Decine21
Entrevistas "Gene Smith tenía la capacidad de mostrarte en una imagen tanto el lado más oscuro de la humanidad como el lado más claro"

Andrew Levitas, director de "El fotógrafo de Minamata"

En su segundo trabajo como realizador, tras "Lullaby", Andrew Levitas recompone el viaje a Japon del fotoperiodista Eugene Smith, que en 1971 denunció lo ocurrido en Minami, en los alrededores de la fábrica Chisso de productos químicos, cuyos vertidos estaban contaminando el agua y provocaban serios daños en la salud de sus habitantes.

¿Sabía mucho sobre el propio W. Eugene Smith antes de empezar a trabajar en la película?
Conocía de sobra a Eugene Smith y había visto su trabajo. Pero no conocía toda la historia.  Lo que siempre me ha llamado la atención sobre el trabajo de Gene Smith es que tenía la capacidad de mostrarte en una imagen tanto el lado más oscuro de la humanidad como el lado más claro. Podía mostrarte algo terrible, pero que también esté lleno de amor, esperanza, compasión y bondad al mismo tiempo.

¿Cómo se le ocurrió poner en marcha la película?
Yo no fui el impulsor del proyecto, esto es algo que Johnny Deep quería hacer y que le había apasionado durante mucho tiempo. Johnny había estado investigando e interesado durante muchos años y tuvimos una reunión de mentes y simplemente surgió a partir de ahí. Obviamente, si no hubiera pensado que podría haber sido una buena película, no habría intervenido. Pero no vino de mí.

minamata 39900 g2Entonces, ¿cómo te llegó el proyecto?
No conocía a Johnny antes. Había hablado con su equipo y ellos buscaron a la persona adecuada y pensaron que podría ser yo. Nos reunimos para lo que se suponía que iba a ser una reunión rápida y terminó siendo una reunión de 10 horas.

¿Cómo fue trabajar con Johnny Depp como actor y productor?
Trabajar con él fue un regalo increíble. Johnny es el colaborador más solidario, más generoso y comprometido. Este era su bebé; esto es algo que le importaba. Johnny me costaría mucho decir esto, pero es uno de esos tipos que hace todo tipo de cosas increíbles por el mundo cuando nadie está mirando. No podrías tener un mejor socio que Johnny Depp.

Su película anterior era una película mucho más pequeña e íntima. ¿Se sintió intimidado por el alcance de este?
Lullaby fue una película de un millón de dólares filmada en 19 días. Éste fue un proyecto de mayor alcance y mayor ambición. Pero no me sentí realmente intimidado. Tenía mucha libertad para salir y elegir a los artistas con los que quería trabajar. Nuestro elenco es increíble. Tenemos actores increíbles que vinieron a esto con pasión para contar esta historia. Hicimos mucho con lo que teníamos porque a todos les encantaba lo que estaban haciendo. Incluso los actores: Johnny estaba cuando no tenía que rodar, solo participaba y apoyaba. Lo mismo ocurre con Hiroyuki Sanada, un actor increíble, cuya misión en la vida es básicamente unir Oriente y Occidente y encontrar una manera de hacer un cine que atraiga globalmente y conecte a los seres humanos. Estuvo allí trabajando con actores jóvenes, estando detrás de escena.

Esta película muestra el poder del periodismo.
Es un tema importante. Tenemos que encontrar una manera de recuperar ese poder y esa importancia. Los periodistas son héroes. Son el conducto para brindarnos información real y protegernos como ciudadanos. Los periodistas están ahí para resumirnos lo que ocurre, pero, lamentablemente, eso no está sucediendo tanto como debería en este momento. El film refleja una época en la que estaban luchando por atraer la atención de las revistas para que la gente leyera estas importantes historias. 

 

¿La estética del film proviene de su experiencia como fotógrafo?
Trabajé muy duro con mi director de fotografía Benoît Delhomme y mi diseñador de producción Tom Foden. Ben y yo queríamos lograr exactamente un aspecto único, así que pasamos mucho tiempo tratando de descubrir cómo comunicar lo que queríamos a la audiencia. Todo se resolvió de antemano para que pudiéramos poner a nuestros actores en condiciones de hacer su mejor trabajo.

Esta fue tu primera vez en el Festival de Cine de Berlín. ¿Cómo fue esa experiencia?
Fue increíble. Tener 1.800 personas viendo la película a la vez y mirar a su alrededor y ver sus reacciones ... Realmente no vi la película, estaba mirando caras y sintiendo la energía. Creo que esta es una película que deberías ver con la gente. Este es el tipo de película que es una experiencia comunitaria. Quizás la mejor parte fue que Aileen Smith había sido mi mayor socia, además de Johnny. Cuando la presenté en el escenario después de que todos habían visto la película, todos se pusieron de pie y la animaron y ella rompió a llorar. Conociéndola, sé que no fue por orgullo; rompió a llorar porque sintió que tal vez esta película tocaría a la gente

 

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales