IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de China

(2011) | 120 min. | Drama
La China de 1975, último año de la revolución cultural. Tenemos protagonista infantil, las once flores del título aluden a sus once años. Seguimos la vida cotidiana de este chico en una época que se nos comenta es la que fue, y que se nos invita a mirar con respeto. El padre de Wang Han es un intelectual reconvertido por la fuerza de las circunstancias, que desea que el chico desarrolle su sensibilidad artística pintando. El chaval tiene tres grandes amigos con los que vive sus pequeñas aventuras. Entre ellas la del asesinato de un guardián de la revolución que violó a una jovencita, el crimen lo ha cometido el hermano de ésta, que se oculta junto al río, donde Wang Han tiene un encontronazo con él y un secreto que ocultar. Recuerda un poco el film de Wang Xiaoshuai, de carácter autobiográfico, a Cuenta conmigo, también es una historia iniciática, de introducción a la vida adulta, el final de la inocencia, con cadáver de por medio. El director de La bicicleta de Pekín o In Love We Trust la desarrolla con habilidad, sabe presentar y desarrollar personajes y conflictos contextualizándolos, ello en una zona rural fotografiada muy bellamente, Guiyang, en la provincia de Guizhou.
6/10
(2004) | 130 min. | Drama | Romántico
El fascinante director oriental Wong Kar Wai vuelve a la carga, entregando una nueva película sobre las heridas del amor, que retoma a uno de los integrantes de la pareja protagonista de Deseando amar, concretamente al encarnado por Tony Leung. Es éste uno de esos filmes que exige haber visto previamente el anterior, que nos narraba la imposibilidad de un amor entre un hombre y una mujer, engañados por sus respectivos cónyuges, que estaban viviendo una aventura. Ellos iniciaban una relación empapada de amor, pero en la que su deseo más hondo era el de no caer en el mismo error que las personas que les habían traicionado. Se trataba de un amor especial, único, irrepetible, que se desarrollaba en una atmósfera como de ensueño, el Hong Kong de los años 60. Y cuya consumación podría suponer romper esa delicada y frágil situación, el final de aquello que lo hacía tan extraordinario. 2046 arranca después de la separación de tan singular pareja. Chow no puede olvidar ese “mood for love” vivido años atrás, y por ello se instala en un nuevo “mood”, un estado anímico de insatisfacción en que trata de olvidar al amor de su vida manteniendo relaciones efímeras con toda clase de mujeres; lo que le hybde en una pasión erótica que nunca sacia. El otro modo de enfrentarse a su honda tristeza es la de escribir novelas de ciencia ficción situadas en el año 2046, un homenaje al número de habitación del hotel donde solía reunirse con su amada. Esta secuela (uno duda en usar esta palabra, que parece de una minusvaloración que no es cierta a la hora de hablar de esta subyugante obra de Wong Kar Wai) resulta mucho más compleja que el film que la justifica. Nadie duda que es más atractivo un amor imposible, que la caída en una especie de limbo, el 2046, donde se mueve un hombre sufriente que es incapaz de pasar página y continuar su vida enfrentado a nuevos desafíos. Él ha decidido seguir hospedado de modo permanente en ese estado mental de 2046, incluso físicamente (buscando la mentada habitación del hotel), y vivir de un modo egoísta, encerrado en un caparazón del que sale sólo de modo esporádico (cuando echa una mano a la hija de su casero, en sus cuitas de amor), los únicos momentos en que vuelve a respirar, siquiera sea sólo un instante.
7/10
(2008) | 107 min. | Falso Documental | Documental | Drama
Un curioso documental creativo, que sigue a tres generaciones de chinos, y la transformación del viejo sistema comunista en un peculiar capitalismo dictatorial de nuevo cuño. Lo hace prestando su atención a la Fábrica 420, situada en la ciudad de Sengdu, que en los años 50 se dedicaba a la industria aeronáutica con fines militares, y que va a ser desmantelada en la actualidad para hacer rascacielos y un hotel de lujo. Para explicar cómo se ha podido producir tan sorprendente cambio, el director de la llamada Sexta Generación Jia Zhang Ke (Naturaleza muerta) adopta un formato de falso documental, en que se incluyen entrevistas con distintos personajes que han trabajado en la fábrica, sus hijos, etc. De algún modo, podríamos decir que es como un En construcción a la china. Tales declaraciones vienen precedidas de versos de poetas nacionales y extranjeros, canciones y demás, y son interpretadas por actores muy competentes, entre los que destaca Joan Chen. Su historia, la de Pequeña Flor, mote que le ponen en la fábrica por parecerse al personaje de una película de... ¡Joan Chen! tiene su gracia, y sirve para subrayar el complejo de culpa por una pieza mal fabricada, causa de un accidente aéreo. Película de autor, de visionado arduo, resulta valiosa por el esfuerzo en explorar nuevos caminos de expresión artística.  
6/10
(2017) | 93 min. | Acción | Fantástico | Thriller
Travis Conrad es un asesino a sueldo, uno de los mejores hombres de Wetzler, importante hombre de negocios, mafioso sin escrúpulos. En una misión Conrad caerá muerto, sin embargo sus socios usarán una técnica revolucionaria para devolverle la vida, con la intención de conseguir algo que sólo puede darles Conrad. Pero sólo tendrá 24 horas para cumplir su misión. Correcto producto de acción, con leve elemento de ciencia ficción, en donde, sin embargo, entre tanta persecución, explosión y tiroteos, no se escapa el bajo presupuesto del proyecto. Aun así el guión sobrevive mínimamente y se saca buen partido al tema de la redención del criminal. Cuenta además con la presencia de actores de cierto calado, entre ellos el protagonista Ethan Hawke, en uno de esos papeles tan suyos de desquiciado atormentado. Junto a él destacan Liam Cunningham como el mafioso y un ya talludito Rutger Hauer en un jugoso papel.
4/10
(2008) | 148 min. | Acción | Bélico | Drama | Histórico Tráiler
China, año 208 antes de Cristo. Han Xiandi es un emperador débil, dominado por su ambicioso primer ministro Zhao Zhao, que tras controlar el norte del país, ha decidido dirigir sus esfuerzos bélicos contra los señores de la guerra del sur. Éstos, a pesar de su debilidad numérica, con el liderazgo de Zhou Yu, aunarán esfuerzos para enfrentarse a su enemigo en el estratégico punto del Acantilado Rojo, junto al río Yangtsé. Lujosa superproducción china de corte épico, a cargo del hongkonés John Woo, que también ejerce de productor. Para el público chino se montó una versión con dos entregas, mientras que la que nos ocupa, de dos horas y media, se ha concebido pensando en el público no chino. Adapta la novela “El romance de los tres reinos”, del escritor Luo Guanzhong, muy reverenciada en China. El arranque despierta el temor de perderse en la trama, por la dificultad que tiene el espectador occidental de retener nombres y rostros orientales con los que no está familiarizado. Pero superado este escollo, al final el hilo argumental es relativamente sencillo, y de lo que se trata es de disfrutar de un gran espectáculo, con vistosísimas escenas de batalla. Hay planos sencillamente deslumbrantes, como el de la paloma mensajera que sobrevuela toda la flota naval de Zhao Zhao. De modo que se combinan unos efectos visuales apañados, con la ventaja de contar con una gran dirección artística de la que se benefician, con su vestuario, los numerosísimos figurantes. Acierta Woo en no abusar del efectismo típico de sus títulos gangsteriles, aquí las secuencias bélicas rebosan clasicismo, pueden recordar a filmes como Braveheart. Introduce alguna subtrama interesante –como la propiciada por la bella esposa de Zhou Yu, a quien desea Zhao Zhao, o la de la espía infiltrada, ambas concebidas para ganarse al público femenino–, y maneja bien los elementos de estrategia militar, donde a la habilidad de los mandos y su valor, se suma también el hecho de defender una causa justa, frente a las artimañas de un enemigo que no juega limpio. No se trata de una película pensada para lograr grandes interpretaciones, pero disponer de actores solventes, como Tony Leung, es garantía de poderosas presencias en la pantalla.
6/10
(2013) | 110 min. | Policiaco | Acción | Thriller
Un veterano inspector de policía regresa a Hong Kong para visitar a su hija. Allí, la mujer le presenta a su novio en un club nocturno, pero al policía algo le huele mal en ese hombre. Y, efectivamente, pronto llegarán los problemas. Entretenida película de acción policial en que Jackie Chan recupera de alguna form su personajes de New Police Story. A sus entonces 59 años el actor hongkonés demuestra estar aún en plena forma. Los incondicionales no quedarán defraudados.
5/10
(2010) | 112 min. | Drama | Romántico
La trama de este correcto film de Liu Hao transcurre en Pekín, y su protagonista es el anciano Pop. En vísperas del año nuevo del tigre, a punto de reunirse con hijos y nietos en la celebración, se encuentra casualmente con Li, un amor de juventud. A pesar de las dificultades que ponen las familias de una y otra parte ponen para que se vean, se las arreglarán para ir quedando. Pop tiene un especial interés por ayudarla a ella con sus problemas de memoria. Hao dirige con parsimonia, se toma las cosas con calma, quizá excesiva, para desgranar una historia donde se destaca el exceso de sobreprotección de los hijos hacia los padres, que sienten clara la obligación que tienen para con sus mayores, pero que acusan la falta de tiempo, padecen sus propios problemas, se preocupan demasiado. La historia de amor entre Pop y Li se desarrolla delicadamente, y la protagoniza el esfuerzo por ayudar, esas adivinanzas sugeridas por el nieto de él, y que propician cierto retorno a la infancia, la época de la inocencia y de una ternura menos interesada que la de los adultos. En el capítulo interpretativo sobresale el trabajo de Niu En Pu, no profesional como el resto del elenco.
5/10
(1993) | 165 min. | Romántico | Drama Tráiler
El director Chen Kaige amontonó premios con este film, entre otros, la Palma de Oro en Cannes. Lo hace con una película plenamente oriental, más hermética y menos accesible que las de su compatriota Zhang Yimou. Esto ya se notaba en Tierra amarilla y El rey de los niños, pero se hace patente en una historia basada en la novela homónima de Lilian Lee, que tiene como marco central la ópera china: un mundo bastante alejado de las coordenadas propias de la mentalidad occidental. El relato transcurre en China entre los años 1924 y 1977. Un arco temporal en el que se sitúa la carrera artística de Dieyi (Leslie Cheung) y Xiaolou (Zhang Fengyi), dos estrellas de la ópera cuyas vidas transcurren parejas a momentos decisivos para la historia de su país: partición de China entre los Señores de la Guerra, ocupación japonesa, victoria comunista, revolución cultural. En la ópera china existe la tradición de que sus personajes sean representados por hombres, incluso los femeninos. En ese aspecto, Dieyi no soporta estar encasillado para representar mujeres. Y se muestra especialmente terco siendo aún niño a la hora de afirmar su virilidad; para ello cambia el texto de una ópera, afirmando ser varón en vez de mujer, lo cual le vale un castigo brutal. Transcurridos los años se observa que existe una relación afectiva muy especial entre Dieyi y Xiaolou. Pero Juxian (Gong Li), una prostituta con la que termina casándose Xiaolou, verdadera ‘femme fatale’, viene a interponerse entre ellos: no porque se la disputen entre ellos, sino porque Dieyi cree que le separa de su amigo. Adios a mi concubina –que toma su nombre de una ópera china que representan Dieyi y Ziaolou, en la que una concubina se corta el cuello ante su rey cuando se anuncia la derrota de los ejércitos de éste– es una tragedia compleja, con personajes y relaciones que también lo son. Dieyi, ante una realidad que parece superarle, se refugia en su papel operístico de concubina, desarrollando una tendencia homosexual. Xiaolou tiene los pies más en el suelo, pero no sabe muy bien cómo ayudar a su amigo y atender a su mujer. Mientras que Juxian querría apartar de su marido la que estima una mala influencia de Dieyi. Kaige aborda el tema del determinismo –algo recurrente en los filmes de Yimou–, el de las circunstancias sociales que pueden provocar que una vida transcurra por cauces muy concretos. Y lo hace afirmando por boca de uno de sus personajes que cada cual se labra su propio destino a través de pequeños pasos en determinada dirección. Resulta interesante la proposición de Kaige ya que fácilmente acontecimientos que se suceden en el film –aprendizaje brutal, encarnación de papeles femeninos, la irrupción de una mujer, la represión de la revolución cultural– podían ser invocados como excusas plausibles del comportamiento de los personajes. Pero Kaige dice a través de Dieyi que eso sólo explica una parte de las acciones de las personas. El director desarrolla su historia con una puesta en escena parsimoniosa pero fascinante, explotando las posibilidades que ofrece la ópera china de colorido, gestualidad y sonidos, mostrada a través de la deslumbrante fotografía de Gu Changwei. Se juega maravillosamente con luces, sombras y reflejos, o se dan buenas soluciones visuales. Una muy efectiva es la discusión que tienen los miembros de la compañía acerca de las nuevas ideas sobre la ópera venidas por el dominio comunista –es valiente Kaige al criticar el ahogo de la cultura que trajo consigo Mao–, en la que se juega con las transparencias que han de servir de fondo a una representación.
8/10
(2018) | 91 min. | Animación Tráiler
Max es un ganso egoísta y bravucón que alardea de ser el mejor volador de la bandada y rechaza volar. Sin embargo, cuando se dispone a migrar con la llegada del invierno tiene la mala suerte de romperse un ala. Tendrá que desplazarse andando. En su camino se le unirán dos patitos hermanos, Chi y Chao, que han perdido a su bandada por culpa de Max y que son perseguidos un un malvado gato. Entretenida película de animación, de producción chino-estadounidense, que aborda cuestiones de gran calado dirigidas sobe todo a los más pequeños, tales como la necesidad de trabajar en equipo, de sentirse parte de una familia y de ayudar a los demás. Está bien mostrada la evolución del protagonista, un ganso simpático y fanfarrón que aprenderá grandes lecciones de convivencia para el futuro. Se trata del debut en la dirección de Christopher Jenkins, conocido sobre todo por su guión de Locos por el surf, también un film de animación protagonizado por animales, en ese caso pingüinos. Está claro que el amor a los animales es algo esencial para el director, ya que aquí juega un papel clave la sensibilización sobre este tema dirigida al público infantil. La película de Jenkins es una aventura repleta de humor y llena de acción, con momentos trepidantes y originales, en tierra, mar, aire e incluso en una cueva como escenario. Funcionan personajes secundarios como el de la tortuga o especialmente el del malvado gato con la personalidad desdoblada al más puro estilo Gollum. También hay un divertido homenaje cinéfilo a Indiana Jones. Sin ser llamativa o espectacular, técnicamente la animación es eficaz.
5/10
(2012) | 88 min. | Drama
Originalidad no se le puede negar a la película china All Apologies, su trama no deja de ser rocambolesca y poco común. Tenemos a dos matrimonios vecinos que viven en una aldea. Por un lado están Cheng -que trabaja en la ciudad- y Zhen, que tienen un niño, Zhuang. De condición más modesta, están Yu y Man, que tienen una cría. Conduciendo su motocarro con Zhuang a bordo, Man tiene un accidente y el pequeño muere, además de quedar él muy lastimado de las piernas, lo que le obliga a permanecer en el hospital. El dolor de Cheng y Zhen es grande, porque no pueden tener más hijos. Cuando respondiendo a su rabia, Man le dice sin hablar en serio que tome a Yu para que le dé un hijo, él lo ejecuta al pie de la letra, y viola a la mujer. No puede imaginar que, en efecto, se quedará embarazada, pero todo el proceso lo oculta los dos conocedores a sus respectivos cónyuges aprovechando la postración de Man y la distancia de la ciudad. La entrega del recién concebido será el precio a pagar por el accidente, pero claro, las cosas no serán tan sencillas. El mérito de la directora y guionista Emily Tang es contar esta historia de culebrón con lo que se diría la versión china de la ley del Talión -donde en vez del “ojo por ojo” se aplica el “hijo por hijo”-, sin que parezca del todo disparatada. Además parecen aletear las secuelas de la política del hijo único en China, que tanto ha influido en la configuración social actual. Cierto que Tang suma demasiadas casualidades -una ligadura de trompas, justo, justo, justo, el día que muere el niño, o todo el cúmulo de circunstancias que permiten mantener el embarazo oculto a los otros dos cónyuges-, pero unas buenas interpretaciones y un sobrio final de All Apologies, invitan a pensar que encajar las contrariedades que conlleva la vida no es tan mala cosa, mientras que los atajos artificiales para arreglar problemas pueden convertirse en laberintos que encierran en nuevos y más complejos problemas.
4/10
(2010) | 114 min. | Romántico | Drama
Años de la revolución cultural. La familia de Jhing ha sido obligada a trasladarse al campo, mientras su padre está en prisión por sus ideas políticas, ella debe esforzarse para prepararse como maestra demostrando lealtad al partido, sin dar un paso en falso que le haga recaer a ella y a los suyos en desgracia. Conocerá a Sun, un joven bien plantado, que hace trabajo de campo para el instituto geológico, y cuyo padre tiene buenas conexiones con el régimen. Ambos se enamoran perdidamente y mantienen una tierna y limpia relación, aunque evitando que sea conocida públicamente, por las posibles repercusiones que podría tener en el futuro de una y otro. Zhang Yimou demostró la fuerza y delicadeza con que puede manejar una historia de amor en El camino a casa (1999). El cineasta vuelve a recorrer este terreno con más sencillez pero igual talento a través de un enamoramiento adolescente muy bien contado, tremendamente romántico, donde evita dos enormes riesgos, la grosería y la cursilería. Lo hace adaptando una novela de Mi Ai, en que orilla bastante la cuestión política -aunque no deja de mostrar los excesos del culto a la personalidad de Mao y al partido en aquella época, en una sorprendente escena de musical, o la presión asfixiante que padecen los supuestos disidentes-, para centrarse en lo humano, el entorno familiar -la madre prudente, la complicidad de los hermanos pequeños en el secreto del noviazgo- y sobre todo el seguimiento a la pareja protagonista, donde sorprende gratamente el elogio al respeto del otro, la no-reducción del amor a lo físico, aunque sea manejando sin ñoñerías unas sorprendentes ingenuidad e inocencia. En este aspecto juega al contraste con otra relación de final infeliz, un aborto, que aunque en el film sea un tema marginal, permite hacerse idea de lo muy introducido y banalizado que está esta práctica en la sociedad china. La imagen del árbol de espinas que abre y cierra el film sirve como metáfora para abordar también el tema del dolor, la enfermedad que puede truncar los mejores sueños, aunque nunca puede matar el amor. Uno de los grandes logros de Yimou es su lirismo, en escenas que manejadas por otras manos darían seguramente grima. Los jóvenes Zhou Dongyu y Dou Shawn, sobre todo la primera, hacen un trabajo actoral maravilloso.
7/10
(2018) | 234 min. | Drama Tráiler

Al norte de China, una enorme ciudad posindustrial está sumida en una niebla perpetua que atrapa a sus habitantes. Una mañana, un simple altercado entre dos adolescentes de un instituto va a forjar el destino de cuatro individuos, víctimas del egoísmo familiar y de la violencia social. Lo único que comparten es la misma obsesión recurrente: huir hacia la ciudad de Manzhouli, donde según dicen, un elefante de circo permanece sentado durante horas, inmóvil, impasible, ajeno a los problemas del mundo.

(2010) | 95 min. | Drama | Tragicomedia
Liu acaba de enviudar. Tal hecho coincide con la decisión de las autoridades chinas de permitir el regreso por unos días de los taiwaneses que dejaron familia en el continente en los años 40, durante el enfrentamiento de nacionalistas y comunistas. La intención de Liu es reencontrarse con su primera esposa Qiao, a la que dejó en Shanghai embarazada, y con la que nunca volvió a contactar tras establecerse en Taiwán. En ese tiempo Qiao ha formado una nueva familia, y las reacciones de unos y otros ante la llegada de Liu son diversas. Más cuando Liu y Qiao ven reverdecer su antiguo amor, y piensan en irse los dos de Shanghai. Inteligente película del chino Wang Quan An, que sabe plantear un interesante y tierno drama familiar suavizado con puntos de humor, a partir de un caso propiciado por las circunstancias históricas. De hecho el film ganó el premio al mejor guión en el Festival de Berlín. Los conflictos que surgen a lo largo de la trama están muy bien pergeñados, y en ninguno se cede a las soluciones fáciles; funciona estupendamente además el contraste entre la cariñosa acogida inicial, y las aristas que poco a poco surgen. De modo que Qiao nota su amor por Liu, pero también es consciente del amor de su esposo Lou, que supo sacrificarse por ella cuando era una apestada por el ‘background’ del marido huido; hay realismo en la actitud del hijo de Qiao y Liu, que no perdona a éste el abandono al que le sometió, no le considera su padre; y se mira a las nuevas generaciones, esa nieta que podría casarse y vivir dos años separada de su marido en Estados Unidos, una situación no tan diferente a la vivida por los abuelos. Se entrega además una interesante “fotografía” de la nueva China, ese Shanghai de impresionantes edificios y veloces trenes, pero donde se especula con la construcción y donde las nuevas y frías casas altas hacen añorar las abigarradas moradas de antaño. También la burocracia oficial es puesta en la picota en unos pasajes muy divertidos.
7/10
(2019) | 92 min. | Animación | Aventuras
(1994) | 93 min. | Acción | Drama Tráiler
Ouyang Feng es un espadachín que decidió recluirse en el desierto después de un desengaño amoroso. Muchos años atrás amó a una mujer, pero ésta acabó casándose con su hermano mayor. Desde entonces Feng vive en soledad y acepta encargos de gente necesitada de mercenarios. Para ejecutarlos tiene a su servicio a valientes guerreros, que también tienen problemas de soledad. Cuarto trabajo de Wong Kar Wai que empezaba a hacerse un nombre con títulos como Chungking Express. Mucho antes de su redonda Deseando amar (In the Mood For Love), Kar Wai era un joven apasionado por la estética, que logró en este film impactantes imágenes, junto al director de fotografía, su colaborador habitual Christopher Doyle. Algunas secuencias son muy espectaculares, sobre todo los combates, si bien a nivel narrativo éstos resultan bastante confusos, lo que decepcionará a los seguidores del género en el que se encuadra, el 'wuxia', las películas de acción y artes marciales al estilo Tigre & Dragón. También resulta bastante críptico el guión, lleno de continuos saltos en la narración que acaban degenerando en una especie de rompecabezas, difícil de componer. No ayudan los monólogos del personaje central, que cuenta lo que les ha pasado a los personajes, en parrafadas agotadoras. Muy alejada de la calidad de Deseando amar, ya estaba presente en esta obra la obsesión del autor por los amores imposibles y los desengaños amorosos. También a veces se intuye el lirismo que iría perfeccionando después. Y cuenta con sus actores habituales, Maggie Cheung y Tony Leung, jovencísimos por aquel entonces. La versión Redux es un nuevo montaje del film, porque Kar Wai nunca estuvo contento con él tal y como se estrenó en 1994. Entonces fue muy manipulado por los productores, que obligaron al director a meter demasiadas secuencias de acción. Kar Wai las ha suprimido, por lo que este montaje dura unos minutos menos que el original. Al parecer también ha llegado a rodar algún plano nuevo. 
5/10
(2016) | 107 min. | Acción | Aventuras | Comedia
Alocada película protagonizada por Jackie Chan, que encarna a un detective que, para salvar a su sobrina, deberá luchar contra la poderosa banda del mafioso Wong en compañía de un surrealista vividor norteamericano llamado Connor, interpretado por siempre un poco agotador Johnny Knoxville. El director Renny Harlin (La isla de las cabezas cortadas) rueda bien las vistosas secuencias de acción de este film que entusiasmará únicamente a los fans del simpático actor hongkonés. El título en español, que se confunde con la mítica película de Hitchcok, no es precisamente muy adecuado.
4/10
(2014) | 80 min. | Aventuras | Animación
El planeta Cacahuete sufre una grave sequía que impide el crecimiento de los cactus con los que se alimentan sus habitantes. Con el fin de salvar a sus vecinos de Baraboo, una ciudad del desierto, el joven Axel emprende en compañía de Jono, su mejor amigo, un viaje a un presunto oasis en el que brotan las plantas deseadas. China trata de sacar tajada del goloso pastel de la animación digital con este film que parece estudiado para su distribución internacional, sin apenas detalles que delaten su origen asiático. Por su parte, los diseños de los personajes, extraterrestres de cabeza cuadrada y una sola pierna, son originales, pero están poco trabajados, apenas tienen el atractivo que hubiera permitido pasar por alto que su calidad técnica esté alejada no ya de las impresionantes en ese sentido Buscando a Dory y similares, sino de cualquier competidor de los muchos que se suceden en las carteleras. Tampoco se salva su guión, excesivamente pueril, que acaba convirtiéndose en una sucesión de enfrentamientos con varios villanos propios de un videojuego. Aunque desesperará a cualquier adulto, y acumula chistes de ventosidades, puede servir como entretenimiento ligero para los niños, pues al menos tiene un tono positivo, y hasta muestra algún valor, como la importancia de la solidaridad y el trabajo en equipo.
4/10
(2018) | 100 min. | Drama

¿En qué mundo puede una madre verse forzada a abandonar a su bebé recién nacido, sin amamantarlo siquiera? Ayka acaba de dar a luz. No puede permitirse criar a un hijo. Vive en Moscú en situación ilegal, no tiene trabajo y debe pagar demasiadas deudas. No tiene siquiera un lugar donde dormir. ¿Podrá reprimir sus instintos naturales?

(2018) | 96 min. | Drama
Intensa película china, escrita y dirigida por Liu Jie, que cuenta con el padrinazgo en la producción ejecutiva del veterano Hou Hsiao-Hsien. Late en todo el metraje de este duro drama la férrea política de control de natalidad, que ha tenido efectos en la defensa, o no, de la vida, ya no decimos del no-nacido, sino del recién nacido, especialmente si tiene alguna tara o enfermedad. Y también se nos habla de los ancianos, tradicionalmente venerables, pero que corren el riesgo de ser considerados poco menos que prescindibles o aparcables. Jiang Meng vive en Nanjing, y acaba de alcanzar la mayoría de edad. Sus padres biológicos la abandonaron al nacer por la enfermedad que padecía, pero encontró una familia de acogida, que recibía un subsidio para su manutención. Muerto el padre de acogida, la que ha sido para ella una verdadera madre es ya mayor, y al haber alcanzado Jiang la mayoría de edad cesa la ayuda estatal. Burocracias surrealistas impiden que pueda ser adoptada, el destino que espera a la anciana es una residencia, sino consigue su hija de acogida un trabajo bien pagado. Logrará uno de limpiadora en un hospital infantil. Allí se implicará personalmente en el caso de una niña recién nacida con una obstrucción intestinal de difícil curación, donde el padre ha tomado la decisión de que no se apliquen tratamientos, de modo que el bebé morirá irremediablemente. Jie logra implicar emocionalmente al espectador, haciendo que se identifique con la protagonista, terca en hacer lo que su conciencia le indica que es lo correcto, lo que supone complicarse la vida, incluso arriesgándose a terminar en la cárcel. De desarrollo narrativo impecable, con el justo punto de suspense, tiene personajes secundarios entrañables como el amigo sordomudo de Jie, que también se crió en un hogar de acogida. Presenta el film su punto pesimista, o realista, si se quiere, a veces los obstáculos pueden ser casi insuperables, gigantes o molinos de viento, tanto da, y toca ser pragmáticos y aceptar las circunstancias, el marco en que se desarrolla la existencia, no somos omnipotentes. La joven Yang Mi, presente prácticamente en cada fotograma, hace un trabajo perfecto.
6/10
(2012) | 93 min. | Acción | Terror
Un maremoto asola a una ciudad costera. Varias personas quedarán atrapadas en un supermercado inundado de agua, sin luz y, sobre todo, con enormes tiburones que han llegado hasta allí y merodean peligrosamente la instalación. Cine de aventuras catastróficas con depredador de por medio y algunas escenas sangrientas no aptas para espectadores sensibles. Con muchos puntos en común con Deep Blue Sea, se trata de un producto de serie B, pero que logra entretener medianamente gracias al dibujo de los personajes –todos tienen su pequeña historia– y unos efectos especiales apañados.
4/10

Últimos tráilers y vídeos