IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de Hong Kong

(2011) | 89 min. | Thriller
Adam y Linda, pareja de recién casados, están muy enamorados. Él acaba de vender una patente de tecnología con la que ha ganado una millonada. Pero su felicidad se ve puesta a prueba cuando Lynda empieza a sospechar que el dinero logrado por Adam tiene que ver con la reciente muerte de su hermano. Rodado en China, estamos ante un film de suspense de argumento poco esforzado, pero más o menos bien ejecutado, con actores y equipo técnico muy experimentado en este tipo de producciones televisivas.  
4/10
(1991) | 95 min. | Drama
Un joven descubre que su madre, una ex prostituta, no es su madre. Lo que provoca una crisis de identidad. Wong Kar Wai explora en su segundo film, situado en los 60, los sentimientos de soledad y orfandad. 
6/10
(2000) | 98 min. | Romántico | Drama
Todos podemos enamorarnos, vivir como flotando esa etapa en que aprendemos a conocer al amado, en que cada encuentro tiene el sabor de la aventura, de la novedad, de la ilusión. Pero mantener encendida la llama sagrada... Un día y otro, meses, años, toda la vida... De esto, del sabor agridulce del amor auténtico, habla In the Mood for Love, arrebatadora película de Wong Kar Wai, un poema hecho de celuloide. El film describe el desengaño amoroso de dos personas: Li-Zhen sufre la infidelidad de su marido, un ejecutivo que viaja constantemente; Chow Mo-wan, periodista, también padece las aventuras de una esposa que frecuentemente se ausenta. Estamos en 1962. Hong Kong es colonia británica, y tanto ella como Chow se han trasladado a vivir al mismo edificio. Los dos se fijan en el otro y en su soledad. Y advierten que comparten idéntico mal de amores (ese entenderse sin palabras, en la mesa de un restaurante, es de una maestría asombrosa). Y les gusta hablar, pasar el rato juntos. Conocerse, apreciar las cualidades del otro... De algún modo es el estadio en que debería hallarse el matrimonio de ambos (la pasión novedosa del principio ha desaparecido, hay que aprender a amarse en el día a día, de modo igual y diferente...), que no llega por el conducto que sería de desear, y que se presenta en cambio en forma de... ¿segunda oportunidad? La trama es levísima y de interpretación muy abierta. Como en Breve encuentro, el pequeño gran clásico de David Lean. Pero tal levedad basta y sobra para componer una historia conmovedora, de personajes auténticos. El espectador un poco, como diríamos, ¿impaciente?, ¿frívolo?, ¿insensible?... Bueno, digamos que cierto público podría preguntarse a qué espera la pareja protagonista para revolcarse en la cama. Pero la película no va por ahí, y aquí no existe la excusa que algunos estudiosos invocaron en el film de Lean (el peso de una moral burguesa que bla, bla, bla...). Aquí tenemos la infinita pena de dos personas, que creyeron encontrar el amor verdadero (y tal vez, sí, lo encontraron), pero que sufren lo que parece su definitivo marchitar. Y encuentran consuelo en su mutua compañía. Hay atracción, y pudor, malestar, cara al vecindario: no quieren que crean que pasa lo que está pasando, pero que no está pasando y... Hay como una certeza, telón de fondo, de que acometer ellos el adulterio no restañará la herida, ni devolverá el afecto perdido; de que lo mejor de su amor es su no-consumación. Kar Wai (Fallen Angels, Chungking Express) cuenta lo dicho con exquisita sensibilidad. Crea atmósferas, maneja de modo excepcional las coordenadas espaciotemporales en las que transcurre la acción, nos sitúa en ese "mood", el estado anímico de los personajes. Las imágenes, el color, los ralentizados, la audacia del montaje, la música con sus boleros... Dirección sabia, bien apoyada en fotografía y dirección artística justamente premiadas en Cannes… Dos actores protagonistas excepcionales (Maggie Cheung y Tony Leung, éste premiado también en Cannes)... El resultado es una película verdadero regalo para los sentidos, y capaz de alimentar el espíritu. Humana, vamos.
8/10
(2007) | 148 min. | Drama Tráiler
Adaptación de un relato de Eileen Chang, ambientado en la China ocupada por los japoneses, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. La trama consiste un largo flash-back en dos tiempos, encerrado en la espera de la señora Mak -cuyo verdadero nombre es Wong Chia Chi- a su amante, el señor Yee, en una cafetería. Wong recuerda su etapa de universitaria de Hong Kong en 1938, en que se integra junto a otros compañeros en un grupo teatral estudiantil. Allí, al tiempo que se despierta un amor no confesado por el líder del grupo, preparan la escenificación de obras patrióticas. Pero eso no les basta para expresar su amor por su país, creen que deben pasar a la acción, lo que supone cometer actos terroristas contra sus compatriotas colaboracionistas; y para ello deben "actuar" ante ellos, pasar por quienes no son. Y ponen el ojo en el señor Yee, de la policía. Lograrán introducirse en su círculo de confianza, pero en un momento dado estiman que el único modo de acceder a Yee es que Wong le seduzca. Sus planes se irán al traste, y los componentes del grupo se dispersan. Sólo en 1942, en Shanghai, Wong es localizada, y se le pida que reasuma los planes de antaño, o sea, la seducción de señor Yee. Y se aplicará con ahínco en la tarea. Verdadera exploración de la degradación del alma humana, aunque resulta difícil saber si tal era el propósito de Ang Lee, y sus guionistas James Schamus y Wang Hui-Ling. Sí es cierto, en cualquier caso, que se habla en cierto momento del precio que hay que pagar por determinadas actitudes. El film muestra inicialmente a unos jóvenes imbuidos de un ideal patriótico, que les lleva primero a expresar su disconformidad con la presencia nipona en China a través del teatro. Pero se diría que esa manifestación pacífica de oposición a Japón no les resulta suficiente, consideran necesario ejercer la violencia, y por ser más concretos, matar a quien hace lo propio al colaborar con los ocupantes. El dar este paso -ese plano de las manos que se unen-, oculta razones no confesas en el caso de Wong, que hará lo que sea por estar cerca del joven a quien ama en secreto; y ese "lo que sea" incluye la disposición a practicar el sexo con alguien a quien no ama, para esos fines asesinos, lo que incluye el sórdido pasaje de iniciación sexual, terrible por la completa deshumanización que lo define, por su evidente instrumentalización. La primera parte del film, dentro de lo terrible que resulta, funciona relativamente bien. Los cineastas logran pintar los ideales de juventud -todo lo confusos y equivocados que se quiera, pero ideales a la postre-, llevados al extremo por lo que se diría un camino sin retorno. Pero el segundo tramo nos introduce por unos sórdidos vericuetos de difícil justificación, con una muy malsana relación entre Wong y Yee, mostrada con una reiterada explicitud, a todas luces desagradable y excesiva, aunque se acuda a la excusa esteticista. Tratar de fundamentar este planteamiento en que Yee tiene el alma tan emponzoñada por la traición, que se hunde en un abismo sadomasoquista, se nos antoja un simplismo de enorme pobreza antropológica. De igual modo, la actuación final de Wong, aunque se quiere revestir de inesperado atisbo de humanidad en su degradación, se diría pueril, poco razonable. La película, ganadora del León de Oro en Venecia, impresiona por su lujosa reconstrucción de época, con las calles de Hong Kong y Shanghai repletas de vehículos y figurantes de los años 30 y 40. Hay en ese sentido más aparato hollywoodiense, por así decir, si se compara el film con otro de esa época, el excelente In The Mood For Love (Deseando amar). Cuenta además con un impresionante reparto, donde a los ya conocidos Tony Leung y Joan Chen, se suma la desconocida Tang Wei, auténtica protagonista del film.
5/10
(2010) | 119 min. | Acción | Thriller
Intriga al estilo Agatha Christie, situada en la antigua China. Sigue al detective Dee Rinjie, que fue encarcelado como supuesto traidor, pero al que la emperatriz pide auxilio para esclacerer unas extrañas muertes de unos tipos que arden hasta consumirse, que podrían tener que ver con los planes de construcción de una estatua gigantesca de Buda. Tsui Hark, especialista en espectáculos chinos y hongkoneses a gran escala, dirige la cinta.
5/10
(2005) | 101 min. | Acción
Tres personajes muy diferentes (un policía amargado, un asesino a sueldo y un abogado corrupto) se ven obligados por las circunstancias, a cooperar en la resolución de una serie de asesinatos. El film, dirigido por Benny Chan (New Police Story), se inspira en una opera tradicional de Pekín, y su trama sirve de excusa para un montón de vistosas peleas, cuidadosamente coreografíadas.
3/10
(1995) | 100 min. | Acción
Antiguo título del experto en artes marciales Jet Li, rodado en Hong Kong. Nuestro héroe, tras sufrir el trauma de la muerte violenta de su esposa, trabaja como guardaespaldas de un actor. Puede ser la ocasión de vengarse de “El Doctor”, su mortal enemigo. Saltos y tiros a todo trapo, con estupenda coreografía en las escenas de acción, son la oferta de esta típica historia de venganza.
4/10
(2007) | 138 min. | Acción | Drama
Dororo es una joven ladrona que conoce a Hyakkimaru, un joven que posee una katana injertada en su brazo izquierdo. Con ella se defiende de los demonios, que tiempo atrás le quitaron partes de su cuerpo debido a un terrorífico pacto que su padre Daigo hizo con los demonios, a cambio de que estos le dieran poder para dominar el mundo. Ambos se unirán en una increíble aventura, en que a cada enfrentamiento con los demonios, Hyakkimaru recupera alguno de sus miembros, a la par que lleva el momento de reencontrarse con sus padres y un hermano. Osamu Tezuka, considerado padre del manga, fue el creador del comic "Dororo", que es llevado a la pantalla en esta película por Akihiko Shiota. La cinta, que tiene un aire a Hero o a La casa de las dagas voladoras, tuvo una buena acogida entre el público japonés, debido, en parte, a su gran carga de acción y artes marciales, con escenas visualmente muy vistosas. Se trata de una cinta ecléctica, con elementos del folclore nipón ante los que el espectador occidental puede andar despistado, y que acusa influencias del spaghetti-western, con musica a lo Ennio Morricone, e incluso se apoya en el flamenco en la banda sonora. Por otro lado, cuenta con una bella fotografía de los magníficos paisajes de Nueva Zelanda.
6/10
(2011) | 115 min. | Acción | Thriller | Drama
En una época legendaria de China, un fabricante de papel vive tranquilamente en su pequeño pueblo. Pero la estabilidad y felicidad junto a su mujer y su hija se verán interrupidas por un suceso y por la llegada de un detective. El humilde fabricante se verá entonces involucrado en un caso de asesinato. Notable y entretenido producto de acción que hará las delicias de los aficionados al género. Aúna briosas y espectaculares coreografías de lucha –en algunos momentos un poco efectistas y algo violentas– y unos personajes que llegan, con sus dosis de honorabilidad y épica. Destaca el dúo protagonista, Donnie Yen (Ip Man) y Takeshi Kaneshiro (La casa de las dagas voladoras).
6/10
(2002) | 98 min. | Acción
Estamos en China en los años 30. Y si por entonces en los Estados Unidos vivían con la ley seca, en China lo que estaba de moda era traficar con opio. Así las cosas, el maestro de artes marciales Wen Biao descubre que su hermano se dedica a enriquecerse de ese modo, y, al intentar evitarlo, es atacado por sus antiguos compañeros. Dado por muerto será encontrado por un par de jovenzuelos con ganas de aprender la técnica del mono borracho, de la que Wen Biao conoce todos los secretos. Pero, entre tanto, el maestro ha sido cuidado por una bella joven que ha aprendido la depurada técnica denominada “el mono borracho”. Los amantes de las artes marciales están de enhorabuena con este film, que recupera la esencia de las grandes películas clásicas de Kung Fu, aunque, eso sí, esta vez sin el carismático Jackie Chang. En su lugar, se puede disfrutar del desparpajo de Wu Jing Jason, joven campeón de Wu Shu en China. La película, notablemente coreografiada, es una extraordinaria mezcla de comedia disparatada y asombrosas artes marciales sin la artificiosidad de los efectos especiales. Los incondicionales del género se lo pasarán pipa.
4/10
(1983) | 86 min. | Acción | Drama
China contra Japón. Este acontecimiento guerrero tiene lugar cada diez años, cuando la escuela shaolin por un lado, y la japonesa por otro, deben escoger dos guerreros que pelean hasta la muerte. En esta ocasión, hay gato encerrado en la gran pelea. Los maestros de las respectivas escuelas esconden algo. Espectacular película wuxia, con coreografías de ésas que dejan la boca abierta. Sin embargo, algunas bromas a destiempo restan interés a la cinta.
5/10
(1980) | 116 min. | Drama
Descripción de la dura vida de una prostituta en las calles de Hong Kong, que trata de dejar atrás esa sórdida forma de salir adelante. Ello ofrecido a través de la mirada de una niña de ocho años. Como puede imaginarse, el film de Fruit Chan es durito, aunque quiere abrir las puertas a la esperanza, a la posibilidad de cambiar. Combina aires neorrealistas con cierta aproximación moderna.
4/10
(1995) | 92 min. | Acción
Un aparentemente inofensivo turista de Hong-Kong (Jackie Chan) llega a los Estados Unidos, a la ciudad de Nueva York, para asistir a la boda de su tío. Su intención es pasar unos días tranquilos, visitando la ciudad y echando una mano en la tienda de comestibles que la familia de su tío regenta en el Bronx. No obstante, se ve envuelto en diversos incidentes. Así se ve atacado por una banda de motoristas, y tiene diversos enfrentamientos con la mafia. Pronto seremos testigos del terrible error que es provocar a un hombre como Jackie Chan, ya que bajo la apariencia de un despistado y algo bobalicón turista, se esconde un maestro de las artes marciales, que puede llegar a ser letal. Stanley Tong es el responsable de este film, que cuenta con la interpretación de Jackie Chan como su mayor activo, ya que su solo nombre basta para que los entusiastas del karate, judo y demás artes marciales se decidan a verla. Multitud de peleas hilvanadas con una sencilla trama componen el argumento de la película.
4/10
(2012) | 172 min. | Ciencia ficción
En el siglo XIX el dueño de una plantación del Pacífico decide ayudar a un esclavo para que escape. En los años 60 del siglo XX, una periodista quiere destapar un caso de corrupción a gran escala y se jugará la vida. Años atrás el hombre que compuso la más bella sinfonía ve cómo otra persona se apodera injustamente de su obra. En el siglo XXII una joven oriental creada en una cadena de producción es salvada de su esclavizada vida por un miembro de las fuerzas rebeldes. Muchos siglos después una mujer venida del espacio busca la ayuda de otros humanos para evitar la extinción de su raza, etc. Los hermanos Wachowski y Tom Tykwer ofrecen un aturullada película, que entremezcla una enormidad de personajes, diferentes escenarios, épocas y puesta en escena, para transmitir una visión global del mundo de tinte filosófico-esotérico procedente de la voluminosa novela homónima de David Mitchell. Durante la primera hora y media de película (las tres horas de duración son desde todo punto de vista exageradas) el espectador puede quedar absolutamente desconcertado, ante un film muy confuso que amalgama todo tipo de tramas y subtramas en un "totum revolutum". Desde luego el trío de cineastas alcanza cotas altísimas de megalomanía al intentar transmitir con esa estructura poliédrica una especie de visión cósmico-profética de la vida humana que daría sentido al mundo. Pero el peligro de contar esto en imágenes wachowskianas es obvio y la superficialidad campea a sus anchas bajo una supuesta hondura metafísica. Lo más interesante de El atlas de las nubes es que busca hacer comprender que la historia del mundo se puede explicar con la frase "el pez grande se come al chico". A lo largo de las eras, la épocas, los años, siempre habrá una lucha de los pobres contra los ricos, de la libertad contra la esclavitud, del amor contra el odio, de la justicia contra la opresión. Jamás el espíritu humano se rendirá ante cualquier forma de tiranía, y nunca podrá quedar aniquilado ante quienes desean someter bajo su mando a los demás hombres. Siempre ha sido así en cada época: en el siglo XIX, en el XX, y lo seguirá siendo en el XXI. Cada uno es libre de elegir el bando, y así forjará su destino... Hasta aquí vamos bien. No hay derrapes. Pero donde la cosa ya se vuelve muy resbaladiza es en el axioma de que "todo está conectado", la otra idea magna que impera en El atlas de las nubes. La cosa resulta un poquito infantil a la hora de hacer comprender al respetable que las vidas que vivimos tienen su inicio en existencias anteriores y que su prolongación se extiende hasta las futuras formas de ser en que nuestros espíritus se desplegarán a su vez, para seguir así una cadena cósmica de vidas, de experiencias que derivan de los diversos actos libres del pasado remoto. Como las imágenes y la sucesión de historias no siempre funcionan para entregar esta visión pseudopanteísta del eterno retorno, los cineastas no dudan en dejar clarito su mensaje explicitándolo burdamente en las bocas de algunos personajes. La sensación es que los Wachowski y su socio Tykwer quieren erigirse aquí en gurús que ofrecen una salida a los infelices humanos que no nos enteramos de que va la vida. Este limitado y pretencioso planteamiento es compatible con una propuesta visual impactante. La imaginación de los creadores de Matrix está fuera de toda duda y aquí vuelven a dar rienda suelta a esa creatividad. Los efectos especiales desplegados a lo largo de todo El atlas de las nubes son considerables, y merece atención especial el esfuerzo por caracterizar de modo diferente a los mismos actores para en cada una de las historias. Aunque es cierto también que el derroche de maquillaje parece a veces descontrolado. Narrativamente la película es muy ecléctica y los hilos narrativos se reparten por doquier, con transiciones más o menos eficaces. Cada espectador tendrá sus preferencias en cuanto a las subtramas. Tienen su gracia las cómicas vicisitudes de Timothy Cavendish (Jim Broadbent), aunque seguramente las aventuras de Chang (Jim Sturgess) y Sonmi (Doona Bae) en un futuro de ciencia ficción son las más logradas, amén de ser las más entretenidas por sus escenas de acción y su sencilla comprensión, y quizá también porque a Somni es a quien corresponde poner inicio y fin al relato y darle de coherencia al conjunto.
4/10
(1982) | 100 min. | Acción
En el año 1920, dos escuelas de artes marciales, la Escuela Azul y la Escuela Roja, mantienen una peligrosa rivalidad para ganar el desafío del Baile del León. Una de las escuelas se salta todos los códigos del honor. Sus miembros están dispuestos a cualquier cosa con tal de triunfar. Debut en la realización de Jackie Chan, experto en artes marciales que se había ganado un gran prestigio por sus papeles protagonistas en filmes como La serpiente a la sombra del águila y El mono borracho en el ojo del tigre.
6/10
(2002) | 104 min. | Acción
Lynn y Sue. Dos hermanas que forman una pareja de sofisticadas asesinas a sueldo. Ambas formarán una inesperada alianza con la mujer policía que hasta entonces las perseguía, para ayudarla a que detenga a un peligroso mafioso que les persigue. Especie de versión oriental de Los angeles de Charlie, pero esta vez las tres son chinas, no sólo una, las peleas son todavía todavía más exageradas, y aporta mucho sentido del humor, en la línea del cine de Hong Kong.
2/10
(1976) | 98 min. | Acción
Una de las muchas pelis de artes marciales de Jackie Chan, con personaje que entrena duro, y que se ve sacudido por la desgracia. En efecto, es testigo del asesinato de su padre a través de una nueva técnica asesina. Así que toma una decisión no demasiado budista, pero en fin: se trata de hacerse monje shaolin y jugar que vengará a su progenitor. Tras pasar la prueba de sacudir a los 100 hombres de maderas, puede que esté listsao para acometer sus planes... El film no aporta grandes novedades, pero Chan desprende una simpatía que ayuda a que no parezca que estamos viendo ‘lo de siempre’ (cuando, por supuesto, eso es justo lo que estamos viendo).
4/10
(2001) | 100 min. | Comedia
Don Tyler es un prestigioso director de cine que mientras está rodando en la Ciudad Prohibida, entra en un vacío creativo y es despedido. Tyler sabe que está mal de salud y le pide a un cámara amigo suyo que cuando muera le prepare un divertido funeral. Graciosa película que explota las mejores cualidades del gran Donald Sutherland. Le acompaña Ge You, al que vimos en ¡Vivir!, de Zhang Yimou.
4/10
(1972) | 81 min. | Acción
Tan Lung viaja a Roma para ayudar a una familia amenazada por la mafia. Cuando Lung da su merecido a los hampones, éstos deciden llamar a su amigo Colt (Chuck Norris), para que le ponga las pilas a Tan Lung. Una de las películas más conocidas de Bruce Lee, que mezcla humor con espectaculares exhibiciones de artes marciales. Espectacular resulta la pelea entre Bruce Lee y Chuck Norris en el Coliseo de Roma.
4/10
(1982) | 96 min. | Acción
Leung Chan es un karateka joven y rico que no ha perdido ni un combate, pero en realidad, esto se debe a que su criado ha amañado todos los enfrentamientos. Cuando Leung Chan lo descubre decide entrenarse en serio con el mejor maestro, que no es otro que Leung Yee Tai, y el hermano de éste le enseñará también una técnica insuperable de Kung Fu conocida como 'Wing Chun'. Leung Chan deberá convertirse en el mejor luchador, sobre todo cuando descubra que una banda de mafiosos anda tras él. Entretenida cinta de artes marciales protagonizada por Sammo Hung Kam-Bo y Biao Yuen.
4/10

Últimos tráilers y vídeos