IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Drama

(2015) | 100 min. | Bélico | Drama Tráiler
Contundente film antibélico, nominado al Oscar, con el que el estonio Elmo Nüganen acerca a los espectadores un episodio diferente de la II Guerra Mundial: el drama que vivió Estonia, pequeño país que estuvo tanto a merced de los nazis como del ejército rojo. Efectivamente, la bota rusa dominaba a los estonios antes de la guerra y muchos habían sido reclutados por el ejército de Stalin; cuando las tropas de la Wehrmacht ocuparon Estonia, muchos estonios vieron entonces a los alemanes como los liberadores y se unieron a sus filas pensando en la futura independencia de su país. De este modo miles de estonios, vecinos de los mismos pueblos y ciudades combatieron en bandos distintos, matándose entre ellos sin ser enemigos. 1944 habla de la tragedia bélica con sumo realismo, sobre todo al tratar la vida en las trincheras, donde la vida pende de un hilo y el sacrificio está a flor de piel, donde la muerte puede sobrevenir inesperadamente, la propia, la del compañero de al lado, la del hermano. La trama nos lleva desde las trincheras a campo abierto, y para contar su historia con el enfoque adecuado, Nüganen divide el film en dos partes esenciales: en la primera recoge al lucha de los estonios reclutados por los nazis, mientras que en la segunda su mirada se dirige a los estonios de las tropas soviéticas. Pronto multitud de detalles hacen ver la sinrazón de su situación. Ellos son estonios y no comulgan con ninguna de las doctrinas de ambos genocidas, aunque es cierto que Hitler es el que sale peor parado (gran escena la de las fotografías). En cualquier caso, en ambos bandos comprenden que son esclavos, pero no pueden hacer nada. Para el espectador puede resultar algo desconcertante anímicamente que el foco de atención cambie de un ejército a otro, pero Nüganen quiere dar las dos versiones y mostrar que el interior de los estonios era idéntico, lucharan con quien lucharan. Esto aporta un toque de objetividad a los hechos y sin duda ayuda a tener una visión de conjunto. Aún así, aunque hay varios detalles cuidados en el somero y coral dibujo de los soldados, con sabiduría el guión de Leo Kunnas se centra especialmente en un hombre de cada bando, soldados de gran personalidad, lacónicos, muy parecidos físicamente (no por casualidad): primero Karl Tammik (Kaspar Velberg) y luego Jüri Jögi (Kristjan Üksküla). El destino de ambos se encargará de gritar más fuerte aún sobre el horripilante absurdo bélico.
6/10
(2017) | 91 min. | Drama Tráiler
Un día de agosto de 1945, cuando la II Guerra Mundial está concluyendo, tras el lanzamiento de las dos bombas atómicas. En un pueblecito próximo a Budapest los vecinos se preparan para la boda del hijo de un importante funcionario local. Pero pronto circula la noticia de que han llegado al lugar dos judíos, con grandes baúles, lo que desata el pánico. ¿Y si son legítimos herederos de aquellos a los que denunciaron a los nazis para ocupar sus propiedades? El realizador húngaro Ferenc Török acumula largometrajes en dos décadas en activo, aunque trabajos como Senki szigete y Magyarország 2011 no son muy conocidos fuera de su país. En 1945 aborda el Holocausto en su país, dos años después de El hijo de Saúl, de su compatriota Lászlo Nemes, ganadora del Oscar a la película de habla no inglesa, también sobre esa temática. Se centra en una cuestión bastante espinosa, pues para quienes se han lucrado económicamente de la desgracia ajena, el fin de la contienda puede no ser una buena noticia. Para reflexionar sobre las consecuencias del sentimiento de culpa, Török elige la vía de la elegancia, con una sugerente fotografía en blanco y negro, y un reparto muy coral, tanto es así que el periplo de algunos de los numerosos personajes sólo aparece insinuado, y se echa de menos que el film se detenga más en ellos; de la misma forma apenas se aborda que los nazis hayan sido sustituidos por los rusos, no menos totalitarios. Quizás también resulta todo un tanto negativo, pocos vecinos están exentos de pecado, hasta el sacerdote parece ocultar algo. A su favor cuenta con un solvente grupo de actores, desconocidos a nivel internacional, pero que le sacan jugo a sus personajes, pese a que no abundan los diálogos. De ambientación lograda, se ha cuidado también la rigurosidad histórica. El realizador apuesta por ir incrementando el suspense sobre lo que va a ocurrir; en este sentido a veces recuerda al cine de Alfred Hitchcock. Además, acaba convirtiéndose en un alegato en contra de los prejuicios xenófobos, en clara alusión al auge del nacionalismo actual en Hungría.
7/10
(1988) | 95 min. | Drama
Ralph y Scott, dos amigos recién salidos del instituto, se plantean su futuro. Aunque ingresan en la universidad, se meten en líos. Por otra parte, la guerra de Vietnam esta allí, y ni uno ni otro desean ser reclutados. Lo que en el caso de Scott, le aleja de su padre y su hermano, que sí participa en la causa bélica. Aunque el dibujo de las protestas contra la intervención en Vietnam y de la indolencia estudiantil tiene su interés, lo que sobresale es este film algo cansino son varios actores, entonces desconocidos (Robert Downey Jr., Kiefer Sutherland, Bruce Dern, Winona Ryder), pero destinados a brillar en el firmamento de Hollywood; eso sí, con sus baches.
4/10
(2019) | 102 min. | Drama
(2018) Serie TV | 450 min. | Thriller | Drama
Serie polaca creada por Joshua Long, que al estilo de The Man in the High Castle, imagina una historia alternativa, a partir de una cadena de terribles atentados ocurridos en Polonia en 1983, en las ciudades de Varsovia, Cracovia y Gdansk, que habrían reforzado el autoritario régimen comunista, con rasgos que asemejarían al país a lo imaginado por George Orwell en "1984". En 2003 las autoridades preparan actos conmemorativos por los 20 años de los trágicos sucesos. En tal tesitura Anatol, un inspector de policía,  investiga unos extraños asesinatos, en que le está vedada la información que necesita para dar con la verdad. Existe un motivo de resistencia subterránea, liderado por la decidida Effy. Y Kajtan, cuyos padres murieron en el atentado, y que fue criado por su abuela, es un brillante estudiante de derecho, cuya novia es hija de un jerifalte del partido. Pero el estímulo de su profesor, también juez, le llevará a buscar una verdad elusiva, más cuando su mentor muere en un extraño atropello. Aunque el planteamiento es sugestivo, la narración resulta morosa y no acaba de enganchar. Quizá lo que más choca, es que la Polonia dibujada se parece muy poco a la de antaño o a la de ahora, ya sea al describir las prácticas del comunismo, el movimiento obrero, o el papel de la Iglesia. Resulta todo muy artificioso y la intriga se pierde en cierta nebulosa. Es una lástima, pues en la dirección de los capítulos figura un nombre tan prestigioso como el de Agnieszka Holland. En el ajustado reparto destaca Robert Wieckiewicz, quien hiciera de Lech Walesa en Walesa. La esperanza de un pueblo de Andrzej Wajda.
5/10
(1984) | 113 min. | Ciencia ficción | Drama
Adaptación algo plúmbea de la poco halagüeña novela de anticipación del británico George Orwell, acerca del peligro de los estados totalitarios, ‘grandes hermanos’, dispuestos a impedir la libertad de los ciudadanos. Se estrenó justamente en el año que el novelista inmortalizó con su obra. Michael Radford no logra dar con el tono para retratar la opresión del estado, y tampoco para describir el romance prohibido. Lo más destacable es el trabajo de John Hurt.
4/10
(2018) | 85 min. | Drama
1985. Adrian Lester, que trabaja como publicista en Nueva York, vuelve a casa por Navidad. Supone el reencuentro con sus padres y su hermano adolescente tras varios años de ausencia, y un auténtico shock emocional, pues le lleva a sumergirse de nuevo en un pasado del que huyó, el de una ciudad provinciana de la América profunda, lejos de las sofisticación neoyorquina, donde todo el mundo daba por hecho que se casaría con su amiga de la infancia Carly. Y en circunstancias dolorosas que no se atreve a expresar, pues la familia ignora su homosexualidad, y que está enfermo de sida. Notable cine indie estadounidense, a modo de pequeña pieza de cámara. El director de origen malayo Yen Tan alarga su corto homónimo, para entregar una historia delicada y atravesada de sentimientos, donde domina el amor entre los miembros de la familia protagonista, por encima de cualquier otra consideración sobre distintos modos de ver la vida y posibles reproches. Con inteligencia no se ha jugado la carta de la confrontación y las discusiones violentas, a la que habría sido fácil acudir para construir el drama. Se incide en cambio en la tristeza por no ser comprendido, el rechazo que se manifiesta en pequeños gestos, o la descripción de la atmósfera asfixiante en la que habría crecido Adrian, por ejemplo con el audio radiofónico incidental del sermón fustigador de un clérigo. Casi siempre se apuesta por la sutileza, aunque al final Tan no puede evitar sugerir la posible condición gay del hermano pequeño, algo completamente innecesario, y que se acerca al cliché al apuntar que el no-gusto por el deporte y la sensibilidad artística resultan sintomáticos al respecto. De todos modos tal apunte no malogra el conjunto, bastante equilibrado y que invita a la reflexión, hay que saber convivir y quererse por encima de las diferencias. Rodada en exquisito blanco y negro, una fotografía de Hutch, también coguionista, tiene el mérito de no demonizar a nadie, y con pausa y sin aspavientos atrapa las emociones que embargan a todos los personajes, empezando por el protagonista, bien interpretado por Cory Michael Smith. Están también muy bien Virginia Madsen y Michael Chiklis, los padres, con mayor clarividencia de la que se podría suponer, Jamie Chung, la novia coreana, y el joven Aidan Langford, el hermano pequeño.
6/10
(2015) Serie TV | 0 min. | Drama

Italia. Años 90. Fiscales, policías, políticos, familias, medios de comunicación... todos con el barro hasta el cuello. Un sistema corrupto donde los sobornos son la regla, donde la impunidad es total. Una serie basada en el escándalo de Tangentópolis que hizo trizas a los dos partidos y derribó al gobierno italiano.

(1967) | 87 min. | Comedia | Drama
Retrato de mujer con París al fondo, con un tono de documental experimental, que trata de atrapar la realidad social de la Francia urbana de los 60, con cuestiones como la sociedad de consumo, la revolución sexual, Vietnam y la guerra fría. Con declaraciones a la cámara de la protagonista, banales... o no. Jean-Luc Godard narra a su estilo, experimental, a veces difícil de digerir por la mayoría de los espectadores. Godard es siempre Godard, no engaña a nadie, uno sabe lo que se va a encontrar. Pese a ello se trata de un film emblemático de la visión "godardiana" del cine, con su audacias sobre la relación entre lenguaje e imagen, uso de letreros, extraños silencios, recurso a una voz en off que cuchichea como si estuviera revelando grandes secretos sobre la condición humana y el pequeño burgués que hay tras casa persona...
5/10
(1998) | 90 min. | Drama
Johnny Maher es un obrero de la construcción en Nueva York, que tiene a su cargo una cuadrilla de inmigrantes irlandeses rudos e indisciplinados, Johnny levanta paredes durante el día, de bloque tamaño estándar, 2 por 4, y se emborracha y droga por las noches. Este deprimente cuadro vital de un obrero tuvo un premio en Sundance por su fotografía. Es el debut en la dirección de Jimmy Smallhorne, que también actúa y coescribe el guión.
3/10
Iain Forsyth y Jane Pollard filman un día en la vida del músico de rock Nick Cave (Warracknabeal, Australia, 1957). No es un documental al uso, puesto que las situaciones han sido creadas "ad hoc" para este retrato del artista, de tal manera que sin dejar de tener una estimable autenticidad puede hablarse con propiedad de falso documental o documental de ficción. Así, le vemos acudir a un psicólogo, grabar en un estudio, ir en coche de un lado a otro, conversar con su amigo y colega Warren Ellis, etc. Es más, el propio Nick Cave hace las veces de guionista, junto con los directores; y como buen compositor sabe hacerlo, escribe y habla con propiedad, utilizando un lenguaje rico y expresivo. No es la primera vez además que trabaja para el cine, y no sólo en el apartado de bandas sonoras, sino en el aspecto narrativo. Actor ocasional, ha sido sobre todo guionista de La propuesta, impactante y moderno western australiano dirigido por su compatriota y amigo John Hillcoat. En 20.000 días en la Tierra se nota además que Cave maneja bien los resortes narrativos del cine, como en esas secuencias en que imagina interlocutores en su coche –la cantante Kylie Minogue, el actor Ray Winstone, su ex compañero de banda Blixa Bargeld– mientras da rienda suelta a conversaciones sobre temas variados. Que Nick Cave es un tipo con una marcada personalidad no es descubrir nada nuevo. Ha triunfado en el mundo del rock desde muy joven, sobre todo con su banda Nick Cave & The Bad Seeds, creada en 1983. Su estilo es oscuro, melódicamente seco y contundente, incluso violento en su turbulento lirismo. Es una estrella con todas las de la ley, y sabe que lo es, de modo que en este documental hay mucho de ejercicio narcisista (ya el título se refiere a los días vividos por el artista), de introspección psicológica (en donde sale a relucir su pasado; las relaciones con su padre, fallecido cuando él tenía sólo 19 años; sus primeras experiencias amatorias, etc.). Visualmente estamos ante un producto poderoso, que se adentra en el mundo interior de una persona atrayente, misteriosa, pero que parece vivir auténticamente sólo cuando interpreta a su personaje de estrella, de músico idolatrado. Sin embargo, en el fondo, acaba faltando emoción en el conjunto y el meollo del documental está más vacío de lo que se preveía. Por eso, destacan los momentos puramente musicales, algunos logrados, como por ejemplo en las tomas del tema Higgs Boson Blues, rodado en estudio.
5/10
(1992) Serie TV | 360 min. | Drama
Esta serie gira en torno a cuatro mujeres que comparten casa en la dirección a la que hace referencia el título. Cada una de ellas tiene una peculiar historia: Jade es una prostituta que intenta dejar la profesión, Perry es una abogada que quiere romper con su pasado, Lindsay es una aspirante a actriz y Joy es su manipuladora hermana. La serie sólo tuvo seis capítulos a pesar de que estaba previsto que se hicieran más. Pero, según parece, los productores -entre los que se encuentra Aaron Spelling- no consiguieron llegar a un acuerdo con la cadena de televisión CBS.
4/10
(2004) | 130 min. | Drama | Romántico
El fascinante director oriental Wong Kar Wai vuelve a la carga, entregando una nueva película sobre las heridas del amor, que retoma a uno de los integrantes de la pareja protagonista de Deseando amar, concretamente al encarnado por Tony Leung. Es éste uno de esos filmes que exige haber visto previamente el anterior, que nos narraba la imposibilidad de un amor entre un hombre y una mujer, engañados por sus respectivos cónyuges, que estaban viviendo una aventura. Ellos iniciaban una relación empapada de amor, pero en la que su deseo más hondo era el de no caer en el mismo error que las personas que les habían traicionado. Se trataba de un amor especial, único, irrepetible, que se desarrollaba en una atmósfera como de ensueño, el Hong Kong de los años 60. Y cuya consumación podría suponer romper esa delicada y frágil situación, el final de aquello que lo hacía tan extraordinario. 2046 arranca después de la separación de tan singular pareja. Chow no puede olvidar ese “mood for love” vivido años atrás, y por ello se instala en un nuevo “mood”, un estado anímico de insatisfacción en que trata de olvidar al amor de su vida manteniendo relaciones efímeras con toda clase de mujeres; lo que le hybde en una pasión erótica que nunca sacia. El otro modo de enfrentarse a su honda tristeza es la de escribir novelas de ciencia ficción situadas en el año 2046, un homenaje al número de habitación del hotel donde solía reunirse con su amada. Esta secuela (uno duda en usar esta palabra, que parece de una minusvaloración que no es cierta a la hora de hablar de esta subyugante obra de Wong Kar Wai) resulta mucho más compleja que el film que la justifica. Nadie duda que es más atractivo un amor imposible, que la caída en una especie de limbo, el 2046, donde se mueve un hombre sufriente que es incapaz de pasar página y continuar su vida enfrentado a nuevos desafíos. Él ha decidido seguir hospedado de modo permanente en ese estado mental de 2046, incluso físicamente (buscando la mentada habitación del hotel), y vivir de un modo egoísta, encerrado en un caparazón del que sale sólo de modo esporádico (cuando echa una mano a la hija de su casero, en sus cuitas de amor), los únicos momentos en que vuelve a respirar, siquiera sea sólo un instante.
7/10
(1940) | 96 min. | Drama
Producción de los Korda que plantea el dilema moral de un tipo que ha matado accidentalmente al marido de la mujer que ama. Otro hombre es acusado de homicidio, por lo que cuenta con los 21 días del título para decidir si se entrega. Su hermano, que aspira a un importante cargo en el mundo de la justicia, la persuade para que espere ese plazo, en que el tribunal debe dictar sentencia. Es como un breve plazo de felicidad, pues está decidido a declararse culpable si el otro no es absuelto. Thriller judicial coescrito por el director, Basil Dean, y el novelista Graham Greene. Aunque en su etapa como crítico de cine Greene despotricaba de las películas de Alexander Korda, acabó siendo buen amigo suyo y escribiendo películas para él. En la que nos ocupa él fue su juez más implacable, pues escribió: "Tal vez se me pueda perdonar por llamar la atención sobre una película en la que he tenido que ver, pues lo cierto es que no puedo decir nada bueno a propósito de ella". Había en efecto algunos tópicos, y el "deus ex machina" que propicia un final feliz resulta algo disparatado. Pero también había su parte de atmósfera bien lograda -el parque de atracciones, la noche del crimen...-, y algún buen elemento de humor, como la reunión de los jueces en que cada uno confiesa algún momento en que infringió, siquiera levemente, la ley. Greene añadió algunos elementos de catolicismo -se notaba su conversión 14 años antes-, y el personaje del cura atormentado recuerda al que compuso para su obra "El poder y la gloria". Protagonizan la cinta Laurence Olivier y Vivien Leigh, que se casaron ese mismo año; Greene escribió que "les debo tantas disculpas, padecieron en los papeles estelares".
6/10
(2003) | 124 min. | Drama
21 gramos. La diferencia entre la vida y la muerte, lo que media entre un cuerpo animado y un cadáver. Con este título el mexicano Alejandro González Iñárritu nos habla de la fragilidad de la existencia, de los hilos tenues de nuestro devenir terreno, que pensamos controlar, pero que con enorme facilidad se parten o enredan. Al igual que hiciera en su notable debut, la muy dura Amores perros, nos cuenta tres historias. Pero su peculiar estructura de puzzle, inspirada en William Faulkner, es esta vez más complicada. De modo fragmentado, y al principio desconcertante, nos presenta a tres personajes, cuyos derroteros finalmente están muy relacionados, auténtica carambola a tres bandas. El director rueda su película en inglés, con estilo realista algo desaseado, como si fuera la vida misma, sin esfuerzos por embellecer las imágenes y con brioso montaje. Jack Jordan, preso convicto, acaba de salir de la cárcel. Allí ha abrazado el cristianismo evangelista. Está convencido del “Jesús te ama”, y desea sinceramente salir adelante, junto a su familia. Pero a las dificultades para conseguir trabajo, se suma un fatal atropello. Con su vehículo se lleva por delante al marido y dos hijitas de las hasta entonces felizmente casada Cristina Peck. Termina de completar el cuadro Paul Rivers, enfermo del corazón, necesitado de un trasplante. Y el órgano se lo va a proporcionar el difunto esposo de Cristina. González Iñárritu y su coguionista Guillermo Arriaga hablan con gravedad y sentido fatalista del destino, fuerzas incontrolables que dan al traste con nuestros proyectos. Al describir las situaciones familiares, no se conforman con lugares comunes: así, se nos habla del deteriorado matrimonio de Paul, mantenido artificialmente con mentiras y medias verdades, incluido un aborto que su esposa Mary le ocultó; de las dificultades del “volver a empezar” de Jack, la falta de confianza de la esposa; y de lo que era una vida feliz en Cristina, y que se transforma en desesperación pura y dura, retorno a la adicción a las drogas y deseo de venganza. Cada fotograma transpira rabia, amargura y nihilismo. Hay pequeñas cosas que nos hacen felices, pero duran poco. No hay sentido en el dolor, si hubiera Dios no habría permitido esto, viene a pensar el pobre Jack. La catarsis que al final alcanzan los personajes es limitada.
7/10
(1976) | 101 min. | Drama | Thriller
Sobria película para televisión, con estilo documental, que recrea fielmente el tristemente célebre secuestro del equipo olímpico israelí por terroristas árabes, en el contexto de la Olimpiada de Munich de 1972. Sin excesos hollywoodienses, se pintan las acciones de la policía alemana para resolver el conflicto –William Holden es el jefe de la policía–, el drama de los atletas, que soportan estoicamente su poco halagüeña situación, y la actitud de los terroristas –donde Franco Nero encaja mejor de lo que cabía esperar–.
5/10
(2015) | 110 min. | Comedia | Thriller | Drama
Cinta adscrita al realismo mágico, que mira con un punto de humor muy desinhibido la desazón vital que atraviesan en la actualidad tantas personas. El punto de partida es el viaje de Caroline a un remoto pueblecito de sur de Francia, su madre Isabelle –localmente conocida como Zaza–, con la que apenas tenía relación –la dejó al cuidado de sus abuelos siendo niña, y siempre estaba viajando–, acaba de morir inesperadamente. Mientras está haciéndose cargo de los arreglos funerarios se encuentra con que el cadáver de Zaza ha sido robado, y surgen todo tipo de hipótesis, mientras se ve obligada a prolongar su estancia. Lo que significa una inmersión en un curioso mundo hedonista, que le haría recuperar el gusto por el placer sexual que habría perdido. Su particular guía es Pattie, una mujer que si no es ninfómana le falta poco –altamente promiscua con los hombres, habla de su experiencia sexual con detalle casi pornográfico–, y allí va tratando con distintos personajes que le invitan a fantasear sobre lo ocurrido, como el que parece un antiguo amante de su madre, y tal vez su padre, aunque también podría ser un chiflado necrófilo. Los hermanos Arnaud y Jean-Marie Larrieu vuelven a armar tras El amor es un crimen perfecto una trama con elementos desconcertantes, que invitan a preguntarse quién está más muerta, si Zaza o Caroline. Aunque no nos engañemos, su propuesta no entra en grandes vericuetos intelectuales, más bien parece una especie de juego o una broma, con abundantes elementos de comedia, que muchos espectadores encontrarán de dudoso gusto, al menos la insistencia en las perversiones sexuales resulta un tanto agotadora. Sin duda que los guionistas y realizadores se muestran habilidosos a la hora de hilar su discurso, conviven el realismo y la fantasía, el humor y el punto dramático, en cuidadoso equilibrio. E Isabelle Carré aguanta el protagonismo, y eso que acechan sobre todo dos actores, André Dussollier y Karin Viard, para robarle las escenas en que sus personajes cobran peso con sus respectivos excesos. Destaquemos también el trabajo de Laurent Poitrenaux, el gendarme, de breve presencia pero con indudable personalidad.
5/10
(2018) | 86 min. | Acción | Drama
Durante una patrulla rutinaria un poli anciano, otro agente y su acompañante se verán atrapados en el robo de un banco por parte de una banda de exmercenarios. Producto de acción de poco calado y presupuesto reducido, de esos con que Nicolas Cage fue decidiendo engrosar su filmografía desde hace tiempo. Todo es bastante simplón, aunque podrá entretener a quienes gusten de la acción sin demasido poso.
4/10
(2008) | 125 min. | Thriller | Drama
Película inspirada en un caso real. Ben es un brillante estudiante del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), que aspira a que le concedan una beca para estudiar medicina en Harvard, algo que por su modesta posición económica no se puede costear. Tiene dos amigos algo “colgadetes”, con los que está diseñando un robot para presentar a un importante concurso. Pero les empezará a dar esquinazo cuando un profesor advierte su mente preclara, y le propone unirse a un grupo muy especial de estudiantes. La idea es hacer dinero en los casinos de Las Vegas apostando fuerte al black jack, un juego donde es posible ganar sin dejar las cosas al azar, si se conchavan varias personas, que deben llevar el recuento mental de las cartas que el croupier ha repartido, y comunicarse con gestos y palabras casuales. Ben se resiste inicialmente, pero necesita el dinero, y además formar parte del grupo le permitirá conocer mejor a Jill, una chica que le hace tilín. Hasta la fecha Robert Luketic había destacado sobre todo en la comedia romántica, con la exitosa Una rubia muy legal, y la más bien fallida La madre del novio. Ahora, con producción de Kevin Spacey, que se reserva además el papel del profesor mentor de los chicos jugadores, se lanza a una película de lo que es casi un subgénero, el del mundo del juego. El resultado es un buen entretenimiento, con la clásica moraleja de que la distancia entre “la cima del mundo” y “el más hondo de los abismos” puede no ser tan grande, y que el vértigo del lujo y el dinero pueden conducir a la pérdida de algo mucho más valioso, como es la amistad. Todo dentro de un planteamiento trepidante, elegante y clásico, con la emoción de que los jugadores pueden ser pillados en cualquier momento, pues un veterano controlador del casino está ojo avizor; y con las chispas que surgen de los inevitables choques de egos, sobre todo entre personas tan inteligentes. No faltan además las sorpresas, y quizá al armazón narrativo sólo quepa reprocharle un giro brusco que dan los personajes en una noche malhadada. Soporta el peso de la película un valor en alza, Jim Sturgess, visto brevemente en Las hermanas Bolena y con más protagonismo en el musical beatleniano Across the Universe. Su personaje tiene un aire de persona lista pero tímida, capaz de controlar sus emociones, que recuerda, también por el físico, a la composición de Tobey Maguire de Peter Parker para la trilogía de Spider-Man.
6/10
(2016) | 105 min. | Histórico | Aventuras | Drama
En el siglo XIX un barco en el que viaja el doctor Balmis –médico y científico del rey Carlos IV– lleva consigo la vacuna de la viruela, con el objetivo de extinguir la enfermedad en América. Con él viaja su ayudante Isabel Cendal y una tropa de 22 niños, portadores en su cuerpo del deseado remedio. Crónica de la expedición médico-filántrópica de Balmis y compañía dirigida por Miguel Bardem a partir de la novela histórica de Almudena de Arteaga. Aunque la producción está limitada por el formato televisivo, hay un elogiable esfuerzo en la ambientación de época y cuenta con la magnífica interpretación de Pedro Casablanc en la piel de Balmis, bien secundado por María Castro como su ayudante.
5/10

Últimos tráilers y vídeos