IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Biográfico

(2011) | 110 min. | Biográfico | Drama Tráiler
Biopic de la artista chilena Violeta Parra (1917-1967), cuyas canciones, pinturas y bordados dieron a conocer la cultura popular chilena en todo el mundo. El director Andrés Wood y el guionista Eliseo Altunaga vuelven a unir fuerzas tras el éxito de la multipremiada Machuca y entregan un film poderoso visualmente, pero también amargo y áspero, como las tierras andinas de donde procedía la protagonista. Nacida en San Fabián de Alico, la infancia de Violeta fue miserable. Hija de una india y de un hombre que se ganaba la vida cantando en las tabernas, tenía cinco hermanos (entre ellos el célebre poeta Nicanor Parra). Muy pronto Violeta quedó huérfana, con la única compañía de una vieja guitarra heredada de su padre. Con el tiempo Violeta se dedicó a recoger en canciones el folclore de su tierra, en especial la vida difícil de sus paisanos, versos y estrofas que durante años sonaban en pueblos y villorrios y que ella fue recabando para ser la voz de los desfavorecidos y hacerlas llegar a todas las partes del mundo. Violeta se inscribe entre las cantautoras de la canción protesta, que vivieron un gran auge en la década de los 60 del siglo pasado. Pero ella era algo más que cantante, era una artista total, sufriente hasta el exceso. Para Violeta cantar bordar, pintar, etc. eran lo mismo: expresión artística de la vida de su país, de sus gentes y de sus tragedias, de la injusticia, etc., y así ha sido reconocida como una de las creadoras más auténticas y versátiles de la historia de Chile. Sin un montaje cronológico ni una narrativa ordenada, Violeta se fue a los cielos va plasmando en imágenes diversas etapas en la vida de la artista. Así, la vemos actuando en un festival femenino en la Polonia comunista, respondiendo preguntas en una entrevista, y también exponiendo sus pinturas en París –donde pasó varios años de su vida, junto a su amante suizo Gilbert–, actuando en cafés o cantando en recepciones burguesas, etc. Finalmente, antes de su suicidio en 1967, puso en marcha un local en una comuna a las afueras de Santiago de Chile para ofrecer el folclore de su tierra a los clientes, pero no tuvo demasiado éxito. La película engancha por varios motivos, entre los cuales sobresale, claro, la impresionante personalidad de Violeta, encarnada con un aplomo y voz extraordinarias por Francisca Gavilán. Pero, al margen de encuadres realistas y fotografía casi documental, sin duda los mejores momentos son aquellos en que suenan las canciones de Violeta. Composiciones de ritmo sencillo y enorme impacto, entre las que sobresalen quizá “El gavilán, gavilán”, “Maldigo del alto cielo”, “Gracias a la vida” y la preciosa “Volver a los diecisiete”.
5/10
(2013) | 132 min. | Biográfico | Drama
Violette Leduc es una mujer emocionalmente débil, hija bastarda, vivió episodios oscuros en el pasado y persigue una estabilidad amorosa en la Francia de entreguerras. Verterá sus emociones más vivas en una novela que resume su estado existencial, titulada “La asfixia”. Fascinada por los escritos de una mujer llamada Simone de Beauvoir, conseguirá llegar hasta ella para pedirle su opinión. A los pocos días, Beauvoir le empujará a seguir escribiendo y recomendará su obra para ser publicada. Será el comienzo de una larga relación laboral con muchos altibajos e inseguridades, a lo largo de la cual cada una irá encontrando su sitio en la literatura y el pensamiento. Acercamiento a la vida de Violette Leduc (1907-1972), escritora francesa con cierta influencia en su época pero que el tiempo ha ido poco a poco relegando al olvido. Leduc fue famosa por provocar escándalo con sus novelas eróticamente explícitas, que hablaban de bisexualidad, lesbianismo e incesto. La película incide sobre todo en la amargura de su vida –pues siempre se sintió abandonada en cuestiones amorosas, frustraciones que trasladaba a sus novelas y memorias- y especialmente en el amor que sentía por la que entonces era la gran revolucionaria feminista de Francia, Simone de Beauvoir. Aunque la autora del “El segundo sexo” no correspondió a ese enamoramiento sí pudo apreciar sin embargo el talento de Violette con la pluma y alentó decididamente su carrera literaria, presentando sus obras a Albert Camus o Jean Genet y haciendo posible su publicación en la entonces puntera editorial Gallimard. El film de Martin Provost (Séraphine) resulta un poquito discursivo y avanza a menudo tediosamente. Indudablemente, su interés estriba en que retrata la época en que se produjo la explosión del feminismo radical, considerado éste como la liberación sexual y laboral de la mujer, algo que derivaba en una reivindicación del erotismo femenino sin barreras de género. Algo, a la vista está, heredado en años posteriores. Todo este tema queda muy claro en el film, aunque el director es comedido y prefiere contar a mostrar, lo cual se agradece. Pero la película no es para nada redonda. La puesta en escena es demasiado tristona, decadente, remarcando la posguerra como un momento de penuria muy poco atractivo. No ayuda además el diseño de producción, que huye de los grandes espacios y nunca muestra calles reconocibles del París de la época o al menos la vitalidad de esa ciudad, su efervescencia, sus gentes. Le falta realismo, porque Provost tan sólo filma a los personajes de su historia, de modo que acaba concediendo a su película un cierto aire teatral, apolillado, que la empequeñece. Las actrices Emmanuelle Devos (Violette Leduc) y Sandrine Kiberlain (Simone de Beauvoir) hacen un esforzado trabajo, pero igualmente sus caracteres y ademanes resultan tan excesivamente serios y faltos de empatía que pierden humanidad.
4/10
(2009) | 110 min. | Histórico | Biográfico | Drama
Comienzos del siglo XII. Siendo niña, Hildegard Von Bingen ingresa en un monasterio benedictino, donde es colocada bajo la tutela de la “magistra” Jutta para convertirse en monja. Ya desde entonces Hildegard tiene visiones, auténticas experiencias místicas de especial unión con Dios. Pasan los años, y la muerte sacude a su mentora. Es la hora de elegir una nueva “magistra”; en contra de su parecer, es señalada por el abad Kuno para ese puesto, y escogida por sus hermanas monjas. Entonces pide permiso para recoger por escrito sus visiones, tarea en que le ayudan su confesor Volmar, y más tarde la joven hermana Ricarda, que le profesa una verdadera devoción. Interesantísimo biopic de la beata Hildegard Von Bingen, una mujer de armas tomar, que trató a Papas, obispos y al emperador Barbarroja, menos conocida que otras santas como Teresa de Jesús y Catalina de Siena. Otra mujer de fuerte carácter, la directora y guionista también alemana Margarethe von Trotta (La Calle de las Rosas), acierta en primer lugar trasladándonos verdaderamente a la Edad Media, época de sombras pero también de luces. Hay un esfuerzo de rigor histórico, de no ofrecer visiones -nunca mejor dicho- de hechos y costumbres, sesgadas por prejuicios contemporáneos: la idea es la objetividad de lo acontecido, y ahí están mostradas las tremendas prácticas penitenciales -tan alejadas de la actual sensibilidad- y las miserias de hombres y mujeres de Iglesia, pero también la alegría de la vida conventual, el deseo de agradar a Dios, y yendo al caso de Hildegard, el tremendo empuje de esta mujer que convertida en abadesa, funda un convento contrariando la egoísta opinión de Kuno, y escribe sus visiones, tratados de teología, medicina y música, obras poéticas y de teatro de contenido moralizante, e incluso aborda la moral sexual sin pelos en la lengua. Von Trotta muestra las preferencias de Hildegard por trabajar ascéticamente el alma, antes que castigar duramente al cuerpo, y lo hace con trazos delicados, sin caricaturas que descalifican sin más a los que piensan diferente. Por otro lado sorprende la humanidad de los personajes, son creíbles porque arrastran virtudes y defectos. A tal respecto son tremendamente efectivas las escenas de discusiones entre Hildegard y Volmar, e Hildegard y Ricarda, cuando a ésta le proponen ser abadesa de otro convento. Quizá esta decisión de no suavizar los conflictos -véase el caso de la monja que ha tenido un “desliz”- es la que hace que sobresalga aún más la figura fuerte de la protagonista, aunque el precio que se paga es cierta frialdad. Hay escenas de gran belleza, en que tiene gran importancia la música, por ese talento de la polifacética Hildegard. Hay acierto en la paleta de colores, en los pasajes luminosos y tenebrosos. Y el reparto funciona a la perfección, con Barbara Sukowa a la cabeza en su difícil papel.
7/10
(2018) | 110 min. | Biográfico | Drama
Desde hace mucho tiempo el mundo de la cultura ha convertido en icono feminista a la escritora Virginia Woolf y por extensión a sus obras, que gozan de un prestigio que se diría semejante al de Shakespeare, quién sabe por qué. En el cine, ahí están Las horas y Orlando, por ejemplo. No hay duda de que la angustiada personalidad de la escritora ha contribuido a crear en torno a ella un aura de misterio y conmiseración. Esta película viene a engrosar esa visión mitificada de Woolf y lo hace a través de una de las facetas más significativas de su vida, la de su relación lésbica con la también escritora Vita Sackville-West. La londinense Chanya Button se encarga de rodar la historia escrita por Eileen Atkins, actriz de renombre con algunos pinitos como guionista y que, curiosamente, también escribió años atrás Mrs. Dalloway. Atkins se inspira en el epistolario real entre Virginia y Vita para pergeñar un mínimo argumento que mantenga en pie la película. El problema es que el resultado es tremendamente soso: narra la fascinación de Vita por Virginia y cómo ésta, una vez atrapada, se siente ninguneada por la viveza de Vita, que se diría no sabe amar con la profundidad de Virginia y tal. Hay mucha tristeza, palabras y una autocompasión agotadora, mientras que una historia con una mínima hondura brilla por su ausencia. La pelicula presenta un ambiente cultural (estamos en los años 20 de Inglaterra) en donde reina la disipación, sobre todo abundan la homosexualidad y el lesbianismo, que parecen ser aquí las señas de identidad del grupo de Bloomsbury, aunque tales realidades fueran entonces camufladas en matrimonios (tanto Virgina como Vita estaban casadas, y esta última además tenía dos hijos). Entre el reparto, las dos protagonistas están correctas, aunque destaca más la frescura de Gemma Arterton por su papel de Vita, que Elizabeth Debicki como la sufridora y deprimida Virginia.
4/10
(1934) | 115 min. | Aventuras | Biográfico | Western
Biopic del célebre cabecilla revolucionario de México, de aventuras trepidantes, aunque no muy riguroso históricamente. La composición de Wallace Beery es de un hombre de acción, un poco infantil, que combate la injusticia sin cortarse un pelo. De gran éxito con las mujeres, es analfabeto, pero confía en su amigo Francisco Madero, hombre pensante de la revolución. El guión de Ben Hecht contribuye a la mitificación de Villa, sobre todo a través del personaje del periodista que cuenta sus hazañas. Producción de David O. Selznick, el film lo estaba dirigiendo Howard Hawks. Pero un incidente con el actor Lee Tracy, cuyo despido reclamaba Selznick, llevó a Hawks a plantear la marcha de "dos por el precio de uno". Parte del metraje del film es, pues, de Hawks, pero los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de reconocer su contribución.
6/10
(1952) | 113 min. | Histórico | Biográfico | Western | Drama
Trayectoria del mítico líder revolucionario mexicano, con sus dudas una vez ‘toca’ poder. Film fruto de la colaboración de Elia Kazan y John Steinbeck, que hizo una amplia investigación del personaje. Un logro notable es el paralelismo de dos escenas, una en que el presidente Díaz marca el nombre de Zapata en una lista; y otra en que es Zapata, ya poderoso, quien señala el nombre de un cabecilla. Brando, elegido por Kazan (Zanuck quería a Tyrone Power y Steinbeck a Pedro Armendáriz), hizo una composición muy creíble. Anthony Quinn interpretó magistralmente al hermano de Zapata, por lo que recibió un Oscar al Mejor Secundario en el año 1952.
7/10
(2006) | 95 min. | Biográfico
Biografía cinematográfica de Antonio Vivaldi, el magistral compositor que fue ordenado sacerdote, y que vivió en Venecia, en el siglo XVIII. Stefano Dionisi (Farinelli il Castrato) encarna al protagonista.
4/10
(2008) | 129 min. | Biográfico | Drama
En Nixon, Oliver Stone retrató a un presidente estadounidense marcado por la sombra de Kennedy, que había sido mucho más popular que él, y le había vencido en las elecciones. En esta ocasión lleva al cine la vida de George W. Bush, otro presidente también acomplejado –según se le muestra en el film– por otro antecesor, que en este caso es George H.W. Bush, su propio padre. Stone hace mucho hincapié en las reprimendas de Bush Sr. a su vástago, hasta el extremo de que éste llega a tener pesadillas con él. También apunta que se siente muy celoso de que su padre parezca tener como favorito a su hermano Jeb. Y explica que en parte su empecinamiento con la guerra de Irak se debe a que Bush quería derrocar a un Sadam Hussein que su padre dejó en el poder tras derrotarle y expulsar a sus tropas de Kuwait en 1991. Contra todo pronóstico, Oliver Stone desconcierta un poco porque se esperaba que el polémico director de JFK y Comandante (sobre Fidel Castro) arremetiera sin piedad contra un presidente que ha combatido de forma regular en sus declaraciones públicas. Y sorprende agradablemente que, a pesar de sus divergencias políticas, Stone no cargue radicalmente contra él, sino que hace un esfuerzo por entenderle, y por explicar sus acciones. Por curioso que parezca, presenta a Bush como un buen hombre, honesto y esforzado, a pesar de su torpeza al hablar y sus problemas con el alcohol, un error de juventud. Viene a reconocer el cineasta que Bush es un hombre de sólidos principios e ideales, religioso convencido, enamoradísimo de su mujer, que luchó con tenacidad para ser elegido gobernador de Texas, en el 94, con todo en contra suya. El punto fuerte de la cinta son los actores. Algunas caracterizaciones son asombrosas, como la de Josh Brolin, que si bien no parece tan inspirado como en No es país para viejos, se esfuerza notablemente y por momentos parece el propio Bush. Se lucen especialmente el veterano James Cromwell como su progenitor, Elizabeth Banks –Laura Bush, su esposa– y una transformada Ellen Burstyn –Barbara Bush, madre del protagonista–. Richard Dreyfuss es un convincente Dick Cheney, aunque su personaje parece tratado de modo maniqueo, pues queda como un manipulador ansioso por quedarse con el petróleo de Irak. Sorprende visualmente muchísimo Thandie Newton, que gracias a una excelente labor de los maquilladores recuerda muchísimo a su personaje, Condolezza Rice, si bien no tiene demasiado papel en la cinta. Por otra parte, alguna elección se antoja desafortunada, como en el caso de Ioan Gruffudd (Mr. Fantastico en Los 4 fantásticos) escogido para una breve interpretación de Tony Blair. Juega en contra del film el hecho de que Oliver Stone –cuyos movimientos de cámara en cintas como Wall Street eran muy brillantes– haya rodado esta con una puesta en escena muy académica, cercana al de las producciones televisivas de segunda categoría. Además, el metraje (129 minutos) se antoja excesivo para una trama que no aporta ninguna teoría de la conspiración al estilo JFK, ni ninguna novedad sustancial, sino que se limita a repasar asuntos que han ocupado las portadas de los diarios en los últimos años. Desde luego, es una obra muy menor en la filmografía del veterano director.
5/10
(1983) Serie TV | 540 min. | Biográfico | Drama
Biopic del genial músico alemán, con un reparto excepcional. La miniserie describe el activismo político de Wagner (en la revolución de 1848), o su rivalidad profesional con Meyerbeer. La fotografía es del maestro de la luz Vittorio Storaro.
6/10
(2013) | 127 min. | Histórico | Biográfico | Drama Tráiler
El cineasta polaco Andrzej Wajda, siempre interesado por la historia de su país, insiste en su mirada a Lech Walesa, pero ahora en primerísimo plano, tras sus tempranas cintas El hombre de mármol (1977) y El hombre de hierro (1981), que apuntaban en plena dictadura comunista al movimiento obrero de oposición al régimen y a las semillas de Solidaridad. El film hace un retrato al personaje estructurado alrededor de una entrevista en profundidad que se dispone a hacerle la periodista italiana Oriana Fallaci. Este inteligente artificio de tencontén entre uno y otra, ambos de acendrada personalidad, sirve para mostrar al líder desde la admiración, por sus logros en la consecución de la libertad para Polonia, soportando una implacable persecución, tocando también su honda fe católica y el amor por su familia. Lo que no impide que se dibuje además un carácter brusco y difícil, sin escamotear algún momento de debilidad ante las presiones policiales, que puede luego pasarle factura política. La película tiene un tono realista, casi documental, lo que viene acentuado por el uso de material auténtico de la época en que transcurren los hechos. Muestra cómo el liderazgo puede ser asumido por personas inesperadas, lo que acentúa el buen trabajo actoral de Robert Wieckiewicz, que encarna bien la idea de que nadie es perfecto, aunque ayudan las convicciones y la presencia de Danuta, que hace bueno el dicho de que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer.
6/10
(2020) | 0 min. | Drama | Biográfico

Cuenta la increíble pero cierta historia de Raoul Wallenberg, el héroe que se enfrentó a Adolf Eichmann, salvando a más de cien mil personas durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, justo antes de desaparecer de forma inexplicable. A pesar de su trágico final, su legado sigue vivo a través de los descendientes de aquellos a los que salvó la vida.

(2015) | 101 min. | Biográfico | Documental
Documental producido por Netflix que fue nominado al Oscar, la primera vez que esta compañía que ofrece contenidos audiovisuales on line lograba tal distinción. Lo dirige Liz Garbus, que ya había optado al Oscar en 1999 con otro documental, The Farm: Angola, USA. Sigue la trayectoria de la afroamericana Nina Simone, mítica cantante, pianista y activista de los derechos civiles. Garbus maneja abundante material filmado de la artista, y lo articula bien; además ha contado con el testimonio del que fuera su marido y manager, Andrew Stroud, y de su hija Lisa Simone Kelly. Da una imagen bastante ajustada de quien deseaba ser pianista de un repertorio clásico, y que por avatares del destino empezó también a cantar en garitos, convirtiéndose en emblemática representante del jazz y el soul. Su compromiso con la lucha por los derechos civiles le acabó procurando una imagen agria que hizo que las discográficas empezaran a rehuirla y su repercusión disminuyera. El film recoge las luces y las sombras de Simone, guiado por la pregunta que le da título, ¿qué ocurrió?". No se evita abordar aspectos difíciles de su vida, como los malos tratos por parte del que era su marido, o el alejamiento de su hija.
6/10
(1980) | 96 min. | Biográfico | Comedia
Comedia libremente inspirada en la vida real de Hunter Thompson, periodista y autor de Miedo y asco en Las Vegas, y en su socio Oscar Acosta, aunque en el film se llama 'Laslow'. Sigue los pasos de la pareja desde que acuden a cubrir la Super Bowl y la elección presidencial de 1972. Pero ambos están constantemente bajo los efectos de las drogas. El cómico Bill Murray realiza una convincente interpretación del protagonista.
4/10
(2018) | 120 min. | Biográfico | Documental | Musical Tráiler
Documental biográfico sobre Whitney Houston (1963-2012), una de las cantantes estadounidenses más admiradas y queridas de la historia, cuya trayectoria vital y trágico final son, sin embargo, un desgraciado ejemplo de los efectos destructivos que el éxito, el dinero y los excesos pueden producir en las personas. Tenía una simpatía y una belleza sin igual –nunca abandonó su maravillosa sonrisa–, pero sintió durante años una profunda infelicidad. Desde luego, después de disfrutar de las dos horas de metraje de Whitney a uno le entran serias dudas acerca de la conveniencia de la fama. Whitney Houston asombró al mundo en 1983 con una voz prodigiosa y desde su primera aparición en televisión, con sólo 19 años, su carrera artística fue meteórica. Su primer disco, “Whitney Houston”, vendió cerca de 30 millones de copias. Hoy en día sigue ostentando un récord difícil de superar: el de ser la única artista en alcanzar siete números 1 seguidos en Estados Unidos, uno más que The Beatles y los Bee Gees. Aparte de algunos temas discográficos que sacan el mejor partido a su extraordinaria voz de mezzosoprano, como “I'm Gonna Dance With Somebody”, “Didn't We Almost Have It All”, “All The Man That I Need”, “Greatest Love Of All” o la fabulosa “I Will Always Love You” de El guardaespaldas, protagonizó otros hitos inolvidables, como su interpretación del himno de Estados Unidos en la super bowl de 1991. El escocés Kevin Macdonald tiene una amplísima experiencia en el documental, género en el que se ha labrado un nombre gracias a películas como Tocando el vacío o Marley, entre muchas otras. En Whitney muestra una mirada muy objetiva hacia su protagonista; desde luego no es nada hagiográfico el modo en el que se vierten en pantallas sus debilidades, si las podemos llamar así. Ha contado Macdonald con numeroso material “casero”, grabaciones privadas del entorno de la artista o tomadas en el “back stage”, que muestran cómo era Whitney con sus allegados, así como con numerosas entrevistas con familiares, amigos y empleados de la cantante, algunos verdaderos testimonios estremecedores. El relato –narrado cronológicamente– adquiere mayor cohesión con el material televisivo de la época y los temas musicales que la artista fue lanzando con el paso de los años. La vida de Whitney Houston es sencillamente muy triste. Eso es lo que se colige de este documental, al que quizá cabe achacarle precisamente ese rasgo más allá de algunos momentos felices que se recogen de la artista. Whitney fue una de las más grandes, sin duda, pero su decadencia fue también grande y dolorosa hasta su terrible final. Su familia no era tan idílica como se mostraba al exterior y el origen de sus problemas bien pudiera provenir de su infancia y juventud: las serias sospechas sobre los abusos sexuales sufridos por parte de una mujer de su propia familia; el divorcio de sus padres; la aprovechada personalidad de su padre; la introducción en la droga por parte de sus hermanos cuando aún era una adolescente... A ello se sumarán otros elementos desestabilizadores, como la ambigua relación con su amiga y asistente Robyn Crawford, su controvertido matrimonio con Bobby Brown o la desatención de la hija de ambos, Bobbi Kristina. De todo esto habla este documental, que emparenta con otros similares sobre otras cantantes de final desgraciado, como Amy o Janis.
7/10
(2015) | 88 min. | Biográfico | Drama
Biopic de la cantante estadounidense Whitney Houston (1963-2012), quien comenzó su carrera en el mundo de la música en 1985, cuando lanzó su primer disco. La película se centra especialmente en su consecución de la fama y en la tortuosa relación que tuvo con su marido y luego ex marido Bobby Brown. Aunque tiene mucho aire de telefilm, la historia de la gran Whitney tiene su interés, y así lo hace ver la actriz Angela Bassett en su única película como directora. Yaya DaCosta (Honeydripper) da vida con esfuerzo a la malograda diva.
5/10
(1924) | 70 min. | Biográfico | Western
(1997) | 118 min. | Biográfico | Drama
Oscar Wilde fue un gran escritor. Todos los que le conocieron atestiguan su ingenio en la conversación y su capacidad de escuchar. Su personalidad resulta altamente compleja. Amante marido y padre de familia, tuvo dos hijos. Era católico y encontraba un algo indefinible en su fe, de lo que no veía rastro en el anglicanismo de su entorno. Refinado esteta, extravagante en el vestir, con gusto por lo exquisito, le atraía la clase alta, a la que no pertenecía. Ya maduro, su afectividad le acercó a hombres jóvenes, uno de ellos, Lord Alfred Douglas Bosie. Su relación con él supuso un escándalo en la Inglaterra victoriana, y le llevó a la cárcel, donde escribió “De profundis”, una obra desgarradora, donde lamenta, y a la vez, añora, su pasión por el joven. Brian Gilbert ha filmado una película pulcra, bien ambientada, y hasta cierto punto fiel a los hechos. Stephen Fry, con una apariencia física que casa muy bien con Wilde, hace una magnífica interpretación. A pesar de todo, el film no acaba de satisfacer. Se echa de menos la genial facilidad de palabra del escritor, y el aleteo de su obra artística, presente sólo en leves apuntes. La dificultad de integrarlos en el relato es obvia, pero es allí donde el guionista, Julian Mitchell, debía echar el resto, y no lo hace. En cambio él y Gilbert optan por ceder el protagonismo a lo más polémico de Wilde: su homosexualidad. Ya el director actuó de modo semejante en Tom y Viv, al fijar la atención en aspectos discutidos de la vida del poeta T.S. Eliot. Así se dibuja una cierta intolerancia social, se suaviza el egoísmo de Bosie con Wilde, y se apunta un amor imposible con Robbie, un viejo amigo. Pese a que, como dice Fry, “nadie está del todo seguro de su implicación física en las relaciones”, el film es explícito en este apartado.
4/10
(2011) | 86 min. | Romántico | Biográfico
La historia de amor entre el príncipe de Inglaterra, William, y la joven australiana Kate Middleton, que llegarían a convertirse en una de las parejas más famosas del mundo. Planea sobre este matrimonio el consejo que la difunta Lady Diana dio a su hijo: aferrarse al amor de su vida y cuidarlo hasta el fin. La película está más o menos cuidada, aunque en ningún momento emocione especialmente. Los actores cumplen aunque son poco conocidos, con la salvedad de Jane Alexander y Victor Garber en sus papeles de Reina Isabel y príncipe Carlos, abuela y padre del joven William, respectivamente. El mismo año de producción se estrenó otra película prácticamente idéntica, Guillermo y Kate. Una historia real.
4/10
(1944) | 154 min. | Biográfico
Henry King filmó esta biografía de Woodrow Wilson, uno de los más ilustres presidentes estadounidenses. Sigue los pasos del protagonista desde 1912, cuando éste resulta elegido gobernador de Nueva Jersey.  Por su excelente trabajo, King fue nominado al Oscar al mejor director, por segunda vez, tras La canción de Bernadette. Destaca el trabajo de Alexander Knox, que interpreta al protagonista.
6/10

Últimos tráilers y vídeos