida extraterrestre más allá del sistema solar, pero supuestamente perdió la vida en la misión conocida como Proyecto Lima. Ahora una extrañas tormentas eléctricas están sacudiendo a la Tierra, y todo apunta a que este preocupante fenómeno tiene su origen en Saturno, el lugar donde se perdió el contacto con Clifford años atrás. De modo que encomiendan a Roy viajar a Marte, para enviar desde ahí un mensaje a su padre, en lo que es una misión ultrasecreta. Con apenas media docena de títulos, James Gray ha demostrado ser uno de esos cineastas a los que merece la pena seguir la pista. Tiene un sentido innato de la narración, y no teme tomarse su tiempo, o emplear elocuentes silencios, para contar sus historias. Aunque se inició con cintas policiales (Cuestión de sangre, La otra cara del crimen, La noche es nuestra), pronto quedó claro que le interesaba indagar en los dilemas morales y vicisitudes de las personas, lo que se vio en la cinta romántica Two Lovers, pero también en su mirada a la inmigración al nuevo mundo en El sueño de Ellis, y en la cinta aventurera de exploración de ignotas tierras en Z, la ciudad perdida. Es también el caso de Ad Astra, donde con un guión coescrito con Ethan Gross –apenas conocido por su contribución a la serie Fringe– se mueve como pez en el agua –o nave en el espacio- con una aventura galáctica de ciencia ficción, que presenta elementos que recuerdan al cine de Terrence Malick. No parece casual en tal sentido que el protagonismo recaiga en un excelente Brad Pitt, que también ejerce de productor a través de su compañía Plan B, y que hizo con Malick El árbol de la vida. La película combina sabiamente el drama colectivo –la Tierra corre peligro, el ser humano está en decadencia– con el personal –Roy es un gran profesional, pero está solo, no ha sabido formar una familia, y corre el peligro se seguir los pasos de su padre en su individualismo revestido de preocupación por el bien común–, lo que lleva a la reflexión acerca de la deshumanización de la sociedad –los astronautas que se limitan a cumplir órdenes, sin interrogarse acerca de las razones de sus actos–, y la creciente tendencia al aislamiento, algo paradójico en un mundo tan mediático, donde supuestamente son tan fáciles las comunicaciones, y que contrasta con la búsqueda casi obsesiva de vida extraterrestre. La mirada antropológica abierta a la trascendencia es rica, y gran mérito de Gray estriba en no transitar nunca por caminos tediosos: la voz en off de Roy se introduce con oportunidad y no cansa, y algunos episodios de acción –la parada en la Luna, la atención a una llamada de rescate de una nave...– se convierte en inteligente y no forzado respiro para el espectador impaciente. Pitt sabe sostener la narración, presente en casi todos los planos del film, pero se encuentra bien respaldado por el resto de los actores, claramente en roles secundarios, pero que cumplen a la perfección: Tommy Lee Jones, Liv Tyler, Ruth Negga y Donald Sutherland, los más conocidos, especialmente.
7/10
(2009) | 99 min. | Comedia | Drama Tráiler
Adam es un joven brillante y solitario, que padece el síndrome de Aspergen, una especie de autismo en alto grado, que se manifiesta en una gran inteligencia -es ingeniero electrónico, y sabe de todo un poco-, un comportamiento metódico, una sinceridad brutal y poco delicada, y una cierta incapacidad para detectar lo que siente el que tiene al lado. Su padre acaba de morir y vive solo. La llegada de una nueva vecina, Beth, escritora de libros infantiles y profesora, le empuja a salir de sí mismo pues siente una inmediata atracción. ¿Pero es posible el amor entre ellos? Esta película escrita y dirigida por el desconocido Max Mayer resulta una agradable sorpresa. Ya el punto de partida, descrito con voz en off por Beth al inicio, es sugestivo: compara su relación con Adam con la del principito con el piloto en la conocida obra literaria de Antoine de Saint-Exupery; sólo que ella creía ser el principito hasta que se dio cuenta de que su rol, realmente, era el del piloto. El guión y su plasmación en imágenes construyen bien la evolución en la relación de los dos protagonistas, un amor creciente que da pie a situaciones humorísticas, pero también momentos cargados de tensión, por ser ambos tan diferentes. Además la historia romántica está bien imbricada con la subtrama que atañe al padre de Beth, acusado de fraude contable, y que se enfrenta a un difícil proceso judicial que podría llevarle incluso a la cárcel. Y se asumen riesgos en la forma de resolver el film. La narración introduce un jugoso subtexto aprovechando con acierto la dedicaciones profesionales y conocimientos de Beth y Adam, con momentos mágicos como el de cierta noche en Central Park, las referencias al cuento del emperador desnudo -idea subrayada con el nombre del propio protagonista, Adam, que en el paraíso terrena descubre su desnudez, y que incide en la idea del autoconocimiento-, o los momentos de contemplación de las estrellas. Con inteligencia se plantean temas como el de ir con la verdad por delante en el trato con los otros. Hay acierto en el reparto, con unos Hugh Dancy (Confesiones de una compradora compulsiva) y Rose Byrne (la serie televisiva Daños y perjuicios) en alza.
6/10

Últimos tráilers y vídeos