IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas puntuadas con 2 en risas

(2014) | 115 min. | Comedia
Carl Jasper es un gran chef, pero atraviesa una crisis personal. Divorciado de su mujer Inez, no se ocupa todo lo que debiera de su pequeño hijo Percy. Sometido a presión porque va a venir a su restaurante un afamado crítico gastronómico bloguero, su jefe le obliga a no arriesgar en el menú, lo que se traduce en un comentario muy negativo, que acaba volviéndose viral en las redes sociales, de las que Carl es un completo ignorante. Pero puede que no haya mal que por bien no venga, pues es la ocasión de hacerse un replanteamiento profesional, cambiando de aires y volviendo a descubrir el placer de la vida en familia. #Chef es sin duda un proyecto muy personal de Jon Favreau, no en vano el cineasta escribe, dirige, produce y protagoniza el film. Se trata de una agradable comedia de corte familiar –aunque no se evita algún detalle grosero, el tono general es elegante–, hecha con mimo y buen "rollito", narrativamente ágil. En su entramado argumental tiene varios méritos: por ejemplo, aborda la cuestión de las redes sociales, concretamente Twitter, y lo hace de modo imaginativo e instructivo a la hora de hablar de su enorme influencia y su manejo por las jóvenes generaciones. Hay un esfuerzo por dibujar las relaciones entre padre e hijo –bien interpretados por Favreau y el niño Emjay Anthony–, el esfuerzo educativo y de comunicación entre ambos, más lo importante que es para un chaval contar con un papá y una mamá. Y pinta de modo atractivo la riqueza multicultural de Estados Unidos, concretamente la comunidad latina de procedencia cubana alrededor de Miami. Y sin embargo, hay un par de "peros" que se pueden poner al film. Por un lado, la poca capacidad de riesgo a la hora de afrontar las aristas que propicia la historia, aunque sea con el propósito de dejar un buen sabor de boca, nunca mejor dicho en un film de corte culinario y gastronómico. Y por otro, lo muy desdibujados que están casi todos los personajes secundarios, aunque hay que reconocer la capacidad de Favreau para fichar a amigos en pequeños papeles –Iron Man, o sea, Robert Downey Jr., y la Viuda Negra, Scarlett Johansson–, más otros nombres de prestigio como Sofía Vergara, Oliver Platt y Dustin Hoffman. Pero la sensación es que éstos, al igual que Bobby Cannavale y John Leguizamo, están algo desaprovechados, se confía en su fuerza en pantalla y ya está.
6/10
(2018) | 102 min. | Comedia Tráiler
Julie, Kayla y Sam, amigas desde niñas, pactan perder la virginidad el día del baile de graduación. Cuando los padres de las dos primeras descubren lo que va a ocurrir, harán todo lo posible para impedirlo; pero acabará uniéndose también Hunter, progenitor de Sam, porque conocedor de su homosexualidad, no quiere que se acueste con un varón, ya que sabe que no le va a gustar la experiencia. Debut como realizadora de Kay Cannon, guionista de Dando la nota, y secuelas, que tenían algunos elementos interesantes, pero que abusaban del humor grueso. Aquí sólo ha quedado lo segundo, pues #SexPact parte de un planteamiento bastante trillado, el de los jóvenes obsesionados por perder la virginidad, a lo American Pie, aunque en este caso son chicas (¡igualdad incluso en el patetismo!). Añádanse padres sobreprotectores que como siempre en el cine de Hollywood moderno, aprenderán que no pueden interferir en la sexualidad de sus retoños, ellos mismos deben aprenderlo todo, ni siquiera unos pequeños consejos están bien vistos por la corrección política; y un personaje para el público LGBT, como manda la moda. Acumula sal gruesa hasta la extenuación, llegando al extremo en una secuencia de vomitonas contagiosas que sólo puede calificarse como espeluznante, y otra… ¡con una competición para absorber cerveza por el trasero! Por salvar algo, se debe reconocer el talento para la comedia de Leslie Mann, por una vez en un film no producido por su marido, Judd Apatow (como Lío embarazoso, Virgen a los 40), aunque su espíritu está presente, ya que sirve de inspiración, y del luchador de wrestling John Cena, que demostró tener cierta gracia en Y de repente tú…, otro producto de Apatow.
4/10
(2009) | 95 min. | Comedia | Drama | Romántico Tráiler
Notable debut en el largometraje del director Marc Webb, hasta ahora responsable de algunos videos y cortos musicales. Para hacerse un hueco en la nómina de realizadores con talento elige una comedia romántica atípica, sazonada con mucho acierto con numerosos temas musicales –que para algo es un experto en el tema– y un aire cínico de modernidad deprimente (tan propio ya del cine 'indie'), cuidadosamente estudiado, pero también fresco y eficaz. "Chico conoce chica. Él se enamora. Ella no". Así de simple reza el 'tagline' de 500 días juntos, y es justamente eso: el amor y el desamor, las cuitas provocadas por las misteriosas relaciones entre los seres humanos, difíciles sobre todo cuando no se comparten ni el mismo enfoque ni la meta a la que se dirigen. En el fondo el planteamiento viene a desentrañar dos clásicas visiones del mundo: la de los que creen en el amor, en el destino, en un porqué de la existencia; y la de los que no creen en absoluto en que la palabra amor signifique algo, la de los que opinan que todo es casualidad, mero azar sin paliativos. Tom es el joven que se enamora de Summer, una chica que conoce en su trabajo. Él es idealista, romántico, capaz de caer hechizado al primer vistazo de la mujer de sus sueños. Ella es práctica, vital, divertida y poco dada a crear fantasías de princesa. Ambos se gustan y el espectador contemplará su historia: el encuentro, los días y días que pasan juntos, las conversaciones, las miradas, las tonterías, las risas, el sexo, las riñas, las dudas, etc. Como se ve no hay nada nuevo en el horizonte, pero tanto los guionistas –también debutantes en este film– como el director se las ingenian para ofrecer un producto original, visualmente muy atractivo, con variadas secuencias excelentes. Mucho debe el resultado a la química y el buen hacer de los actores, el fantástico Joseph Gordon-Levitt (Brick) y la luminosa Zooey Deschanel (El incidente). Destaca, claro, la abrupta estructura narrativa, pues la narración no lleva un orden cronológico, sino que se presenta salteadamente dentro del amplio abanico de los 500 días del título. La cosa funciona sin más y da lugar a algunas transiciones muy cómicas, aunque en honor a la verdad tanto “capítulo-día” puede resultar un poco reiterativo. Pero felizmente Webb no se estanca en ese montaje, sino que ofrece además verdaderas audacias con la imagen y da lugar a momentos memorables, como el numerito musical –¡con dibujo animado incluido!– que expresa la emoción del enamorado, o las divertidas imágenes en que Tom se imagina soportando su sufrimiento en sesudas películas francesas o del mismísimo Ingmar Bergman. También resulta llamativo que la narración tenga un sesgo muy literario, ejemplo de lo cual es la extraordinaria secuencia de la fragmentacion de pantalla, en donde una parte de ella recoge las expectativas del protagonista y otra la realidad de los hechos. Son, en fin, grandes detalles que hacen diferente a este film romántico, cómico y dramático, de vitola decididamente independiente.
7/10
(1983) | 96 min. | Comedia
Parker (Bud Spencer) se dispone a irse de vacaciones con su familia y su cuñada Deborah, cuando le dan el aviso de capturar a ladrón Tony Roma. Parker, interrumpe su descanso para cogerle y lo hace justo en el momento en el que Roma es perseguido por el gángster Licuti que ha entregado el prisionero al sargento Haig. Este hombre resulta ser un policía corrupto y le chiva a Licuti que Roma ha sido arrestado por Parker. Mientras, Roma intenta escapar de una emboscada preparada por el jefe de la Mafia y abandona la ciudad escondido en el remolque de Parker. Complicando más las cosas,  Deborah le descubre y se enamora de él. Comedia de polis y cacos, persecuciones y situaciones inverosímiles con un Bud Spencer y familia de por medio. El enredo y las risas están servidas.
5/10
(1974) | 92 min. | Comedia
Kid y Ben, enemigos amistosos, rivalizan por conseguir el cochecito en que consiste el primer premio de una carrera, un minibólido superguay. El caso es que unos matones destrozan el cochecito, y mientras no lo repongan, la pareja hará la vida imposible a estos maleantes. Uno de los filmes más populares de Terence Hill y Bud Spencer, con peleas inolvidables, y divertidas secuencias en la feria de atracciones. Gran parte de la película se rodó en Madrid.
5/10
(1980) | 90 min. | Comedia
Adaptación cinematográfica de una de las novelas más vendidas en su tiempo, escrita por Fernando Vizcaíno Casas. En ella se nos propone un juego –algo macabro, la verdad– consistente en hacer creer a los españoles que Franco regresaba a la vida. La broma de su título está en que, en lugar del tercer día de Jesucristo, el Generalísimo lo hacía al tercer año. Todo comienza una mañana del 20 de noviembre de 1978, cuando un camionero recoge a un extraño individuo en mitad de la carretera. Cuando éste le indica que le lleve al Palacio del Pardo (residencia oficial del dictador), el camionero se da cuenta de quién puede ser el autoestopista. Es entonces cuando comienza a circular el rumor de que Franco regresa para tomar las riendas del Estado, pues muchas cosas van cambiando sobre la marcha en España. Colaboran algunos de los técnicos habituales en el cine de Gil como José Luis Matesanz en el montaje y José F. Aguayo en la fotografía. Es duro admitirlo, pero tiene momentos francamente (con perdón) divertidos.
5/10
(1966) | 101 min. | Comedia
Una organización de espionaje va tras un micrifilm escondido en un balón de fútbol. Varios agentes han sido abatidos por ser demasiado fáciles de descubrir debido a su aspecto. La organización decide entonces ofrecer la misión al camarero que trabaja en las oficinas de la organización. Comedieta española con planteamiento bastante lamentable, y que tampoco hace demasiada gracia. Protagoniza Cassen, quien sí brillo en la estupenda Plácido.
3/10
(2019) | 94 min. | Comedia Tráiler
Simpática comedia italiana dirigida por el especialista Alessandro Genovesi (Soap Opera), escritor teatral, guionista y director de cine, cuyas historias suelen hacer hincapié en la vida cotidiana de las familias, las dificultades y tiranteces en el hogar, siempre servidas con un humor amable. También 10 días sin mamá se caracteriza por su tono eminentemente positivo y ligero y su argumento –un padre en apuros con sus retoños– entronca así con otras comedias del mismo estilo que han tenido gran acogida por el público español, como El mejor verano de mi vida. Aunque ciertamente previsible en su desarrollo, Genovesi logra entretener en todo momento con las cuitas de Carlo, un padre pazguato que se verá avasallado por sus tres hijos –la quisquillosa adolescente Camilla, el inagotable Tito y la pequeña Bianca– cuando tenga que encargarse de ellos a tiempo completo, pues su madre Giulia ha decidido tomarse unas vacaciones. Compaginar esas necesidades familiares con el trabajo en su empresa será una ardua tarea y cada uno de sus hijos dará sus particulares quebraderos de cabeza al bueno de Carlo, quien finalmente sabrá poner en su lugar las prioridades de su vida. Hay gags por doquier, aunque algunos tienen más gracia, como la escena de “pesca” en la oficina, el tema de los dientes o el momento del videojuego. Quizá el conjunto vaya de más a menos en cuanto a originalidad y falte cohesión a la hora de cerrar el círculo. También probablemente se podría haber sacado mayor partido a la rivalidad en la oficina o a la relación del protagonista con la empleada del hogar, pero en cualquier caso se trata de una comedia agradable, rodada con un ritmo correcto y que da una visión alegre y desde luego nada aburrida de la vida familiar. Genovesi cuenta felizmente con su actor fetiche para el papel principal, Fabio de Luigi (Un día sin fin), un tipo eficaz que borda su aspecto de “atontao” de buen corazón a quien le sobrevienen todo tipo de calamidades. Y está muy bien la actriz Valentina Lodovini (Bienvenidos al sur), en los pocos pero intensos momentos en que aparece en pantalla en el papel de la madre.
5/10
(1979) | 117 min. | Comedia | Romántico
George es un compositor cuarentón que está pasando una crisis de edad, e inicia una búsqueda casi desesperada por encontrar a la mujer que él considera perfecta. Y la encuentra. Nada más y nada menos que en Jenny, una joven recientemente casada que se dirige a México para pasar su luna de miel. George viaja tras ella para volver a verla. Blake Edwards (Desayuno con diamantes, La Pantera Rosa) dirige la película que lanzó a la fama a una sensual Bo Derek y que despertó las pasiones de muchos espectadores. Dudley Moore es el infeliz que está dispuesto a seguir a '10', (apodo de Derek) hasta el fin del mundo si hace falta, sólo para encontrarse con la chica de sus sueños; y la odisea le hace pasar por más de un aprieto y situaciones hilarantes. Destaca en la banda sonora la pieza musical 'Bolero' de Ravel.
4/10
(2019) | 96 min. | Animación Tráiler
Simpática cinta de animación australiana licantrópica dirigida por Alexs Stadermann, responsable del salto de la abeja Maya a la gran pantalla gracias a La abeja Maya: La película y su secuela. Tiene un punto de partida original, siguiendo a Freddy Lupin, un niño lobo, pero que todavía no ha alcanzado la edad en que se transforma en las noches de luna llena, como el resto de su familia. Cuando llegue el momento se convertirá en el heredero de su padre, para ser el Alfa de la manada. Pero la situación se trastoca en una noche aciaga, en que para evitar a un humano normal, heladero, acaba cayendo por un precipicio, una situación a lo El rey león, que marca a Freddy, también por la pérdida de un importante anillo mágico. Cuando pasados los años llegan el momento de su lobización, algo no marcha bien. Porque se transforma en un... ¡caniche! Lo que produce burlas y un sentido de inferioridad. Sin embargo la situación le permitirá descubrir que los perros pueden ser buenos amigos. Aunque el film acumula escenas que tienden a la dispersión, está bastante por encima de la media, con algunas ideas imaginativas, como la del heladero que ha dedicado toda su vida a luchar contra los lobos, pensando que mataron al niño Freddy, y que habla con el muñeco de un mono todo el tiempo. En el apartado técnico está todo bastante logrado, todos los inventos y cacharros del heladero, y los aparatos de una perrera, dan pie a escenas de acción bastante movidas, típicas del “cartoon”. La trama invita a aceptarse como uno es, a la amistad y a hacer lo correcto.
5/10
(2003) | 71 min. | Animación
Nuevas aventuras de los simpáticos perros con pintas. Esta vez los canes preparan su mudanza al campo, un lugar más tranquilo que la bulliciosa ciudad. Pero justo ese día, hay un casting de perros para una célebre serie televisiva protagonizada por Relámpago, un perro estrella de la pequeña pantalla. Y Patch, que entre los 101 dálmatas siente que es sólo uno más, un número entre sus hermanitos, quiere ser único en su especie. Y cree que quizá lo consiga siendo un perro heroico, como Relámpago. No cuenta con los planes de Cruella: esta vez desea secuestrar a los perros, pero no para fabricarse un abrigo, sino para que un pintor los use como inspiración para sus cuadros. Esta secuela del célebre film de Disney, apología de la familia y los buenos sentimientos, tiene divertidos gags sobre la vanidad de los célebres “15 minutos de fama” televisivos que supuestamente todo el mundo anhela (la idea de la serie televisiva recuerda a otra secuela, la de Toy Story); y también sabe tomar el arte moderno como objeto de chanza.
5/10
(2000) | 101 min. | Comedia
Cruella De Vil ha salido de la cárcel tras prometer que nunca, repito, nunca, volverá a pensar en algo que tenga que ver con pieles de animales. Pero la carne es débil... de modo que Cruella va a trazar un plan de acción con el diseñador de moda Jean-Pierre Le Pelt para hacerse un magnífico abrigo de piel de dálmata. Esta divertida secuela de 101 dálmatas cuento con un reparto que rebosa talento. Además de Glenn Close, se incorpora al nuevo film Gérard Depardieu, que nos emocionó hace años con Cyrano de Bergerac. Los múltiples animales (los perros y el loro Bocazas) requirieron los servicios del entrenador especialista Gary Gero. Y además se crearon por ordenador modelos de la perrita Blanquita, cuyas manchas negras en el modelo real fueron borradas digitalmente. Por cierto que el director  Kevin Lima, frente al viejo dicho cinematográfico “nunca trabajes con animales o niños”, asegura que “volvería a hacer las dos cosas”. Pues nada, ánimo, chavalote.
4/10
(2003) | 90 min. | Comedia
La francesa Coline Serreau ha dirigido y escrito una continuación de su mayor éxito a escala internacional, Tres solteros y un biberón, que transcurre 18 años después, exactamente los que transcurrieron entre los rodajes de ambas cintas. Repiten los actores originales, y se incorpora al reparto la hija de la propia cineasta, la debutante Madeleine Besson. Ella es la actriz que interpreta a Marie, aquella niña adoptada por tres solterones, y que se ha convertido en toda una mujercita. Tras aprobar el examen de bachillerato, Marie abandona temporalmente a sus padres adoptivos, y se dispone a pasar el verano en el sur de Francia con su madre, que tras pasar años en Estados Unidos, ha contraido matrimonio con un californiano. Por su parte, los solteros han pasado todo este tiempo educando a la niña, y no han tenido tiempo para estabilizar sus vidas. El paso a la madurez es el tema central de esta comedia, de tono amable, y en la que cada secuencia hace referencia a la primera parte. Aunque no alcanza la frescura del original, algunos golpes de humor son muy acertados, y los personajes están llenos de humanidad.
4/10
(2007) | 96 min. | Comedia
Marion, francesa, y Jack, estadounidense, son una pareja estable, o eso parece. Residentes en Nueva York, han pasado las vacaciones recorriendo Italia, tras confiar a los padres de ella en París a su lindo gatito. Antes de regresar a la Gran Manzana recalan en la capital francesa los días del título. Y estallará una crisis, que empieza con las bromas en torno a una foto en que él aparece "en pelota picada" y sigue con el pasado amoroso de Marion, que sale a su encuentro. La película es claramente deudora de Antes del amanecer y Antes del atardecer, de Richard Linklater, no en vano Julie Delpy, además de coprotagonizarlas las coescribió. Lo que significa mucho diálogo y divagación de aspecto frívolo, que al final da como resultado una radiografía de cierto tipo de parejas que incapaces de ligarse por un compromiso o de lanzarse a tener hijos, se quieren (hasta cierto punto), haciendo esfuerzos ímprobos para soportar las manías y defectos del otro. El resultado logrado por Delpy directora, guionista y actriz es desigual. Hay una inteligente crítica a la cultura popular representada por un "tour" de "El código Da Vinci", o a las pretensiones pedantes de saber mucho; y algún buen pasaje humorístico. Pero en general agota, por la incontinencia verbal, y su estrecha visión del hombre, incluida la reduccionista visión de la sexualidad.
5/10
(2014) | 110 min. | Comedia Tráiler
Carlos Iglesias, popular actor, sobre todo por la serie Manos a la obra, acertó con su debut en la realización, Un franco, 14 pesetas, film inspirado en sus propios recuerdos cuando sus padres emigraron a Suiza. Reincidió en la misma temática con la decepcionante Ispansi (Españoles), en torno a niños madrileños acogidos por la Unión Soviética tras la Guerra Civil, cuya cansina voz en off se recuerda con desagrado años después de su visionado. Ahora, el director e intérprete ha rodado una secuela de su ópera prima. 2 francos, 40 pesetas recupera a Martín, y a su familia, protagonistas de aquélla, seis años después de su regreso a España, cuando la crisis energética hace estragos. El pequeño Pablo ha cumplido los 18, y viaja con un amigo a los alrededores de Uzwill, el pueblo de Suiza donde vivió con los suyos una larga temporada. Sus progenitores también acaban allí, cuando reciben la noticia de que el viejo amigo Marcos, que sigue en ese país con su antiguo trabajo, se dispone a bautizar a su segundo retoño. No logra ni de lejos la frescura de su antecesora, como si Carlos Iglesias hubiera agotado sus sugerentes y sentidas anécdotas en torno a la época y el choque de culturas. 2 francos, 40 pesetas no consigue recuperar el toque entrañable de sus personajes, y rompe constantemente el tono amable del original, por su continuo recurso al sexo. Aunque intenta centrarse en la crítica social de la época, con alusiones al blanqueo de capitales en Suiza que hoy en día sigue estando –desgraciadamente– de actualidad, lo cierto es que 2 francos, 40 pesetas fracasa por completo, al estar compuesta por situaciones alocadas carentes de inspiración, que acaban siendo una torpe imitación del cine de Luis García Berlanga. Se trata de un film muy coral cuyos intérpretes parecen esforzarse, pero aún así no logran salvarlo ni siquiera en momentos puntuales.  
3/10
(2013) | 109 min. | Acción Tráiler
Bobby y Stig son compañeros de fechorías desde hace unos meses. Son buenos, en lo que hacen. Así, han preparado meticulosamente el atraco a un pequeño banco cerca de la frontera con México. Su objetivo es robar el dinero del cartel de la droga con el que están asociados, ya que previamente les han negado un negocio y quieren darles una lección. Pero resulta que en el banco hay mucho más dinero del que pensaban (más de 43 millones de dólares) y que ese dinero no es de los traficantes. Aquí nada es lo que parece, ni siquiera Bobby y Stig son precisamente criminales corrientes... Vehículo de acción a mansalva para el absoluto lucimiento de Denzel Washington y Mark Wahlberg, que se lo pasan pipa con sus personajes, unos tipos bien perfilados, cortados por el mismo patrón, prestos a demostrar al otro quién es el amo en todo. Lo mejor del 2 Guns es por eso el proceso de tira y afloja entre ellos y los montones de socarronería y humor que despiden sus personajes, aun en medio de trifulcas sangrientas que espantarían al mismísimo Chuck Norris. El guión de Blake Masters, inspirado en los cómics de Steven Grant, está además bien estructurado, de modo que los diferentes elementos en liza –los protas, los narcos, la DEA, los militares, la CIA– están equilibradamente tratados, presentes lo justo en la historia. Detrás de las cámaras se sitúa el islandés Baltasar Kormákur, quien debutó en Hollywood con la interesante Verdades ocultas y triunfó con Mark Wahlberg en Contraband, remake por cierto de un estupendo film islandés protagonizado por él mismo (Reykjavik-Rotterdam). El tipo demuestra en esta suerte de “buddy movie” moderna su pericia en las escenas de acción y en la dirección de actores, pero arriesga mucho con el tono de farsa criminal que domina toda la cinta. Porque Kormákur camina por el filo de la navaja, entre la violencia y la comedia, con excesos por ambos lados que podrían haber dado al traste con todo, al estilo de filmes como Noche y día, El equipo A o la última aventura de John McClane, por poner ejemplos bien conocidos. Y si el film, sin ser nada del otro mundo, sale más o menos airoso de este peligro es sin duda por el plantel de sólidos actores y su bien enroscada trama criminal, donde todos se persiguen sin respiro como el perro y el gato, y el ratón puestos al caso. Entre los secundarios destacan unos estupendos Edward James Olmos y Bill Paxton.
5/10
(2006) | 134 min. | Acción | Comedia
Fong, un ladronzuelo ágil pero perdedor en apuestas, es contratado por un mafioso para que secuestre al bebé de una millonaria. Con la ayuda de su compañero Octopus, Fong tendrá que cumplir el trato y pasar unos días con el crío. Comedia protagonizada por Jackie Chan donde la historia es lo de menos, pues la gracia del film reside en los mamporros que reparte Chan en esta cinta llena de acción y artes marciales.
4/10
(2014) | 91 min. | Comedia Tráiler
Tercer largometraje del realizador y guionista francés Sébastien Betbeder, tras las poco conocidas fuera de su país Nuage y La vie lointaine, y diversos cortos y telefilmes. Arman, treintañero licenciado en Bellas Artes sin perspectivas vitales, decide reencauzar su vida, y entre otras cosas correr por el parque los sábados. El primer día, el sol no le deja ver a otra chica que también practica deporte con la que se choca. Aunque le dice que se llama Amélie, se despiden sin darse los teléfonos. Pero el destino querrá que se reencuentren... El tal Betbeder parece haber visto mucho cine de directores que cita continuamente a través del metraje (al igual que escritores y pintores), y pretende actualizar los presupuestos de la Nouvelle Vague, utilizando recursos como que los personajes hablen espontáneamente a la cámara. Consigue cierta frescura, y sus actores, los poco conocidos Vincent Macaigne, Maud Wyler y Bastien Bouillon consiguen resultar naturales. La puesta en escena parece muy rudimentaria, con grano en las escenas de noche, lo que confiere a la cinta un aspecto de filmación casera. Lejos de resultar redonda, los devaneos, a veces intrascendentes de los personajes, acaban agotando un poco, y algunas citas cultas llegan a resultar algo pedantes. Curiosamente, y aunque resultaría extraño que el director la haya visto, trae a la memoria el film español Todas las canciones hablan de mí, de Jonás Trueba, que parte de presupuestos similares. Pero 2 otoños, 3 inviernos produce cierta simpatía, pues está rodada con escaso presupuesto, apunta algunas reflexiones sobre la fugacidad de la vida, y tiene un tono amable y optimista que cae simpático.
5/10
(1996) | 82 min. | Comedia
Delphine (Arielle Dombasle) tiene todo lo necesario en la vida para ser feliz, pero le falta algo, porque desea tener un hijo y su marido es estéril. Después de mucho pensar en el asunto, la pareja decide que el mejor amigo de ambos sea el que solucione el problema... Después de todo, ¿quién mejor para ser el padre de su futuro hijo que alguien de la familia? Las situaciones que siguen a este planteamiento, entre el marido, la mujer, y el amigo donante, son de lo más disparatadas. Esta comedia típicamente francesa, habla de la paternidad en un tono distinto. Está en la línea de otras comedias clásicas francesas, como Tres solteros y un biberón. El director se vale de una trama cómica para expresar sus ideas sobre la tolerancia y la desconfianza que inspiran las apariencias. Una película sencilla y entretenida.
4/10
(1940) | 96 min. | Drama
Producción de los Korda que plantea el dilema moral de un tipo que ha matado accidentalmente al marido de la mujer que ama. Otro hombre es acusado de homicidio, por lo que cuenta con los 21 días del título para decidir si se entrega. Su hermano, que aspira a un importante cargo en el mundo de la justicia, la persuade para que espere ese plazo, en que el tribunal debe dictar sentencia. Es como un breve plazo de felicidad, pues está decidido a declararse culpable si el otro no es absuelto. Thriller judicial coescrito por el director, Basil Dean, y el novelista Graham Greene. Aunque en su etapa como crítico de cine Greene despotricaba de las películas de Alexander Korda, acabó siendo buen amigo suyo y escribiendo películas para él. En la que nos ocupa él fue su juez más implacable, pues escribió: "Tal vez se me pueda perdonar por llamar la atención sobre una película en la que he tenido que ver, pues lo cierto es que no puedo decir nada bueno a propósito de ella". Había en efecto algunos tópicos, y el "deus ex machina" que propicia un final feliz resulta algo disparatado. Pero también había su parte de atmósfera bien lograda -el parque de atracciones, la noche del crimen...-, y algún buen elemento de humor, como la reunión de los jueces en que cada uno confiesa algún momento en que infringió, siquiera levemente, la ley. Greene añadió algunos elementos de catolicismo -se notaba su conversión 14 años antes-, y el personaje del cura atormentado recuerda al que compuso para su obra "El poder y la gloria". Protagonizan la cinta Laurence Olivier y Vivien Leigh, que se casaron ese mismo año; Greene escribió que "les debo tantas disculpas, padecieron en los papeles estelares".
6/10

Últimos tráilers y vídeos