IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Biográfico

(2008) | 131 min. | Histórico | Biográfico Tráiler
1966. La Revolución Cubana ha terminado. Ernesto 'Che' Guevara se ha convertido en todo un símbolo. Un día desaparece de Cuba, sin previo aviso, y aunque deja una carta para su buen amigo Fidel Castro, no se sabe adónde ha ido a parar. Disfrazado como un hombre mayor, Guevara entra en Bolivia, gobernada por la dictadura del general Barrientos, y se instala con un grupo de guerrilleros al sudeste del país, donde intentará recabar el apoyo de los campesinos, cara a derrocar al gobierno. Steven Soderbergh cierra su díptico sobre Ernesto 'Che' Guevara, con esta cinta centrada por completo en su campaña en Bolivia. Se basa en el libro ‘Diario de Bolivia’, compuesto por los apuntes que tomaba el Che para dejar constancia de sus experiencias y reflexiones cotidianas. Esto explica que se ofrezca únicamente su punto de vista, por lo que el film es bastante hagiográfico, y sigue la línea de omitir posibles aspectos negativos del protagonista. Subraya Soderbergh en esta entrega que se trataba de un hombre coherente con sus ideas, que abandonó Cuba e inició otra revolución, en lugar de instalarse cómodamente en el poder, y convertirse en un dictador, como hizo Castro. También se muestra a Guevara como un hombre vitalista y extremadamente positivo, que confió hasta el final en que su lucha sirviera para poner fin a las injusticias, aunque fracasara. Se parece demasiado este film al anterior, en su descripción minuciosa de la vida en la jungla del líder guerrillero y sus hombres, la búsqueda de campesinos que les apoyen, las ocasiones en las que Guevara ejerce de médico, etc. Muchas de ellas resultan reiterativas, lo que ralentiza el metraje. Benicio del Toro se supera a sí mismo mostrando una evolución del personaje, que ya no es un guerrillero anónimo, pues se ha convertido en un mito tras su discurso en la ONU. Le acompañan una cuidadísima selección de actores internacionales, como la alemana Franka Potente –sorprendente la guerrillera argentina Tania– y el portugués Joaquim de Almeida –Barrientos–. El reparto está integrado también por una cuidadísima selección de actores hispanohablantes, integrada por el cubano Jorge Perugorría, el argentino Gastón Pauls, el mexicano Demián Bichir (cuyo Fidel Castro aquí apenas aparece) y los españoles Óscar Jaenada, Eduard Fernández, Jordi Mollà, y los fugaces Raúl Arévalo y Antonio de la Torre, a los que hay que esforzarse para poder verlos. Las interpretaciones son muy naturales, con diálogos que parecen improvisados, a veces entrecortados. Esto refuerza el realismo visual, ya que la cinta ha sido rodada casi toda con luz natural en exteriores, como Che, el argentino, aunque esta vez la seca vegetación de Bolivia contrasta con la espesa selva de Cuba que predominaba en aquella.
6/10
(2016) | 123 min. | Drama | Biográfico
(2017) | 105 min. | Histórico | Biográfico | Drama Tráiler
Winston Churchill es una de las grandes figuras políticas del siglo XX, no sólo de la escena británica, sino también del panorama mundial. En su larga carrera, jugó un papel principalísimo en las horas oscuras en que parecía que las hordas nazis de Hitler estaban destinadas a conquistar la Tierra. El film que nos ocupa sin embargo pone el foco de la atención en sólo dos días de la vida del premier inglés, las que precedieron al desembarco de Normandía. Y osa componer un retrato donde prima el lado más humano del mitificado Churchill. En efecto, la idea es mostrarle envejecido, y contrario a las ideas con que vienen los aliados americanos con Dwight Eisenhower a la cabeza, de pasar al continente por la llamada playa de Omaha, en una acción que sin duda tendrá un enorme coste en vidas humanas, y donde es crucial la discreción y que la climatología no juegue una mala pasada. El australiano Jonathan Teplitzky no es ajeno a la temática de la Segunda Guerra Mundial, en 2013 entregó Un largo viaje, que jugaba en dos tiempos con los traumas bélicos de los personajes de ambos bandos por su participación en la guerra del Pacífico. Su humanización del conflicto en aquella ocasión la traslada ahora al alto mando, para mostrar que el liderazgo y la determinación no están reñidos con las dudas y la conciencia de estar siendo relegado a un segundo término, una suerte de humillación, sentimientos que pugnan en el espíritu de Churchill, a quien trata de sostener Clementine, la gran mujer que tiene a su lado. Por parte de los americanos, Ike y otros oficiales, hay una mezcla de respeto al viejo mandatario, y la resolución de hacer lo que hay que hacer. Por eso resultan muy eficaces algunos planos en que los personajes se mueven con el telón de fondo de grandes escenarios, una interesante forma de subrayar los formidable problemas a los que se enfrentan los que dejan de ser simples seres humanos, con sus inevitables limitaciones. El guión de Alex von Tunzelmann que maneja Teplitzky es delicado, en ningún momento se cae en el dibujo grotesco del protagonista, algo a lo que ayuda la composición que hace de Churchill Brian Cox, imprimiéndole un fuerte carácter a pesar de su edad senil, con un enfoque diferente del que aportaba John Lithgow en The Crown, pero igualmente eficaz. Le respalda un buen reparto, con una convincente Miranda Richardson como su esposa, o el "mad man" John Slattery encarnando a Eisenhower.
7/10
(1979) | 180 min. | Biográfico | Histórico
Biografía de Churchill que se centra en los años de la II Guerra Mundial. Muestra sobre todo su relación con los generales que combatían contra los nazis. Timothy West realiza una aceptable composición del personaje central. Le arropan secundarios solventes, como el gran Joseph Cotten.
5/10
(2005) | 144 min. | Deportivo | Biográfico | Drama Tráiler
Película basada en la vida del púgil Jim Braddock, que se ganó el apodo de ‘Cinderella Man’, o sea, ‘El Ceniciento’, por las escasas probabilidades que le concedían los expertos para conseguir el título mundial de los pesos pesados. El guión de Cliff Hollingsworth y Akiva Goldsman recoge los hechos que vivió entre 1928 y 1935, en plena depresión, y que culminaron en espléndida realización del sueño americano en tiempos difíciles. No es éste un film de boxeo, o no exclusivamente, aunque el clímax lo constituya un largo combate con aires de epopeya. Trata sobre todo de los esfuerzos de un hombre sin cualificación profesional por sacar adelante a los suyos, cuando le despojan de su licencia de boxeador profesional. Jim debe buscar alternativas al boxeo en época de crisis. Las adversidades podrían hundirle en la miseria, pero conserva siempre la dignidad y la esperanza, no pierde su sentido moral, cuida la educación de sus hijos. Mantiene las amistades (su preparador Joe Gould), y cultiva otras nuevas (su compañero en el muelle, con inquietudes sindicalistas). Si su fe flaquea alguna vez (Jim es católico, de origen irlandés), no faltarán las plegarias de su esposa Mae, aunque apunten en direcciones inesperadas. Ron Howard, un artesano todoterreno, ha sabido integrarse desde hace años en un equipo sólido, del que forman parte el productor Brian Gazer y el citado guionista Goldsman. No es un genio y lo sabe –se cubre rodando mucho, y llama la atención a veces en su cine cierta torpeza al montar los planos–, pero tiene un punto fuerte, que domina como pocos: sus difíciles equilibrios en la frontera de la sensiblería. De este modo crea emoción genuina, que se intensifica cuando se inspira en hechos reales, véase Una mente maravillosa y Apolo 13, pues les aplica, paradójicamente, un aura de irrealidad, como de cuento de hadas. Es el caso en Cinderella Man, excesivamente en el primer tramo del film, en que el hogar de Jim Braddock parece la caricatura de una obra de Dickens, y con más medida en el resto del metraje. Además Howard, actor en su juventud, se encuentra cómodo dirigiendo al trío Russell Crowe-Renée Zellweger-Paul Giamatti, que le entrega un ramillete de espléndidas caracterizaciones.
7/10
(2017) | 111 min. | Romántico | Biográfico | Comedia | Drama Tráiler
Una película inspirada en hechos reales, la peripecia del joven Saliya Kahawatte, hijo de padre cingalés y madre alemana, que sueña con una carrera en el mundo de la hostelería, pero al que una inesperada discapacidad visual –su capacidad para ver está reducida al 5%– le pone las cosas muy difíciles. Como sus solicitudes de empleo son rechazadas por su minusvalía, toma la decisión de ocultar su casi-ceguera, gracias a lo cual es admitido en el programa de formación de un lujoso hotel de Munich. Allí hace migas con Max, otro joven en período de formación, que descubre su problema y le ayuda. El alemán Marc Rothemund brilló con luz propia en otra historia real, la de Sophie Scholl: Los últimos días. Aquí el resultado es bastante más irregular, no acaba de dar con el tono adecuado para la historia, tal vez porque él mismo no lo tiene demasiado claro. Quizá temerosos de que su historia de superación personal resultara demasiado dramática, los guionistas Oliver Ziegenbalg y Ruth Toma le añaden unas notas de humor contraponiendo el carácter serio y determinado de Saliya, con el del ligón e informal Max; y se plantea además la historia de amor de Saliya con una joven proveedora de alimentos de una granja, que tiene un hijo pequeño. El problema estriba en el desequilibrio entre los diversos elementos, el brusco paso de una atmósfera a otra. Y falta habilidad a la hora de introducir información y subtramas, por ejemplo cuando el protagonista se deprime, o en lo relativo a los problemas a que se enfrenta la familia de Saliya. El uso de la cámara subjetiva desenfocada es más o menos eficaz, en cambio amplificar los sonidos en ocasiones se hace puntualmente con poca gracia. Hay buenos sentimientos, con la idea solidaria de fondo de ayudar a quien se encuentra en dificultades, el apoyo de familia y amigos; pero se hace difícil de aceptar lo que se nos cuenta, de algún modo parece contarse con que el espectador padezca también algún tipo de ceguera que le impida distinguir con nitidez los defectos de una trama que podía haber sido mucho más redonda, y que obliga en exceso a la suspensión de la incredulidad. El metraje es además excesivo, con reiteraciones en situaciones donde el disimulo de Saliya podría ser descubierto, o escenas sobrantes que nada aportan, como la bajada de una colina en bicicleta.
5/10
(2009) | 89 min. | Biográfico | Thriller
Jane Alexander está enamorada de su marido, pero todo cambia cuando su tía es asesinada y ella recibe la noticia de que su marido es uno de los sospechosos. A partir de este momento Jane investigará para averiguar quién es realmente el culpable. Apañado thriller televisivo con protagonismo para Ally Sheedy (Juegos de guerra).
4/10
(1992) | 115 min. | Biográfico | Histórico
Rigurosa reconstrucción de la trayectoria profesional de Roy Cohn, abogado que se convirtió en la mano derecha del senador Joe McCarthy durante la Caza de Brujas en Estados Unidos. James Woods encarna con convicción al personaje.
6/10
(2010) | 0 min. | Biográfico | Documental
Juan Negrín, jefe de Gobierno de la Segunda República entre 1937 y 1945, vivió los últimos años de su exilio en el anonimato, ocupado de la tutela de sus nietos Carmen y Juan, los vástagos de su hijo Rómulo, una víctima circunstancial de las sospechas y persecuciones de la Guerra Fría. Nunca respondió a la infinidad de maledicencias que, tanto vencedores como vencidos de la guerra española, vertieron sobre su figura, ensombreciéndola hasta nuestros días. Supo, nada más llegar a la jefatura del gobierno, que saldría malparado. Convertido en el chivo expiatorio de unos y otros, actúo siempre de acuerdo a su conciencia, sin hurtarse una sola vez al deber que le marcó el destino. Ha debido pasar mucho tiempo, cuando el olvido pesa más que todas las afrentas, para que el trabajo de los historiadores, distanciado de los antagonismos y deslealtades que acarrea todo conflicto bélico, pudiera restituir el calado intelectual, político e histórico de Juan Negrín, finalmente reconocido como un exponente clave de la Edad de Plata de la ciencia española y como el gran estadista de la España en guerra. ¿Cómo contar hoy a Negrín en una película, fuera del marco académico de la historiografía, y devolverlo vivo a los espectadores profanos? Al hilo de la evocación de sus nietos Carmen y Juan, nos adentramos en su pasado familiar y profesional, recobrando de su archivo personal las imágenes y documentos que pueden esclarecerlo; para poner en contexto su acción política, hemos contado con la ayuda de los historiadores Gabriel Jackson y Ángel Viñas y buscado su huella en la montaña de imágenes cinematográficas de su tiempo. Sobre unas y otras fuentes, hemos procurado dar la palabra al propio Negrín, que sea él, principalmente, quien desgrane a través de sus escritos, discursos y cartas, su biografía; desde su compromiso político hasta su vertiente más íntima, de manera que el espectador pueda seguir su trayectoria vital de primera mano y como si ésta sucediera ante sus ojos. El hallazgo de unas películas domésticas, filmadas por Negrín en el exilio, nos ha permitido convocar al ciudadano Juan oculto tras la cámara y sentir el pulso de esa dimensión presente desde la que queremos restablecer y recrear su memoria para el espectador de nuestros días.
(2011) | 93 min. | Biográfico | Drama
Biopic televisivo de la mujer que luchó por el sufragio femenino en España, y fue diputada en Cortes durante la República. Correcta y con buen reparto.
5/10
(1966) | 103 min. | Biográfico
(2008) | 139 min. | Biográfico | Drama
Biografía de la revolucionaria diseñadora francesa y creadora de perfumes Gabrielle Bonheur, mucho más conocida como “Coco” Chanel. Esta producción recoge su vida desde sus humildes orígenes. Mantuvo relaciones con adinerados amantes, como el playboy Etienne Balsan y el jugador de polo Arthur Capel. Dirige todo un experto en este tipo de producciones, Christian Duguay, responsable de la miniserie Juana de Arco. Destaca la presencia de la veterana Shirley MacLaine como la protagonista en su madurez.
6/10
(2009) | 110 min. | Biográfico Tráiler
Gabrielle Chanel, más conocida como ‘Coco’ Chanel, es un auténtico icono de la moda, un personaje carismático que cambió para siempre el vestuario femenino del siglo XX, además de ser la creadora del celebérrimo perfume Nº 5 que sustituía al pijama de Marilyn Monroe. La durísima vida de Mademoiselle Chanel daba bastante juego para un biopic. De hecho, ha habido otros filmes sobre su vida, como Coco Chanel (1981). En muy poco tiempo han salido casi a la vez tres títulos sobre la diseñadora: Coco Chanel & Igor Stravinsky, de Jan Kounen, la televisiva Coco Chanel, de Christian Duguay –con Shirley MacLaine interpretando a la protagonista de anciana– y ésta que dirige Anne Fontaine, responsable de Nathalie X. Como avisa claramente su título original, ‘Coco avant Chanel’ (Coco antes de Chanel), se trata de una aproximación al personaje en los años previos a su consagración en el mundo de la moda. La directora comienza con un prólogo que narra su internamiento en un orfanato, tras la muerte por tuberculosis de su madre, cuando ella tenía 12 años. Su padre se desentendió por completo de ella, aunque nunca perdió la esperanza de que fuera a visitarla. Convertida en una veinteañera, Gabrielle intenta triunfar como cantante en un cabaret de mala muerte, donde interpreta una canción de cuyo estribillo (“Qui a vu Coco dans l´Trocadero”) surge su célebre apodo. Allí conoce al adinerado vividor Étienne Balsan, que se convierte en su amante y protector, e introduce a Coco en la alta sociedad, a pesar de que mantiene con ella una relación agridulce. Mientras sigue estando apoyada por él, Coco hace sus pinitos como modista, y se enamora de uno de sus socios, el jugador de polo británico Arthur ‘Boy’ Capel. La directora Anne Fontaine despliega una refinada puesta en escena y ha coescrito un guión –a partir de un libro biográfico de Edmonde Charles-Roux– que traza un hábil paralelismo entre la lucha de la protagonista por abrirse camino en un mundo de hombres, y su visionaria habilidad para quitar de sus diseños inútiles ornamentos –plumas del sombrero, corsés...– que convertían a la mujer así vestida prácticamente en un mero objeto decorativo, ya que imposibilitaban su movilidad. Además, la directora ha dado con una actriz principal, Audrey Tautou, de extraordinario parecido físico con la protagonista de joven, y facilidad para dar vida a personajes tan poco convencionales como la que inmortalizó en Amélie. Está a su altura el resto del reparto, que cuenta con actores eficaces como el francés Benoît Poelvoorde (Balsan) y el italoamericano Alessandro Nivola (Capel). Por desgracia, la narración se limita a profundizar en el triángulo amoroso, de interés bastante limitado. La estrafalaria personalidad de Balsan, que tan pronto se siente atraído por Coco Chanel, como se deja de interesar por ella, permite a su amante que se vaya con ella unos días o se arrepiente de su decisión, resulta un poco chocante, pero no sostiene un metraje cercano a las dos horas. El ritmo es bastante premioso y decepcionará a quienes busquen un retrato histórico del mundo de la moda, ya que éste apenas aparece reflejado en un emotivo desfile final, donde unas modelos lucen varios de los vestidos emblemáticos de Chanel.
4/10
(2018) | 111 min. | Biográfico | Drama Tráiler
Biopic sobre la escritora bisexual francesa Sidonie-Gabrielle Colette (1873-1954), más conocida sencillamente como Colette. Sigue su trayectoria desde su etapa en la campiña de la Borgoña, donde vive en la casa de sus padres, hasta el momento en que se independiza completamente de quien sería su primer marido, el libertino Henry Gauthier-Villars, que escribía novelas populares bajo el apodo de Willy, y que de hecho firmó con este nombre las primeras obras de Colette, la saga de Claudine, de trazos autobiográficos, a los que el cónyuge añadía un poco de picante para hacerlas más atractivas al gran público. Dirige la película Wash Westmoreland (Quinceañera, Siempre Alice), que la coescribe con quien fuera su cónyuge gay, Richard Glatzer, fallecido en 2015, y con Rebecca Lenkiewicz, coguionista de Ida. Se beneficia de un gran esfuerzo de producción propio de una obra "de amor y lujo", con un cuidado reparto donde sobresale Keira Knightley como la protagonista, y de un estilo de narración clásico, donde se procura cierta contención a la hora de mostrar la promiscuidad sexual de los personajes. El film se inscribe de lleno en el laberinto, de momento sin salida, de la postmodernidad, convirtiéndose en un heraldo más de la causa de la ideología de género y de la libertad para elegir el estilo de vida que cada uno quiera llevar, sin los corsés que vendrían a ser las convenciones sociales, las cosas tienen el sentido que los individuos quieran darles personalmente con sus elecciones, más allá del bien y del mal, procurando asumir las responsabilidades mínimas, lo que cuenta es el yo, los demás y su posible infelicidad consecuencia de las propias acciones no importan. En tal sentido, aunque el film incluye muchos hechos reales de la vida de Colette –su primer matrimonio, el compartir amante femenina con el marido, su affaire con la marquesa de Belboeuf, su andadura teatral...–, está lejos de entregar una foto completa de la escritora, pues podría extraerse la errónea conclusión de que con la marquesa encontró la estabilidad y el amor de su vida, cuando tuvo otros dos maridos y una hija.
5/10
(2018) | 106 min. | Biográfico | Drama
La trayectoria del pastor pentecostalista afroamericano Carlton Pearson, que llena su iglesia en Tulsa, Oklahoma, todos los domingos, gracias a sus sentidos sermones, a su carisma y a la preocupación sincera por los miembros de su congregación, hasta el punto de que ocupan sus bancos en armonía blancos y negros. Casado y con niños, en 1998 su fe va a pasar por una dura prueba, cuando rehúsa ayudar a su tío septuagenario Quincy, que está en prisión, y que necesita una carta de recomendación para que no le nieguen la libertad condicional. Su actitud estricta y poco misericordiosa empujan al otro al suicidio. Es el detonante de una crisis interior que le hace cuestionar la existencia del infierno, y que sea necesario creer en Jesús y hacer buenas obras para alcanzar la salvación eterna. Al trasladar sus dudas a su congregación, se produce un tremendo revuelo entre sus superiores, los fieles y su propia familia. Joshua Marston sorprendió en 2004 con su película independiente María, llena eres de gracia, pero luego ha seguido una trayectoria algo errática. En el film que nos ocupa parte de una historia real, convertida en guión por el desconodido Marcus Hinchey, que quizá llame la atención al público cristiano protestante, pero que al no creyente puede desconcertar, y también al católico. Pues la idea de que la redención de Cristo tiene un alcance universal, y se dirige por tanto a todos los hombres, también a los no bautizados, que encontrarán a Jesús por caminos inesperados sin ser tal vez conscientes de ello, es doctrina común, por lo que las terribles dudas del protagonista causan cierto estupor, aunque seguramente se ajustan a cierto cristianismo muy atado a la literalidad de la Biblia, y que hacen más hincapié en la infinita justicia de Dios, que le llevaría a castigar al pecador, que en su también infinita misericordia, por la que nunca niega su perdón. En cualquier caso, y aunque intenta ser riguroso y el acercamiento es respetuoso, el film acaba limitándose a dar vueltas a estas dudas teológicas y al drama humano consiguiente, que encarnan bien Chiwetel Ejiofor, el pastor, Condola Rashad, su esposa, Jason Segel, un fiel ayudante, Martin Sheen, el mentor, Danny Glover, el tío Quincy. Quizá está metido algo con calzador la subtrama del pianista gay, con sus dilemas entre serlo y comportarse como tal, y el miedo a que el cielo le esté vedado, o las alusiones al genocidio de Ruanda.
5/10
(2010) | 133 min. | Biográfico | Drama Tráiler
Película basada en la experiencia personal de la escritora Elizabeth Gilbert, cuando atravesaba una profunda crisis que dio al traste con su matrimonio, dura peripecia vital cuyo camino de superación recogió en un libro convertido en auténtico best-seller. El film arranca con la vida conyugal cansina de Liz, que cree que se está autoengañando y engañando a su marido Stephen con la farsa de existencia que llegan. De modo que decide pedirle el divorcio, algo que el otro no entiende. Tras embarcarse en una relación con un joven actor que está representando uno de sus textos, Liz observa que debe ser más radical en el cuestionamiento de la vida que ha llevado hasta ese momento. De modo que rompe con todo, se toma un año sabático, y descubre el placer de la comida y el "dolce far niente" en Italia, la espiritualidad oriental en India, y la posibilidad de un nuevo amor en Bali. El film que coescribe y dirige Ryan Murphy –responsable de Recortes de mi vida, y bastantes episodios de las series Glee y Nip/Tuk: a golpe de bisturí– se esfuerza en plasmar en la pantalla el viaje, sobre todo interior, de la protagonista, representativo de muchas personas en Occidente, inmaduras e insatisfechas con sus vidas, que anhelan algo que no saben lo que es. Lejos de nosotros cuestionar el equilibrio alcanzado personalmente por Elizabeth Gilbert, pero lo cierto es que la descripción en la pantalla de su itinerario resulta aburrido y no demasiado atractivo, no basta con pasearnos por lugares de hermoso exotismo o por la eterna Roma para mantener la atención. Murphy se detiene en exceso en cada etapa de la protagonista, quizá con la intención de que los descubrimientos de ella sean también los del espectador, pero lo cierto es que todo parece demasiado elemental –el "salir" con los amigos italianos, las conversaciones con el chamán, la relación con el actor, el encuentro con otras personas que buscan también su lugar en el mundo...–, rebosante de "buenismo" poco consistente. El reparto de Come, reza, ama es formidable, desde la omnipresente Julia Roberts todos los actores saben insuflar vida a sus personajes, pero no hay composiciones memorables, por la sencilla razón de que sus papeles no lo son.
4/10
(1997) | 126 min. | Musical | Drama | Biográfico
El alemán Joseph Vilsmaier sigue con su afición a las historias reales, al contar la trayectoria de un sexteto musical –uno tocaba el piano y los otros cinco cantaban–, que actuaron juntos entre 1927 y 1934, momento en que los nazis suben al poder, una mala noticia para tres de ellos que eran judíos. El film, de cuidadísima dirección artística, atrapa por su interés humano, y por el gran talento musical de los 'Comedian Harmonists', que imitaban los diversos instrumentos con sus cuerdas vocales.
6/10

Últimos tráilers y vídeos