IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de China

(2011) | 146 min. | Histórico | Bélico | Drama
Nanking, 1937. Los japoneses cometen tropelías sin fin en su invasión de China. John, un pícaro americano, se refugia en un internado anejo a la catedral católica, donde sólo queda una docena de jovencitas más el chico secretario del fallecido sacerdote. Se suma además un grupo de prostitutas, ocultas en un sótano. Ante el intento de violación de las chicas, John finge ser cura, pero ese “muro de defensa” podría ser demasiado débil. Aunque dura en la violencia sexual, emociona esta cinta del chino Zhang Yimou. A partir de la novela de Geling Yan, sorprende la humanidad de la historia y los dilemas morales de unos personajes que parecen guiados por principios evangélicos, “las prostitutas os precederán en el reino de los cielos”, o “si no os hacéis como niños...”. El film cuenta con buenos personajes para un gran reparto, Christian Bale y un puñado de desconocidos. El principal defecto, que se carga la mano sin matices contra los nipones. Impresiona la factura visual de quien se ocupara de la inauguración y clausura de la Olimpiada de Pekín.
7/10
(2019) | 110 min. | Drama
Se presenta como película china, aunque tal vez habría que considerarla tibetana. Más allá de los problemas políticos que afectan a China y Tibet, y una búsqueda de independencia por parte de algunos, el film Lhamo y Skalbe no se mete en líos de este estilo, y cuenta una historia humana de contrariedades. Describe las tribulaciones de Skalbe, que quiere casarse con Lhamo, pero se topa con que su anterior intento de boda, anulado en el último momento por parte de ella, que se metió a monja budista, ha quedado anotado en el registro, lo que le obliga a dar el paso de divorciarse. Entretanto Lhamo, que prepara en el pueblo una ópera china con subtexto ligado a su actual problema, ha dicho que no quiere casarse, tras enterarse de este “matrimonio” previo. Aunque también Skalbe se va a llevar una pequeña sorpresa al enterarse de que su prometida tiene un hijo. No es especialmente brillante este film de Sonthar Gyal, donde las menciones al karma que está dificultando el propósito de los novios de casarse, me hizo recordar aquel título español de “No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas”. Aquí quizá sí sea el karma, la mala pata, o como quiera llamarse, lo que se ceba con los protagonistas. El caso es que su problemática no consigue transmitir emoción.
4/10
(2008) | 114 min. | Bélico | Drama Tráiler
Años 30, siglo XX. George Hogg es un periodista inglés que desea informar acerca de la invasión de las tropas japonesas en China. Haciéndose pasar por un conductor de la cruz roja logra salir de la zona franca de Shanghai y adentrarse en el interior, hacia Nanjing. Las atrocidades que allí ve le provocan una conmoción y además están a punto de costarle la vida a mano de los japoneses. Es salvado 'in extremis' por Chen, un combatiente de la resistencia china, educado en Occidente y que sigue los postulados comunistas. Él y la enfermera norteamericana Lee Pearson deciden que Hogg sea enviado para su seguridad a un lugar lejano, el orfanato de Huang Shi. Allí, Hogg entablará relación con un grupo de niños y jóvenes que intentan sobrevivir en medio del caos, la guerra y la carestía de alimentos. El británico Roger Spottiswoode (El mañana nunca muere) dirige con corrección una historia de valor, solidaridad y amor. Se trata una relato verídico, pues el protagonista existió efectivamente y el guión recrea sus experiencias reales en el país asiático, entonces desmembrado por el enfrentamiento con los nipones y por su propia lucha interna entre los comunistas y las tropas nacionalistas de Chang Kai-shek. La cuidada ambientación es fruto de un esmerado esfuerzo de producción –que se hace notar especialmente en las escenas del tren o de los ataques aéreos– y los elementos dramáticos, desprendidos de una historia que mezcla guerra y amores occidentales en el lejano oriente, recuerdan un poco a películas como El velo pintado o La condesa rusa. Pero aquí, los espectadores quizá echen en falta algo de nervio al conjunto, ya que el guión de los inexpertos Jane Hawksley y James MacManus adolece de cierta monotonía y de algunas caídas de tensión, así como la traslación a la pantalla de Spottiswoode se revela imperfecta en lo referente a la narración temporal de los hechos. Puede ser por esa falta de tensión épica –es inexplicable también la ausencia de una banda sonora de peso– por lo que la historia emociona menos de lo que debería, aunque en honor a la verdad el resultado final siga siendo estimable. El reparto internacional es sobradamente conocido. Pero mientras que Jonathan Rhys Meyers y Chow Yun-Fat hacen un trabajo únicamente correcto, y por momentos incluso gris, las dos actrices están estupendas: Radha Mitchell en su papel de mujer filántropa y de fuerte carácter, y la elegante Michelle Yeoh en el de una gran señora de negocios.
6/10
(2007) | 126 min. | Acción
Espectacular wuxia (cine chino de artes marciales), que nos traslada a épocas legendarias del medievo oriental, en concreto a los años de la dinastía Qing. Se trata de una adaptación de la historia "El asesinato de Ma", y narra la personal y honorable lucha entre tres hermanos de sangre en medio de la guerra y de la agitación política. Lo mejor es poder participar del trabajo acrobático de tres extraordinarios actores: Jet Li, Andy Lau y Takeshi Kaneshiro.
3/10
(2011) | 105 min. | Drama
Lou Ye (Yihe Yuan, Zi Hudie) forma parte de la Sexta Generación de directores chinos –la posterior a la de Zhang Yimou o Chen Kaige– a la que pertenecen realizadores que empezaron alrededor de la década de los 90, como Wang Xiaoshuai o Zhang Yuan. Tras provocar cierto escándalo en su país, por su obsesión por el sexo, a Ye su gobierno le ha llegado a prohibir temporalmente rodar en su país. Ha elaborado en Francia Love and Bruises, que sigue su línea sórdida. En Love and Bruises, Hua, una emigrante que ha dejado Pekín para instalarse en París, donde imparte clases en la universidad, conoce casualmente a Matthieu, un obrero de la construcción. Ambos entablan una relación apasionada a pesar de que él la trata con modos un tanto violentos y cierto desprecio. La profesora acaba abandonándole, pero se da cuenta de que siente una enorme dependencia del muchacho. Análisis de las relaciones tóxicas que sólo pueden llevar a la destrucción, Love and Bruises alcanza cierto interés en su descripción de los dos protagonistas, personajes desnortados representativos de la sociedad contemporánea, interpretados con gran convicción por Corinne Yam, debutante en el largometraje, aunque posteriormente intervino en Holy Motors, y Tahar Rahim, que ya demostró su gran solvencia como joven protagonista Un profeta. Pero no termina de resultar creíble la relación destructiva entre los dos personajes, absolutamente dispares, que establecen una relación únicamente sexual. Además, sus diversos giros folletinescos innecesarios y su remarcado pesimismo terminan por desinteresar al espectador.
4/10
(2005) | 103 min. | Acción | Comedia
De camino a la ciudad de Shache, el monje Tripitaka logra escapar del ataque de un grupo de demonios, pero sus discípulos son atrapados. Mientras anda ideando un modo de rescatarles, es capturado por el Rey de los Reptiles, que le ha entregado a Mellan, un feo demonio que se enamora del monje. Afortunadamente, una princesa de otra galaxia acudirá a ayudarle. Como se ve, la trama de la peli es un completo disparate, no en vano están tras ella los responsables de Kung Fu Sion. A las risas de rigor se suman unos cuidados efectos especiales, y vistosas escenas de artes marciales.
3/10
(1996) | 130 min. | Drama | Romántico
La acaudalada y decadente familia Pang vive en un palacio a las afueras de Shanghai. Allí funciona un importante fumadero de opio. La llegada a la casa de un pariente pobre es causa de una peculiar historia de amor, enmarcada en el final del viejo régimen chino y la llegada del comunismo. Gong Li es la estupenda protagonista de un film lleno de colorido.
6/10
(2020) | 0 min. | Aventuras | Animación | Musical

Una niña que construye un cohete para viajar a la luna y demostrar a su padre que existe una legendaria Diosa de la Luna. Cuando llega al "otro lado", inesperadamente descubre un mundo caprichoso lleno de criaturas fantásticas, algunas de las cuales la amenazan y otras que finalmente la ayudan a encontrar el camino de vuelta a casa.

(2015) | 120 min. | Drama Tráiler
Película rodada en tres momentos, 1999, 2014 y 2025, donde el ancho de pantalla se va abriendo en cada tramo, supone toda una reflexión sobre el paso del tiempo, y las relaciones entre las personas y los lugares que habitan. Arranca la trama en la pequeña ciudad de Fenyang, donde Tao, empleada de un establecimiento de electrodomésticos, es pretendida por dos amigos, rivales amorosos: Liangzi, de modesta condición, entrañable, trabaja en una mina; y Zang, propietario de una gasolinera, egoísta y ambicioso, sueña con llegar socialmente a lo más alto. La elección por Tao de uno de los pretendientes marca los otros dos tramos del film, atravesados por un matrimonio roto y un hijo desubicado, falto de afectos, que no logra comunicarse con sus progenitores, incluso por cuestiones idiomáticas, y que trata de llenar el vacío maternal mediante una relación sentimental con una mujer mayor que él. Jia Zhang Ke prueba con este film la coherencia temática de sus películas. De modo que sigue abordando con sensibilidad y talento las enormes transformaciones que ha experimentado China, no sólo como pujante potencia económica, sino socialmente: las familias están saboreando algo parecido al desarraigo, el desencanto ante el atractivo del dólar pasa factura, las decisiones traen consigo consecuencias, las nuevas generaciones pagan parte del precio de esas decisiones. Y tales cuestiones se contemplan con melancolía exenta de amargura. La música, sobre todo dos canciones, apoyan bien el “mood” creado por Zhang Ke. Sabe utilizar bien el director elementos como el de las llaves de casa, que nadie debería perder, y vehículos como trenes, aviones y automóviles subrayan la idea de la vida como viaje. A veces hay que estar atento a planos breves aparentemente inconexos, como el del tigre enjaulado, o entender el significado de la invitación a una boda cubierta de polvo. Zhang Ke vuelve a trabajar con su esposa, Zhao Tao, estupenda como la mujer que se decide por uno de los dos amigos, para convertirlo en su marido. También dotan de matices a sus personajes Zhang Yi, como el tipo ambicioso, Liang Jing Dong, con su aire resignado, y Dong Zijang en la versión adulta del hijo. Al igual que el resto del reparto, la otra esposa, el hijo en versión infantil, la profesora de aires maternales –la veterana Sylvia Chang–.
8/10
(2018) | 107 min. | Acción | Drama
Tras ser derrotado por el legendario Ip Man, el maestro Cheung Tin-chi, especialista en el arte del Wing Chun, decide retirarse con su pequeño hijo. Abandona el mundo de las artes marciales y pone en marcha una pequeña tienda de comestibles. Sin embargo, por casualidad se verá empujado a ayudar a dos mujeres que están siendo agredidas por un grupo de hombres. Éstos resultarán ser de la mafia liderada por Tso Ngan Kwan, quien por otra parte está intentando salir de la criminalidad y convertirse en una mujer respetable. Pero las cosas acabarán complicándose. Más que entretenida película de artes marciales que en realidad es un spin-off de Ip Man 3 (Dragon Master), pues retoma la continuación de la vida del oponente de Ip Man. El protagonista, personaje lacónico interpretado por Jin Zhang, se hace querer en su intento por no meterse en problemas, pero éstos acabarán llegando inexorablemente. La trama está muy bien urdida y esconde más de un vericueto sorpresivo, con personajes curiosos, como Michelle Yeoh o el del forzudo Dave Bautista. También se esconde por ahí Tony Jaa, al que se echa mano para llevar a cabo un espectacular combate con el protagonista. En el conjunto destaca asimismo la enternecedora relación entre Cheung Tin-chi y su pequeño hijo, que le adora y está deseando que su padre vuelva al Wing Chun. La película está dirigida por el legendario Yuen Woo-Ping, reconocido experto en crear coreografías de artes marciales, algunos de gran éxito internacional como Tigre & Dragón. Aquí da muestras de estar en plena forma y ofrece algunas secuencias magníficas y espectaculares, como la que tiene lugar en las nocturnas calles de Hong Kong, con los neones encendidos.
6/10
(2012) | 87 min. | Drama
(2019) | 138 min. | Acción | Bélico | Drama Tráiler
Roland Emmerich es un cineasta alemán que ya desde el inicio de su carrera mostró su fascinación por el cine estadounidense, siguiendo los parámetros de un Spielberg en títulos como El secreto de Joey. Luego, ya en Hollywood, demostró una sorprendente atracción hacia títulos que rendían pleitesía al amor de los yanquis por su país, con Independence Day  y El patriota, a la vez que manejaba enormes presupuestos, sin duda que se movía como pez en el agua a la hora de armar superproducciones. Por ello no resulta extraña que ahora dirija Midway, sobre la Guerra del Pacífico en los años de la Segunda Guerra Mundial, concediendo el espacio principal a la batalla del título, aunque ampliando el marco con los prolegómenos que conducen a ese punto culminante de la contienda. Por supuesto, no es la primera vez que el cine la aborda, en 1976 tuvimos La batalla de Midway de Jack Smight, con un reparto plagado de estrellas, Charlton Heston, Henry Fonda, James Coburn, Glenn Ford y Toshiro Mifune, entre otros. En realidad podríamos decir que el film de Emmerich combina lo contado ahí con lo que mostraba la película de 1970 Tora, Tora, Tora. De modo que la trama arranca con el oficial de inteligencia Edwin Layton detectando que Japón podría sentirse fuerte para intentar imponer su dominio en el Pacífico, pero sin que sus advertencias sean escuchadas, lo que conduce al desastre de Pearl Harbor, el ataque japonés inesperado y que destruye gran parte de la flota. Con el nombramiento del almirante Chester Nimitz, Estados Unidos se prepara para dar una respuesta contundente, el audaz bombardeo de Tokio, coordinado por el teniente coronel Jimmy Doolittle. Para llevar a cabo la operación es necesario que inteligencia, con Layton detrás sea escuchada, en sus intentos de descodificar los mensajes nipones. Y pilotos como Dick Best se jugarán la vida, pues las operaciones tan lejos de un lugar para repostar, y sin apenas portaviones, son de altísimo riesgo. Todo conducirá a la batalla de Midway, que podría convertirse en una trampa mortal para unos y otros, decidiéndose el destino de la guerra. El film de Emmerich, coproducción con China que cuenta con un guion del más bien desconocido Wes Tooke, es riguroso a la hora de ceñirse a los hechos históricos, y se sigue con interés. Los efectos visuales digitales siguen perfeccionándose, de modo que todas las escenas de acción bélica resultan impactantes. Como es de rigor en una cinta de guerra que sigue las pautas de la vieja escuela, resulta importante el reparto, casi exclusivamente masculino, donde destaca Woody Harrelson, un actor igual se enfrenta a los zombies con guasa en Zombieland. Mata y remata, que se lanza a interpretar con enorme dignidad y clase al almirante Nimitz. Hay muchos rostros reconocibles, como el de Nick Jonas, uno de los hermanos Jonas, el valiente piloto Bruno, o los de Dennis Quaid, Aaron Eckhart y Luke Evans, correctos aunque no tienen la fuerza de los clásicos. El bando japonés es retratado con respeto, se evita caer en el trazo típico de la caricatura.
6/10
(2001) | 158 min. | Acción
A finales del siglo XIV, China está sumida en el caos por los continuos enfrentamientos entre la dinastía Ming y la dinastía Yuan. Coryo, un pequeño reino de Corea, envía una delegación de diplomáticos y soldados para restablecer la paz. Pero es detenida por soldados Ming, que les acusan de espionaje de modo que son enviados de regreso a su país. Durante la vuelta, se encuentran con el ejército Yuan, que ha tomado como prisionera a la princesa de los Ming. Zhang Ziyi, inolvidable actriz de Tigre y dragón y La casa de las dagas voladoras, tiene una presencia destacada en esta coproducción entre China y Corea. Se trata de una cinta histórica, de amplio presupuesto que se nota en la cuidada ambientación, que se centra en las espectaculares, aunque algo violentas, secuencias de acción.
5/10
(2007) | 111 min. | Romántico | Drama Tráiler
Maravilloso film del director Wong Kar Wai, quien había puesto muy alto el listón tras sus anteriores trabajos, las películas que conforman su díptico Deseando amar (In the Mood for Love) y 2046. Tres años después de cerrar la historia de amor imposible entre el escritor Chow y la bella Su Li-Zhen, narrada con una sensibilidad poco común, el cineasta hongkonés entrega su primera producción norteamericana, en lo referente a las localizaciones de rodaje y al reparto artístico, que reúne a unos cuantos actores de renombre internacional. Pero si la cosa es novedosa en esos aspectos, en otros –en el principal– el trabajo de Kar Wai permanece inalterable, pues vuelve a hablarnos de amor: de su insaciable búsqueda por parte del ser humano, de las dificultades para retenerlo, del dolor de la pérdida, de su recuerdo... Romanticismo en estado puro. El guión narra tres historias que se articulan en torno a un personaje principal: Elizabeth. Ésta, una joven veinteañera, llega desolada un noche a una cafetería de Nueva York. Su novio la ha abandonado por otra mujer, y ella lleva consigo las llaves de un piso al que ya no está invitada... La chica regresará otras noches al local, y allí el dueño, Jeremy, le hará compañía y le contará que hay muchas otras llaves extraviadas allí, cada una con su pequeña historia de amor... Al fin, para salir de su tristeza, Elizabeth se lanza a un viaje en solitario por Estados Unidos, un itinerario sin destino fijo que acabará llevándola hasta Memphis (Tennessee) y Las Vegas (Nevada). Y en esos lugares conocerá a hombres y mujeres que sufren, ríen y viven sus propias historias de amor y buscan, como todos, la felicidad. Estamos ante una película extraordinaria. Sin paliativos. Es muy reconfortante que la mirada de Wong Kar Wai siga siendo la de un joven cuando habla del amor, la de un joven experimentado eso sí, nada pueril, pero también la de un hombre lleno de esperanza y sin pizca de cinismo, la de alguien que aún cree de verdad que el corazón de las personas está hecho para amar, para darse y para recibir amor, por muy mezquinos que sean los sentimientos que podamos albergar. Hay una ternura grandiosa cuando el cineasta habla de sus personajes, comprende sus anhelos y así los quiere, y después logra el milagro de que el espectador sienta exactamente lo mismo por ellos. Y esta vez, en la mirada de Kar Wai hay menos amargura que otras veces y sí un amplio panorama lleno de esperanza. Gran parte del mérito final de esta peculiar "road movie" está en el fantástico reparto. Sorprende increíblemente el debut de la cantante Norah Jones, que interpreta admirablemente a la bondadosa y tierna protagonista. Pero todos están perfectos, con atención especial para la pareja formada por David Strathairn y Rachel Weisz. Pero Kar Wai sigue fiel a su mirada y a esas constantes antes mencionadas: el recuerdo amoroso –“vine para recordar lo que sentí entonces”–, el paso del tiempo, externo e interno... Se permite incluso el capricho de introducir un par de veces los acordes de "Yumeji's Theme", la música compuesta por Shigeru Umebayashi e inmortalizada en Deseando amar… También demuestra el cineasta oriental, autor de todos sus guiones, que sigue siendo un consumado escritor… “Esto sabe verdaderamente horrible, ¿pero acaso la gente bebe por el sabor? Ponme otra”, dice un atormentado personaje tras tomar de un trago una copa de vodka. ¡Y cómo le gusta jugar a las palabras, a su significado oculto! Ya sólo el título es un buen ejemplo, entre otros muchos. Capítulo aparte merece la belleza estética de la película. Muy pocas veces se puede encontrar en una pantalla de cine una colección de imágenes tan expresivas, tan luminosas, tan perfectas. Wong Kar Wai hace magia con ellas y transforma los sentimientos en colores, con esos tonos rojos tan absorbentes, que convierten muchos de los encuadres en postales de un preciosismo fabuloso. Y, como siempre, la música –un elenco muy agradable de canciones– tiene vital importancia y la compenetración sonido-imagen es perfecta. Es posible que alguien pueda criticar este aspecto del film y también achacar a este tratamiento formal una importancia excesiva y artificial, o quizá como causa de cierta ralentización del ritmo narrativo. Podría ser, pero en todo caso sólo serían reproches mínimos en un conjunto absolutamente delicioso.
8/10
(2004) | 123 min. | Acción | Policiaco
El veterano Jackie Chan, célebre como humorista de acción y uno de los actores de origen oriental que mayores fervores despierta, ofrece en esta película china una buena lección de actor dramático. Interpreta a Wing, un inspector de la policía de Hong Kong que ha caído en la bebida tras el asesinato de todo su equipo de policías a manos de Joe, el sanguinario jefe de la “Banda de los cinco”. Hundido por el sentimiento de culpa, el antes vibrante inspector ha tocado fondo y ha perdido todo interés por su trabajo. Pero las cosas cambiarán cuando un joven e idealista oficial llamado Fung ayude a Wing a salir del pozo y le convenza para ir a saldar cuentas con la banda de asesinos. Más que entretenido thriller policiaco, que, a partir de un planteamiento conocido –poli depre que no ha asimilado un terrible suceso–, aprovecha la baza de su reparto con máxima eficacia. Además del referido Jackie Chan, destaca la presencia de Daniel Wu, al que también pudimos ver junto a Chan en La vuelta al mundo en 80 días.
5/10
(1999) | 106 min. | Drama Tráiler
Wei es una niña de 13 años que, sin comerlo ni beberlo, se convierte en sustituta del profesor de una remota aldea china. La pobre hace lo que puede para mantener a raya a los chicos, pero la cosa no es tan sencilla; aunque, como tiene buena voluntad, la cosa va avanzando, a veces casi por casualidad. Cuando uno de sus alumnos se fuga a la ciudad ella, dispuesta a cumplir la promesa de no perder a ninguno de sus pupilos, parte para allá dispuesta a todo para encontrarle. Conmovedora. El director Zhang Yimou se llevó el León de Oro en Venecia con esta historia sencilla, rebosante de amor, que arrancará las lágrimas al espectador con un mínimo de sensibilidad. Minzhi Wei, la actriz protagonista que ha conservado el nombre para su personaje, es un prodigio de naturalidad, y dibuja bien el carácter terco, obstinado y tierno que se supone tiene la profesora.
9/10
(2014) | 95 min. | Terror

Un grupo de teatro ensaya un clásico de misterio, en el que la traición y la venganza ocupan un lugar central. La vida entre bastidores se verá salpicada de sangre cuando lo fantasmagórico abandone la ficción e irrumpa con terribles consecuencias en la realidad. El incombustible Takashi Miike adaptaYotsuya Kaidan, la más famosa de las historias japonesas de fantasmas.

(2001) | 116 min. | Drama
Adaptación de una novela de Pearl S. Buck. Estamos en la China de 1938. Madame Wu no puede soportar a su marido, un aristócrata. Hasta el punto de “regalarle” una concubina, para que se “entretenga”. Ella quiere encontrar un amor verdadero. Y empieza a verse atraída por el idealismo del padre André, un misionero americano. Dramón en toda regla, donde chocan las tradiciones ancestrales con las nuevas ideas. Esta versión fuerza el sentido del libro de Buck, donde el amor entre sacerdote y dama era siempre platónico. En medio del reparto oriental está Willem Dafoe, cura otra vez después de Hijos de un mismo Dios.
5/10

Últimos tráilers y vídeos