Decine21

Blog de Hildy

Se acerca el centenario de Luis García Berlanga –el próximo 12 de junio–, y con tal motivo muchos celebran la inclusión en el diccionario de la Real Academia Española de la palabra “berlanguiano”.

Los profesionales de la crítica estamos acostumbrados a ver películas y series a troche y moche. A veces hasta la extenuación. Pero hemos llegado a unos extremos de ritmo de estrenos que en cualquier momento vamos a morir de sobredosis. E imagino que algo parecido, a pequeña escala le ocurre al espectador, que puede convertirse en adicto y asocial (las redes sociales pueden ser bastante asociales).

En tiempos de pandemia, mucho se ha hablado de salas de cine cerradas, rodajes interrumpidos, estrenos retrasados o lanzados en streaming. Pero nadie ha rodado en serio una trama en que un mundo con mascarillas sea lo corriente.

Nunca, en toda la historia del cine, hubo más películas y series al alcance del internauta, con la posibilidad de contemplarlas de modo inmediato. Y nunca, me temo, fueron mayores la ignorancia fílmica y la capacidad de gozar con el Séptimo Arte.

¿Hay que celebrar lo mejor del cine y las series tras un año de pandemia?

Si nos ponemos en plan budista, el eterno retorno, o simplemente a seguir la cuenta de los años que pasan, y del cambio de la hoja de calendario, pues vale, llega la temporada de premios de cine. Lo que pasa es que 2020 ha sido un año muy raro, e inevitablemente, los premios, Oscar, Goya y compañía, también lo van a ser.

Esperando un milagro por Navidad ante la confusión de los estrenos

La pandemia del coronavirus está contribuyendo a una auténtica ceremonia de confusión en el espectador, que cada vez tiene menos claro qué se estrena y dónde. Oye hablar de películas que se supone que son favoritas para los Oscar, pero que jamás han pasado por salas, o que tal vez lo hacen de un modo muy limitado.

Ha pasado un mes desde el estreno de “Rifkin's Festival” y medio año desde la publicación de “A propósito de nada”. Tras las elecciones presidenciales en Estados Unidos, pienso que el timing es perfecto para elucubrar acerca del futuro de Woody Allen.

¿A quién buscáis? A Jesús de Nazaret

Con cinco años de retraso se estrena por fin en España “Knight of Cups”, de Terrence Malick. Y la semana que viene lo hace “Song to Song”, de 2017. Una estupenda noticia para los amantes del cine de calidad.

Me he pronunciado ya muchas veces acerca de cómo la actual pandemia del coronavirus ha cambiado el negocio del cine de modo sustancial. Un ejemplo cristalino lo ofrece la decisión de Disney de estrenar su nueva gran superproducción en streaming premium.

Hay quien considera que las series constituyen el nuevo terreno fértil donde los creadores con talento son capaces de contar grandes historias, capaces de fascinar al espectador. Quizá. Pero también se han convertido en la excusa perfecta para llenar contenedores de plataformas de streaming con productos interminables de escasísimo interés.

¿Cuándo podremos viajar? ¿A París o a cualquier otra parte? Imposible saberlo. Sin embargo, yo lo he hecho en las pantallas de mi casa, gracias a dos películas y dos series, vistas en la misma semana, coincidencias de la vida.

Resultados 1 - 20 de 1648