Fallece a los 73 años Juan Padrón, director de "Vampiros en La Habana"
IMG-LOGO
In memoriam

Tenía una enorme popularidad en Cuba

Fallece a los 73 años Juan Padrón, director de "Vampiros en La Habana"

Considerado la máxima figura de la animación cubana, dirigió "Vampiros en La Habana", animó a "Mafalda", de Quino, y creó a personajes como el coronel revolucionario Elpidio Valdés y el general Resóplez. Juan Padrón ha fallecido a los 73 años en la capital de su país, tras varios días ingresado por enfermedad pulmonar. "Es el mejor de nuestros cineastas. Juan lo hace todo, el guion, los personajes, el tiro de cámara, las voces…, es un genio, no hay nadie como él”, dijo sobre el cineasta su compatriota Tomás Gutiérrez Alea.

Nacido en Matanzas, el 29 de enero de 1947, Juan Padrón empezó a manifestar un gran talento artístico desde niño. "Mi padre me decía que si pensaba ganarme la vida con muñecajos. Pero después, cuando empecé a ganar dinero, se calmó", recordaba. Tras licenciarse en Historia del Arte por la Universidad de La Habana, empieza a dibujar historietas en las revistas "Mella", "El Sable" y "Pionero" para la que crea en 1970 a Elpidio Valdés, militar en lucha contra el oficial español Resóplez, que arrasa en una Cuba donde tras la subida al poder de Fidel Castro están prohibidos los comics norteamericanos, por lo que el personaje se convierte en el equivalente a Superman y Batman para los cubanos.

Nombrado en 1974 director, o máximo responsable del área de dibujos animados del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfico, debutó en el largometraje en 1979 con Elpidio Valdés, versión cinematográfica de sus tebeos, seguido de Vampiros en La Habana, donde un grupo de chupasangres se enfrenta por poseer una fórmula de un brebaje que les permite pasearse a la luz del sol. Tendría una tardía secuela en 2003, titulada Más vampiros en La Habana. Nunca se acorbadó a la hora de criticar al régimen de su país. "Soy muy aficionado al whisky, pero lo llamo la bebida del proletariado británico, por si algún listo me tacha de poco revolucionario por preferirlo al ron".

Con su gran amigo, el argentino Quino, crea la serie Quinoscopio. Más adelante dirigiría Mafalda, traslación al celuloide de las peripecias de la célebre niña que odia la sopa. En sus últimos años de vida publicó varios tomos de historietas, textos de investigación ilustrados sobre los mambises -indepentistas cubanos- y escribió varias novelas. Su hijo, Ian Padrón, ha seguido sus pasos como director y guionista.

 

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers