Decine21
Entrevistas

Pitof, el director de "Vidocq"

Entrevistamos a Pitof, director de Vidocq, un emocionante e innovador film, que tiene en la tecnología digital su principal baza para sorprendernos.

Pitof, el director de "Vidocq"

¿Le costó pasar de un área tan especializada como la de los efectos especiales a la dirección?

De niño siempre quise dirigir películas. Pero hasta llegó el momento, serví al cine en diferentes frentes. No sólo haciendo efectos especiales, sino también montaje y como director de la segunda unidad de Alien: Resurrección. El trabajo en esta película me despertó el gusanillo y me dio confianza para dar el salto.

Un gran salto, porque mezcla la fantasía más desbordante con el París revolucionario de 1830...

Me sedujo la idea de utilizar los últimos avances en tecnología digital en un acontecimiento del pasado. Para que la mezcla funcionara sin estridencias hubo que ser muy precisos con la situación histórica y los elementos de la época: un marco de autenticidad que ayuda a que cosas “falsas” y personajes inventados como el alquimista adquieran su propia realidad.

La estética es un punto fuerte de la película. ¿De dónde surgió la inspiración?

De la colaboración con Marc Caro [codirector de Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos] y Jean Rabass. Yo tenía claro que no quería hacer una clásica película de época, sino original, haciendo énfasis en la fantasía. La obra del pintor “fantástico” del XIX, Gustave Moreau, su uso de la luz y de los colores, sirvió como punto de partida visual para contextualizar. Luego buscamos un reparto de 1830, no contemporáneo. Investigamos los rostros de la época y en función de esas caras se diseñó el casting.

La integración de los actores con los escenarios virtuales es extraordinaria. ¿Cómo lo consigue?

Evitando poner trabas al trabajo interpretativo, no complicarlo con técnicas inútiles y permitir a los actores disfrutar con la posibilidad de imaginar un escenario. Luego todo se hace realidad en pantalla, cuando se empalman milimétricamente las escenas con actores, filmadas sobre fondo azul, con los ambientes creados digitalmente.

Si analizamos los personajes, ninguno se salva de un pasado o presente turbio. Quizá se echa en falta algo más de piel y corazón en ellos.

No es la primera vez que me lo dicen, pero así planteamos el guión y nunca pensamos si debía haber algún personaje concreto con el que se identificase el gran público. No existía tal necesidad. Son así, sin más, porque son hijos de una trama que no puede ser de otra manera. La opción propuesta al espectador no trata de vincularle con un personaje, sino que encuentre un lugar en el interior de éste. Que esté dentro, vea y sienta, mas no que se identifique con él.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales