saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
El último traje

El último traje

El último traje

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

El último traje

Abraham Bursztein, un sastre judío de 88 años (Miguel Ángel Solá), huye de Buenos Aires rumbo a Polonia, donde se propone encontrar a un amigo que lo salvó de una muerte segura en el final de la ocupación nazi. Contra todo pronóstico, y después de más de siete décadas sin tener ningún contacto con él, Don Abraham intentará encontrar a su viejo amigo y cumplir su promesa de volver un día y contarle la vida que vivió gracias a él.

Galería de imágenes

El último traje
El último traje
El último traje
El último traje
El último traje
El último traje
El último traje
El último traje

Crítica decine21.com

estrella
7
La promesa
La promesa

Cuando su familia le manda a una residencia de ancianos, el nonagenario sastre judío Abraham Bursztein decide abandonar Argentina para regresar a Polonia, su país natal. No ha vuelto a pisar el lugar desde 1945, pero aspira a cumplir su promesa de que algún día le regalaría un traje a un amigo, al que le debe haber podido huir del horror nazi.

Segundo trabajo como realizador de Pablo Solarz, guionista de comedias ligeras de gran éxito en su país, tipo Me casé con un boludo, pero también de la memorable Historias mínimas. Aquí recupera la enorme humanidad de la segunda, para hablar de la capacidad humana para perdonar y asumir un pasado trágico, pero también de la importancia de ayudar a los demás, en mayor o menor medida, lo que tarde o temprano tendrá su premio.

Rodada con corrección, el realizador le saca partido a su propio guión, lleno de diálogos memorables, como la negociación con la nieta inicial, o el de la secuencia que tiene lugar en la estación de Berlín. Se combina muy bien el drama con los golpes de humor. De esta forma, El último traje sería un film correcto y poco más, pero lo eleva a la estratosfera la interpretación de Miguel Ángel Solá, todo un prodigio a pesar de la enorme cantidad de maquillaje que ha necesitado para convertirse en el protagonista. Su estilo teatral no acaba de cuadrar bien con el de otros secundarios, por ejemplo con la espontaneidad castiza de Ángela Molina, pero da igual, cautiva al espectador, sobre todo con su mirada en un desenlace que emocionará hasta al público más duro.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto