IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Fantástico

(2015) Serie TV | 320 min. | Cómic | Acción | Fantástico | Thriller
Una de las múltiples series que surgen del universo Marvel y sus cómics. Sigue las andanzas de Peggy Carter tras el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando debe superar la pérdida de su amado, el capitán América, a quien cree muerto. Mientras trabaja en una agencia gubernamental, la Reserva de Ciencia Estratégica, donde sus compañeros masculinos la relegan a trabajos de segunda, empieza a trabajar de modo encubierto para tratar de recuperar varios artefactos de guerra fabricados por Howard Stark, quien es perseguido por alta traición; para ello cuenta con la ayuda del mayordomo de Stark, Edwin Jarvis. Aunque pasablemente entretenida, y atravesada de un aire retro a la hora de contar las aventuras de esta inesperada espía, resulta el conjunto un tanto anodino, con demasiadas escenas de acción poco imaginativas, y un desarrollo de personajes bastante elemental, incluido del Jarvis, que pretende ser un contrapunto cómico, pero que no tiene excesiva gracia.
5/10
(2013) Serie TV | 900 min. | Cómic | Acción | Fantástico | Animación
Joss Whedon, creador de diversas series, se coronó como gran gurú de los apasionados del fantástico y los superhéroes como director de Marvel Los Vengadores. Su regreso a la televisión, Agentes de S.H.I.E.L.D., viene a ser una especie de spin-off del espectacular film que reunía a los principales superhéroes de la editorial especializada en cómics. Tiene como protagonista a Clark Gregg, de nuevo como el agente Philip Coulson, que apareció en varias adaptaciones de personajes de Marvel, desde Iron Man, y cuya supuesta muerte en Marvel Los Vengadores, tenía gran importancia en la trama, pues Nick Furia (Samuel L. Jackson) enseñaba a los protagonistas sus cromos ensangrentados, lo que les motivaba para trabajar unidos cuando parecía que no lo tenían muy claro. Pero en Agentes de S.H.I.E.L.D. se desvela que el fallecimiento de Coulson fue un ardid tramado con Furia para dar a los superhéroes el estímulo que necesitaban. Así que éste en realidad sigue vivo y se hace cargo de un grupo de superespías, compuesto por la agente experta en artes marciales Melinda May, el asocial Grant Ward, la hacker Skye, el experto en tecnología Leo Fitz y la científica Jemma Simmons. Juntos tendrán que hacer frente a la aparición de sujetos incontrolados con poderes, y a otras amenazas inesperadas. Si se compara con el espectacular film rodado por Whedon para la gran pantalla, sabe a poco. Además, carece de originalidad y recuerda entre otros modelos a su serie más conocida, Buffy, la cazavampiros, también en torno a un grupo de variopintos personajes con líder carismático que perseguían a personajes sobrenaturales. En un momento de saturación de propuestas para la pequeña pantalla, carece de esa chispa distintiva que por otra parte cada vez escasea más. Sus personajes, al menos en un principio, resultan un tanto esquemáticos y hasta pueriles. Pero se agradecen los golpes de humor, muy distintivos de Whedon, que escribió y dirigió el episodio piloto. Además, se apoya la táctica propia de Marvel de relacionar estrechamente todos sus productos, lo que acaba enganchando a los espectadores. Y la riqueza del universo de la editorial podría dar pie a historias lo suficientemente convincentes. También sorprenden ocasionalmente cameos de actores como Samuel L. Jackson (Nick Furia) o Cobie Smulders (Maria Hill).
5/10
(2010) | 103 min. | Aventuras | Fantástico Tráiler
Giro radical en la carrera de M. Night Shyamalan, que aunque se mantiene en el género fantástico, renuncia a su tono adulto habitual, así como a reservarse, como hasta ahora, un papel. Por primera vez parte de un material ajeno. En concreto, el realizador adapta Avatar: The Last Airbender, una serie animada de Nickelodeon. El director de El sexto sentido la descubrió porque la seguían sus hijas, y se declara también seguidor incondicional. Airbender: El último guerrero está concebido como el inicio de una saga, y de hecho se limita a ser el arranque de la historia con final abierto. A pesar de que la serie es americana, su estética y argumento beben de las series de animación manga. Se desarrolla en un mundo dividido en cuatro reinos: Aire, Agua, Tierra y Fuego. En cada lugar, hay maestros capaces de controlar el elemento correspondiente. La Nación del Fuego trata de conquistar las otras tierras, aniquilando a todos los que se resistan. La Nación del Aire ha sido invadida, y está a punto de correr la misma suerte la del Agua. Allí, la joven maestra del agua Katara y su hermano Sokka practican tranquilamente sus técnicas cuando descubren en el hielo a un niño, Aang, que asegura ser el Avatar, personaje al que aluden las profecías. El Avatar es el único que puede controlar a los cuatro elementos, y gracias a esto podría detener el avance de la Nación del Fuego y recuperar el equilibrio... Es posible que Shyamalan haya aceptado ceñirse al juego de las superproducciones para cambiar de aires, tras las habituales críticas negativas que le han caído, sobre todo en Estados Unidos, cuando ha rodado películas muy personales de altura. Quizás ha pensado que podría complacer a Nickelodeon con una adaptación muy fiel del original, y al tiempo ofrecer reflexiones sobre la superación personal y el sacrificio. Pero en la práctica, Shyamalan no ha logrado preservar sus señas de identidad, y su película es más plana que una tabla de planchar. Sus personajes son arquetipos de héroes o malvados, sin ningún atisbo de humanidad. Hablan con frases grandilocuentes, de tebeo barato, que Tarantino podría parodiar en sus películas. Así las cosas, ningún actor consigue resultar creíble, ni siquiera Dev Patel, que tan buen sabor de boca dejó como protagonista de Slumdog Millionaire. El argumento es pueril, repetitivo, y sobre todo aburrido. Su supuesto fondo se reduce a bocanadas de misticismo oriental y new age bastante superficiales. Y lo que es más grave, fallan sus coreografías, supuestamente espectaculares, que podrían haber salvado el conjunto. Ninguna de ellas sorprende, y están filmadas en una cámara lenta que llega a resultar tediosa.
4/10
(2017) | 119 min. | Terror | Fantástico | Acción
(1972) | 86 min. | Aventuras | Fantástico | Comedia
Dos hombres y una mujer llegan a La Isla del Diablo, un lugar azotado por las tempestades, por lo que los marineros no pueden salir al mar. La joven de la taberna sueña con poder irse. Surrealista mezcla de aventura con comedia, con algún momento de cierta entidad.
4/10
(1943) | 94 min. | Drama | Fantástico
Película de episodios, que en ocasiones induce a error al ser confundida con Seis destinos (1942), también un relato de diferentes capítulos filmada por Julien Duvivier e igualmente protagonizada por Edward G. Robinson y Charles Boyer. En esta ocasión las historias tienen un halo sobrenatural según diferentes relatos de Ellis St. Joseph, Oscar Wilde y László Vadnay. En la primera, una mujer físicamente no muy afortunada recibe una máscara que la convierte en una belleza, aunque sólo puede usarla una noche para conquistar al hombre que ama. En la segunda, un hombre recibe la noticia de que va a matar a otra persona. Y en la última, un trapecista sueña con su propia muerte. Lo mejor acabó siendo su reparto, con Betty Field y Robert Cummings en la primera historia; Edward G. Robinson en la segunda; y Barbara Stanwyck y Charles Boyer en la tercera.
6/10
(2019) | 128 min. | Aventuras | Fantástico Tráiler
Mientras trata de sobrevivir en las calles de Agrabah, con su inseparable mono, Abu, el ladronzuelo callejero Aladdin ayuda a una muchacha en apuros, sin saber que se trata de Jasmine, hija del sultán, que recorre las calles de incógnito por un día, harta de que por ley esté obligada a casarse con un príncipe. Convencido de que se trata de una sirvienta de la heredera del trono, el chico se colará para verla de nuevo en el palacio, pero allí le capturan los hombres de Jafar, malvado gran visir, que le liberará para entrar en la Cueva de las Maravillas, donde debe buscar una lámpara de aceite. Pese a la alta calidad media de los ‘live action’ de clásicos de animación de Walt Disney, como El libro de la selva, Cenicienta, La Bella y la Bestia y Dumbo, se esperaba poco de la reinvención de Aladdin, dirigida en 1992, por Ron Clements y John Musker. En primer lugar, los tráilers permitían presagiar lo peor, al presentar una imagen horrible de Will Smith pintado de azul, y después porque la carrera de su director, Guy Ritchie, tocó fondo con su infame Rey Arturo: la leyenda de Excalibur, su trabajo anterior. Sin embargo, resulta ser un film dinámico, colorista y muy divertido, con brillantes coreografías musicales, que no sólo recrea muy bien los elementos del original, y su mensaje que advierte de los riesgos de la codicia y defiende el amor sincero, sino que sabe introducir muy bien canciones y subtramas nuevas. Destaca el hilarante y romántico idilio del genio con Darla, sirvienta de Yasmine que no aparecía en el film anterior. Se utilizan con mucha imaginación los efectos visuales, sobre todo a la hora de recrear al genio, y en la alfombra mágica, que parece tener vida propia. En la era del MeToo, se ha añadido un toque de feminismo, pues aquí Jasmine se rebela contra la jerarquía masculina, abogando por la igualdad, como queda subrayado con el nuevo tema musical "Speechless". El film sigue siendo un revoltijo de elementos de la cultura árabe, aunque en tiempos de corrección política se impone que todo esté tratado con mucho respeto, y por supuesto, se han escogido actores étnicos. Éstos realizan un buen trabajo; destila talento y simpatía el egipcio-canadiense Mena Massoud, capaz de reflejar la picaresca de su personaje, conocido en España –salvo por el film de Disney– como Aladino. Está a su altura la británica de origen indio Naomi Scott (Jasmine), o el holandés-tunecino Marwan Kenzari, como Jafar. Pese a todo, se corona como rey de la fiesta un Will Smith que recupera su mejor forma tras años de decepciones como Focus, Cuento de invierno o After Earth. En su registro cómico, exageradísimo, el actor se mueve como pez en el agua, y logra el milagro de resistir las comparaciones con Robin Williams, que encarnó al genio en el original.
7/10
(1986) | 95 min. | Aventuras | Fantástico

Un muchacho pobre de nombre Al Haddin encuentra una lámpara con la que invoca a un todo-poderoso genio que le concederá todos sus deseos.

4/10
(1985) Serie TV | 25 min. | Fantástico | Western
Los defensores de El Álamo libran una encarnizada batalla contra los mexicanos comandados por Santa Ana. Jobe es un adolescente que permanece al lado de los valientes David Crockett y el coronel Travis. Éste, herido, le entrega un mensaje para hacer llegar a un general. Pero se produce un extraño fenómeno, el cruce de dos planos temporales. Turistas de hoy pululan por el fuerte, y en el exterior Jobe se encuentra el San Antonio de nuestros días, con grandes edificios y automóviles. Pese a todo, él se empeñará en cumplir su misión.Entretenido "cuento asombroso" servido con eficacia por Michael D. Moore, cineasta forjado en los estudios Disney, y que dirigió varios episodios de las series televisivas Hondo y Bonanza. No faltan los típicos golpes anacrónicos, a partir de un argumento ideado por Steven Spielberg.
6/10
(1907) | 3 min. | Fantástico
Con ambientación oriental y jugando con las perspectiva, vemos en este corto de Segundo de Chomón la ejecución de figuras imposibles por parte de un grupo de equilibristas. Sencillo pero brillante.
6/10
(1979) | 98 min. | Aventuras | Fantástico
Arabia en tiempos de magia, hechizos, lámparas y alfombras mágicas es donde se desarrolla esta historia. El malvado Alquazar le promete al príncipe Hasan la mano de su hija Zuleira si éste va en busca de una rosa mágica que se encuentra en la isla de Elil. Como medio de transporte le ceden una alfombra voladora y en su viaje le acompaña un ayudante de Alquazar y un niño huérfano que, sin quererlo, acaba metido en la aventura. Entretenida película de aventuras, romance y fantasía que bien puede ser una historia de "Las mil y una noches" o que recuerda muy bien a cintas como Aladdin o El ladrón de Bagdad (1940). El malo malísimo tiene la cara de Christopher Lee en esta película que está dirigida por Kevin Connor (La tierra olvidada por el tiempo).
5/10
(1920) | 99 min. | Ciencia ficción | Fantástico

La vida del personaje Robert Herne, quien trabaja en una mina de carbón. Mientras trabaja en la mina, se encuentra con un habitante del planeta Algol quien le da un prototipo de máquina que puede proveer una fuente casi ilimitada de energía.

(2010) | 108 min. | Aventuras | Fantástico Tráiler
Vibrante adaptación de las imaginativas obras de Lewis Carroll sobre el viaje de Alicia al País de las Maravillas. Tim Burton, un artista enamorado de los originales, da, a partir del guión de Linda Woolverton, su personal visión de la historia. Lo que implica el despliegue de una imaginería apabullante, que casa bien con las nuevas tecnologías del 3D, aunque sin alcanzar la altura del listón de Avatar, al fin y al cabo a James Cameron le pirran los ‘inventitos’, mientras que Burton se toma esa parte de la creación con más calma. Aunque se basa en Carroll, claro está, y se encuentran presentes sus temas y personajes, hay una mirada relativamente libre en esta incursión de Alicia, una jovencita de 18 años, al País de las Maravillas, como si fuera uno de otros tantos viajes que ha hecho antes allí, siendo niña, y que siempre ha interpretado como si fueran sueños. En esta ocasión Alicia sigue a un conejo también, pero mientras huye de la encerrona que le ha preparado su madre, para prometerla en matrimonio. Gracias a la bebida y a la comida menguará o aumentará de tamaño, para poder acceder al País de las Maravillas. Allí Alicia sabrá que se espera a una joven con su nombre, que debe enfrentarse a un tremendo monstruo, siervo de la reina de corazones. Mientras esquiva a ésta, Alicia tiene ocasión de conocer a variadas criaturas, entre ellos al excéntrico sombrerero loco. Puede ser éste uno de los títulos más comerciales de Burton, pues presenta un ritmo endiablado, y quizá huyendo del recuerdo de la versión animada de Disney, que aburría un tanto a los niños, aquí se planta hasta un duelo final, espectacular batalla climática, que retrotrae a las sagas de El Señor de los Anillos y Las Crónicas de Narnia, e incluso, por qué no mencionarla, a la reciente Avatar. Las consideraciones sobre sueño y realidad, cuál es la diferencia, o sobre las decisiones que conforman la personalidad, están ahí, pero esquemáticamente. Sobre todo Burton entrega un espectáculo visualmente brillante, donde las criaturas y escenarios digitales presentan un extraordinario fotorrealismo, de modo que los personajes ‘normales’ interaccionan con ellos perfectamente, no hay sensación de ‘engañifla’. Se juega bien al contraste entre el mundo convencional –la fiesta de pedida– y un mundo fantástico que huye de la ñoñería, de atmósfera gótica, bosques frondosos y personajes muy originales, de modo especial la reina de corazones y su ejército. Habrá que estar atentos a la protagonista, Mia Wasikowska, todo un descubrimiento, está muy natural; mientras que Johnny Depp se lo pasa en grande como el sombrerero, con un trabajo contenido lo justo.
6/10
(1933) | 76 min. | Aventuras | Fantástico
Adaptación de la célebre novela de Lewis Carroll sobre la niña Alicia persiguiendo a un conejo blanco y entrando de lleno en un mundo, en apariencia, absurdo y descolocado. En el reparto de esta costosa producción de Norman Z. McLeod la adaptación del guión correspondió nada menos que a Joseph L. Mankiewicz y a William Cameron Menzies (quien después haría los diseños de producción para Lo que el viento se llevó). En su reparto están Gary Cooper como el Caballero Blanco, Edward Everett Horton como el Sombrerero Loco y Cary Grant vestido de tortuga. Anteriormente se habían rodado una versión británica de 1903 y otra americana de 1931. Después la novela volvería a ser llevada al cine en numerosas ocasiones: una coproducción entre Francia e Inglaterra llamada Alice in Wonderland (1950), la de Walt Disney Alicia en el país de las maravillas (1951), el musical inglés con canciones de John Barry y Don Black Las aventuras de Alicia (1972), y algunos sucedáneos como la francesa Alicia y la última fuga, de Claude Chabrol (1976), y la española Alicia en la España de las maravillas, de Jorge Feliu (1978).
6/10
(1979) | 86 min. | Fantástico | Drama
Alicia, una mujer joven en un momento determinado entra en otro plano de la realidad donde experimenta diversas vivencias dependiendo del personaje en el que se reencarne. Una visión diferente y transgresora a la novela de Lewis Carroll.
2/10
(1982) | 80 min. | Romántico | Fantástico | Musical
Alice (Sophie Barjac) conoce a un corredor llamado Rabbit (Jean-Pierre Cassel) en el parque,  aunque su primera impresión es negativa. Finalmente se enamora de él y van juntos a la fiesta de Queenie (Susannah York). Ésta quiere asesinarlo y cuando Rabbit se da cuenta huye del país dejando a Alice sola. Ella se suicida de la pena y acaba en un mundo de fantasía. La película guarda cierta relación con la historia de Alicia en el País de las Maravillas. Es una mezcla entre musical y fantasía con un resultado un tanto peculiar que no dejará indiferente a nadie.
5/10
(2020) Serie TV | 500 min. | Drama | Thriller | Fantástico

Tras sobrevivir a un accidente de autobús en el que fallecen la mayoría de sus compañeros de instituto, Alma se despierta en un hospital sin recuerdos del accidente ni de su pasado. Sus padres son unos desconocidos y su casa un lugar plagado de secretos y misterios. Empieza creer que todo su entorno le miente, intentando convertirla en alguien que no es. Atrapada en un mundo que no siente como propio, deberá desentrañar los misteriosos sucesos que precedieron al accidente antes de que su verdadera identidad se desvanezca para siempre.

(2017) | 139 min. | Acción | Fantástico | Drama
El bombero Kim Ja-hong muere salvando a una niña en un aparatoso incendio. Acuden al encuentro de su alma tres guardianes, que le informan de que ha sido un ejemplo de virtud, pero aún así deberá enfrentarse como es habitual en siete juicios, que tendrán lugar en los diferentes niveles del infierno, por si hubiera cometido algún asesinato, hubiese mentido, etc. Si resulta absuelto de todas las causas, podrá reencarnarse. Pero su hermano ha fallecido también en circunstancias escabrosas, y se ha convertido en un espíritu vengativo, lo que puede suponer un problema. El realizador Kim Yong-hwa, arrasa en Corea con títulos como 200 Pounds Beauty, un musical romántico. Ahora ha vuelto a reventar las taquillas con una adaptación del cómic homónimo, diseñado para internet por Ju Ho-min. Los actores pueden resultar un poco exagerados en su registro cómico –sobre todo en el caso de Oh Dal-su y Lim Won-hee, los dos fiscales–, y el metraje se hace un poco largo, ya que aparecen las siete pruebas, una tras otra. Sin embargo, esta revisión budista del cine de Frank Capra sorprende a nivel técnico, pues aunque abusa de los escenarios creados por ordenador tiene secuencias de altura, sobre todo el arranque. Además, cae simpática, con golpes de humor que funcionan y un par de curiosas alusiones al cine de Hollywood. Pero también logra emocionar, por su reivindicación del sacrificio a favor de la familia.
6/10
(2018) | 142 min. | Acción | Fantástico | Drama
Secuela de Along with the Gods: Los dos mundos, que revalidó su éxito en Corea. La trama comienza justo a continuación de la anterior, cuando Deok-choon, Hewonmak y su líder Gang-lim, los tres guardianes que defienden a fallecidos en los siete juicios a los que se tienen que someter, se enfrentan al reto de salvar a Su-hong, hermano de su protegido anterior, que se había convertido en un espíritu vengativo. Si lo consiguen, sería su éxito número 49, lo que significa que ellos mismos se podrán reencarnar al fin, pero tendrán que hacer frente a amenazas inesperadas. Aunque se rodaron las dos cintas a la vez, lo cierto es que esta segunda parte aporta muy poco, y se tiene la sensación de que se está estirando el filón. Pese a todo, resultan vistosos algunos escenarios digitales, como la Rueda de la Indolencia, y encierra reflexiones interesantes sobre el egoísmo y la corrupción, junto a algunas meditaciones sobre el sufrimiento y el arrepentimiento que parecen más dirigidas al público budista.
(2016) | 91 min. | Fantástico | Thriller | Drama
Las evoluciones de Aloys Adorn, lacónico personaje que se diría salido de una película de Aki Kaurismäki, si no fuera porque cualquier atisbo de humor brilla por su ausencia. El tipo es detective privado, como su fallecido padre, se dedicaba a husmear en vidas ajenas, casos de infidelidades y otros semejantes, mientras que él, un tipo solitario, parece carecer de algo que pueda describirse, siquiera como aproximación, como "existencia normal". Pero un día en que ahogaba sus penas en alcohol, le roban su cámara de vídeo y las cintas de sus casos. Una voz femenina le llama por teléfono y por lo que dice, Aloys parece haberse convertido en el cazador cazado o algo así. Hasta aquí, la trama suena a sugestiva, algo del estilo La conversación, con Aloys obligado a examinarse sobre el sentido de su vida, pero el juego entre los dos personajes principales se convierte en algo extraño, donde ella le pide a él que use la imaginación para trasladarse con la mente a otro sitio, y aquello parece empezar a adquirir cierto carácter simbólico de difícil interpretación, lo que va más allá cuando una vecina de Aloys intenta suicidarse. Interactuar de una vez con la vida real es el desafío que se presenta ante Aloys, que no acaba de decidirse acerca del camino a seguir. Una película decididamente "rarita". Escrita, montada y dirigida por el suizo Tobias Nölle, en lo que puede denominarse sin dudar como "esforzado ejercicio de estilo", con curiosos momentos oníricos, muy vivos, e incluso hipnóticos, pero que acaba cansando, quizá podía haber dado para un corto de unos veinte minutos, pero la trama se estira en exceso.
5/10

Últimos tráilers y vídeos