Decine21
Blog de Hildy

El hobbit Bilbo Bolsón, los enanos y Peter Jackson: unos tíos muy legales

Hay gente “pató” ( o”para todo”, por si acaso me lee algún no-hispanoparlante, y se le hace difícil leer
El hobbit Bilbo Bolsón, los enanos y Peter Jackson: unos tíos muy legales

Hay gente “pató” ( o”para todo”, por si acaso me lee algún no-hispanoparlante, y se le hace difícil leer este post). Me entero de que en internet hay un tal James Daily que mantiene un blog, Law and the Multiverse, donde analiza aspectos legales de tramas peliculeras, y el hombre ha dedicado nada menos que seis entregas a comentar el contrato que liga al hobbit Bilbo Bolsón, de Bolsón Cerrado, con los enanos, en El hobbit: un viaje inesperado y secuelas, cara a recuperar los tesoros que les birló el dragón Smaug, pues supuestamente Bilbo es un ladrón superexperto.

En el libro original de J.R.R. Tolkien se dedicaban dos sencillos párrafos a describir la relación contractual que une a Bilbo con Thorin y compañeros, pero claro, si Peter Jackson ha convertido un pequeño libro en tres películas, es de imaginar que el contrato laboral de Bilbo no puede ser tan sencillo, y de hecho en imágenes de la película vemos un rollo de pergamino la mar de grande, de esos que marean a cualquiera y tan habituales en la sociedad actual.

Lo curioso es que el contrato está redactado de verdad, y es que el especialista en utillería para pelis Daniel Reeve se ve que es un perfeccionista de armas tomar, y no se limitó a entregar un rollo donde se pudiera leer cualquier cosa, la típica ristra “lorum ipsum...”, sino que el tipo se lo curró y ahí hay un contrato de verdad. Tan de verdad, que incluso se puede comprar una réplica del mismo en internet, por la cantidad nada despreciable de 395 dólares, o sea, casi 300 euros. Friquis del mundo entero, corred, y allá vosotros si la compra es buen o mal negocio.

contratoPero a lo que voy es que Daily ha hecho un análisis pormenorizado de los aspectos legales del contrato de Bilbo con los enanos. Desde que el documento parece inspirado en el derecho común inglés, a consideraciones sobre en qué consiste la catorceava parte del botín que corresponde a Bilbo o dudas de si el hobbit puede quedarse el Anillo sin repartirlo con sus jefes. ¿Son abusivos los términos de confidencialidad sobre los detalles del viaje, que Bilbo debe guardar? ¿En caso de conflicto, donde debe dirimirse éste, en la Comarca o en el Reino de los Enanos, cuáles son las leyes que prevalecen? ¿Pueden imponer los enanos que sea su lengua la que debe usarse en los tribunales, con el inconveniente de que Bilbo la desconoce, o decidir ellos quién debe presidir un arbitraje?

En fin, amigos del detalle jurídico, y fans recalcitrantes del mundo tolkieniano, todos a estudiar el análisis de Daily, verdaderamente apabullante, y que concluye que el contrato no es ninguna chapuza, sino perfectamente plausible. La cosa tiene su gracia, y como uno tiene algo de sangre legal en sus venas –mi padres y dos hermanos son licenciados en derecho, y uno de ellos juez–, está encantado con esta curiosidad de curiosidades, que demuestra que Bilbo, los enanos y Peter Jackson son gente muy legal... Y como yo también soy legal, no quiero dejar de dar crédito a Wired, que llamó mi atención sobre este singular análisis jurídico.

Lo último del mundo del cine