Decine21
El juicio de los 7 de Chicago
8 /10 decine21

El juicio de los 7 de Chicago

The Trial of the Chicago 7

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Lo que iba a ser una protesta pacífica durante la Convención Nacional Demócrata de 1968 se convirtió en una violenta batalla campal con la Policía y la Guardia Nacional. Los organizadores de la protesta —entre los que figuraban Abbie Hoffman, Jerry Rubin, Tom Hayden y Bobby Seale— fueron acusados de conspiración para incitar una revuelta, y el juicio posterior fue uno de los más notorios de la historia de Estados Unidos.

8 /10 decine21

Crítica

Se busca justicia

Se busca justicia

Apasionante película basada en hechos reales, escrita y dirigida por Aaron Sorkin, tras un laborioso proceso que arrancaba de trece años atrás, cuando Steven Spielberg le sugirió que escribiera un guión sobre el tema. Su labor tiene mucho mérito por la cantidad de datos que maneja, y el modo en que los entrega, evitando que el espectador se pierda en ellos.

En 1968, con el envío creciente de jóvenes estadounidenses a combatir en Vietnam, las protestas contra la guerra no hacen más que crecer. Los asesinatos de Martin Luther King y Robert Kennedy han caldeado el ambiente, y la Convención Demócrata que va a proponer en Chicago a Hubert H. Humphrey como candidato presidencial frente a Richard Nixon no mejora las cosas. Desde distintos puntos del país acuden numerosas personas a aprovechar el evento para exteriorizar sus protestas, lo que termina en un encarnizado enfrentamiento con la policía. Tras la victoria de Nixon, y con un nuevo Fiscal General, serán acusados de conspiración los principales cabecillas de distintas asociaciones: Tom Hayden y Rennie Davis, de los Estudiantes por una Sociedad Democrática, Abbie Hoffman y Jerry Rubin, del movimiento contracultural de los Yippies, David Dellinger, John Froines y Lee Weiner, del Comité de Movilización Nacional para Terminar con la Guerra de Vietnam, y el presidente de las Panteras Negras Bobby Seale. Les defiende el abogado activista de los derechos humanos, William Kunstler, excepto a Seale, que no quiere que le represente, en lo que se conocerá como el Juicio de los Siete.

Aaron Sorkin, tras un prólogo ejemplar presentando los antecedentes de su historia, sabe estructurar el relato alrededor de tres elementos que funcionan muy bien, y quedan perfectamente entrelados: las sesiones del largo juicio, con un juez de imparcialidad cuestionable (Frank Langella), el fiscal que lleva la acusación (Joseph Gordon-Levitt) y el abogado que defiende a los siete (Mark Rylance), más las declaraciones de los testigos, entre ellos el antiguo fiscal general (Michael Keaton); lo que gira en torno a los preparativos de la manifestación en Chicago, que termina con la violencia desatada; y los distintos modos de encarar las protestas ante lo que se considera injusto, y sus defensas, y que tienen su rostro principal en los personajes de Tom Hayden (Eddie Redmayne) y Abbie Hoffman (Sacha Baron Cohen), uno con una contestación más ordenada, el otro más ácrata, aunque también sean destacables David Dellinger (John Carroll Lynch), que a su hijo siempre le ha dicho que no hay recurrir a la violencia, o Bobby Seale (Yahya Abdul-Mateen II), el octavo pasajero por así decir, ya que se desmarca de la defensa de los siete.

Con una puesta en escena de enorme clasicismo, una búsqueda de la objetividad desnuda, y una exquisita definición de los personajes, incluso de los de menor presencia, logra una película más que notable, se afianza como director tras la también notable Molly's Game, y dando una vuelta de tuerca a las historias de juicios que ya abordaba, como escritor, en Algunos hombres buenos. Es un film clarividente de su interés por las cuestiones políticas, tratadas con humanidad y rigor, de lo que también es representativo, por supuesto, su gran trabajo en la serie El ala oeste de la Casa Blanca.

El reparto es sensacional, y no he citado a todos los actores en estas apretadas líneas. La película es de las que piden a gritos un premio, un reconocimiento, a todo el conjunto actoral, porque cada intérprete está perfectamente escogido para su papel. Y es representativa de lo que pueden hacer en Hollywood las grandes compañías, pues están envueltas en la producción DreamWorks de Spielberg, la “major” Paramount, y el invitado últimamente a todas las fiestas Netflix, que aquí tiene muchas papeletas para lograr, al fin, el Oscar a la mejor película... antes de que se impongan las cuotas.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
loading...

También te pueden interesar

Últimos tráilers oficiales