Adiós a Diego Galán, crítico y ex director de San Sebastián
IMG-LOGO
In memoriam

Tenía 72 años

Adiós a Diego Galán, crítico y ex director de San Sebastián

Crítico, director de documentales y cortos y columnista, se le conoce sobre todo porque dirigió el Festival de San Sebastián. Diego Galán ha fallecido el lunes a los 72 años.

Nacido en Tánger, Marruecos, el 13 de octubre de 1946, Diego Galán Fernández inició su singladura como administrativo y contable de varias empresas. Apasionado del Séptimo Arte, empieza a dirigir el Cine-Club JAASA (Juventudes de Antiguos Alumnos del colegio San Antón), de Madrid, entre 1966 y 1968, tras lo que le nombran vocal en la junta directiva de la Federación Nacional de Cine-Clubs. Poco después, empieza a escribir crítica cinematográfica en la revista Nuestro Cine.

Ayudante de dirección en programas televisivos como 10 melodías vascas, de Pedro Olea, Diego Galán escribe y dirige cuatro cortos: Apunte sobre Ana, con montaje de Ángel Fernández Santos, El mundo dentro de tres días, producido por José Luis Borau, Tu amiga Marilyn y Una tarde con Dorita Amor. Sin embargo, se desengaña de la labor de realización. "Al cuarto corto decidí que aquello no era para mí…", recordaba en una entrevista. "Decidí que ser crítico podía ser un trabajo interesante, divertido y suficiente". En cualquier caso, dirige dos prestigiosas series documentales para RTVE, Memorias del cine español y Queridos cómicos. Firmó también numerosos libros, entre ellos "Jack Lemmon nunca cenó aquí", interesante recopilatorio de anécdotas relativas a la organización del certamen donostiarra, escrito con mucha ironía.

Dirigió el Festival de Cine de San Sebastián durante dos etapas (1986-1989 y 1995-2000), y siguió vinculado al certamen como consejero muchos años después. En 2005 concluye el documental Pablo G. del Amo, un montador de ilusiones, sobre este prestigioso profesional, y en 2012 Con la pata quebrada, sobre la marginación a la mujer. Fue también colaborador del diario El País, donde escribía una columna semanal hasta unos días antes de su deceso.

Ya estaba enfermo cuando en octubre, la Academia de Cine le otorgó la Medalla de Oro de la institución: “A mí no me emociona nadie y lo habéis conseguido. Ahora con un vino se me pasará”, declaró entre risas. "Mi ilusión por el cine español, que nació de niño en el Teatro Cervantes de Tánger, no ha muerto. Veía las películas varias veces, así me hice especialista en grandes figuras de nuestra cinematografía".

Lo último del mundo del cine