IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Deportivo

(1940) | 66 min. | Deportivo | Thriller | Drama
Bill Crane es una joven promesa del boxeo que empieza a ganar combates, convirtiéndose en un valor seguro. Pero pronto se dará cuenta de que el mundillo del deporte está plagado de individuos sin escrúpulos. Un excelente film noir, en el ámbito del boxeo, que se considera un ilustre precedente de clásicos del género como Nadie puede vencerme.
5/10
(2012) | 111 min. | Deportivo | Drama Tráiler
Gus es un veterano ojeador de béisbol, con un talento natural para descubrir buenos jugadores. Pero se hace mayor, empieza a tener problemas con su vista que oculta, y hay quien piensa que debería tomar el camino de la jubilación. Viudo, tiene una única hija, Mickey, brillante abogada a un paso de lograr ser socia de su bufete. Sin embargo no es feliz, pesa en su ánimo la desconexión con su brusco progenitor, no consigue el ansiado acercamiento por mucho que lo intenta. Pasar con él unos días en Carolina del Norte, donde debe ver -es un decir, debido al problema de sus ojos- las posibilidades de un prometedor bateador, podría ser la ocasión de recuperar el tiempo perdido. Cuatro años después de protagonizar y dirigir Gran Torino, Clint Eastwood vuelve al campo de la actuación en Golpe de efecto con un papel a su medida y dos debutantes en sus respectivos campos, el guionista Randy Brown y el director Robert Lorenz, este último con una carrera largamente ligada al cineasta, como ayudante de dirección y productor en la compañía Malpaso. Lo hace con un drama deportivo donde el béisbol es importante, para empezar con el título -en el original “Trouble with the Curve”, o sea, “Problemas con los lanzamientos curvos”-, un juego de palabras que alude a las dificultades en las relaciones con los otros, sobre todo cuando se trata de cuestiones peliagudas, por no saber ponerse en su lugar y a su altura, intentar entenderles, en definitiva, y hacerse entender. En algunos aspectos la trama es políticamente incorrecta para la cultura dominante, pues exalta la veteranía frente a la juventud arrogante, las oportunidades en la tercera edad, o hace bromas con ciertas comidas que bastantes “expertos” considerarían poco saludables. De todos modos, que nadie piense que Golpe de efecto es una película autocomplaciente con la ancianidad, pues muestra cómo manías y rarezas se acentúan, y entre los jóvenes no deja de mostrar algunos muy válidos, como el hijo de la encargada del motel donde se hospedan Gus y Mickey. Pero sobre todo lo que domina en Golpe de efecto es la idea de que en esta vida, por muy modernos y tecnológicos que seamos, hay que saber ver en los demás personas. De modo que está muy bien que se pueda formar un equipo o pensar en un fichaje manejando las facilidades que dan las herramientas informáticas, de cruce de estadísticas, etcétera, pero sin olvidar que un jugador puede estar fallando por algo tan elemental como la añoranza de la familia, tener a los padres muy lejos. Una idea que también asomaba en la muy celebrada Moneyball, que no hay que ver como la otra cara de la moneda, en realidad ambas cintas coinciden en el planteamiento personalista, frente a la prepotencia despiadada que sólo busca eficacia, resultados, trepar. Es verdad que algunos elementos del entramado dramático puede resultar algo forzados, pero el conjunto de Golpe de efecto funciona muy bien gracias a unos personajes perfectamente perfilados, y a un acierto completo en el reparto. Brilla sobremanera Amy Adams como la hija, logra que nos convenzamos de que además de abogada es una experta en béisbol -de tal palo, tal astilla-, entendemos sus inseguridades con los más íntimos -su novio oficial que le mete presión, su padre que nunca quiere hablar de lo que les separa, el joven ojeador que le empieza a gustar...-, que conviven con naturalidad con su enorme desenvoltura en el bufete o en un garito nocturno, mostrándose cortante o desafiante según aconsejan las circunstancias. Y hay química en su relación con un Clint Eastwood que no tiene que esforzarse demasiado para bordarlo, y con el ojeador al que da vida Justin Timberlake, una relación bien trazada casi siempre, con cierta sutileza. Otros secundarios -John Goodman, Matthew Lillard, Robert Patrick...- dan lustre a una cinta rebosante de humanidad, que muestra con optimismo de fondo lo mejor y lo peor de jóvenes y ancianos, tema muy eastwoodiano, muy malpasiano...
6/10
(2005) | 114 min. | Deportivo | Drama Tráiler
Santiago Munez es un niño mexicano que cruza la frontera ilegalmente con su familia, en busca de una vida mejor en Estados Unidos. Consigo lleva un balón y una foto del mundial de fútbol. Pasa el tiempo, y Santiago ha crecido en Los Ángeles. Aunque sueña con convertirse en estrella del fútbol algún día, su padre piensa que no tiene ninguna oportunidad y prefiere que se centre en los humildes trabajos que debe desempeñar para salir adelante. Mientras juega con un equipo local, se fija en él Glen Foy, futbolista retirado británico del Newcastle, que le augura un prometedor futuro como profesional. Y promete conseguirle una prueba con su antiguo club. Sin que su padre se entere, la abuela de Santiago le compra un billete para ir a Newcastle El cine estadounidense ha conseguido emocionarnos en múltiples ocasiones con deportes que sonaban muy lejanos, como el béisbol y el fútbol americano. Por eso, no resulta extraño la capacidad para emocionar de esta película, con un terreno de juego más familiar, al igual que los clubes, y los problemas asociados a este deporte (estrellas ávidas de juerga que se echan a perder, las ocasiones en que el negocio predomina sobre lo deportivo, etc.). También es una película muy positiva, que invita a mantener la fe y luchar por superarse a sí mismo, y que recoge el valor de la amistad y la unidad familiar. Todo eso permite pasar por alto que resulte previsible, que la realización de Danny Cannon (Juez Dredd) sea algo convencional, que los actores cumplan pero no den recitales interpretativos, y que se noten demasiado los balones creados por ordenador en algunas escenas.
6/10
(2007) | 118 min. | Deportivo
Segunda entrega de la trilogía futbolística iniciada en 2005 con ¡Goool!, que no tuvo el éxito esperado. A pesar de todo, los productores Mike Jefferies y Matt Barrelle tienen previsto seguir adelante con la tercera y última parte. Éstos llegaron a un acuerdo con la FIFA, por el que les han permitido filmar en escenarios reales, con los jugadores del Real Madrid. Los aficionados al fútbol se darán cuenta de que en el tiempo trascurrido entre el rodaje y el estreno del film han cambiado muchos de los jugadores estrella del club blanco, e incluso su presidente, que también tiene un papel destacado. El club pierde un importante partido contra el Barcelona, su eterno rival (quizás por esta razón ha aceptado filmar la película un director catalán). Para tratar de mejorar los resultados, los directivos del Real Madrid deciden fichar al mexicano Santiago Muñez, jugador del Newcastle que está realizando una excelente temporada. Muñez está a punto de casarse con su novia, Roz, que trabaja como enfermera en Newcastle, ciudad que ambos adoran. Pero jugar en el Madrid es el sueño de cualquier futbolista, por lo que Muñez acaba aceptando la oferta. Una vez en la capital de España se reencuentra con Gavin Harris, un viejo conocido que también juega en el mismo equipo, pero que vive una sequía goleadora. Sigue el patrón básico del cine deportivo, al presentar deportistas en crisis que poco a poco se esfuerzan hasta llegar a la gran final. Todo es predecible en exceso, y algún personaje real se muestra poco natural ante las cámaras, sobre todo Florentino Pérez, el ex presidente. Algunos detalles resultan poco verosímiles (el gol de Alessandro Nivola sería “fuera de juego”, la final de la Champions League se juega en el campo de uno de los finalistas, algo que sería difícil que ocurriera en la realidad). Pero es un acierto haber fichado como director a un español, Jaume Collet-Serra (La casa de cera), un director muy imaginativo a nivel visual. Su film es bastante positivo al mostrar el valor del esfuerzo y de la superación personal, no sólo en el deporte, sino también para que no se deterioren las relaciones personales. Critica de forma tajante la parte frívola del mundo del deporte profesional, es decir todo lo relativo a las fiestas salvajes, la obsesión por el sexo, el derroche monetario... Logra especial emotividad la subtrama en que el protagonista descubre que en la capital de España vive su madre, que le abandonó cuando era pequeño.
5/10
(2007) | 95 min. | Deportivo | Drama
La historia auténtica de una adolescente apasionada del fútbol, pero cuyo padre, antigua leyenda de este deporte, y sus hermanos, no creen en sus posibilidades. Se trata de la típica historia de superación personal, encuadrada en el subgénero de drama deportivo.
5/10
(1966) | 168 min. | Deportivo | Drama
Tras un accidente en el que muere uno de sus compañeros, Pete Aron es expulsado de su equipo automovilístico. El reparto internacional es tan espectacular como las secuencias de las carreras.
6/10
(1951) | 78 min. | Deportivo | Drama
Florence Farley es una joven promesa del tenis, que conoce al hombre de su vida. Pero su madre no quiere arriesgarse a que comprometa su futuro deportivo por culpa de un hombre. Una de las primeras películas dirigidas por Ida Lupino, que adaptó una novela de John R. Tunis.
5/10
(2001) | 106 min. | Deportivo | Drama
El género deportivo tiene un inconveniente: las películas suelen ser muy similares. Normalmente, el equipo de fútbol, hockey, atletismo o petanca olímpica de turno comienza siendo desastroso y es el que menos posibilidades tiene de alcanzar el éxito. A través de la autosuperación de los protagonistas, se consigue alcanzar la gran final, donde se juegan el todo por el todo. Aún así, continúan apareciendo grandes películas que dan otra vuelta de tuerca a este esquema, como Un domingo cualquiera o Titanes. Hicieron historia. Si aquellas hablaban de la corrupción y el racismo, en esta ocasión se utiliza el género para hablarnos de los estratos más marginales de la sociedad. Keanu Reeves, no ha descansado mucho entre los rodajes de Matrix y su continuación, pues ha tenido tiempo para protagonizar Noviembre dulce, Premonición, Juego asesino y la también deportiva Equipo a la fuerza. Aquí se convierte en Conor, auténtico arquetipo de perdedor, dedicado a las apuestas y reventa de entradas, que debe dinero a sujetos peligrosos. Su amigo de la infancia Jimmy, que trabaja en un bufete de abogados, le promete un dinerillo a cambio de un favor: entrenar al equipo de béisbol que la empresa de Jimmy patrocina, formado por chavales del barrio menos recomendable de Chicago. Aunque no le dan demasiado bien a la bola, jugar se convertirá para los niños y el entrenador en la forma de escapar al fracaso al que, presuntamente, están destinados. Además, Conor tendrá tiempo de enamorarse de la maestra de los chavales. Del reparto destaca Diane Lane (La tormenta perfecta), pero atención a la expresividad de los niños, todos ellos debutantes: fueron elegidos entre auténticos chicos deportistas de Chicago. Esto otorga verosimilitud a la trama, que está basada en una experiencia real, la de Daniel Coyle que describió los hechos en su novela autobiográfica.
5/10
(2010) | 97 min. | Deportivo | Drama
Venezuela. Una mujer y su hijo pequeño, encuentran un bebé abandonado en la basura y se lo llevan a casa. Al cabo de los años ese bebé, Daniel, se ha convertido en un jovencito de 16 años. Vive feliz en un barrio muy marginal de Caracas junto a su buena madre y su hermano mayor Julio. Daniel sueña con triunfar en el fútbol, deporte en el que es una auténtica estrella junto a su hermano mayor. Sin embargo, cuando la suerte para ellos puede cambiar, ya que hay un ojeador de fútbol profesional que se ha fijado en ellos, la desgracia les golpea tremendamente y sus consecuencias pueden acabar con su futuro. Notable debut en la dirección del venezolano Marcel Rasquin, autor también del guión. Cuanta una historia, muy emocional y pegada al terreno, acerca de la tremenda situación que han de vivir tantos jóvenes en las calles de Venezuela. El dolor, la violencia, el tráfico de drogas, la falta de esperanza y la muerte, son para ellos como la respiración; y en este film se ofrece una visión verosímil de lo difícil que resulta salir de ese mundo. Rasquin hace un dibujo muy perfilado de los personajes, sobre todo de los dos hermanos, tan distintos y en el fondo tan iguales, y en donde el máximo denominador es el amor que tienen a su madre y entre ellos. Rasquin rueda al estilo del realismo sucio, con la imagen levemente quemada, la cámara viva y un montaje muy cuidado y absorbente, ese modo de hacer cine que ya hemos podido disfrutar en otras películas de calidad llegadas del continente americano, tales como la mexicana Amores perros, la colombiana María, llena eres de gracia o sobre todo las brasileñas Ciudad de Dios y Tropa de elite, que comparten con Hermano el mundo de los monstruosos barrios marginales de las grandes poblaciones urbanas: hervideros de delincuencia, drogadicción y asesinatos. El film se sigue con gran interés gracias también al guión, que resulta del todo verosímil, ajustado y sin empalagamientos, muy duro y optimista a la vez. Contiene una idea de fondo muy poderosa, que es el valor de la vida humana. Una idea encarnada a la perfección por el protagonista, Daniel, capaz de sacrificios increíbles por salvaguardar la vida de los que quiere. Las interpretaciones son meritorias, en especial las de los jóvenes protagonistas, los debutantes Fernando Moreno (Daniel) y Eliú Armas (Julio). Y la música de Rigel Michelena es soberbia.
6/10
(2010) | 89 min. | Romántico | Deportivo
Alex, gran jugador de hockey de su escuela, se siente atraído por la chica más guapa del instituto. Pero debido a un castigo su padre le encarga que se ocupe de la llamada tropa de las Abejitas de su hermana pequeña, has el punto de que se convertirá en el líder del grupo. Comedia familiar producida por Disney Channel, con momentos simpáticos pero sin demasiado atractivo.
4/10
(2019) | 90 min. | Deportivo | Drama
Steven Soderbergh es uno de los cineastas más prolíficos de la actualidad, que acomete y ejecuta proyectos como rosquillas sin apenas despeinarse. En esta ocasión se apunta por primera vez a una producción de Netflix, que incluso es citada en la trama, y que describe la trastienda de la industria deportiva, los tejemanejes que explotan las cualidades atléticas de los jugadores y la adhesión de los fans a su equipo para obtener pingües beneficios. Gran amante de los desafíos tecnológicos, Soderbergh supera esta vez con brillantez la limitación de rodar el entero film con un... ¡iPhone!, lo que pasará inadvertido para el espectador no avisado, más allá de algunos planos generales con objetivos cortos, de los que podrá interrogarse acerca de su singular aspecto. Al parecer, el cineasta tuvo la cinta montada sólo 3 horas después de terminar de rodar el último plano. El film, entreverado de breves pasajes en blanco y negro donde jugadores de baloncesto auténtico explican a cámara sus primeras experiencias en la NBA como principiantes, transcurre durante apenas 72 horas, en que la liga está viviendo un "lockout" o huelga, que paraliza todos los partidos. Seguimos los pasos de un prestigioso agente de jugadores, Ray Burke, cuyo representado y recién incorporado a la liga en el último "draft", Erik Scott, se ha endeudado hasta las cejas pensando que pronto iba a ganar el dinero propio de una estrella. Con asombrosa clarividencia, hablando con unos y otros, incluida la madre de un jugador y pariente al que introdujo en la NBA tiempo atrás, se moverá como pez en el agua siguiendo aquel dicho de "a río revuelto, ganancia de pescadores". Estamos ante un film ágil, con vertiginosos diálogos, parte del guión escrito por Tarell Alvin McCraney, que también aportó su buen hacer a la oscarizada Moonlight. Aunque esas frases rápidas incluyen tecnicismos y situaciones en las que puede perdere el no familiarizado con el negocio del baloncesto en Estados Unidos, el film tiene algo que atrapa. Entre las ideas que conceden consistencia al film, se encuentra la de la cuestión racial, la del mercado que puede matar algo tan bello como la competición deportiva, o las nuevas formas de difusión y comunicación, redes sociales, vídeos virales, streaming, que lo están cambiando todo. El reparto está compuesto por actores no demasiado conocidos pero que demuestran un muy buen hacer, empezando por el protagonista, hilo conductor de la trama, André Holland.
6/10
(1932) | 67 min. | Comedia | Deportivo
Un gran éxito en la carrera del cómico Joe E. Brown, que daría origen a otras dos películas donde también se convierte en jugador de béisbol: Elmer the Great (1933) y Aliki Ike (1935). Porque, a pesar de su título español, es este deporte norteamericano la base central de la historia: un bombero que en sus ratos libres juega al béisbol. Es tan bueno en el juego que acepta fichar por un equipo profesional para, así, poder costearse otra de sus grandes habilidades: los inventos. Una serie de enredos bastante convencionales –y para mayor gloria del actor–, hará que tenga que arreglárselas para salir bien parado como bombero, inventor y jugador. También tiene lugar para una duda amorosa entre dos chicas con diferentes intenciones: la bondadosa muchacha de pueblo encarnada por Evalyn Knapp, y la más sofisticada y pérfida de la ciudad, que no es otra que Lilliam Bond
4/10
(1979) | 96 min. | Drama | Deportivo
El primer trabajo notable del luego célebre Michael Mann. Se trata de un telefilm muy apañado, que sigue la pista a “Rain” Murphy, preso en una penitenciaría, donde cumple cadena perpetua. Algo curioso, pues parece un tipo bastante normal, que dedica la mayor parte del tiempo que está en el patio a correr. Y precisamente llama la atención de las autoridades del penal, pues piensan que el hombre podría entrenar para competir en las olimpiadas nada menos.Mann entrega un sólido drama carcelario, del que es coguionista además de director. El film pinta no sólo las aspiraciones deportivas del protagonista, un motivo para la esperanza, sino sus relaciones con otros internos. Singularmente con el ocupante de la celda contigua, su único amigo en el lugar, pero también con los cabecillas de los distintos clanes, los afroamericanos, los hispanos y los blancos, que manejan peculiares códigos de honor y conducta, mientras trapichean con droga y urden terribles venganzas. Destacan las escenas de Rain corriendo, muy notables al mantener el foco en el atleta y mostrar borrosos a los espectadores. Y hay un toque humano, que aunque algo tópico en algunas ideas, ayuda a entender el motivo que condujo a Rain a la cárcel. Protagoniza la cinta Peter Strauss, célebre por su trabajo en la serie televisiva Hombre rico, hombre pobre, y que demuestra estar en perfecta forma atlética.
6/10
(2018) Serie TV | 580 min. | Deportivo | Drama

Una mujer se hace cargo de un equipo masculino de fútbol de la primera división noruega.

(2013) | 0 min. | Drama | Deportivo
(1994) | 170 min. | Deportivo | Documental
William y Arthur son dos jóvenes de color de baja clase social, que desean por encima de todo jugar al baloncesto y ser los mejores de la Universidad. Su objetivo último es fichar por la mismísima NBA. Documental basado en los hechos reales de dos muchachos que luchan por un sueño. A base de entrevistas y analizando el entorno social donde viven, esta película habla de cómo en Estados Unidos las calificaciones en las notas académicas de los jóvenes van muy unidas al deporte. Es una forma muy loable de incitar a los muchachos a estudiar si desean dedicarse al deporte. Steve James dirige un producto cargado de sensibilidad y en el que se muestra con realismo las ilusión de unos chicos normales que quieren convertirse en ases del baloncesto. El director Spike Lee tiene una intervención.
5/10
(1986) | 115 min. | Deportivo | Drama
El carismático Gene Hackman se mete en la piel de un entrenador de baloncesto en un pequeño pueblo de Indiana. Pese a que se mantiene siempre dentro de las coordenadas del subgénero deportivo, sorprende por la cuidada definición de los personajes y la verosimilitud de los conflictos personales. No por casualidad se trata de una historia real acontecida en 1954. Dennis Hopper logró una merecida nominación al Oscar.
6/10
(2004) | 90 min. | Deportivo | Biográfico | Drama
Pete Rose (Tom Sizemore) es una leyenda del béisbol cuya adicción al juego le traerá muchos problemas. Peter Bogdanovich dirigió este discreto biopic televisivo inspirado en hechos reales. Quizá había material para hacer algo mejor. Sólo se salva el esfuerzo de Sizemore, pero no basta.
3/10
(2016) | 88 min. | Documental | Biográfico | Deportivo

Por primera vez seremos testigos de lo que significa ser Usain Bolt: los durísimos entrenamientos, los retos a los que se enfrenta, el tiempo que pasa con su familia… Veremos imágenes de su juventud, conoceremos a sus padres, su entrenador, su manager, su mejor amigo y sus compañeros, y viviremos de primera mano y con imágenes grabadas por el propio Bolt, una época de importancia histórica en su carrera y en su vida. Es un retrato íntimo de uno de los mayores iconos mundiales.

(2017) | 120 min. | Deportivo | Documental
Documental ganador del Oscar en esta categoría, aborda con pelos y señales el escándalo del dopaje deportivo en Rusia, de proporciones colosales. Algo a lo que el director llega casi por casualidad, pues el propósito inicial de Bryan Fogel era demostrar cómo en la actualidad cualquiera puede tomar sustancias prohibidas que aumentan el rendimiento, y pasar los tests de control antidopaje. Su punto de inspiración era el escándalo de Lance Armstrong, pues él mismo había deseado ser ciclista en su juventud. Fogel busca ayuda primero en Estados Unidos, pero su contacto teme que se pueda malinterpretar su colaboración y pone al cineasta en contacto con Grigory Rodchenkov, jefe de la oficina de control antidopaje en Rusia, quien acepta el reto, asegurando que él puede prepararle para burlar cualquier control de una carrera competitiva. Un reportaje de la televisión alemana sacará a la luz por primera vez la magnitud del dopaje en Rusia, y Rodchenkov aparece en el punto de mira de cabeza que debe rodar. Sin embargo éste, que teme por su vida, huirá a Estados Unidos, y dará su versión de los hechos, cómo se habría constituido una maquinaria para cosechar medallas y gloria. El trabajo de Fogel es ejemplar a la hora ofrecer un relato apasionante y con su punto de intriga, donde Rodchenkov es todo un personaje. Su aportación principal, por supuesto, es el testimonio de Rodchenkov, que incluye su relato de lo ocurrido en los juegos de invierno de 2014 en Sochi, y el peculiar experimento con que empezó todo, con numerosas conversaciones por Skype. Pero también recoge declaraciones de directivos de la Agencia Mundial Antidopaje, y utiliza bien el material de archivo, fragmentos de noticiarios, inauguraciones olímpicas. Aunque al espectador puedan quedarle dudas sobre el papel jugado por la alta jerarquía política rusa y su grado de implicación, el film apunta sin dudar al siempre demonizado Vladimir Putin, presentado aquí como un cínico, conocedor de todo el asunto, aunque se haga el tonto. Y de algún modo se le señala como a alguien capaz de mover los hilos necesarios para que se reinvente lo ocurrido, no en balde es citado "1984" de George Orwell, libro de cabecera de Rodchenkov.
7/10

Últimos tráilers y vídeos