IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de series de TV

(2008) Serie TV | 619 min. | Thriller
Los padres de Brenda se han enterado por fin de que ésta se ha comprometido. Mientras busca el piso donde vivirá con su prometido tras el enlace, Brenda tiene que hacer frente a nuevos casos. La agente del FBI investiga con su equipo un asesinato que ha tenido lugar en el transcurso de un terrible incendio. Además, tendrá que hacer frente a un obstáculo inesperado: un periodista que busca material para escribir un artículo sobre la división de Homicidios. Cuarta temporada de la serie con los mejores datos de audiencia en la televisión por cable americana en su momento. Destacan las apariciones de invitados especiales como Paul Michael Glaser, veterano protagonista de Starsky y Hutch, y Daniel Baldwin (Vampiros).
5/10
(2009) Serie TV | 930 min. | Thriller | Policiaco
Brenda Johnson sigue con sus casos. Mientras trata de habituarse a la vida de casada, la subjefa Johnson sufre la pérdida de alguien muy querido. Además, tendrá que cuidar a su sobrina adolescente. En esta temporada, Kyra Sedgwick comparte la pantalla con su hija, Sosie Bacon (hija también del actor Kevin Bacon), que encarna a su sobrina. Además, Mary McDonnell interpreta a una capitana de asuntos internos.
5/10
(2010) Serie TV | 613 min. | Policiaco | Thriller
El Departamento de Policía de Los Ángeles está buscando un nuevo jefe y Will Pope piensa que él debe ser el elegido. Pronto aoarecerá un rival inesperado: Brenda (Kyra Sedgwick). Brenda tiene un inesperado aliado que le ayudará en el proceso de selección: Capt. Sexta temporada de la serie, centrada en la elección del nuevo jefe, por lo que es una de las más originales.
6/10
(2011) Serie TV | 855 min. | Policiaco | Thriller

La subcomisaria Brenda Johnson (Kyra Sedwick ganadora del Emmy y Globo de Oro como mejor actriz) se ha labrado una formidable reputación en la policía de Los Ángeles como la agente que arresta a los asesinos más peligrosos, a secuestradores y a la escoria de la ciudad. Pero como el éxito The Closer llega a su séptima y última temporada, un caso de éxito seguro sale terriblemente mal y genera una demanda civil, que hace que Brenda y su equipo se conviertan en el centro de una investigación que podría acabar con sus carreras. A pesar de la desconcertante auditoría de la Capitana Raydor, la vida y la muerte siguen adelante, y el equipo investiga a un magnate del hip-hop tras una matanza brutal. El equipo y el FBI sobrepasan su jurisdicción con un prominente asesino y, no sorprendentemente, el plan de Flynn y Provenza para ganar dinero desaparece en sus propias caras. Este episodio final de The Closer es de visión obligada para cualquier fan de la serie, ya que los críticos lo aclaman como uno de los más fascinantes y poderosamente convincentes dramas criminales jamás creados.

(2005) Serie TV | 390 min. | Comedia
Valerie Cherish es una actriz que se hizo famosa en los años 90 como protagonista de una telecomedia de segunda fila. Ha pasado el tiempo y Valerie está de capa caída. Para conseguir dinero acepta contar su vida privada en un reality show. Además, regresará a la pequeña pantalla en una serie en la que ha quedado relegada a secundaria. La ultraconocida actriz de Friends Lisa Kudrow protagoniza esta inspirada sátira de la televisión, los ‘reality shows’ y los famosos. Llena de humor corrosivo, está filmada al estilo de los documentales, lo que le da un enorme realismo. Sólo consta de una temporada de trece episodios.
6/10
(2007) Serie TV | 264 min. | Drama | Histórico | Thriller
Entretenida miniserie televisiva, que cuenta la historia de los 40 últimos años de la CIA. La acción arranca en la Universidad de Yale, donde Jack McCauliffe y Leo Kritzky son reclutados por “la Compañía”, que necesita de jóvenes idealistas dispuestos a sacrificarse por el bien de los Estados Unidos. Un tercer compañero que competía con ellos en remo, el ruso Yevgeny Tsipin, es fichado a su vez por el KGB. Un poco al estilo de El buen pastor se recorre la historia de estos espías, en escenarios como Berlín, con la acción del topo Kim Philby en el horizonte, la revolución de terciopelo en Hungría, la invasión de Bahía de Cochinos, y el colapso del imperio soviético.Personajes ficticos y auténticos se entremezclan en un digno producto, donde se abordan las crisis de identidad típicas de los servicios secretos, donde las lealtades se confunden, la frontera entre la intuición y la paranoia se diluye, y las convicciones pueden llegar a tener muy escaso valor. El reparto es magnífico, y sirve para recuperar a actores que andan un poco perdidillos en lo que a películas importantes se refiere, como es el caso de Chris O'Donnell o Michael Keaton.
6/10
(2011) Serie TV | 60 min. | Drama | Thriller
Un hombre irrumpe en una iglesia y pide confesión. El sacerdote escucha su relato en que explica que es un asesino profesional, y que le ha impresionado la paz de su víctima, cuando le pidió unos instantes para ponerse a bien con Dios. Pero no acude al sacramento arrepentido, sino que desea comprender por qué los hombres actúan mal, mientras reprocha al Creador ser el peor asesino de todos. Lo que propicia una conversación con el cura donde se proyecta algo de luz a los secretos más oscuros de ambos. Webserie de 10 episodios, cada uno de una duración en torno a cinco minutos. Más allá del interés de este formato de microcapítulos, tenemos una intriga bien servida por Brad Mirman, un especialista en el género desde sus inicios -Jaque al asesino-, incluso con ribetes religiosos -Resurrección-. Se beneficia del duelo actoral entre dos buenos intérpretes, el veterano John Hurt -a quien ya vimos en otro rol de sacerdote en Disparando a perros- y al Kiefer Sutherland de 24, sempiterno aficionado a las torturas. Hay que subrayar el respeto por aquello que estructura la narración, no hay disparates dignos de mención en la mirada a la confesión o a la condición sacerdotal, y los intercambios dialécticos sobre el sentido de la vida y la posibilidad de cambiar, con posición de dominio alternativa en uno y otro, tienen cierto nivel. En la exploración de la redención hay lugar para la sorpresa, aunque al final la cosa se desinfla un tanto.
6/10
(2000) Serie TV | 376 min. | Thriller | Drama
Miniserie de HBO que adapta el libro "The Corner: A Year in the Life of an Inner-City Neighborhood", de Ed Burns y David Simon, y que claramente es un precedente de la exitosa serie The Wire, de Simon. Pinta con bastante realismo el submundo del tráfico y adicción de drogas.
6/10
(2016) Serie TV | 600 min. | Histórico | Biográfico | Drama
Una verdadera joya seriófila, manejada con mano firme por su creador, Peter Morgan, que se ha especializado en escribir guiones basados en personajes auténticos en títulos como El último rey de Escocia, Las hermanas Bolena, The Damned United, El desafío. Frost contra Nixon o Rush, aunque sin duda su libreto más conocido es el de La reina, por el que logró la nominación al Oscar. Y aquí justamente retoma al personaje protagonista de ese film, la reina Isabel II de Inglaterra, pero en su juventud, los primeros años de su reinado con las dificultades de adaptarse a su papel de monarca en un mundo cambiante y recién salido de la Segunda Guerra Mundial. En parte se inspira en su propia obra de teatro "The Audience", estructurada alrededor de las audiencias de la reina con sus diferentes primeros ministros. Llama la atención la solidez del entramado argumental, donde nada es simple o tópico, cada escena está escrita con mimo, las situaciones y los diálogos son de una inusitada brillantez, la introducción de algunos flash-backs con Isabel niña nunca son caprichosos. Y se recogen con rigor los hechos históricos, los últimos años del reinado de Jorge VI, con una enfermedad cuya gravedad oculta a los más allegados, el matrimonio por amor de Isabel con Felipe de Edimburgo, el acceso al trono de la inexperta Isabel, y cómo debe aprender sobre la marcha su papel, poner en práctica lo que conoce en teoría y más. Están recogias, por supuesto, las relaciones con el primer ministro Winston Churchill, casi octogenario, y que viene a despachar con ella semanalmente. A lo largo de diez capítulos, servidos por grandes directores, empezando por Stephen Daldry, se despliegan muchos temas de enorme calado. Por supuesto el significado de la Corona, y su capacidad aglutinadora de un pueblo y un imperio, junto a un encorsetamiento que puede ser frustrante y anulador de la propia personalidad. Se habla de sentido del deber y de sacrificio, de la capacidad para estar a la altura de un puesto de grandísima responsabilidad, pero en cuyo desempeño se puede infligir heridas a los seres más queridos, además de que toca lidiar con políticos que por la bisoñez y el hecho de ser mujer, la miran con condescendencia. Se juega al paralelismo de los dos hermanos –Jorge VI obligado a reinar ante la abdicación de su hermano Eduardo VIII, que prefiere seguir ser fiel a su amor plebeyo, Wallis Simpson– con las dos hermanas, hijas de Jorge, Bertie, con una princesa Margarita enamorada del antiguo caballerizo de su padre, el famoso capitán Townsend, un hombre divorciado. Y también hay espacio para los nuevos tiempos, hay moldes que resulta necesario romper, aunque las tradiciones sean importantes y puedan tener cientos de años de historia. Los ancianos decrépitos deben ceder el testigo a los jóvenes, aunque sea necesario reconocer en algunos casos, Churchill, su servicio extraordinario a la nación. El pueblo debería poder ver la coronación de su reina por televisión, aunque alguno piense que eso vulgariza una función sagrada. En fin, los temas están trenzados maravillosamente, labor de orfebrería de guión, con las vicisitudes de las personas, que son de carne y hueso, y cuyos problemas implican al espectador. Se puede sugerir que el colonialismo debe terminar, o que con la contaminación es un problema auténtico. Todo con un esfuerzo de producción formidable: reconstrucción de la época, dirección artística, vestuario, fotografía, maquillaje, una banda sonora soberbia de Hans Zimmer y Rupert Gregson-Williams... Los actores están muy bien escogidos, no hay personaje pequeño, ninguno es una caricatura, de todos puedes entender sus razones, desde un secretario de la reina a un ministro. Resulta obligado destacar las interpretaciones de John Lithgow, colosal Winston Churchill, increíble todo lo relativo a su retrato pictórico, y de Claire Foy, que sabe dar a su reina una sabia mezcla de fragilidad, sensatez, buena voluntad, carácter...
9/10
(2017) Serie TV | 600 min. | Histórico | Biográfico | Drama
Segunda entrega de la serie creada por Peter Morgan, que describe el reinado de Isabel II de Inglaterra, abarca el período histórico correspondiente a los dos primeros ministros que suceden a Winston Churchill, Anthony Eden y Harold Macmillan, o sea, el período entre 1955 y 1963. Lo que no impide la introducción de oportunos flash-backs que amplían el lienzo de esta inteligente mirada a la corona británica, en relación a un oscuro secreto del duque de Windsor en los años de la Segunda Guerra Mundial, y al período de formación en férrea disciplina en el internado escocés Gordonstoun de Felipe de Edimburgo. De nuevo Morgan demuestra ser un maestro en la creación de los diálogos de los personajes, llenos de contenido y emociones, y aprovecha bien las idas y venidas a las dependencias de la reina, las distintas audiencias. En los primeros episodios, da la impresión de que se quiere centrar la mirada en uno u otro personaje, y se echa en falta la fuerza arrolladora de algunos personajes de la primera temporada, en especial de Winston Churchill; además, hay que aceptar que Isabel II ha perdido la bisoñez a la hora de asumir tempranamente un reinado que no esperaba. Pero se van desarrollando temas de fondo de entidad, y la serie va creciendo paulatinamente hasta alcanzar verdadera estatura. Uno de esos temas, primordial, es el del matrimonio. En primer lugar el de Isabel y Felipe, donde el amor mutuo es indudable, pero las tiranteces y altibajos también asoman, por la sensación de escaso protagonismo de él, y el peso de su función real en ella, que obliga a veces mirar a otro lado, ejercer la diplomacia y sutiles formas de expresión para expresar lo que se lleva dentro. Gracias al magnífico trabajo de Claire Foy y Matt Smith, esto está muy bien planteado. Más problemática resulta la presentación de la vida sentimental de la princesa Margarita tras su traumática ruptura con Townsend, pues su nueva relación con el fotógrafo Tony Armstrong-Jones adolece de cierta languidez, y se presenta la vida bohemia y libertina de él con un erotismo de papel couché algo manido, muy de publicidad de perfume de lujo. Pero sirve para abordar distintas caras de la vida conyugal, en lo relativo a la mujer y al varón, lo que también incluye, con mayor brevedad, el divorcio de un íntimo amigo de Felipe, y la acidez que preside la relación de los Macmillan, Harold y Dorothy, o el matrimonio del presidente Kennedy. Otra cuestión importante es la necesidad que tiene la institución monárquica de adaptarse a los nuevos tiempos, que es tratada con fuerza usando un episodio auténtico en el capítulo "Marionettes", cuando el entonces barón Altrincham se atrevió a criticar abiertamente los discursos de Isabel II, poco pegados a la vida real de sus súbditos, y también al abordar el encuentro con John F. y Jackie Kennedy. Sobre los desafíos políticos, quizá se apuntan algunos problemas como la crisis del canal de Suez, o con las colonias de África afectadas por la guerra fría, pero quedan en un plano menor, quizá porque los primeros ministros en esta ocasión tienen menos fuerza dramática que un Churchill. Resultan especialmente valiosos los episodios dirigidos por Stephen Daldry, como el titulado “Paterfamilias”, en que traza un paralelismo entre la formación del príncipe Carlos y la que tuvo su padre Felipe, lo que sirve para tratar el tema de la educación, donde se hace necesario tratar de modo desigual a unos hijos que nunca son iguales. Se nota en el magnífico resultado que el director ha trabajado con buenos resultados antes con adolescentes, recuérdese que hablamos del director de Billy Elliot, Tan fuerte, tan cerca y Trash. Ladrones de esperanza.
9/10
(2018) Serie TV | 510 min. | Histórico | Biográfico | Drama
La tercera temporada de The Crown arriesga, y mucho, con el cambio casi al completo del reparto, empezando por la actriz que interpreta a Isabel II, Olivia Colman, que reemplaza a Claire Foy. Porque en realidad no ha pasado un largo período de tiempo entre los hechos narrados en la segunda temporada y la que aquí arranca. Sin embargo, se logra el milagro de que aceptemos la propuesta, con un original artificio, mostrando a la reina la nueva serie de sellos que el servicio postal propone con su efigie, y en que se reemplaza a Foy por Colman. Y en efecto, es de esperar que para las próximas temporadas, el contar con una actriz de más edad sea acertado, no hay que exagerar a la hora de mostrar su envejecimiento. La serie creada por Peter Morgan continúa con el esquema que tan eficaz se ha demostrado previamente. Van avanzando los años 60 y 70, hasta el jubileo de la reina, y somos testigos de algunos acontecimientos políticos y sociales que debe afrontar Gran Bretaña, de los que no es el menor la recesión económica, lo que implica un rescate por los “primos” americanos, y protestas del sector minero. También de momentos estelares de la historia de la humanidad, como la llegada del hombre a la Luna. Y ello con los primeros ministros que semanalmente despachan con la Reina, esas audiencias a las que se incorporan Harold Wilson, laborista, muy bien interpretado por Jason Watkins, que le da un aire popular, tranquilo, torpón y pragmático adecuados, y el gris Edward Heath. Además, se presentan otros sucesos dramáticos de envergadura, como la tragedia de la escuela de Aberfan, por el colapso de una escombrera, que da pie a uno de los momentos más emotivos. Hay mucha inteligencia en el enfoque de Morgan, que procura que en cada episodio se aborden cuestiones que quedan cerradas, como por ejemplo la estancia de Carlos en Gales para aprender el galés, antes de ser proclamado príncipe; lo que no impide que se desarrolle posteriormente el personaje del joven heredero, que se siente desconectado de su familia, incomprendido hasta el punto de acabar sintonizando con el duque de Windsor,  también por su primera historia de amor, con una tal… Camilla. Así, las cuestiones de estado conviven con los acontecimientos familiares de un clan tan singular como el que preside la reina Isabel II, donde no se pueden dar pasos en falso, por una opinión pública que lo escruta todo. Tiene mucha fuerza el desarrollo de Felipe de Edimburgo –está mejor Tobias Menzies, que su predecesor joven, Matt Smith–, sobre todo con sus crisis de la mediana edad, y el modo en que maneja la llegada de un nuevo pastor para el servicio religioso de los domingos. La dificultad de madurar y aceptar la propia edad y posición que la vida nos ha deparado también afecta a la princesa Margarita, muy bien interpretada por Helena Bonham Carter, o a lord Mountbatten, al que da vida Charles Dance. Y resulta sorprendente el personaje de la princesa Alicia, la madre de Felipe, a la que se concede un inesperado papel redentor. Imposible e innecesario es describir en estas líneas todos los conflictos y situaciones que se plantean. Baste decir que Morgan no se pierde en una madeja cada vez más complicada y rica en matices, y que sabe dotar de unidad al conjunto, con resonancias que encantarían al mismísimo Willliam Shakespeare.
9/10
(2011) Serie TV | 51 min. | Drama | Fantástico
Un joven matrimonio que vive en el campo sufre por la muerte de su hijo, un niño, no dejan de preguntarse si supieron estar atentos a lo que parecía un simple catarro. Además, el hijo de un vecino es muy semejante de aspecto a la criatura que perdieron. Sin embargo, un día, un niño aparece en su casa, ¡es su hijo! ¿Pero no estaba muerto? ¿Es un fantasma? ¿Cuánto tiempo podrán estar con él? Todas estas preguntas surgen, pero mientras llegan las respuestas se aferran al hecho de que el chico ha vuelto a casa. NHK y NHK Enterprises produjeron en Japón la serie televisiva de corte fantástico Kaidan-Horror Classics, y ésta es la contribución a la misma de Hirokazu Koreeda. Está claro que su adaptación de un relato de Saisei Muro no es nada convencional, para nada se trata de un cuento de terror, sino que aborda uno de sus temas favoritos, la familia, en concreto a lo que supone aceptar y sobrevivir a la muerte de un ser querido. El cineasta japonés sabe imprimir al film cierta dosis de intriga y un hermoso aliento poético, en torno a los sentimientos de unos padres rotos por el dolor.
6/10
(2010) Serie TV | 0 min. | Drama
Dos abogados de Las Vegas harán lo que sea para defender los intereses de una cartera de clientes bastante peculiar. Si la justicia puede ser siempre muy complicada, no digamos si el escenario de pleitoses la ciudad de los casinos y el juego.
(2018) Serie TV | 450 min. | Policiaco | Drama
(2017) Serie TV | 0 min. | Drama
La pareja David Simon-George Pelecanos, experta en series televisivas de ambientes marginales -policiales y políticos ampliamente degradados inclusive- de la historia reciente americana -The Wire, Treme, Show Me a Hero-, añaden una nueva muesca a sus curricula con su particular visión de cómo se origina e instala la industria pornográfica en el Nueva York de los años 70 del siglo XX, en el entorno de Times Square. Para ello describen a patéticos personajes, cuyas tristes trayectorias van encarrilándose en dicha dirección. Ahí están los gemelos Vincent y Frankie Martino: uno es barman, su mujer le deja, tiene dos niños, y el otro se encuentra ahogado por las deudas por su afición a apostar; la prostituta que trabaja sin chulo Candy; una prostituta recién llegada a la ciudad; un chulo que violenta a sus chicas si no trabajan a su gusto; Abby, una estudiante pillada comprando droga, y que se interesa por Vincent; el oficial de policía Chris. Y muchos más que pululan por una jungla donde impera la degradación, la existencia cansina y desilusionada, que busca siempre algo parecido a la felicidad, aunque sea un triste sucedáneo. El pasaje del episodio piloto en que a un chaval sus amigos (!?) le han regalado una sesión con Candy, es un botón de muestra de esa mirada mortecina, que provoca una sonrisa que se congela en el rostro del espectador, una penosa caricatura de la ternura. Cuenta con un reparto bien seleccionado, donde conviven dos actores conocidos -James Franco componiendo a dos hermanos, además de dirigiendo un episodio, Maggie Gyllenhaal como la prostituta Candy, y que además ejerce de productora-, con otros que no sonarán al espectador. Aunque bien realizada y ambientada, su visión deseperanzada del ser humano hacen a esta indigesta serie sólo indicada para aquellos que tengan suficientes tragaderas.
6/10
(2020) Serie TV | 490 min. | Drama | Musical
Miniserie ambientada en el actual mundo multiétnico del jazz. Gira alrededor de “The Eddy” un club de jazz parisino del que son copropietarios Elliot, afroamericano neoyorquino pianista, y Farid, de origen magrebí. En el local toca una talentosa banda, con la cantante Maja, intermitente novia de Elliot; él está separado desde que perdió a su hijo, y ahora le va a tocar lidiar con su problemática hija adolescente Julie, que acaba de venirse a vivir a París. A los problemas habituales a los que toca enfrentarse en el entorno musical y artístico, se suman los desconocidos trapicheos que se lleva Farid con el mundo criminal. Estamos ante una cuidadísima producción de origen singular, pues primero fueron las cerca de 50 canciones que toca la banda, compuestas por Glen Ballard, para que las tocara una banda. Ballard se las mostró a Alan Poul, quien también las compartió con Damien Chazelle, naciendo así la idea de crear una serie que transcurriera en el París de hoy en día, mostrando las dificultades de una banda de jazz por dar rienda suelta a su talento. De modo que se incide en un mosaico multicultural, donde los artistas son de procedencias muy diversas, y casi nunca, por no decir nunca, de origen occidental más o menos acomodado. Se quiere mostrar así un caldo de cultivo artístico algo marginal, donde los protagonistas viven al día, esperando que algún pez gordo les descubra, y entretanto tocando, también aceptando encargos como los de amenizar el convite de una boda. Para estructurar la serie, cada capítulo se centra sobre todo en un personaje, para concluir con uno que los unifica a todos en el club. Chazelle, responsable de Whiplash y La la land, sabe manejar las canciones origen del proyecto, e imprimir a la narración el ritmo no convencional que se suele asociar al jazz. El realizador se ha ocupado de los dos primeros capítulos –de los otros se encargan Poul, Laïla Marrakchi y Houda Benyamina–, y se empeña en hacer suyo el proyecto, con la ilusión de rodar en una ciudad que fue la suya en sus años mozos. Pero el tono realista y desabrido se aleja de sus trabajos anteriores, y aunque hay un claro trabajo de documentación para crearlo, el resultado trasluce cierta frialdad. Y eso que hay espacios para la emotividad, como el del funeral. Hay mucha cámara en mano, algo de cinéma verité, realismo sucio, pero se pierde la magia. Para entendernos, esto no tiene el gran vigor de Los miserables, por citar un ejemplo casi coetáneo que también transcurre en zonas marginales de París. De todos modos, la narración se sigue con interés, las vibrantes canciones interpretadas en vivo están muy bien rodadas, y se crean conflictos de interés entre los personajes, muy bien interpretados por un reparto de actores no muy conocidos, que cuando corresponde, se nota que son también músicos. Resulta muy creíble la relación padre-hija que componen Andre Holland y Amandla Stenberg, y nos creemos la sensibilidad de la cantante Joanna Kulig a la que vimos en Cold War, o al matrimonio que componen al igual que en la vida real Tahar Rahim y Leïla Bekhti.
6/10
(2019) Serie TV | 0 min. | Thriller
(2015) Serie TV | 450 min. | Ciencia ficción | Thriller
Serie de ciencia ficción que adapta las novelas de James S. A. Corey, ambientadas en un futuro en torno al año 2300 en que el sistema solar ha sido colonizado. La Tierra está gobernada por Naciones Unidas, Marte es una importante potencia militar con la que se vive una especie de guerra fría, y el resto de planetas conforman el llamado Cinturón, son lugares peligrosos y marginales. Mientras un detective de la policía investiga la desaparición de la hija de una importante corporación, la nave de transporte de preciada agua en forma de bloques de hielo Canterbury sufre un ataque de dudosa procedencia, aunque todo apunta a los marcianos, lo que supondría de ser cierto la ruptura de un difícil equilibrio. Con buenos efectos visuales, un grupo de personajes bien encarnado por un reparto apañado y una trama medianamente entretenida, tenemos un producto digno, que sigue la estética de Blade Runner en su combinación de cine negro y alta política, aunque sin consideraciones filosóficas en torno al ser humano. Los actores no son demasiado conocidos, el que más suena es Thomas Jane.
6/10
(2017) Serie TV | 533 min. | Ciencia ficción

En el futuro, los humanos han colonizado el sistema solar. La U.N. controla la Tierra. Marte es un poder militar independiente. Los planetas dependen de los recursos del Cinturón de asteroides, donde el aire y el agua son más preciados que el oro. Durante décadas, las tensiones han ido en aumento entre ellos. La Tierra, Marte y el Cinturón de asteroides están ahora al borde de la guerra.

(2012) Serie TV | 0 min. | Ciencia ficción | Terror
Paul es un joven que sufre constantes pesadillas en las que ve imágenes del Apocalipsis, y nadie, ni su psicólogo ni su amigo Mac, pueden ayudarle. Además ha empezado a ver también espíritus y las cosas se complican cuando uno de estos malvados demonios es capaz de romper la barrera entre el mundo de los vivos y los muertos abriendo así un espacio para que el resto de seres malignos crucen esta barrera y así pongan en peligro a la humanidad al completo. La misión de Paul, junto a Mac, es la de acabar con estos demonios y dar con la joven Sarah, que ha sido secuestrada por ellos. La BBC demuestra con esta serie que todo lo que toca tiene calidad, ya sea un drama, una serie de acción o como es el caso de The Fades, una serie de terror fantástico juvenil cargada de momentos sobrenaturales, de mucha acción y aventuras. Buena calidad por tanto, con buenas interpretaciones (destaca Natalie Dormen, vista en Juego de tronos), excelente ambientación, estupendos efectos y una historia que si resulta prometedora en el primer capítulo, evoluciona con carácter ascendente en los siguientes, dando bastante relieve a los personajes secundarios en sus papeles de necesarios asesores para que los protagonistas logren con éxito su objetivo. Un producto pensado para el publico juvenil que sin embargo enganchará a los seguidores de las eternas luchas entre el bien y el mal, entre los fantasmas buenos y los demonios... Muy del estilo Buffy, la cazavampiros, pero con clase, bien pensada, bien hilada la trama principal con sus subtramas y cargada de la mejor fantasía. Por algo es de BBC, por algo ha sido nominada al BAFTA al mejor drama.
6/10

Últimos tráilers y vídeos