IMG-LOGO

Autores

Juan Luis Sánchez

Películas

(2020) Serie TV | 240 min. | Documental
Docuserie de cuatro capítulos de una hora sobre las retorcidas actividades del depredador sexual Jeffrey Epstein, que con 66 años se suicidó en su celda en 2019 para no afrontar la pena por abusos sexuales continuados durante años de centenares de mujeres, la mayoría menores de edad. Comienza con las declaraciones de Vicky Ward, periodista de Vanity Fair, que en 2003 inició una investigación para escribir un reportaje sobre cómo había conseguido su fortuna el que entonces era un misterioso soltero neoyorquino, que se codeaba con poderosas figuras. En sus pesquisas da con una joven pintora, Maria Farmer, violada por el magnate con ayuda de Ghislaine Maxwell, su novia. Por razones misteriosas, la revista reculó y decidió no publicar su trabajo. Supone el debut como realizadora de Lisa Bryant, hasta ahora sobre todo productora de títulos como Who Killed Jessica Chambers?, docuserie similar en torno a un terrible asesinato. Se detiene especialmente en recoger testimonios turbios de las víctimas de esta trama de corrupción de menores, no aptos para personas impresionables, que describen el entramado puesto en marcha por Jeffrey Epstein. Éste pagaba a estudiantes de instituto sin muchos recursos para que fueran a su mansión de Palm Beach en Florida a masajearle desnudas, y en bastantes casos mantenía relaciones sexuales con ellas, para después incentivarles económicamente cara a que convencieran a amigas suyas de que siguieran sus pasos. En este dibujo de hasta dónde puede llegar la degradación moral, tiene sobre todo interés la denuncia de los agujeros del sistema a la hora de proteger a los débiles, pues expone las dificultades para procesar a alguien tan inmensamente rico, que puede comprar a periodistas o funcionarios para detener investigaciones incómodas. Queda en entredicho sobre todo Alexander Acosta, Fiscal Federal que paró un proceso judicial ante la estupefacción de los agentes de policía y de los representantes legales de las jóvenes damnificadas, y que no ha querido aportar su punto de vista. Aunque no indaga mucho en ello, se sugiere ligeramente que Bill Clinton y Donald Trump podrían haber participado en las actividades de pederastia de Epstein, aunque acusa con más fuerza al príncipe Andrés de Inglaterra. También se detiene en las misteriosas circunstancias que rodearon la muerte del protagonista.
6/10
(2020) Serie TV | 300 min. | Comedia
La realizadora Manuela Burló Moreno alcanzó el éxito en 2013 con el cortometraje Pipas, donde dos amigas del extrarradio madrileño hablan sobre la relación de una de ellas con su novio, mientras comen pipas. No sólo se viralizó, sino que logró una candidatura al Goya. Han pasado siete años hasta que Globomedia ha reclutado a la cineasta para convertir a los personajes en protagonistas de una serie que se estrena en HBO. Recupera a las dos actrices, Marta Martín y Saida Benzal, que interpretan de nuevo a las dos chicas, a las que ahora se les ha dado nombre, Hache y Belén. La primera se ha trasladado a vivir a Malasaña, donde se gana la vida trabajando en una tienda de cómics. Tras años de distanciamiento, se presenta en su casa Belén, que acabará tratando de alquilar también una habitación en el barrio, seducida por el entorno. Se debe reconocer a Burló Moreno su habilidad para componer situaciones estrambóticas y surrealistas, con mucha gracia (impagable el tipo que ofrece cien euros a una anciana por su bata ‘vintage’, el portero obsesionado con cumplir las normas, o el repartidor de pizzas con el cuerpo totalmente pintado que pasa desapercibido para el conductor del autobús). También que sabe criticar pero con cierto cariño a representantes de diferentes sectores de la sociedad moderna, empezando por las protagonistas ‘chonis’ (chicas vulgares de barrios de clase baja sin muchas expectativas), los hipsters (jóvenes a la moda) que pueblan Malasaña, los frikis (apasionados de los comics y el cine fantástico) y otros grupos urbanos. Se puede presagiar un buen futuro para la realizadora por sus dotes para encontrar a actores con gracia natural, y dirigirlos de forma que realicen interpretaciones naturales. En este sentido, no sólo las protagonistas parecen muy reales, sino que abundan los secundarios memorables, como Javier Bódalo (el repartidor y camello Johnny), y cumplen actores ya consagrados como Brays Efe y Fernando Albizu. Por desgracia, no siempre las situaciones de humor funcionan, y pronto resulta evidente que la serie no tiene un norte, sólo acumula gracias, lo que puede llegar a agotar. El mismo efecto produce su tono gamberro, que a veces recuerda a Girls, otra ficción de la misma plataforma de ‘streaming’ y otras producciones; en este sentido un momento escatológico con el personaje del citado Efe resulta demasiado escalofriante. La presencia del actor se explica porque Burló Moreno parece también aspirar a ser la tercera Javi, junto a Javier Ambrossi y Javier Calvo, con los que éste protagoniza Paquita Salas, pues abundan las similitudes con este gran éxito. Por desgracia no sabe también lograr su tensión dramática.
4/10
(2020) | 75 min. | Documental
El polaco Pawel Ferdek, especialista en documentales, se inspira para este trabajo en el libro "Pollywood, cómo creamos Hollywood", de Andrzej Krakowski, que expone que los pioneros de Hollywood Samuel Goldwyn y los hermanos Warner, proceden de familias judías de su país, en concreto de los alrededores de Varsovia. El realizador, que tiene gracia natural, se coloca también como protagonista ante la cámara, siguiendo su periplo durante un viaje a la meca del cine, donde trata de indagar qué debe hacer para producir un largometraje, además de proponerse entrevistar a ilustres personalidades como Samuel Goldwyn, Jr., Harvey Weinstein y Steven Spielberg. En realidad, todo indica que lo tiene difícil para conseguir estos objetivos. Pero Ferdek capta el interés con su propuesta, y mezcla curiosidades de la historia de los grandes estudios (aderezadas con imágenes de películas mudas), con momentos humorísticos, todo en un tono simpático. También incluye conversaciones con cineastas interesantes, como los directores Brett Ratner (Hora punta) y Peter Bogdanovich (¿Qué me pasa, doctor?), el guionista Michael Schiffer (Marea roja) y el productor Richard N. Gladstein (Reservoir Dogs). El desenlace deja la sensación en el espectador de haber sido objeto de un truco de prestidigitación, cercano a un pequeño "timo", pero donde uno se ha dejado conducir con agrado. Ni se aprende nada revolucionario sobre Hollywood más allá de lo que cualquier aficionado más o menos conoce, ni los testimonios han sido realmente rompedores, ni las bromitas tienen un nivel superior a las de los vídeos de cualquier Youtuber. Pero también es eso en el fondo Hollywood, una gran fábrica de mentiras que mantienen entretenido al espectador, y ante las que nadie reclama, porque en el fondo funcionan como evasión de la realidad.
5/10
(2020) Serie TV | 480 min. | Thriller | Drama
Raymond Burr hizo historia catódica como protagonista de Perry Mason, donde daba vida a este personaje creado por el novelista Erle Stanley Gardner, abogado que ganaba un caso por capítulo, con ayuda del detective privado Paul Drake, que le proporcionaba las oportunas pruebas, gracias a las que el verdadero culpable... ¡siempre acababa confesando a voz en grito al final! La serie original se emitió entre 1957 y 1966, aunque el actor siguió interpretando al personaje en telefilmes desde 1985 hasta su muerte en 1993. Ron Fitzgerald (Westworld) y Rolin Jones (Boardwalk Empire) recuperan para HBO esta creación, o al menos la ficción se denomina de igual modo, porque aparte de ese detalle, poco tiene que ver con sus precedentes. Ni Mason ejerce como abogado (todavía, pues se trata de una precuela), ni protagoniza historias blancas, ni mucho menos, pues tiene un tono sórdido, ni éstas pertenecen al género judicial (más bien al noir). Aquí, Mason, de aspecto desaliñado, se gana la vida como investigador en Los Ángeles, en los años 30, fotografiando los deslices sexuales de estrellas de cine, y chantajeando a sus agentes si consigue material comprometedor. Al tiempo, trata de sacar adelante la vieja granja de sus padres, en la que vive. El letrado E.B. Jonathan le pedirá ayuda para investigar el secuestro de un niño que acaba de forma trágica, a petición de Herman Baggerly, un ricachón. Dividida en ocho capítulos, describe muy bien no sólo al personaje protagonista, sino también a los secundarios, y tiene una ambientación oscura de genuina serie negra, que trae a la memoria la magistral Chinatown, de Roman Polanski. Como otras muestras del género pone en solfa a quienes se aprovechan de que tienen mucho poder para atropellar a los pobres diablos, y acorde con las modas imperantes, hace hincapié en denunciar el racismo y el machismo de la época, y también la corrupción policial y a los predicadores que aprovechan los medios de comunicación para captar a inocentes. Los ágiles diálogos no tienen nada que envidiar a las mejores muestras del género. Desde luego, ha sido un acierto fichar a Matthew Rhys, conocido por The Americans, para dar vida al protagonista, pues ni trata de imitar al legendario Burr ni falta que le hace, se lleva a Mason a su terreno. Forma un sólido dúo con la menos conocida pero sorprendente Juliet Rylance (la secretaria Della), el otro personaje que cobra relevancia. A su alrededor desfilan apuestas seguras como John Lithgow (E.B. Jonathan), o Robert Patrick (Terminator 2: el juicio final) como Baggerly.
6/10
(2020) | 85 min. | Thriller
Rocambolesco thriller que comienza cuando Dante, avispado ladrón, llega en bicicleta a una casa retirada, salta la verja de entrada y se cuela en el interior. Parece que tiene la tranquilidad de que no va a encontrarse con nadie, pues se toma su tarea con tranquilidad, llega a sentarse en el sillón para tomar unas patatas fritas, y hasta se echa una cabezadita en la cama de unas vacaciones. Le sorprende una pareja, que sin embargo no reacciona como él espera, ni grita ni llama a la policía, sino que le invita a desayunar, y le propone un curioso reto. Juanra Fernández debutó con Para Elisa, film de terror con algún momento logrado pero en el fondo fallido. Se supera a sí mismo con este largometraje sin muchas pretensiones, pero con giros inesperados, rodado con un presupuesto minúsculo y pocos actores, en una única localización. Resulta sugerente el principio, pues crea una atmósfera claustrofóbica, y logra intrigar, pero pasado el arranque, los giros llegan a agotar, pierde fuelle, y se hacen más evidentes sus carencias presupuestarias, y una fotografía poco esforzada. Sobresale Juan Diego Botto, como villano un tanto de cómic, pues hasta su apariencia resulta un tanto cómica, al llevar un parche en el ojo. En cualquier caso se nota que el actor ha disfrutado salir de su registro habitual, y está por encima de Jan Cornet (La piel que habito), y Sheila Ponce, cuyos personajes no acaban de estar rematados sobre el papel. El título, Rocambola, según su autor, hace referencia al personaje Rocambole creado por el novelista Pierre Alexis Poison du Terrail, y que era un ladrón de guante blanco que dejaba una sota de corazones como firma en el lugar donde cometía sus delitos. No es la única referencia literaria, pues el protagonista se llama Dante, como el creador de "La divina comedia", de la que se usan los nombres de sus tres partes, pero en orden inverso, o sea "Paraíso", "Purgatorio" e "Infierno", para los capítulos en los que se divide el film.
(2020) Serie TV | 480 min. | Ciencia ficción
El  calentamiento global ha convertido la Tierra en un planeta congelado, acabando con la mayor parte de la vida. Sobrevivieron numerosos ricos que en el último momento subieron a un tren en perpetuo movimiento, que recorre el mundo entero, diseñado como un moderno Arca de Noé, y aquellos desfavorecidos que lograron abrirse camino en el último momento a golpes hasta el furgón de cola, donde se les tiene retenidos por la fuerza de las armas, y comen la porquería de restos que sus anfitriones les dosifican. Así las cosas, la burócrata de la clase dominante Melanie Cavill envía a soldados para que le traigan a un habitante de la retaguardia, Andre Layton, porque fue inspector de policía antes del Apocalipsis, lo que le convierte en el único que puede resolver un sangriento asesinato. Éste acepta el reto porque así podrá obtener información valiosa para la inminente rebelión que los suyos preparan. Seis años antes de hacer historia con los cuatro Oscar de Parásitos (2019), incluidos los relativos a dirección y película, el surcoreano Bong Joon-ho triunfaba con Rompenieves, adaptación de la novela gráfica francesa "Le Transperceneige". En la versión americana en formato de serie de TNT, se mantiene como productor ejecutivo, al igual que su compatriota, Park Chan-wook, pero todo indica que ninguno de los dos se ha involucrado demasiado, todo el poder creativo reside en Graeme Manson (guionista de Cube) y Josh Friedman (autor del libreto de Terminator: Destino oscuro), que figuran acreditados como creadores. Su tono de relato de misterio engancha en cierto modo, pero los elementos de crítica social del original parecen descafeinados, y su empeño en mostrar los lujos y excesos de los dirigentes resulta un poco tópico. Quienes hayan visto el original, recibirán esta producción como un spin-off que cuenta lo que hacen personajes de segunda fila, mientras lo importante sería la revolución que organizaba allí el personaje de Chris Evans. La veterana Jennifer Connelly (Cavill) sobresale al frente de un reparto un tanto insulso, pero pese a su calidad interpretativa, no logra ni de lejos que se olvide a la inquietante villana que bordaba en el film Tilda Swinton.
5/10
(2020) | 600 min. | Fantástico | Terror | Thriller | Drama
Spin-off de Penny Dreadful, donde la acción pasa del Londres victoriano a Los Ángeles, en 1938. Al detective Tiago Vega le denigran e incluso insultan los otros policías del departamento por su origen mexicano. Sólo acepta ser su compañero Lewis Michener, que no juzga a nadie por su raza. Ambos investigan quién asesinó a cuatro individuos cuyos cadáveres aparecieron maquillados como la Santa Muerte, deidad del folclore a la que rinde devoción María, madre del propio Vega. Todo indica que John Logan, creador de la serie, ha utilizado la marca de su gran éxito Penny Dreadful por razones de marketing, pues esta heredera no tiene (al menos en los capítulos iniciales) conexiones aparentes con el original, más allá de la presencia del actor Rory Kinnear, pero que aquí ya no interpreta al monstruo de Frankenstein, sino a un doctor nazi, o del elemento sobrenatural que propicia la aparición de la Santa Muerte (Lorenza Izzo) y su hermana Magda, personaje de Natalie Dormer. Pero ni siquiera la narración tiene el mismo tono, allí literario, plagado de referencias a novelas británicas del siglo XIX, con un lenguaje rebuscado, y aquí más directo, que trae a la mente más bien a la novela negra estadounidense, y la fotografía gótica y oscura deja lugar a otra mucho más luminosa. De hecho, se parece más a otras dos series que se han estrenado un poco antes, como Hunters, y La conjura contra América, pues como en aquellas se habla de la presencia del nacionalsocialismo en Estados Unidos, y de cómo el racismo puede extenderse con facilidad entre la población, buscando el paralelismo con la presidencia de Trump. El español Paco Cabezas, que ya había dirigido cuatro capítulos de la predecesora, aquí se ocupa de los dos primeros, marcando el estilo que se seguirá a continuación, con un ritmo dinámico, y luciéndose en secuencias visualmente poderosas como la de la policía desalojando a chicanos para construir una autopista, donde el personaje central, Vega, se debate entre su deber y la fidelidad a su familia. Buen trabajo interpretando a este personaje del poco conocido Daniel Zovatto (Here and Now), aunque no se quedan atrás en demostración de talento el citado Kinnear, en un registro de villano, la veterana Adriana Barraza (María), Nathan Lane (el íntegro Michener) y sobre todo Dormer, pues convierte a su demoníaca Magda, capaz de transformarse, en el más carismático de la ficción.
6/10
(2020) Serie TV | 480 min. | Thriller | Drama
Zoe Collins viaja de Manchester a Ibiza, porque ha aparecido el cuerpo de su hermano, el DJ Axel, desaparecido veinte años atrás, en las tierras de los Calafat, una de las familias más poderosas de la isla balear. Decide investigar qué le ocurrió al difunto, con ayuda de Boxer, jefe de seguridad de los Calafat, enamorado de ella. Decepcionante serie creada por Alex Pina. No se espera de él mucha originalidad, Vis a vis le debe mucho a Orange is the New Black, y La casa de papel al thriller Plan oculto, pero ambas al menos funcionaban. Aquí, resulta llamativo que el misterio que vertebra la acción, pierda fuelle muy rápidamente, e incluso parece quedar muy en segundo plano, en beneficio de algunas subtramas accesorias. También que ofrezca una versión muy estereotipada de la vida ibicenca, donde todo el mundo parece preocupado únicamente por las discotecas, las drogas, y las orgías salvajes, que se muestran recreándose en el morbo. Los personajes parecen estar de acuerdo en que dejar de disfrutar de todo esto por hacerse mayor, sólo lleva a la infelicidad y a la nostalgia de "los buenos tiempos". O sea, que saldría a cuenta saltarse las líneas blancas de las que habla el título, todo indica que en alusión a las rayas de cocaína. Se presenta a la protagonista, Zoe, como una mujer que se replantea su vida apocada, al tiempo que esclarece el asesinato. Pero se trata de un personaje plano, que desinteresa al espectador, pues no consigue dotarle de un mínimo de carisma la actriz Laura Haddock, protagonista femenina de Transformers: el último caballero. Tampoco el luso Nuno López le aporta entidad al duro, pero a veces ridículo Boxer. Quizás estén un poco por encima los actores españoles, Pedro Casablanc, Belén López, Juan Diego Botto y Marta Milans, que dan vida a la familia Calafat, pero resultan un tanto sobreactuados.
4/10
(2020) Serie TV | 360 min. | Aventuras | Thriller | Drama Tráiler
1866. En busca de un nuevo comienzo, Anna Wetherel viaja desde Londres a Nueva Zelanda, donde se ha desatado la fiebre del oro. Durante el viaje coincide en la cubierta de un vapor con Emery Staines, buscador de pepitas, con el que conecta de inmediato, por lo que hasta le apunta el nombre del hotel donde se alojará, por si necesita ayuda. Al desembarcar, a Anna le robará un ladrón el bolso, pero lo recupera Lydia, una adivina que se hará su amiga, pero que por algún motivo parece que no quiere que se reencuentre con Emery. Miniserie de seis capítulos que adapta la novela homónima de Eleanor Catton, que se ocupa del guión. Promete el punto de partida, pues se recrea con un presupuesto ajustado y enorme elegancia, una época histórica bastante desconocida, al menos para quienes no sean neozelandeses, o expertos en ese país. Además, crea cierta intriga desde el primer momento, se mezcla bien drama, thriller y algún pequeño elemento fantástico, y cumplen los actores, sobre todo la siempre acertada Eva Green, a quien le viene al pelo un personaje esotérico, la adivina Lydia, pero también en cierta medida Eve Hewson (enfermera de The Knick), en el papel principal, y Himesh Patel (Emery), que triunfó en Yesterday. Por desgracia, juega en su contra la abundancia de flash-backs sobre los personajes, que acaban desinteresando en cierta medida. También que algunos puntos del relato parecen demasiado confusos, y que resulta un tanto pretenciosa su utilización de elementos simbólicos de astrología.
5/10
(2020) | 104 min. | Romántico | Comedia
A Ellie le va muy bien en los estudios, pero sus compañeros apenas le hacen caso, salvo porque le encargan que les haga trabajos de clase, a cambio de dinero. El guaperas del centro, Paul, deportista con poca facilidad de palabra, le pedirá ayuda para conquistar a una chica, Aster, pero Ellie se enamora de la misma. Segundo largometraje de la estadounidense de origen asiático Alice Wu, dieciséis años después de Un amor diferente, sobre la relación entre una lesbiana y su madre. Reincide en el tema imitando la fórmula de títulos que trasladan la acción de grandes clásicos al instituto, con personajes adolescentes, como Crueles intenciones, basada en "Las amistades peligrosas", de Choderlos de Laclos, o Fuera de onda, inspirada en "Emma", de Jane Austen. Aquí se hace lo propio con "Cyrano de Bergerac", de Edmond Rostand, pero con una protagonista homosexual. En otro cambio acorde a los tiempos que corren, las cartas de amor se sustituyen por mensajes de WhatsApp. Parte de un guión con buenas réplicas, y Wu logra por momentos tensión dramática, con temas como el autodescubrimiento juvenil, o la importancia de mantener conversaciones en persona, cuando se corre el riesgo de abusar de las redes sociales. Además, se ha esforzado por dar profundidad a sus personajes, aprovechando el correcto trabajo de la protagonista, Leah Lewis, y del resto del reparto. Pero no acaban de resultar creíbles, se diría que Ellie resulta demasiado introvertida, hasta el punto de que llega a desesperar al espectador, Paul se pasa de torpe, y Ellie no deja de ser el arquetipo de aprovechada, que sale con un chico adinerado por puro interés. Esto ralentiza demasiado el ritmo, y llega a desesperar.
5/10
(2020) | 74 min. | Biográfico | Documental
Ópera prima de Dácil Manrique de Lara Millares, directora artística de Intacto, y numerosos spots publicitarios. Narra en primera persona su viaje desde Madrid, donde reside actualmente, a Gran Canaria, su lugar natal, con motivo de que su abuelo, Alberto Manrique, reputado pintor, había sufrido un íctus que le produjo pérdida de memoria (falleció poco después de acabar el rodaje). Decidió abandonar la isla tras sufrir un suceso traumático. A través de cintas en Super-8, y fragmentos del diario de su abuelo, recorre su periplo vital y artístico, desde que en su juventud forma con unos amigos el grupo LADAC (Los Arqueros del Arte Contemporáneo). Pese a que algunos miembros de la formación se fueron a triunfar a Madrid, donde lo consiguieron especialmente Manolo Millares y Chirino, e insistieron en que se marchara con ellos, él contrae matrimonio con Yeya, violinista de la Orquesta Filarmónica, y tras los primeros hijos (el matrimonio tendría ocho), renuncia a su vocación para trabajar como aparejador, de cara a mantener a los suyos. Criados éstos, tendrá la oportunidad de dedicarse en exclusiva a su arte, y Yeya de regresar a la música. La cineasta logra un trabajo estéticamente atractivo, intimista y muy sentido; se nota que sus abuelos le inocularon la pasión artística y su vocación profesional. Seduce al espectador, incluso al profano en el campo de la pintura y al que no tenga interés por el tema a priori, subrayando la dimensión humana del biografiado, pero la cineasta también habla de su necesidad de recuperar sus raíces. Quizás alguno puede reprochar su exceso de sentimentalismo en algunos pasajes, pero se debe reconocer el inmenso valor de algunas secuencias, como las que muestran la evolución de Canarias durante estos años, o cuando la abuela interpreta al violín “Hold the Line” de la banda de rock Toto.
6/10
(2020) | 440 min. | Ciencia ficción
La acción tiene lugar en las inmediaciones de San Francisco. Lily trabaja como ingeniera informática, al igual que su pareja, Sergei, en Amaya, gigante tecnológico dirigido por Forest, un misterioso gurú. De la noche a la mañana, a él le asignan a Devs, un proyecto ultrasecreto, del que no podrá revelar ningún detalle, ni siquiera a la mujer con la que comparte su vida. Pero el primer día de trabajo, Sergei no regresa, y la compañía enseñará a Lily unas imágenes que muestran cómo se ha inmolado, rociándose de gasolina y prendiéndose fuego. Ella misma puede contemplar el escenario donde ocurrió la tragedia. Mientras trata de recomponerse, la programadora piensa que la están engañando, así que se propone descubrir la verdad. El novelista británico Alex Garland tuvo su primer contacto con el cine cuando adaptó su novela La playa el realizador Danny Boyle, a quien después le escribió el film de ciencia ficción Sunshine. Tras firmar el guión adaptado de uno de los mejores títulos del género en las últimas décadas, Nunca me abandones, a partir de la novela de Kazuo Ishiguro, debutó como realizador con la convincente Ex Machina. Ahora tiene su primer contacto con la televisión, al frente de una serie de ocho capítulos que firma como libretista y realizador. En principio, tiene una trama cerrada, así que no parece muy factible que vaya a tener más temporadas, a pesar de que ha arrasado. Técnicamente, Dev está bastante mimada, con una estética estilizada, y música de cariz cercano a lo experimental. Cuenta con actores sorprendentes, sobre todo la japonesa Sonoya Mizuno, actriz fetiche de Garland, y Nick Offerman (El fundador). Atrapa desde el principio, por su tono de thriller, incluso a quienes sus referencias a física cuántica y a las teorías del multiverso les resulten por completo incomprensibles, y aunque en su arranque pueda parecer demasiado fría, al final el motor de la trama son las emociones humanas. Como los mejores exponentes del género, da que pensar sobre diferentes cuestiones, aunque conviene que el espectador las descubra por sí mismo, cualquier detalle sería desvelar demasiado. Pero se puede adelantar que sobre todo plantea el viejo debate entre libre albedrío y determinismo, sobre el poder y el carácter pseudomesiánico de las figuras revolucionarias que triunfan al frente de grandes corporaciones, y especialmente en torno a la eterna aspiración del ser humano a usar la ciencia para superar de forma definitiva los límites de las leyes de la naturaleza.
6/10
(2020) | 100 min. | Biográfico | Documental
La actriz Natasha Gregson Wagner produce este documental sobre su madre, la legendaria Natalie Wood, que ofrece una de cal y otra de arena. Lo mejor, el primer tramo. Tras el escalofriante testimonio de la propia Gregson Wagner, que recuerda que cuando tenía once años escuchó por la radio el hallazgo en la costa de Santa Mónica del cadáver de su progenitora. A continuación explica que está convencida de que el misterio no resuelto de su muerte ha eclipsado su brillante carrera, por lo que se repasan sus trabajos desde Mañana es vivir (1946), su primer papel acreditado a los ocho años. "Yo fui su primer galán", recuerda en una entrevista de archivo sobre ese film el legendario Orson Welles, protagonista. Abunda el material valioso, como las imágenes de la propia Natalie Wood recordando su trabajo en Rebelde sin causa, o las emotivas palabras de compañeros de reparto como Mia Farrow, Elliott Gould, George Hamilton y Robert Redford, que afirma que le debe su carrera, ya que se consagró como estrella tras rodar junto a ella Propiedad condenada. Se habla de su activismo por la igualdad en la industria cinematográfica, pero también de su lado familiar y su entrega a sus tres hijas pese a estar en el momento cumbre de su carrera. Pero el documental pincha un poco en el tramo final, donde pese a las palabras de Gregson Wagner, se dedica mucho metraje a su enigmático fallecimiento el 21 de noviembre de 1981. La familia parece tener claro que se trató de un accidente, y se da demasiada cacha al testimonio del padrastro de ésta, el actor Robert Wagner, con el fin de exculparle. Pero aunque fue el único que estaba con ella junto a Christopher Walken, en realidad nunca ha sido formalmente acusado.
5/10
(2020) Serie TV | 480 min. | Comedia
Ruby, arquitecta casada y con hijos, recibe un mensaje en el móvil, con una sola palabra, "Corre" ("Run"), que firma un tal Billy. Tras un breve momento de reflexión, responde de igual modo, y sin decir nada a su marido toma el primer avión a Nueva York, para dirigirse a Grand Central Station. Una vez allí, toma un expreso que a lo largo de varios días recorre todo el país hasta Chicago, en la Costa Oeste. Se encuentra en el tren con el tal Billy, que resulta que no es un extraño... Primera serie creada por Vicky Jones, amiga de la cada vez más popular Phoebe Waller-Bridge, a quien dirigió en el teatro, en una versión escénica de su serie Fleabag, y que también escribió para ella un capítulo de Killing Eve, su otro gran éxito. Waller-Bridge avala a Jones como productora ejecutiva de esta producción que deja en evidencia que comparten una visión oscura, escéptica y desencantada de la familia y la fidelidad en las relaciones de pareja, muy acorde con su generación, con su tendencia a abordar con humor lo que luego resulta ser un gran drama y el gusto por los personajes excéntricos y superficiales, que se niegan a madurar y añoran los locos años de la juventud en que hacían lo que les apetecía. Pese a todo, se debe reconocer que el arranque engancha, que los diálogos están cuidados, y que se combinan bien golpes de humor con toques de thriller, pues se dosifica mucho la información. Gracias a eso, se sortea el riesgo de caer en la monotonía, debido a que prácticamente toda la acción transcurre entre vagones. Merritt Wever (la enfermera divertida, amiga de la protagonista de Nurse Jackie), sobresale por encima de su compañero, un Domhnall Gleeson sólo correcto. Entre los secundarios, destaca la presencia en un capítulo de la propia Waller-Bridge.
6/10
(2020) Serie TV | 75 min. | Romántico | Fantástico | Comedia | Drama Tráiler
Antología compuesta por cinco relatos que otros tantos realizadores españoles han filmado durante la cuarentena del coronavirus de la primavera de 2020, respetando las reglas del estado de alarma. Esto implica que han sido rodados con cámaras de móviles de última generación, sin muchos medios, en las propias casas donde los actores han pasado el confinamiento. Para tratarse de un proyecto improvisado, puesto en marcha con poco margen para estrenarse antes de la vuelta a la vida cotidiana, tiene cierto interés, y supera con creces a la comedia Diarios de la cuarentena, emitida por TVE. Resulta inevitable, en este tipo de trabajos corales, que algunos segmentos (de entre veinte y cuarenta minutos de duración) tengan más interés que otros, pero aquí las diferencias de nivel son notables. Destaca Una situación extraordinaria, primera de las piezas, dirigida por Rodrigo Sorogoyen, que coquetea con el género fantástico. Un día, Sara baja a la compra, pero cuando regresa, Carlos, su marido, empieza a sospechar que puede no ser ella, pues se comporta de forma extraña. El director de Stockholm crea cierta tensión, y cuenta con un buen trabajo de Marta Nieto, protagonista de Madre, pero por desgracia se ha visto obligado a darle la réplica él, y se nota que no es actor profesional. Elena Martín, con un único largometraje en su filmografía, Júlia ist, compone el más prescindible, Mira este vídeo de gatitos, donde un grupo de veinteañeros se encierra en una nave industrial con varios mininos. Intenta tener un tono lírico, pero resulta más bien desconcertante. Leticia Dolera dirige, escribe y protagoniza Mi jaula, sobre una mujer encerrada en solitario, que recibe llamadas de su novio, pero éste resulta ser más controlador de lo que esperaba. La realizadora de Requisitos para ser una persona normal capta el interés, y se luce con algunos planos oníricos, pero pronto queda claro que, fiel a su vocación de gurú feminista, ha querido dar un mensaje sobre el peligro de la violencia machista, que parece promovido por el Ministerio de Igualdad del gobierno. En Viaje alrededor de mi piso, Carlos Marques-Marcet adapta libremente la novela “Viaje alrededor de mi cuarto”, de Xavier de Maistre, con una mujer que recorre diferentes rincones de su piso, revisando los objetos que encuentra en ellos. Supone la apuesta más reflexiva, y está bien fotografiada y montada, por lo que absorbe al espectador, aunque tiene trampa, pues incluye secuencias que el cineasta había grabado previamente. Por último, en Así de fácil, Paula Ortiz desarrolla en blanco y negro la historia de Marta, que se dispone a pasar la pandemia con su perro, pero que en el último momento se ve obligada a acoger a Nuria, cuya pareja ha decidido romper la relación. La autora de La novia imprime un tono fresco, y saca tajada a dos buenas actrices, Celia Freijeiro y Julia Castro, pero no tiene la gracia que pretende lograr, el guion es un tanto arbitrario y resulta frívola su visión de las relaciones sentimentales, con personajes obsesionados por la sexualidad.
5/10
(2020) | 91 min. | Drama
Taiwán en los años 50, cuando el Kuomintang chino impone un régimen autoritario, obligando a la población a hablar en mandarín. Pin-jui pasa una temporada con sus abuelos, mientras su madre busca trabajo para sacarle adelante. Pese a la dura realidad, el pequeño pasa un año muy feliz tras hacerse amigo de una niña, Yuan. Se reencontrará con ella años después, convertidos ambos en jóvenes e inician una relación, pasando juntos todo el tiempo libre que le dejan a Pin-jui las infernales jornadas de trabajo en una fábrica. Tras un giro del destino, deberá aceptar un matrimonio concertado con otra mujer, hija de los dueños de la factoría, con la que emigra a Estados Unidos y forma una familia. Primer largometraje de Alan Yang, aunque sirve de poco conocer sus antecedentes, ya que ha sido guionista de Parks and Recreation, y creador de Master of None, junto al protagonista de aquélla, Aziz Ansari. Pero Tigertail no tiene nada que ver con ambas series cómicas, pues ha tejido un largometraje dramático, donde en el guion, también escrito por él, se adivinan elementos autobiográficos, al ser hijo de emigrantes taiwaneses. En el relato aparece sobre todo la hija de los protagonistas, pero se menciona que ésta tiene un hermano, siempre de viaje, que bien podría ser un trasunto del propio Yang. Al tratarse de una historia de orientales que rehacen su vida en Estados Unidos recuerda a El club de la buena estrella, del norteamericano de origen chino Wayne Wang, y aunque Yang tiene un estilo distinto, más dinámico, que evidencia su procedencia televisiva, coincide con aquél en desarrollar cada secuencia con sensibilidad. Se beneficia de una cuidadísima fotografía de Nigel Bluck (True Detective), que sabe diferenciar muy bien los segmentos que transcurren en diferentes épocas (un cálido pasado, un presente de colores más fríos), y ofrece bellos encuadres. Se sigue con agrado, también por la eficacia de los actores, sobre todo del veterano Tzi Ma (La llegada), en la piel del protagonista ya maduro, que tendrá un amplio arco de evolución, y Joan Chen, recordada por Twin Peaks, como Yuan. También hace méritos la más joven Christine Ko, como Angela, hija de Yuan. Quizás resulta más interesante el film cuando retrata los problemas de comunicación de ésta con su progenitor, y el choque entre generaciones de una familia de emigrantes, que en su tratamiento del amor de juventud idealizado, que como en otras producciones parece empequeñecer los logros posteriores.
6/10
(2020) | 101 min. | Comedia
Versiones alternativas de la misma boda, que concluye de forma distinta en función de dónde se sientan los invitados en el banquete, tras la intervención de unos niños traviesos que cambian las tarjetas que señalan dónde se sienta cada uno. El film sigue a Jack, que al haber fallecido sus padres será el encargado de llevar al altar a su hermana, Hayley, que se casa en una lujosa villa de Italia, país del novio, Roberto. A la celebración acuden entre otros la periodista Dina, a la que Jack dejó escapar y ahora se arrepiente de ello, su ex novia enojada, Amanda, y Marc, un tipo que se ha invitado a sí mismo para impedir la ceremonia, pues pretende a la novia. El británico Dean Craig, guionista de la inspirada Un funeral de muerte, debuta como realizador en el campo del largometraje con este remake de la cinta francesa Plan de table (2012), que por otro lado parece bastante influido por Atrapado en el tiempo, al repetir las mismas escenas con variaciones, y por Cuatro bodas y un funeral, pues se intenta pintar un buen número de secundarios divertidos que acuden al enlace. No llega ni de lejos al nivel de ambas. Se salvan los títulos de crédito finales (con imágenes que sugieren variaciones más divertidas del argumento), y los actores Sam Claflin y Olivia Munn, que con su carisma remontan el problema de que Jack y Dina resultan un tanto estereotipados sobre el papel. Por contra resulta llamativa la ineficacia de Freida Pinto (Amanda), que no parece muy convencida con el proyecto. No se ha explotado el elemento que podría haber dado lugar a más risas, el choque cultural entre ingleses e italianos, estos últimos desdibujados y sin apenas presencia. Por el contrario, falta elegancia en los diálogos, y abundan las secuencias mal resueltas, como el discurso improvisado de Jack, y todas en las que aparece el actor Tim Key, como Sidney, grosero invitado vestido de escocés sin serlo. Pero sobre todo, sobra que un personaje recuerde, por si alguien no la ha captado, la moraleja: que se tienen que aprovechar los giros de la vida que nos ofrece el azar.
4/10
(2020) | 116 min. | Acción | Drama Tráiler
El mercenario Tyler Rake viaja a Bangladesh, para llevar a cabo un peligroso encargo, que consiste en rescatar a Ovi, el hijo quinceañero de un capo mafioso de La India, secuestrado por un poderoso y sádico rival de Daca. Contará con la ayuda de Nik Khan, con quien ha trabajado en el pasado, que domina los secretos de la ciudad, mientras que otro ex compañero al que salvó la vida Gaspar, pretende liquidar al chico porque necesita el dinero de la recompensa que dan por él. Tras dirigir el film que se ha convertido en el más taquillero de la historia, Vengadores: Endgame, que ha desbancado a Avatar, los hermanos Joe y Anthony Russo impulsan un thriller de acción protagonizado por uno de los actores de aquélla, Chris Hemsworth. Adapta la novela gráfica "Ciudad", escrita por Ande Parks, a partir de una historia concebida por él mismo junto a los Russo. Todo queda en casa, pues se ocupa de la realización el debutante en este ámbito Sam Hargrave, hasta ahora doble de acción de Chris Evans, Capitán América en el mencionado film superheroico. Ofrece brutales, pero vistosas secuencias de acción que recuerdan a las de John Wick, que también tenía al frente a un especialista de coreografías de combates, aunque con un tono más realista, que parece tener también en mente a la saga de Bourne. Los Russo quieren homenajear al cine de tiros y puñetazos con humanos más o menos normales que últimamente han dejado en segundo plano los superhéroes que ellos tan bien manejan. Sobresale una persecución rodada con el últimamente sobreutilizado recurso del plano secuencia. Gracias a que está bien descrita la relación del protagonista con el chico al que tiene que liberar, lo que trae a la cabeza la serie The Mandalorian, quedan un poco disimuladas las carencias del guión, un tanto predecible, y que muchas veces los puñetazos se alargan hasta lo indecible. Chris Hemsworth no realiza un gran esfuerzo, pero hace creíble un personaje arquetípico. Defiende mejor al suyo, con pocas apariciones, David Harbour, conocido por Stranger Things, como Gasper, una especie de némesis del protagonista. También se debe citar al joven Rudhraksh Jaiswal, de la industria de Bollywood, que está bien, como la práctica totalidad de los secundarios.
6/10
(2020) Serie TV | 240 min. | Comedia
En tiempos de cuarentena, por la crisis del COVID-19, Morena Films improvisa para TVE una serie rodada por los propios actores desde sus casas. Están al frente como realizadores y guionistas Álvaro Fernández Armero (Nada en la nevera) y David Marqués (Campeones). Recoge las peripecias durante la pandemia de diversos personajes confinados, como un neurótico casado con una mujer que trata de seguir con su trabajo a distancia, un maduro individuo un tanto hipocondríaco, dos abuelos que intentan iniciarse en las nuevas tecnologías, dos amigos que se conectan entre ellos para inventar posibles negocios con los que sacar provecho de la crisis, una adolescente y su familia, una pareja en crisis y un tipo que había pasado la noche con una desconocida, y por las circunstancias se ve obligado a quedarse en su apartamento durante el estado de alarma. Salvo por algún coqueteo con el humor grosero, sobre todo apuesta por un tono amable, pues tiene el objetivo de servir como entretenimiento y distracción, retratando a los españoles medios durante el durísimo encierro del coronavirus. Pese a estar elaborada en tiempo récord, y con medios rudimentarios, la telecomedia tiene un acabado técnico meritorio y algunos chascarrillos funcionan. El reparto coral acusa grandes diferencias de nivel, cumplen con soltura los veteranos marido y mujer Petra Martínez y Juan Margallo, el experimentado Carlos Bardem, el habituado a series de humor Adrià Collado (La que se avecina), el siempre eficaz Víctor Clavijo y su esposa, Montse Pla, los divertidos Gorka Otxoa y Carlos Areces, el solvente José Luis García Pérez, y el habitual realizador Fernando Colomo, que demuestra mucha gracia espontánea. Otros son más discutibles, como Fele Martínez y Mónica Regueiro. Por desgracia, salvo la trama de Clavijo y su ligue fugaz, Pla, el resto de situaciones no avanzan, por lo que acaba siendo una acumulación de gags aislados. Esto acaba agotando, y además, llegan en un momento en que muchos de los chascarrillos en los que se apoya, sobre la acumulación de papel higiénico, las teleconferencias en el teletrabajo con chaqueta y corbata por encima, y pantalón de pijama por debajo, etc., han sido sobreexplotados por la imaginación popular, sobre todo a través de memes de WhatsApp.
5/10
(2020) Serie TV | 317 min. | Documental
Triunfan en plataformas digitales las docuseries que retratan crímenes reales, como Making a Murderer, The Keepers, La desaparición de Madeleine McCann y hasta la española El caso Alcàsser. Tiger King ha arrasado, sobre todo en Estados Unidos, al ofrecer una inusitada vuelta de tuerca, su historia parece surrealista, y tiene tantos giros enrevesados, y unos protagonistas tan estrambóticos, que pese a tratarse de la reconstrucción de hechos trágicos, con una desaparición de una persona de por medio, resulta inevitable contener la risa.  Su trama se resume con dificultad por su complejidad; tiene como protagonista a Joe Exotic, propietario de un zoológico repleto de grandes felinos, homosexual, apasionado de las armas, cantante de country y hasta candidato político (¡que trató de hacer carrera para presidente de Estados Unidos!). Elabora a diario su propio programa televisivo, que difunde a través de internet, donde arremete sobre todo contra su gran enemiga, Carole Baskin, teórica defensora de los animales que se esfuerza por boicotearle con ayuda de la organización animalista PETA, pero que en realidad cae en los mismos errores que critica a Joe, pues tiene otra instalación donde exhibe tigres, cobrando al público que quiera entrar, y no paga a sus trabajadores. Traza un panorama desolador del ámbito rural estadounidense, donde sus habitantes son capaces de adquirir grandes felinos, exhibir pistolones, y hasta organizar bodas polígamas. Refleja los perniciosos efectos de los 'reality shows' televisivos, donde individuos pintorescos, con poca cultura, y discutible catadura moral desarrollan una obsesión narcisista por convertirse en estrellas, derivando hacia el ridículo. Resultan muy llamativos los desordenados escenarios, llenos de basura, en los que deambula el protagonista, pese a que su negocio mueve cada día miles de dólares.
4/10

Biografías

Nick Cordero

41 años

Había centrado su carrera sobre todo en el teatro de Broadway, pero también había aparecido en series como "Blue Bloods" y "Ley y orden. Unidad de víctimas especiales". El actor Nick Cordero, de 41 años, falleció el 5 de julio de 2020, como consecuencia del coronavirus, después de tres meses de hospitalización en Los Ángeles. "Mi querido esposo falleció esta mañana. Su familia lo rodeó de amor, cantando y rezando mientras salía gentilmente de esta tierra", escribió su mujer, Amanda Kloots, en redes sociales.

Leer Más

Jas Waters

Jas Waters, guionista de "This Is Us", falleció el 10 de junio de 2020, a los 39 años, sin que salieran a relucir las causas. 

Leer Más

Claude Heater

92 años

No se le vio la cara en ningún momento, pero encarnó a Jesúcristo en "Ben-Hur", dirigida en 1959 por William Wyler, ganadora de once Oscar. El cantante de ópera Claude Heater falleció a los 92 años, en San Francisco, el 28 de mayo de 2020.

Leer Más

Gregory Tyree Boyce

30 años

Gregory Tyree Boyce, conocido por interpretar el papel del estudiante Tyler Crowley en la primera entrega de la saga "Crepúsculo", fue hallado muerto el 13 de mayo de 2020.

Leer Más

Baby Peggy

101 años

En los tiempos del cine mudo, triunfaron varios niños prodigio, como Baby Marie Osborne, que debutó en "The Maid of the Wild", en 1914. En los años 20, la pantalla dio a dos destacados infantes, Jackie Coogan, que rodó "El chico" con Charles Chaplin, y Baby Peggy, que llegó a ganar un millón y medio de dólares al año, por lo que le apodaron "The Million Dollar Baby". La última estrella del cine mudo falleció el 24 de febrero de 2020, a la edad de 101 años, en Gustine, California.

Leer Más

Kobe Bryant

41 años

La superestrella del baloncesto Kobe Bryant falleció a los 41 años, cuando el helicóptero en el que viajaba se estrelló en Calabasas, área montañosa de las afueras de Los Ángeles, el 27 de enero de 2020. En el accidente también perdieron la vida su hija Gianna, de 13, y otras siete personas.

Leer Más

Tania Mallet

87 años

Los aficionados al cine de 007 recordarán a Tilly Masterson, secretaria del malvado Auric Goldfinger en "James Bond contra Goldfinger". La actriz que dio vida al personaje, Tania Mallet, falleció el 30 de marzo de 2019, a los 77 años. "En este momento de gran tristeza, nuestros pensamientos están junto a sus amigos y familiares”, publica la cuenta de Twitter de la franquicia.

Leer Más

Lee Fierro

91 años

Muchos apasionados del cine recordarán la célebre escena en la que la madre de uno de los fallecidos por culpa del escualo le asestaba una bofetada al sheriff, por haber permitido que se abrieran las playas, pese a la amenaza. La actriz que encarnaba al personaje, Lee Fierro, falleció víctima del COVID-19, en abril de 2020, a los 91 años, en su residencia de Ohio.

Leer Más

Akira Miyazaki

84 años

Las prisas no son buenas, como aprendieron algunos medios, como el diario portugués “Jornal de Noticias”, que anunciaba en 2018 que había fallecido Hayao Miyazaki, la máxima figura de la animación japonesa, y otros que se liaban en mayor o menor medida.

Leer Más

Wayne Maunder

80 años

Se hizo popular en Estados Unidos cuando protagonizó tres series televisivas a finales de los 60 y principios de los 70. Wayne Maunder, vecino de la puerta de al lado de Sharon Tate en el momento de su trágico asesinato, falleció el 11 de noviembre de 2011, a los 88 años, como consecuencia de una enfermedad cardiovascular.

Leer Más

Katherine MacGregor

93 años

Los más veteranos recordarán a la chismosa e intrigante Señora Oleson, de “La casa de la pradera”, siempre metiendo en líos con sus maquinaciones a la adorable familia protagonista, los Ingalls, madre de la odiosa y repulsiva Nellie, siempre deseosa de humillar a la encantadora Laura, y del pequeño delincuente Willie (paradójicamente, el marido, Nels, era buen amigo de Charles Ingalls).

Leer Más

Quentin Kenihan

43 años

En su país era muy conocido por su sentido del humor, y por su activismo a favor de los derechos de los discapacitados. Quentin Kenihan, que interpretó a Corpus Colossus en "Mad Max: Furia en la carretera" falleció el 6 de octubre de 2018 a los 43 años de edad en Adelaide, Australia, donde residía desde hace muchos años. "Mi pequeño amigo, el tío más valiente que he conocido... se ha ido. Nos volveremos a encontrar", ha declarado Russell Crowe, a quien estaba muy unido.

Leer Más

Hugh Dane

75 años

Hugh Dane, que encarnaba al guardia de seguridad Hank en la serie "The Office", falleció a los 75 años el 16 de mayo de 2018. “Era uno de los grandes, tan amable, tan divertido, con tanto talento”, comenta Rainn Wilson, el despreciable Dwight en la serie, que ha dado a conocer la triste noticia.

Leer Más

Galyn Görg

56 años

Nunca llegó a convertirse en estrella, pero apareció en exitosas series televisivas, y ha quedado en el recuerdo de muchos espectadores. La bailarina y actriz Galyn Görg falleció a los 55 años, como consecuencia del cáncer, en un hospital de Hawai, el 14 de julio de 2020, un día antes de su cumpleaños.

Leer Más

Ursula K. Le Guin

88 años

Su obra está considerada a la altura de maestros de la ciencia ficción como Arthur C. Clarke, Isaac Asimov y Ray Bradbury. Posiblemente ninguna otra escritora ha sido tan reconocida en este terreno como Ursula K. Le Guin, fallecida a los 88 años el 24 de enero de 2018. “Con profunda pena su familia anuncia su muerte en paz ayer por la tarde”, indica el comunicado oficial. “No era sólo una escritora de ciencia ficción, sino un icono literario”, declara Stephen King.

Leer Más

Alfie Curtis

87 años

Cuando en “La guerra de las galaxias” Luke Skywalker entra en la cantina de Mos Eisley acompañando a Obi-Wan Kenobi, le gruñe Ponda Baba, una criatura aparentemente en estado de embriaguez con pinta de matón.

Leer Más

John David Washington

36 años

Nacido el 28 de julio de 1984, a John David Washington le enoja que le definan como hijo de Denzel Washington, olvidando a su madre. “Y de Pauletta Washington”, le espetó enfadado a un periodista televisivo que le había puesto esta etiqueta. “Ella ganaba mucho más dinero. Antes de que se casaran, ella ya trabajaba en Broadway. En su primera cita, pagó la cuenta y el taxi. Era una excelente pianista salida de Juilliard. Es una gran artista y he aprendido muchísimo de ella. Mi padre me enseñó a cazar, mi madre me enseñó a amar”.

Leer Más

Patricia Bosworth

86 años

Participó como actriz en "Historia de una monja", junto a Audrey Hepburn, pero después se dedicó a escribir biografías de estrellas. Patricia Bosworth falleció el 2 de abril de 2020, en Nueva York, por una neumonía agravada por el coronavirus.

Leer Más

Haruo Nakajima

88 años

Tim Burton, apasionado de Godzilla en su infancia, declaró una vez que envidiaba al hombre que se ponía el traje del monstruo japonés. Haruo Nakajima, primer actor que le dio vida, y que vivió el sueño del autor de “Eduardo Manostijeras” en una docena de ocasiones, falleció el 7 de agosto de 2017, a los 88 años, como consecuencia de una neumonía. Interpretó también pequeños papeles en films de Akira Kurosawa.

Leer Más

Lisa Spoonauer

44 años

Tuvo una breve carrera como actriz, pero se la recuerda por encarnar a Caitlin Bree, novia del protagonista, Dante, en “Clerks”. Lisa Spoonauer falleció el 20 de mayo de 2017 a los 44 años de edad, por circunstancias que no se dieron a conocer. Dejó una hija, Mia.

Leer Más

Artículos

Paramount recluta a Brett Haley, autor de "Volverás en mis sueños"

El escritor barcelonés, fallecido a los 87 años, dejó claro que odiaba a los realizadores del Destape que le versionaron

Walt Disney planea una adaptación en imagen real de su clásico "Peter Pan"