saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier

Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier

Voyage à travers le cinéma français

Sinopsis oficial

Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier

El gran Bertrand Tavernier nos adentra en el mundo del cine hablando de las películas que le marcaron su vida y convirtieron en el cineasta que es hoy. Responsable de grandes títulos como “Alrededor de la medianoche”, “La vida y nada más”, “Hoy empieza todo” o las más recientes “Salvoconducto” y “Crónicas Diplomáticas”, Tavernier nos muestra y recuerda aquellas obras del séptimo arte que no deberíamos olvidar.

Galería de imágenes

Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier
Las películas de mi vida, por Bertrand Tavernier

Crítica decine21.com

estrella
6
Aprender de los maestros
Aprender de los maestros

Una película de más de tres horas, pero que se pasa en un suspiro. Y es que Las películas de mi vida, de Bertrand Tavernier, cuyo título original es mucho más certero, Voyage à travers le cinéma français, o sea, "viaje a través del cine francés", es una personal declaración de amor del cineasta galo, un recorrido sentimental autobiográfico de las películas de su país que le han marcado y le empujaron a la cinefilia y a la cinematografía. Como decía el director al presentar su film, el cine y su recuerdo rejuvenecen, y él espera que haberlo hecho, le prolongue la vida. Además, citando el epitafio de la tumba de Michael Powell, aseguraba que se reconocía en él: "Profesión: amateur. Aficiones: Hacer películas".

El documental comienza con el primer recuerdo fílmico de la infancia de Tavernier, que corresponde a Jacques Becker, una persecución de motos a un automóvil, perteneciente a Dernier atout. De nadie se aprende a valorar más una película que de alguien que hace cine, y a través de la nostalgia de los cines de barrio nos habla de Jean Gabin, Marcel Carné, Jean Renoir, Jean-Pierre Melville, Claude Sautet, Jean Vigo... pero también de autores de bandas sonoras como Maurice Jaubert, o del director maldito al que ayudó a pagar su entierro, Edmond T. Gréville.

Cómo se agradece la mirada penetrante de Tavernier, y qué ganas dan de ver las películas que cita. Porque a él no le pasan desapercibidos un movimiento corporal, cómo se complementan en pantalla dos estilos interpretativos totalmente diferentes, el mérito que tiene sostener la duración de un plano... Lo que suscita emoción en el cinéfilo espectador, deseos de ver más cine.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Magazine



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto