Oscar 2019

Premiar en los Oscar una película mexicana en tiempos de Trump y el muro de la discordia que desea construir en la frontera entre Estados Unidos y el país natal de Cuarón, podría enviar un mensaje significativo, aunque el inquilino de la Casa Blanca no parece demasiado sensible a este tipo de tirones de orejas.

De todos modos, Roma no es la única película en la que pueden detectarse rasgos políticos –habla de la indefensión de la mujer ante la frecuente dejación de responsabilidades por parte del varón, pero Cuarón ha evitado hasta la fecha cualquier confrontación directa con la política de Trump–, entre las que podrían intentar evitar su triunfo final está El vicio del poder, una visión satírica acerca de la ambición y mucho poder acumulado de quien fuera vicepresidente con George W. Bush, Dick Cheney. La película escrita y dirigida por Adam McKay cuenta con ocho nominaciones, en los apartados de película, director, guión, actores principal y de reparto (el camaleónico Christian Bale y Sam Rockwell), actriz de reparto (Amy Adams), montaje, maquillaje y peluquería.

LInfiltradoa raza y la diversidad son elementos que cada vez importan más en los Oscar. No hay más que ver que entre los 5 directores nominados hay un mexicano, un griego y un polaco para darse cuenta de ello. Sí, se nota en las nominaciones. Llama la atención que Spike Lee se ha infiltrado muy bien gracias a Infiltrado en el KkKlan, basada en hechos reales, aunque nadie lo diría, pues suena a disparatado que un negro puede meterse de tapadillo en un grupo como el Ku Klux Klan; su vitriólico film, mejor mirar la política con humor, si no, es para echarse a llorar, logra seis nominaciones en apartados interesantes, los de película, director, guión adaptado, actor de reparto (Adam Driver), banda sonora y montaje. También se hablaba mucho de la muy cacareada Black Panther, que ha logrado ser nominada como mejor película, pero se convierte en algo puramente testimonial, pues excepto en ese apartado, el resto de candidaturas, hasta siete, corresponden a apartados técnicos. También está por debajo de las expectativas El blues de Beale Street, con tres nominaciones, actriz de reparto (Regina King), guión adaptado y banda sonora.

En realidad, la película sobre el racismo con más posibilidades de Oscar la dirige un “hombre blanco”, Peter Farrelly, autor de la entrañable y deliciosa Green Book, basada en hechos reales. Más allá de la mirada negativa que piensa que determinadas causas sólo deberían ser libradas con fuego y furia, resulta poco menos que imposible no quedar cautivado por un film que aglutina cinco nominaciones, además de como película, compite por guión, actor principal y de reparto (Viggo Mortensen y Mahershala Ali) y montaje. Bien cierto es que se esperaban más opciones a premio, y esto rebaja las expectativas del triunfo final considerablemente.

Por otro lado, Roma y La favorita, aunque sean dos títulos muy diferentes, coinciden en dar preponderancia a la mujer, los personajes femeninos en ambos títulos son los más relevantes y los más capaces a la hora de actuar.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit