IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Acción

(1992) | 100 min. | Acción
El cocinero del acorazado Missouri, ex miembro de un comando de élite del ejército estadounidense, debe enfrentarse a unos terroristas que quieren lanzar los misiles nucleares del barco. El film de Andrew Davis, popular luego por El fugitivo, ofrece lo que cabe esperar de él: escenas espectaculares, demostraciones de artes marciales a cargo del especialista Steven Seagal, explosiones, un leve toque de erotismo... Pero la historia está narrada con torpeza y a veces resulta pesada. Para los incondicionales del cine de acción.
4/10
(1995) | 100 min. | Acción
Un psicópata, experto en tecnología, secuestra un tren. Con ayuda de sus secuaces, convierte el convoy en un centro de mandos para controlar un satélite. Su objetivo es chantajear al gobierno de los Estados Unidos. Pero entre los pasajeros se encuentra un cocinero llamado Casey Ryback, que es mucho más de lo que aparenta. Segunda parte de Alerta máxima, que aporta bien poco, pero que hará las delicias de los amantes de la acción pura y dura, con el rey Steven Seagal a la cabeza. Entre el apañado reparto destaca la presencia de una por entonces jovencita y desconocida Katherine Heigl.
4/10
(2020) Serie TV | 0 min. | Acción | Aventuras

Alex Rider es un adolescente huérfano que vive en Londres con su tío Ian. Alex va cada día al instituto, pasa el tiempo con su mejor amigo, Tom, y acude a fiestas donde intenta encajar, divertirse y no hacer el ridículo ligando con la chica que le gusta. Un adolescente como otro cualquiera si no fuera porque es bastante más listo de lo normal, cuestiona todo y tiene una sorprendente facilidad para escalar muros, perseguir coches con la bici o colarse en el colegio para recuperar el móvil de su amigo. Pero hay algo que a Alex no le encaja del todo. Una serie de incidentes le lleva a sospechar que su tío no es quien dice ser y Alex se encuentra de forma inesperada con una realidad completamente diferente a la que había conocido: toda su vida se ha estado preparando, sin saberlo, para convertirse en un espía.

(1974) | 92 min. | Acción | Drama
Una cinta pintoresca, describe los esfuerzos de varios tipos por apoderarse de una estatua, pero no por su valor en sí, sino porque dentro esconde los "alfileres de oro" del título, que se supone que aplicados al cuerpo humano, aumentan la potencia sexual. Como puede verse, un argumento desopilante.
4/10
(1970) | 97 min. | Acción | Comedia
Digger y Ed, policías de Harlem están detrás del reverendo Deke O'Malley, un seductor que gracias a su labia estafa el dinero de la comunidad. En su última colecta, sin embargo, irrumpen unos ladrones y se llevan el dinero escondido en una bala de algodón. O'Malley y sus socios blancos intentarán rescatar el botín, mientras los policías les pisan los talones. Muestra de cine del subgénero "blaxploitation", que tanto proliferó en los años 70. Protagonizado por actores negros y dirigido principalmente al público afroamericano, ofrece las constantes de este cine: mucha acción, persecuciones, orgullo de raza y actriz atractiva. Aunque faltan grandes estrellas, aquí además está muy presente el sentido del humor. El guión, sin embargo, hace aguas y tampoco narrativamente es un dechado de virtudes.
4/10
(2007) | 180 min. | Acción | Aventuras | Drama
Alí Babá es un leñador que descubre a cuarenta ladrones que se encuentran en una cueva sellada de forma mágica y donde estos guardan un tesoro. Cuando los ladrones se marchan el hombre entra en la cueva y se lleva parte del botín.
(2016) | 120 min. | Romántico | Acción | Bélico | Drama Tráiler
Marruecos, 1942. El agente Max Vartan llega a Casablanca para cumplir una misión: ejecutar al jefe de la embajada nazi. Para ello se reúne con la agente francesa Marianne Beauséjour, quien ha establecido lazos de amistad y camaradería con la alta sociedad del lugar en connivencia con la política de Vichy. Max y Marianne se harán pasar por marido y mujer, la tapadera perfecta para llevar a cabo su plan sin resultar sospechosos. Si al atractivo que poseen las historias acerca de la resistencia durante la II Guerra Mundial se añade una tonelada de romanticismo entonces la cosa promete ser un delicioso manjar para el cinéfilo. Pero hay que saber cocinarlo, de lo contrario puede atragantarse. Robert Zemeckis (Forrest Gump, Polar Express) dirige con ritmo y entrega en Aliados una película entretenida, pero no evita del todo ese peligro. Su cine se caracteriza por la perfección visual, el manejo admirable de los efectos especiales y sus historias cercanas a la fábula. Pero en este caso, esa búsqueda de la exquisitez visual no le ha hecho ningún favor, pues desde el principio se tiene la sensación de que todo es demasiado…. pulcro. El elegido diseño de producción de Gary Freeman provoca artificiosidad, sensación de irrealidad, como si el espectador estuviera justamente en un set cinematográfico. Especialmente sucede esto en las escenas exteriores de Casablanca, ciudad impoluta de calles recién barridas, de figurantes un poco de tebeo, de luces y contrastes marcados, de noches idílicas. El caso es que ese diseño milimétrico parece ser un empeño por emular con exactitud la ambientación de las películas clásicas y al final lo que se consigue es algo así como una imitación. También en el guión las referencias al mítico film de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman son muy claras, aunque en este caso habría que olvidar a la capital francesa y optar claramente por un “siempre nos quedará Casablanca” como frase paradigmática. La película está dividida en dos partes muy distintas, tanto en sus escenarios –en Casablanca y en Londres– como en sus núcleos temáticos. Quizá funciona mejor el primer episodio, en donde se dan los primeros contactos entre los agentes, se planifica la misión, se juega eficazmente al fingimiento y al tanteo y se ofrecen buenas escenas de intriga y acción –los diferentes encuentros con oficiales nazis, el reloj de pared marcando los minutos–, al tiempo que se siembran los temas de fondo que marcarán la vida de Max y Marianne en Londres. En este segundo escenario el guión del prestigioso Steven Knight (Amazing Grace, Locke), logra mantener en vilo al espectador, pero el desarrollo es algo lineal e incluso a veces se incluyen situaciones un tanto infantiles, como la aparición en la fiesta del sospechoso nazi. Sí hay, por el contrario, escenas poderosas: el bombardeo de Londres o el ataque al carro blindado en la notable secuencia de Dieppe. Mucho se habló en su momento de este film en relación a los actores. El divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie fue achacado en parte al supuesto idilio que él mantuvo durante el rodaje con Marion Cotillard, algo que ésta negó rotundamente. Sea como fuere, en Aliados hay mucha química entre ellos, y Zemeckis muestra esa conexión más de una vez en el terreno sexual (con escenas de escuadra y cartabón, como la de la tormenta de arena) y también con una peregrina inclusión homosexual que suena a cuota obligada. Pero más allá del aspecto físico, sobresale sin duda el quehacer interpretativo de Brad Pitt, un actor de presencia imponente, que interioriza con intensidad los sentimientos (esa espera de la llamada) y es, él sí, totalmente creíble. Seductora pero con un papel menos matizado está Cotillard, deslumbrante durante los primeros minutos.
6/10
(2001) Serie TV | 990 min. | Acción | Thriller
Sydney Bristow es una joven universitaria, guapa e inteligente… que oculta bajo la tapadera de un banco una ocupación nada corriente: es espía del SD-6. En teoría, se trata de una agencia que depende de la CIA; pero después de que su novio es asesinado (Sydney ha roto la regla de no comunicar a nadie su trabajo secreto), descubre que la gente para la que trabaja son, en realidad, el enemigo. De modo que, como agente doble, aceptando en apariencia bien la muerte de su amado como gajes del oficio, comienza a trabajar, esta vez, sí, para la CIA. La serie creada por J.J. Abrams renueva el viejo género de espionaje con ideas originales, que obligan a la protagonista a adoptar diversas identidades, que la hacen dudar de ella misma. En parte porque su propio padre es, también, un espía, que no se sabe bien con qué cartas juega. Jennifer Garner logró la popularidad gracias a su papel, que le permitió acceder a ser coprotagonista en Daredevil.
6/10
(2002) Serie TV | 3970 min. | Acción
La agente doble Sydney Bristow busca a Vaughn, su supervisor, y la única persona en la que ha confiado durante mucho tiempo. En su desaparición parece estar implicada Irina, la madre de Sidney, y su peor enemiga, que incluso ha llegado a disparar a sangre fría a su hija en un hombro. El aliado de Irina, Khasinau, busca en Barcelona lo que llaman "la Biblia", un completo manual de operaciones. Irina terminará entregándose a la CIA, aunque pone como única condición que sólo le explicará todo lo que sabe a su hija. Así comienza esta nueva tanda de 22 episodios de la serie que ha consagrado a la atractiva Jennifer Garner, coprotagonista de Daredevil. Lena Olin, actriz de cintas como Mr. Jones o Hollywood: departamento de homicidios, interpreta a la madre de la protagonista. Aunque mantiene la mezcla de intriga y acción de la primera temporada, hay cambios sustanciales en la trama.
4/10
(2005) Serie TV | 990 min. | Acción | Thriller
Sydney Bristow es expulsada de la CIA sin contemplaciones...O eso parece. En realidad, así se encubre la creación de un nuevo grupo e operaciones 'sucias' que nadie debe conocer, que podrán realizarse gracias a la información de Sloane. A primera vista tiene un siniestro parecido con el SD-6 de antaño, aunque se denomina APO (Authorized Personal Only). Cuarta temporada de la serie de J.J. Abrams, de quien se espera mucho en M.I:3. Entre los personajes nuevos está Nadia, hija de Sloane e Irina.
5/10
(2002) | 15 min. | Comedia | Acción
Parodia de la célebre serie de espías de J.J. Abrams Alias. Los dos directores de este corto asumen papeles, un travestido Kyle Rankin el de la agente Sydney Bristow, que trabaja en una organización que creía dependía de la CIA, pero que en realidad es una tapadera del enemigo; y Efram Potelle el de Will, el periodista enamorado de ella. El resultado es divertido, tanto en las escenas de acción, con ella disfrazada y apoyada por el fiel Dixon -el sombrero africano en una fiesta es la monda-, como en la mirada irónica al clásico tono de la serie, en que los personajes se hacen confidencias. No faltan, por supuesto, los ridículos inventos de Marshall. La leyenda asegura que Abrams vio el corto y escribió a sus responsables felicitándoles.
4/10
(1992) | 114 min. | Acción | Ciencia ficción | Terror
La tercera entrega es una de las más terroríficas de la historia de la ciencia ficción. Una refinería subterránea que fue campo de trabajos forzados, alberga hoy una comunidad de convictos que eligieron permanecer indefinidamente en la que fue su cárcel. La teniente Ripley aterriza en un vehículo espacial accidentado. Aparentemente, ella es el único superviviente. Pronto descubrirán que en la nave se encontraba un inoportuno visitante. Repite Sigourney Weaver, como Ellen Ripley, papel que le dio la fama. Las secuelas han sabido mantener el nivel y David Fincher supo darle vidilla al guión más flojo, de esta entrega, de trama carcelaria.
5/10
(1988) | 91 min. | Acción | Ciencia ficción | Thriller
Los Ángeles, año 3000. Una nave de aliens llega hasta la Tierra para incorporarse como ciudadanos normales. Un policía investigará la muerte de un compañero a manos de un alien. Le ayudará otro alien, el primero de su raza que ha podido convertirse en policía. Film de ciencia ficción que logra mantener el interés gracias a la atmósfera de intriga de la trama. Protagoniza James Caan y destaca la presencia del inquietante Terence Stamp. Dirige Graham Baker (Beowulf, la leyenda), un año antes de que se estrenara una serie televisiva con el mismo título.
5/10
(2004) | 101 min. | Terror | Ciencia ficción | Acción
Un satélite estadounidense detecta una extraña construcción piramidal en la Antártida. Para investigar el interior, el millonario Charles Bishop Weyland contrata a la especialista en medio ambiente y aventurera Alexa Woods, con el fin de que dirija una expedición de científicos y especialistas en diversas disciplinas. Resulta que el lugar presenta similitudes con las construcciones de los antiguos mayas y egipcios. Pero unas criaturas alienígenas habitan en su interior, y además, Alexa y sus hombres no son los únicos que están visitando el lugar en ese momento. Las recientes Freddy contra Jason y Van Helsing combinaban populares personajes del cine de terror. Ahora, Paul West Anderson, responsable de Resident Evil, mezcla Alien, la saga más popular de terror fantástico, con Depredador, una excelente cinta de John McTiernan que dio lugar a una repetitiva secuela. Como siempre, Anderson muestra una gran capacidad para crear ambientes sugerentes de cine de terror, y empieza enseguida con el recital de porrazos, quizás para compensar que el guión, también escrito por él, no es excesivamente ambicioso. Y eso que aporta ideas interesantes, como que la pirámide donde transcurre la acción cambie constantemente, al estilo Cube (¿habían pensado rodar Cube vs. Predator?). Sobre todo se echa de menos a Sigourney Weaver, Ripley, sustituida por actores desconocidos. Al menos interpreta un papel Lance Henriksen, el mismo que hacía de Bishop, el simpático androide de Aliens y Alien 3. En esta ocasión, Henriksen es Charles Bishop Weyland, fundador de la compañía Weyland Yutani Corporation, que aparece en las diferentes entregas de la saga. Y si continúan los cruces de sagas fílmicas, ¿para cuándo Bridget Jones contra Nemo y la bruja de Blair?
4/10
(2017) | 123 min. | Acción | Ciencia ficción | Terror Tráiler
Ridley Scott entrega un nuevo film del universo Alien, el número 25 como director, cuando está a punto de cumplir los 80 años. Tal hecho coincide casi con el estreno de Blade Runner 2049, en la que figura como productor ejecutivo. Los originales son títulos emblemáticos del cine de ciencia ficción, y curiosamente la mirada a los alienígenas que tanto miedo nos dieron en 1979 se ha vuelto más reflexiva, al darse más peso a los androides; lo que conecta más íntimamente la alienígena saga espectáculo con las consideraciones acerca de la naturaleza humana propias del mundo replicante de Blade Runner. A tal efecto ya resulta muy ilustrativa la escena de arranque, una conversación entre el androide Walter y su creador y fundador de la corporación Weiland, anticipo de las tensiones que pueden surgir luego entre el creador y sus criaturas, donde éstas tienden a considerarse más perfectas que aquél. La nave espacial Covenant viaja hacia Origae-6, un remoto planeta de condiciones parecidas a la Tierra. La tripulación compuesta por 15 personas, dos millares de colonos y un buen puñado de embriones se encuentran en estado de hibernación, el solitario Walter con el ordenador de a bordo Madre se encargan de que la navegación discurra por cauces de normalidad. Pero un grave incidente obliga a despertar a la tripulación, a lo que se suma la captación de una señal de origen humano procedente de un planeta cercano que no tenían localizado, y que resulta tener condiciones de habitabilidad. La tentación de acudir ahí y ahorrarse siete años de viaje es demasiado grande, y es lo que ordena el nuevo capitán Oram, a pesar de las protestas de Daniels, quien considera que no deberían desviarse del plan previsto. Como puede imaginarse, les aguardan desagradables sorpresas. Scott retoma su colaboración con John Logan, que fue el autor del libreto de Gladiator, y últimamente abonado a las películas de la saga 007, quien firma el guión con el desconocido Dante Harper. También están acreditados, en el argumento original, Jack Paglen, que escribió el guión de la cinta de ciencia ficción Transcendence, y Michael Green, guionista de la cinta Marvel Logan, y también acreditado en Blade Runner 2049. Sirvan estos datos para atestiguar el deseo del equipo creativo para conformar una trama que encaje bien en el universo Alien, no se desea de ningún modo decepcionar al público primigenio, los fans que aman los filmes anteriores. Y en efecto, el film se sitúa bien entre Prometheus y Alien, el octavo pasajero, se salpica la narración con piezas que encajan en el puzzle. También desde el punto de vista estético, huevos, cámaras de hibernación, aliens, e incluso el corte de pelo de Katherine Waterston, que retrotrae a una jovencita Sigourney Weaver, del mismo modo que Winona Ryder hacía lo propio en la cuarta película. Quizá el mayor reproche que se puede a hacer a lo que resulta una película muy entretenida, y que sabe introducir sin resultar cargante algunas gotitas de filosofía, es que no aporta nada tremendamente original. Alguno dirá que hay sorpresas, y ciertamente algunos elementos pretenden ser sorpresivos, pero aparte de que más o menos se ven venir, lo que está claro es que sopesados a posteriori no resultan tremendamente novedosos. En cualquier caso el ritmo trepidante es impecable, la dirección artística fantástica, y de nuevo sufrimos con las paulatinas pérdidas humanas de un equipo que se hace querer, aunque de algunos de sus componentes apenas lleguemos a saber casi nada. En el reparto sobresale la creación de Michael Fassbender como el androide, el actor sabe darle el requerido aire sintético, pero también esa suerte de aire angelical que también podría ser demoníaco, y que le confiere una enorme personalidad.
6/10
(1999) | 90 min. | Acción | Ciencia ficción | Western
Al caer un OVNI cerca de un pequeño pueblo, los niños que lo encuentran deberán salvar a los aliens y ayudarles a esconderse de la gente local. Cómico film que mezcla ciencia ficción y western, como años después haría Jon Favreau en Cowboys & Aliens, y que está protagonizado por Taylor Locke y Carly Pope. Resultó ser un fracaso de película que no agradó ni al público ni a la crítica.
2/10
(2007) | 86 min. | Acción | Ciencia ficción | Terror Tráiler
Segunda entrega de la idea consistente en enfrentar a las dos criaturas alienígenas más letales creadas por el cine: Alien y Depredador. La primera cuenta con cuatro películas como protagonista, desde la dirigida por Ridley Scott en 1977, y la segunda con dos, la primera de ellas con Arnold Schwarzenegger como oponente. En 2004, el director y guionista Paul W.S. Anderson decidió enfrentarlos por primera vez en Alien vs. Predator, en cuyo guión colaboró Dan O'Bannon, guionista de Alien, el octavo pasajero. Tras el inesperado éxito de aquel experimento llega esta secuela, que no recupera a ningún personaje de la precedente, y que se dedica a ofrecer sustos, roturas de externones y muertes sanguinolentas para todos los gustos. En una nave espacial donde un depredador experimenta con aliens –los cuales parecen ser sus enemigos ancestrales–, sucede lo que tenía que suceder. Hay una lucha, como consecuencia de la cual la nave se estrella en el planeta Tierra, en un pueblecito de Estados Unidos. El depredador muere y los aliens escapan y comienzan a sembrar el terror, primero con su famoso y horripilante organismo parásito que se pega a la cara, y luego matando a todos los seres humanos que se encuentran, con la idea de construir su nido con ellos. Pero del espacio llega otro depredador, que ha sido alertado de la situación, y hace acto de presencia aniquilar a su especie enemiga. Y en medio de este enfrentamiento inhumano, unos cuantos personajes –el sheriff, su amigo ex convicto, el hermano de éste y la chica guapa, una madre aguerrida y su hijita, todos ellos interpretados por un reparto desconocido– se verán con el agua al cuello y serán testigos de cómo toda la población va muriendo atrozmente. Los desconocidos hermanos Colin Strause y Greg Strause recuperan la atmósfera oscura y tenebrosa que dio fama a la saga de “Alien”. Y entre los muchos minutos de un guión tópico, repleto de diálogos simplones y reacciones inverosímiles, hay algunas escenas logradas, como la que sigue al histerismo de la rubia, corriendo por el túnel del alien, o la aparición de éste en el dormitorio de la niña. Por otra parte, sorprende que un solito ejemplar de depredador pueda enfrentarse a todo un enjambre de aliens, por muy experto cazador que sea. Los fans de la criatura diseñada por el pintor surrealista H.R. Giger, "un organismo perfecto", como decía el androide Ash, sin duda se sentirán defraudados.
4/10
(1986) | 132 min. | Acción | Ciencia ficción
Una de las más dignas secuelas de los últimos tiempos, en la que James Cameron (Terminator) supo continuar la trama de la clásica Alien, el octavo pasajero, dirigida por Ridley Scott. Como tenía ante sí una ardua tarea, Cameron decidió cambiar de registro, y en lugar de tirar por una línea presidida por el terror, como en la primera parte, se decantó por la acción, con lo que consiguió una segunda parte completamente diferente y, además, se libró de las posibles críticas por no haber conseguido la tensión de su predecesora. Sigourney Weaver vuelve a realizar una correcta actuación como la Teniente Helen Ripley, tanto es así que tuvo que pasar mucho tiempo para que se librase del encasillamiento al que se vio arrastrada por esta saga. Junto a ella el actor fetiche de Cameron, Michael Biehn, protagonista de varios de sus títulos más significativos: Terminator y Abyss. La acción comienza años después de la primera parte, cuando Ripley es recogida y llevada a la Tierra. Allí intenta advertir a las autoridades de que su nave recogió a un peligroso ser alienígena en un planeta. En un principio no le hacen caso, pero después se pierde el contacto con los colonos que habitaban allí, por lo que es enviada una expedición de marines. Ripley es la única que conoce a los aliens, por lo que se ofrece para acompañar al grupo.
7/10
(2018) | 122 min. | Cómic | Acción | Aventuras Tráiler
Estamos en el siglo XXVI es una sociedad distópica, la guerra con los marcianos 300 años atrás ha dejado profunda huella en la Tierra. En la ciudad aérea de Salem vive una élite inalcanzable, mientras que en tierra firme se encuentran los parias, un conjunto abigarrado de seres humanos, los cárnicos, y de cyborgs, que tiene partes de su cuerpo artificiales. En Iron City, en la zona de desguace, el doctor Ido experto en curar a cyborgs encuentra los restos de la desechada Alita, con un cerebro humano en perfecto estado, y a la que reconstruye en su clínica. Cuando logra que despierte, ella, de aspecto adolescente, no recuerda nada de su pasado, pero pronto sale a la luz que posee cualidades muy especiales, sus dotes físicas son realmente extraordinarias, propias de una guerrera; lo que no quita para que destaquen en Alita unos sentidos muy acendrados de la bondad, la lealtad y la justicia, como se advierte en sus relaciones con esa figura quasi paterna que es el doctor Ido, o con su nuevo amigo Hugo, que le guía en ese mundo hostil, donde se siente muy atraída por un deporte muy popular, el Motorball. Trepidante adaptación del manga de Yukito Kishiro, que ya antes había conocido una versión como serie de anime no demasiado apreciada por los fans. Teniendo detrás la mente creativa de James Cameron, que ejerce como coguionista y productor, puede imaginarse que técnicamente Alita: Ángel de Combate alcanza una perfección inusitada en sus aspectos visuales, tanto en el uso de efectos especiales CGI como en la presentación del 3D, usado con tanta inspiración como en Avatar, el proyecto que tan enfrascado le tiene, da la impresión de que el resto de su carrera sólo dirigirá las secuelas de ese film. Para la dirección, Robert Rodriguez se revela como una acertada elección, pues se nota que el cineasta de origen hispano admira la fuente original, y que posee un talento especial para el cine de acción. Estamos ante un film donde el entretenimiento de calidad es la meta principal, meta que se alcanza sobradamente. La recreación del universo futurista es espectacular, con muchísimos detalles, grandes planos generales de Iron City con edificios semiderruidos o del estadio donde se juega al Motorball. También es fabulosa la calidad y movimiento de los cyborgs, la simbiosis de las partes puramente mecánicas o de robots, con las humanas, manos o rostros, en muchos casos tratados visualmente, como los espectaculares ojos de Alita, todo un homenaje a los clásicos de los personajes del anime, con su redondez saltona. Y las peleas, persecuciones, etcétera, están muy logradas, nada que ver con el cansinismo de ciertas perezosas producciones de acción, está todo muy bien estudiado para asegurar la diversión. Quizá alguno considere que los elementos que componen la trama son muy sencillos o arquetípicos, pero sea como fuere, lo cierto es que funcionan a las mil maravillas. La chica sin memoria que necesita arraigar en algún sitio, conocer el sentido de su vida; los padres sacudidos por una tragedia que les marcó para siempre; los sentimientos paternales y filiales entre Ido y Alita, al modo de una revisión moderna del cuento de Pinocho; la élite controladora de los parias desde la distancia, sin mezclarse nunca con ella; los cazarrecompensas y demás tipos duros; el amigo que decepciona, pero donde siempre cabe el perdón. Rosa Salazar, abonada a las sagas distópicas –Divergente, El corredor del laberinto– asume con aplomo el protagonismo del film y logra hacer creíble la mezcla de pureza y fuerza de su personaje; y funciona muy bien el resto del reparto, incluidos tres oscarizados secundarios de lujo, Jennifer Connelly, Mahershala Ali y Christoph Waltz.
7/10
(2013) Serie TV | 0 min. | Policiaco | Acción | Ciencia ficción
Un futuro no muy lejano, donde la delincuencia organizada y violenta campa a sus anchas, y la policía se organiza por parejas compuestas por un humano y un cyborg. El detective John Kennex cayó en una emboscada que le dejó en coma durante 17 meses y donde perdió a todos sus hombres. Tal hecho le ha llevado a desconfiar de los cyborgs, aunque él mismo es mirado con malos ojos por alguno de sus compañeros. Le caerá como compañero Dorian, un cyborg que a diferencia de los que dominan en el cuerpo, fue creado con sentimientos que le hacen casi humano; esta serie de robots fue desechada, por lo que John -que ha estado dormido más de un año- y Dorian -desconectado una buena temporada- tienen más elementos en común de lo que parece, y aunque al principio la relación no es buena, acabarán formando un buen equipo tras resolver su primer caso juntos. Serie policíaca de ciencia ficción, tiene detrás a buena parte del equipo responsable de Fringe, es decir, campan por ahí J.H. Wyman, J.J. Abrams y Brad Anderson, entre otros. Con buenas dosis de acción, el episodio piloto pone el listón a buena altura, dando vueltas a la vieja idea de humanos deshumanizados, y máquinas que se diría que tienen alma. Existe buena química entre Karl Urban -el humano- y Michel Ealy -el cyborg-, además de contar con la presencia de la siempre eficaz Lili Taylor, como jefa de policía.
6/10

Últimos tráilers y vídeos