saltar al contenido principal

Hollywood debate estos días si conviene cambiar las reglas de los Oscar para que películas estrenadas directamente en plataformas de ‘streaming’, como “Roma”, de Netflix (que se ha hecho este año con tres estatuillas), ya no puedan competir.

Ahora se plantea la duda de que esta modificación pudiera incumplir las leyes de Estados Unidos. Makan Delrahim, jefe de la División Antimonopolio del Departamento de Justicia, ha expuesto sus preocupaciones sobre los cambios en las reglas de elegibilidad en una carta a Dawn Hudson, directora general de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

El autor de la misiva deduce que puede haber malas prácticas cuando varias productoras cinematográficas, que rivalizan entre sí, acuerdan dejar fuera de los galardones a otra compañía. “La sección 1 de la Ley Sherman prohíbe los acuerdos anticompetitivos entre adversarios”, argumenta Delrahim.

Existen puntos de vista opuestos. En un artículo de The Hollywood Reporter sobre este asunto, Eriq Gardner y Scott Feinberg argumentan que no tiene razón, pues trata a la Academia como si fuera una empresa, cuando se trata de una organización sin ánimo de lucro. “Es cierto que fue fundada en 1927 por el jefe de MGM Louis B. Mayer y otros titanes de los estudios, entre otros”, explica el artículo. “Pero, durante muchos años, ha sido una organización de individuos, la mayoría de los cuales, desde el colapso del sistema de estudios, no tienen ninguna lealtad a un estudio en particular. De hecho, muchos ejecutivos y empleados contratados de servicios de transmisión son ahora miembros de la Academia”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE