IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Animación

(2009) | 89 min. | Aventuras | Animación Tráiler
Aunque sigue manteniéndose muy activo como guionista y productor, Luc Besson está parcialmente retirado como director. Más de una década después de Juana de Arco (1999), Bessson sólo ha vuelto a tomar la batuta en dos películas infantiles, Arthur y los Minimoys, de 2006, y ésta secuela que no será la última, pues se basa en una trilogía de libros de Céline Garcia, que se completa con “Arthur y la guerra de dos mundos”, que también llevará próximamente a la pantalla. A Besson se le ha echado el tiempo encima, pues ha rodado el film cuando su protagonista, Freddie Highmore, estaba a punto de cumplir 18 años. De momento, aunque se nota que ha crecido muchísimo desde el film anterior (esto se menciona específicamente en el film), el protagonista de Charlie y la fábrica de chocolate sigue siendo tan expresivo como antes, por lo que se disculpa que haga de niño. Highmore vuelve a ser Arthur, que mientras pasa unos días con sus padres en la casa de sus abuelos, recibe la visita de una araña. Ésta lleva consigo un grano de arroz con un mensaje que le advierte de que la princesa Selenia está en peligro. Decidido a acudir en su ayuda, Arthur debe reducir mágicamente su tamaño, hasta alcanzar la altura diminuta de Selenia y el resto de los “minimoys”, pequeños seres que viven en el jardín. Highmore vuelve a estar acompañado por Mia Farrow, y el resto de actores de la cinta original. Sus imágenes se mezclan con las secuencias animadas de los Minimoys, que tienen la suficiente calidad, sin ser sorprendentes, dado el nivel de este tipo de animaciones en los tiempos que corren. Como ocurría en la primera parte, el diseño de los personajes animados recuerda a la cinta de culto Cristal oscuro. Arthur y la venganza de Maltazard ofrece sobre todo acción a raudales, y un sano alegato pro naturaleza. Pero el tono es mucho más infantil que en películas familiares como las de Pixar, que tienen un público mucho más amplio. Y el final es demasiado abierto, para que los espectadores vayan a ver la siguiente entrega, lo que ofrece la sensación de cierto oportunismo.
5/10
(2006) | 102 min. | Animación | Aventuras
Instalado en el suculento negocio de la producción de subproductos tan taquilleros como infames (Transporter, Danny the Dog, Taxi, Bandidas, Fanfan la Tulipe), Luc Besson, que como director ha rodado películas mucho mejores como León, el profesional, llevaba sin dirigir desde el siglo pasado, cuando filmó la decepcionante versión videoclipera de Juana de Arco. Ahora, tiene pendiente de estreno en España la comedia Angel-A y ha finalizado esta inusual película, en la que por primera vez en su filmografía recurre a la animación digital, mezclada con imágenes reales. Por primera y última, pues el cineasta galo ha anunciado que a partir de ahora se retira como director, y sólo ejercerá de acomodado productor. Arthur es un niño de diez años, que vive con su abuela, pues tiene unos padres egoístas que apenas le prestan atención. Cuando están a punto de demoler la casa de campo de su abuela, por deudas, Arthur debe buscar el tesoro escondido por su abuelo ausente, tarea en la que le echarán una mano unos misteriosos indígenas. Éstos le enseñan a manejar una máquina estrafalaria que reduce a Arthur al tamaño de los Minimoys, criaturas diminutas que viven en el jardín, y que tienen la clave de la situación del tesoro. En la parte de imagen real, destaca el buen hacer de la veterana Mia Farrow (la abuela), y del expresivo Freddie Highmore (Arthur), el niño de Charlie y la fábrica de chocolate y Descubriendo Nunca Jamás. De la parte animada, se puede decir que funciona, aunque parece anticuada si se compara con Cars, o Happy Feet. Rompiendo el hielo. Pero Besson logra un tono que recuerda a los mejores cuentos infantiles. También imprime un ritmo ágil a un relato sobre la capacidad de superación, la infancia, la imaginación y el proceso de maduración. 
6/10
(2009) Serie TV | 676 min. | Animación
Asha es una niña muy lista que disfruta en el colegio y jugando con sus amigos Roc, Clara, Daniel y demás. Es feliz en su casa con sus padres y vive rodeado de niños de diferentes razas y culturas. Con su inteligencia Asha siempre elige una solución eficaz para los problemillas que surgen entre los personajes. Pero Asha también es muy impulsiva y a menudo tiene que pensar lo que ha dicho una vez lo ha pronunciado. Serie de animación que consta de 52 capítulos de 13 minutos cada uno, con un colorido muy llamativo y unos dibujos atractivos, de trazos sencillos. Dirigida a los más pequeños de la casa, Asha tiene un objetivo claramente didáctico, y su contenido está supervisado por un comité educativo de la Fundación Bofill. Se entiende por eso que está protagonizada por personajes multiculturales y ofrece buenas dosis de moralejas para los espectadores. La idea es que los niños puedan generar soluciones acerca de cómo mejorar el mundo en que viven.
5/10
(1991) Serie TV | 90 min. | Animación
Serie de animación de la televisíón, basada en el gato protagonista de diversas tiras cómicas. El estreno en cine de la película basada en el personaje propició la recuperación, e invita a las comparaciones tecnológicas.
4/10
(1994) | 87 min. | Animación
Por culpa de una pelea infantil, se rompe el caldero donde se prepara la poción mágica con la que los habitantes de una aldea gala consiguen fuerza sobrehumana para derrotar a las legiones romanas, que intentan conquistarles. Panorámix, el druida, sale al bosque para buscar nuevos ingredientes con los que preparar otra dosis, pero los romanos le descubren y le secuestran. Astérix y Obélix parten inmediatamente con la intención de liberarle, pero lo que no saben es que la persecución les llevará más allá de los territorios explorados en la época; concretamente al continente americano, donde compartirán varias experiencias con las tribus de indios que allí viven. Probablemente esta es la más eficaz de las adaptaciones en dibujos animados -posteriormente se rodaría una en imagen real- basada en los conocidos albumes de historietas creados por Uderzo y Goscinny, de las que también se debe mencionar la excelente Las doce pruebas de Astérix, aunque ésta destaca porque tiene un mayor presupuesto, muy bien aprovechado. Tanto las canciones como la animación tienen una gran calidad, prácticamente a la altura de las superproducciones de la Disney. Esto permitió un método de trabajo similar al que se sigue en aquella factoría, punto de referencia claro para el realizador. Esto permite una animación muy cuidada, lo que se une a la efectividad de un guión inteligente.
5/10
(1986) | 78 min. | Animación | Cómic
Año 50 antes de Cristo. Toda Bretaña está ocupada por los romanos. ¿Toda? No. Una aldea poblada por irreductibles bretones, resiste al invasor. Como no saben cuánto podrán resistir Buentórax, primo de Astérix, acude a la aldea gala en busca de poción mágica. Adaptación del cómic homónimo de Uderzo y Goscinny, uno de los mejores, por su singular parodia de costumbres inglesas, como el te de las cinco. La trama es fiel y la animación efectiva.
5/10
(1968) | 82 min. | Animación
Nueva entrega de las aventuras de Astérix y su inseparable compañero Obélix. En esta ocasión, los dos héroes se trasladan a Egipto, con el druida Panorámix, para ayudar al arquitecto Numerobis a construir un grandioso palacio en el plazo de 3 meses. Todo ello a causa de una apuesta entre la hermosa Cleopatra y Julio César. Si el palacio no es construído en dicho plazo, Astérix y Obélix corren el riesgo de acabar en el vientre de los cocodrilos. Albert Uderzo y René Goscinny nos presentan este film de animación basado en uno de los álbumes de Astérix. El film está lleno de acción y de continuos "gags", que engancharán a todo tipo de público. Romanos, poción mágica y jabalíes se dan cita en esta ocasión en el antiguo Egipto. La calidad de los dibujos es sorprendente, a los que acompaña la pegadiza música de Gérard Calvi.
6/10
(2006) | 78 min. | Animación
Adaptación animada del álbum Astérix y los normandos, de los héroes galos creados por René Goscinny y Albert Uderzo. Con fidelidad al cómic original, se describe el adiestramiento que hacen Astérix y Obélix de Gudúrix, sobrino de Abrarácurcix y cobarde redomado. Mientras, llegan a la aldea los vikingos, que quieren aprender qué es el miedo.
6/10
(1967) | 86 min. | Animación | Cómic
En el campamento romano, Caius Bonus está muy enfadado porque sus patrullas son derrotadas cada vez que se encuentran con habitantes del pequeño pueblo galo. Todo se debe a que los galos toman una poción mágica elaborada por el druida Panorámix. Los romanos lo secuestran, pero no consiguen que les revele la fórmula. Mientras tanto, Astérix se introduce en el campamento para liberarle y entre los dos preparan un plan que concluirá con una nueva victoria de los galos. Buen intento de trasladar a la pantalla las aventuras de los famosos personajes del popular cómic, con una fidelidad casi absoluta al texto original. Deleitará especialmente al público infantil.
4/10
(1989) | 80 min. | Cómic | Animación
Nueva aventura de Astérix, Obélix y sus amigos de la aldea gala que resiste contra los invasores romanos, gracias a la poción mágica del druida Panorámix. Fiel adaptación del cómic homónimo creado por Goscinny y Uderzo. La animación está muy cuidada y el guión respeta los diálogos de la obra original.
5/10
(1985) | 80 min. | Animación | Cómic
Obélix se enamora de la bella Falbala, pero cuando va a regalarle unas flores, descubre que es la novia de Tragicómix. Durante el transcurso de un romántico paseo, la pareja es capturada por los romanos. Astérix y Obélix se enrolan en la legión para rescatarles. Tras un duro entrenamiento, llegan a un campo romano en el desierto. Adaptación de dos de los mejores álbumes de Astérix: Astérix legionario y Astérix gladiador. El ingenioso guión une las dos tramas. La animación está muy cuidada.
6/10
(2018) | 90 min. | Aventuras | Animación | Comedia Tráiler
Mientras recoge muérdago de las ramas de los árboles, ejecutando piruetas acrobáticas, Panorámix sufre una caída que se salda con una desafortunada rotura. Comienza a pensar que ha llegado la hora de jubilarse y buscarse un sucesor apropiado, entre jóvenes talentos, tarea para la que recorrerá la Galia, escoltado por Astérix y Obélix, en busca de un candidato digno a quien confiar su secreto más preciado, la fórmula de la poción mágica que confiere una fuerza sobrehumana. Irreductibles animadores franceses resisten ahora y siempre a la invasión de superproducciones familiares de Hollywood, pese a que resulta complicado trasladar a la pantalla la magia de Astérix, protagonista de los comics galos más populares, creados por René Goscinny y Albert Uderzo. Puesto que las adaptaciones animadas no acababan de convencer, y las de imagen real daban vergüenza ajena, tenía un pase Astérix: La residencia de los dioses, de 2014, que recreaba a los populares personajes con modernos gráficos digitales. No resulta extraño por tanto que los mismos realizadores de aquélla, Louis Clichy y Alexandre Astier, reincidan con una producción similar, aunque esta vez no adaptan un álbum en concreto, sino que el segundo ha creado un guión completamente original, lo que no había ocurrido en ningún largometraje hasta ahora, salvo en Las doce pruebas de Astérix, de 1976. Si por una carambola Pixar hubiera tenido que hacerse cargo de esta historia, en la que los populares galos toman conciencia de que el tiempo pasa inexorablemente, y su druida tiene que afrontar el cambio generacional, habrían creado una tensión dramática tan intensa como la del momento en el que Andy tiene que legar sus juguetes en Toy Story 3. Obviamente, Astérix: El secreto de la poción mágica no llega a ese nivel, pero se nota que sus creadores tienen en mente a la compañía americana, en la que Clichy trabajó como animador de WALL-E y Up, asumiendo la necesidad de que la historia tenga cierto fondo, sin renunciar por ello al humor típico de la saga, con sus romanos aporreados y sus piratas cuya embarcación hace aguas, como debe ser. Sobre todo está muy presente el mensaje de que se debe asumir que los jóvenes tomarán el relevo, y que conviene guardar el equilibrio entre el respeto a la tradición, y la actitud de cambiar lo que ya no funciona. Aquí se integra cierto mensaje feminista, apuntándose a la moda imperante, pero con bastante inteligencia, sin que nada chirríe. Al público religioso más sensible le puede chirriar un gag con un aspirante a relevar a Panorámix de look similar a Jesús, y los puristas de los personajes señalarán que Obélix ya no sueña con probar la poción mágica desde que la probó excepcionalmente en “Astérix y Cleopatra”, pero está rodada con una animación digna, así que nadie quedará desencantado.
6/10
(2014) | 85 min. | Aventuras | Animación | Comedia Tráiler
Adaptación del álbum de las aventuras de los irreductibles galos creados para el cómic por Albert Uderzo y René Goscinny. Sigue el nuevo plan tramado por Julio César por someter al poder de Roma a la única aldea de la Galia que se le resiste, la que habitán Astérix, Obélix, Panorámix y compañía. La idea es construir unas lujosas edificaciones con tipo de comodidades, a las que pomposamente denomina "La residencia de los dioses". Allí irán de vacaciones romanos con sus familias, y este desconocido turismo puede que ayude a que los galos se acomoden a las costumbres romanas, y acaben aceptando la ocupación. El salto de la viñeta a la representación con actores de carne y hueso, o recurriendo a la animación tradicional o tridimensional, es siempre complicada, algo del encanto original se pierde en el camino, lo que se nota más cuando hablamos de un clásico como Astérix. De modo que, sí, tenemos una cinta entretenida, y hasta con alguna variación simpática, como la de la familia romana, un matrimonio con un niño, que acaba haciendo buenas migas con los galos de la aldea. Y el gag del chaval representando peleas con sus muñecos, y los padres preguntándose donde habrá aprendido tanta violencia, mientras contemplan un espectáculo de gladiadores, rezuma fina ironía acerca de progenitores que permiten que sus retoños vean en las diversas pantallas que tienen a su alcance cualquier cosa. Se puede echar uno unas risas con los aldeanos medio vencidos por el dinero romano, y los turistas que aceptan cualquier incomodidad sólo con pensar en el ruido y mal olor de Roma. Pero cuesta imaginar a Goscinny restando al César su dignidad del modo en que lo hace film, que lo convierte en villano de opereta, y tampoco el arquitecto del complejo residencial conserva la personalidad del cómic original.
5/10
Metro City es una ciudad futurista localizada sobre la superficie terrestre. Allí vive el doctor Tenma, un experto en robótica que, tras la pérdida de su hijo, decide crear un robot a su imagen y semejanza pero con superpoderes. Así nace Astro Boy, una máquina con alma de niño que tendrá que enfrentarse al malvado presidente Stone así como a la difícil tarea de encontrar su sitio en el mundo. David Bowers (Ratónpolis) dirige esta adaptación cinematográfica del manga (cómic en Japón) que creara en 1951 Osamu Tezuka. En los años sesenta el jovencito héroe se convirtió en una serie de televisión en blanco y negro. Desde entonces se han realizado dos adaptaciones más para la pequeña pantalla. Así que Astro Boy tiene casi 60 años, pero su influencia en Japón es tal que a su creador se le considera el padre o Dios del manga. Puede que el gran secreto de Tezuka fuera que supo crear un personaje y unas historias que siguen despertando interés un milenio después. A pesar de que nunca se ha visto un Astro Boy más moderno –técnicamente hablando- que el que nos ocupa, se ha mantenido el carácter infantil tanto del personaje como de su historia. Del manga y el anime se han rescatado también sus valiosas enseñanzas morales sobre la integración –los humanos menosprecian a los robots-, el amor al prójimo –con independencia de si es una máquina o no- o el trabajo en equipo. Astro Boy siempre fue como Pinocho, mucho más humano que muchas personas de carne y hueso. Teniendo en cuenta los tiempos que corren también hay mensaje ecológico, muy similar a lo que ya advertía WALL·E, sobre los peligros de que la Tierra se convierta en un vertedero y los humanos acaben viviendo en un lugar ficticio donde las aparentes comodidades acaban con la esencia de las personas. Esta nueva versión de este pequeñito Frankenstein tiene como pega la falta de humor. A los momentos de alto contenido dramático les falta una contrapartida más liviana que se le ha intentado dar con el trío de la “robotlución”, unos personajes que parecen metidos con calzador y que resultan muy pobres.
6/10
(2012) | 76 min. | Animación | Histórico | Terror

Asura

(2013) | 85 min. | Animación

¿Qué sucede cuando la pared que separa un pequeño país del resto del mundo se cae accidentalmente? Tranquilo y detenido en el tiempo, la gente de Sbornia son ahora golpeados por los vientos de la modernidad que vienen de la gran ciudad. Los conflictos causados por el violento choque cultural desordenan la vida de los protagonistas Kraunus y Pletskaya: dos conocidos músicos sbornianos. Como consecuencia de la interferencia continental en los hábitos arraigados de Sbornia, algunos nativos hacen despertar viejas creencias latentes y se dedican a recuperar su identidad. La película está basada en un espectáculo músico-teatral llamado Tangos y Tragedias, creado por los brasileños Nico Nicolaiewsky y Hique Gómez, y que se ha presentado en los escenarios del mundo con gran éxito durante los últimos 25 años.

(2001) | 95 min. | Animación
Un joven idealista de principios del siglo XX, sabio despistado, está convencido de conocer el lugar donde se hundió la mítica Atlántida. Se enfrenta al pragmatismo de sus colegas científicos, y al del grupo de mercenarios que forman equipo con él en una expedición investigadora. Todo este tramo del film es rico e imaginativo, y cuenta con buenos golpes de humor. El hallazgo al fin de la Atlántida da paso a los momentos más tediosos, con abundantes zarandajas manga acerca de la energía que mantiene vivo un mundo en decadencia. Disney continúa en esta aventura submarina su esfuerzo por innovar en los largometrajes de animación. Quizá el éxito en su momento de La sirenita ha sido un aliciente para volver a situar una aventura bajo el agua. Con el lema “Renovarse o morir”, lógico tras los éxitos de Pixar (Toy Story, Monstruos, S.A.) y DreamWorks (Shrek), y los relativos tropiezos propios en filmes de corte clásico (Dinosaurio), Atlantis combina las aventuras a la antigua usanza, que tienen como referencias las novelas de anticipación de Julio Verne, con el estilo manga japonés que ya procuró abordar Don Bluth en Titan A.E.
5/10
(2001) | 70 min. | Animación
Milo Thatch es un intrépido explorador que en la conocida cinta de Disney Atlantis: El imperio perdido encontraba con un nutrido grupo de compañeros el célebre continente desaparecido. Ahora vuelve a reunirse con su equipo para investigar extraños sucesos, en una aventura que le lleva a las heladas montañas de Alaska, y en la que se tendrá que enfrentar, entre otras amenazas, a gigantescos monstruos marinos.
5/10
(2006) Serie TV | 80 min. | Animación
La superheroína Atomic Bettyacude a los denominados "planetas cantantes", para hacer frente a una peligrosa amenaza, con ayuda de Sparky. Aventura navideña del simpático personaje, que triunfa actualmente con su serie televisiva.
3/10
(2015) | 97 min. | Aventuras | Animación | Comedia Tráiler
Tras el inesperado éxito de Las aventuras de Tadeo Jones –que obtuvo una impresionante recaudación en España superior a los 15 millones de euros– el equipo liderado por el director Enrique Gato y el guionista Jordi Gasull, bajo la producción de Mediaset y Telefónica, entregan cuatro años después Atrapa la bandera, un film muy meritorio llamado a convertirse en uno de los referentes de la animación española. Desde luego, la película supone un paso adelante considerable en cuanto a calidad con respecto a su precedente y todo apunta a que podemos estar ante un tándem creativo que puede dar mucho que hablar en el futuro. Mike es un intrépido chaval de doce años, al que le gusta vivir aventuras arriesgadas, junto a su amigos Amy y Marty. El padre de Mike es astronauta de la NASA y su abuelo también lo fue, aunque ahora vive retirado en una residencia y apenas mantiene contacto con su familia. Algo sucedió en el pasado que Mike no acierta a comprender. Ahora, cuando un millonario texano llamado Richard Carson decide hacer creer al mundo que la llegada a la luna del Apolo XI en 1969 fue un montaje y se descubre que desea robar la bandera que depositaron allí los norteamericanos, la NASA decide adelantarse y el padre de Mike es nombrado jefe de una nueva expedición espacial. Sin embargo, por una serie de contratiempos y casualidades serán Mike, su abuelo Frank, su amiga Amy y la mascota Igor quienes puedan malbaratar los planes del malvado Carson. Lo primero que salta a la vista en Atrapa la bandera es su “look” yanqui y su intención de ofrecer una película destinada a un público lo más internacional posible. Cualquier referencia a su país de producción, España, sencillamente no existe y los personajes, la ambientación y la historia pertenecen al imaginario del más puro cine de Hollywood. Por otro lado, la estrategia a la hora de escribir la historia y crear a los personajes es claramente el cine estadounidense, de ahí sus referencias a filmes como Space Cowboys y sus clarísimos modelos al concebir los personajes: el carácter del abuelo Frank recuerda al célebre Sr. Fredricksen de Up; la madre de Mike rememora a la Elastigirl de Los increíbles; la hermana pequeña, Tessa, resulta casi clavadita a la Boo de Monstruos S.A. o a la Agnes de Gru. Mi villano favorito... Aunque lógicamente se pueda achacar en este sentido cierta falta de originalidad, no cabe duda de que lo que ya funcionó con Tadeo Jones es un camino seguro hacia el éxito y que si se desea ofrecer un producto de calidad más vale aprender de los maestros. Y en este sentido, resulta tremendamente gracioso y audaz el homenaje que se hace al director Stanley Kubrick, un simpatiquísimo guiño para los más cinéfilos. Visualmente la película está muy cuidada y se nota que Enrique Gato y su equipo han contado con un presupuesto más holgado. Ya sólo el prólogo sitúa la calidad de la animación a buena altura, en un nivel muy superior al acostumbrado en España, pero también funciona fenomenal la larga secuencia del asalto a la residencia. Y el director se encarga de planificar con mucho esmero y sobre todo de mantener un excelente ritmo que no decae ni un minuto y que hace posible lo más importante: entretener sin pausa. Quizá, es cierto, podría haberse pulido más la gestualidad de los personajes, los matices, así como equilibrar algo más la presencia de algunos de ellos en pantalla: se echa de menos por ejemplo más protagonismo materno o mayor sentido en los gags de la hermanita Tessa. Por contra, sí se consigue que la continuada presencia de la mascota –el lagarto Igor en este caso– no resulte cargante, sino divertida, algo difícil y que suele ser un lastre en este tipo de filmes. Aunque destinada eminentemente a un público infantil, hay en la historia concebida por el también productor Jordi Gasull y el resto de los guionistas cuestiones de calado, de esas que no pasan de moda y que él guión enaltece e incorpora con optimismo. Se trata así con realismo la dificultad de las relaciones familiares, desencuentros entre padres e hijos que pueden durar toda una vida; y de ahí la importancia capital de no rendirse a la hora de luchar por la ansiada reconciliación. La amistad es otro tema clave, así como la necesidad de colaboración para llevar a cabo un objetivo común, en clara consonancia con la misión que cada uno ha de desempeñar en esta vida.
6/10

Últimos tráilers y vídeos