saltar al contenido principal

new banner app decine21 PEQUE

Nota decine21
estrella
Cinderella Man
Tienda amazon Tienda fnac

Cinderella Man

Cinderella Man

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
7
Golpe a golpe
Golpe a golpe

Película basada en la vida del púgil Jim Braddock, que se ganó el apodo de ‘Cinderella Man’, o sea, ‘El Ceniciento’, por las escasas probabilidades que le concedían los expertos para conseguir el título mundial de los pesos pesados. El guión de Cliff Hollingsworth y Akiva Goldsman recoge los hechos que vivió entre 1928 y 1935, en plena depresión, y que culminaron en espléndida realización del sueño americano en tiempos difíciles.

No es éste un film de boxeo, o no exclusivamente, aunque el clímax lo constituya un largo combate con aires de epopeya. Trata sobre todo de los esfuerzos de un hombre sin cualificación profesional por sacar adelante a los suyos, cuando le despojan de su licencia de boxeador profesional. Jim debe buscar alternativas al boxeo en época de crisis. Las adversidades podrían hundirle en la miseria, pero conserva siempre la dignidad y la esperanza, no pierde su sentido moral, cuida la educación de sus hijos. Mantiene las amistades (su preparador Joe Gould), y cultiva otras nuevas (su compañero en el muelle, con inquietudes sindicalistas). Si su fe flaquea alguna vez (Jim es católico, de origen irlandés), no faltarán las plegarias de su esposa Mae, aunque apunten en direcciones inesperadas.

Ron Howard, un artesano todoterreno, ha sabido integrarse desde hace años en un equipo sólido, del que forman parte el productor Brian Gazer y el citado guionista Goldsman. No es un genio y lo sabe –se cubre rodando mucho, y llama la atención a veces en su cine cierta torpeza al montar los planos–, pero tiene un punto fuerte, que domina como pocos: sus difíciles equilibrios en la frontera de la sensiblería. De este modo crea emoción genuina, que se intensifica cuando se inspira en hechos reales, véase Una mente maravillosa y Apolo 13, pues les aplica, paradójicamente, un aura de irrealidad, como de cuento de hadas. Es el caso en Cinderella Man, excesivamente en el primer tramo del film, en que el hogar de Jim Braddock parece la caricatura de una obra de Dickens, y con más medida en el resto del metraje. Además Howard, actor en su juventud, se encuentra cómodo dirigiendo al trío Russell Crowe-Renée Zellweger-Paul Giamatti, que le entrega un ramillete de espléndidas caracterizaciones.

Un actor difícil

Telefonazos lanzados al conserje de un hotel aparte, lo cierto es que el neozelandés Russell Crowe es un actor difícil. Así lo asegura Ron Howard, quien ya tuvo oportunidad de trabajar con él antes en la oscarizada Una mente maravillosa, que les dio a ambos la dorada estatuilla: “Dirigir a Russell es como rodar en una isla tropical. El tiempo va a cambiar varias veces a lo largo del día, pero estás rodando ahí por una razón. Algunas veces son negros nubarrones lo que necesitas. Y algunas veces –y aquí el cineasta no puede evitar las risas, según la revista Newsweek– deseas que deje de llover para poder filmar una escena soleada”.

Amor en años de depresión
Amor en años de depresión

El film está ambientado en la Depresión americana de los años 20. Años duros, presentes en la reciente King Kong, y que John Ford supo captar en Las uvas de la ira, film que el director admite haber visionado varias veces antes de hacer éste. Explica Howard en El Cultural que “La película es una historia de amor. La de James y Mae. Y la de sus niños. He querido honrar la memoria de este héroe. Y el amor por su esposa, que jamás se extinguió hasta que murió. Le pasó de todo. Estuvo en la cima y en lo más bajo, pero jamás dejó de amarla. Con la misma intensidad cada día. Ella fue siempre su prioridad. No se puede sobrevivir sin el amor. Hay un momento en que Braddock dice en una rueda de prensa por qué pelea. Es sencillo, dice, leche para mi familia. Simplificando, podríamos decir que Cinderella Man es una película en la que un tipo duro se bate por unos litros de leche para sus bebés. Es una lucha diaria por la supervivencia.”

Planea la muerte

El 13 de junio de 1935 tuvo lugar el vibrante combate de boxeo de Jim Braddock con Max Baer, 15 asaltos no aptos para cardíacos. El film intensifica el peligro al que se enfrenta Jim recordando que dos contendientes de Baer murieron en el ring, y dibujando a este púgil como un bruto grosero y provocador, que no se anda con demasiadas contemplaciones. La muerte “planea” y, como puede imaginarse, la que más sufre por ellos es Mae.

¿Quién es el enemigo?
¿Quién es el enemigo?

En todo film de boxeo, se diría que está más claro quién es “el enemigo”: el púgil contendiente, al que hay que batir. Sin embardo, este film ambientado en los años de la Depresión, muestra a Jim Braddock batiéndose con un “enemigo invisible”, del que recibe golpes inesperados: un hijo que roba porque tiene hambre; un hombre que cada mañana elige, casi por azar, quién tendrá trabajo en el muelle; un individuo que te corta la luz y el gas, porque no pagas las facturas; incluso la querida esposa Mae realiza un movimiento que descoloca a Jim: enviar a los niños con unos parientes, para que no enfermen. Con “golpes” tan terribles no es de extrañar que Jim diga en cierto momento que prefiere pegarse en el ring porque “ahí sé quién me pega”. De hecho, el film hace un claro paralelismo entre los combates de boxeo y los de la vida misma. Y es clave en ambos saber encajar los golpes y no dejarse caer. De ese modo, como le ocurre a Ame, Jim se convierte, en sus palabras, en “campeón de mi corazón”. El modo de batirse ante el “enemigo invisible” convierte a Jim en referente de las clases populares: si el no se rinde antes las adversidades, ellos tampoco deberían de hacerlo.

DVD
Distribuye: Walt Disney
Extras: Español e inglés 5.1. Fichas. Escenas eliminadas. Comentarios.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
CALENDARIO ESTRENOS DE CINE