saltar al contenido principal

Ocurrió tras el rodaje de la primera temporada de "Juego de tronos"

Emilia Clarke acaba de desvelar que sufrió dos aneurismas cuando acabó de rodar la primera temporada de "Juego de tronos", que le dio una enorme popularidad.

La intérprete que da vida a Daenerys Targaryen en la serie de HBO ha contado su dolorosa experiencia en un artículo que ella misma ha escrito para The New Yorker. “Nunca he contado en público esta historia, pero éste es el momento”, explica la actriz. Según su relato, todo comenzó a principios de 2011. “Estaba aterrada. Aterrorizada por la atención, por un negocio que apenas entendía, por hacer honor a la confianza que los creadores de la serie habían puesto en mí. Me sentí, en todos los sentidos, expuesta. En el primer episodio aparecí desnuda y a partir de ahí siempre me hice la misma pregunta: Haces de una mujer fuerte y, sin embargo, te quitas la ropa. ¿Por qué? ¿Cuántos hombres debo matar para demostrar mi valía?”.

Al empezar a sentirse reconocida, sufrió una enorme presión. “Sentía como si una banda elástica me apretara el cerebro. Intenté ignorar el dolor, pero no pude. Le dije a mi entrenador que tenía que tomar un descanso. Casi arrastrándome llegué al vestuario. Llegué al baño y me arrodillé, con náuseas. Mientras el dolor me taladraba la cabeza cada vez más. Sabía lo que estaba sucediendo: mi cerebro estaba tocado”.

Por suerte, la descubrió una mujer que llamó a una ambulancia. “Una nube de inconsciencia se posó sobre mí", sigue relatando Emilia Clarke. "El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea, un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal, causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Tuve un aneurisma, una ruptura arterial. Como supe más tarde, aproximadamente un tercio de los pacientes con SAH mueren inmediatamente o poco después. Los pacientes que sobreviven requieren tratamiento urgente para sellar el aneurisma".

"Si quería vivir y evitar secuelas terribles, tenía que someterme a una cirugía urgente”, añade la intérprete de Juego de tronos. "Mientras estuve en el hospital, me avisaron de que tenía un aneurisma más pequeño en el otro lado del cerebro y que podía romperse en cualquier momento. Los médicos dijeron que era pequeño y que era posible que permaneciera inactivo e inofensivo indefinidamente. Solo tendríamos que vigilarlo con cuidado”. En 2013, tras otro escáner cerebral, los médicos detectaron que este segundo brote había duplicado su tamaño y al final se lo tuvieron que extirpar.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE