saltar al contenido principal

Cuomo considera que su rival es el presidente Trump, y no la actriz de “Sexo en Nueva York”

Desde luego, la política de altos vuelos hace mucho que dejó de estar presente en los debates televisivos. Al decir de los analistas los demócratas Cynthia Nixon y Andrew Cuomo apenas guardaron las formas en su cara a cara para postularse al gobierno del estado de Nueva York.

Ni amor ni sexo, sólo un tono bronco, donde Andrew Cuomo pedía a Cynthia Nixon que no le interrumpiera, y ella a él que dejar de mentir. Ni siquiera hubo un apretón de manos que pueda describirse como cálido, lo que dejó claro que no hay química en esta pareja. Cuomo jugó a ignorar a su oponente en el debate, y meterse sobre todo con Trump, lo que algunos interpretaron como un precalentamiento para postularse a candidato presidencial a 2020, algo que que él dice que no hará si gana las elecciones de gobernador.

Por su parte, Nixon tuvo que soportar la pregunta qué muchos hacen, qué credenciales tiene para gestionar un estado que maneja un presupuesto anual de 170 mil millones de dólares, a lo que apenas puedo contestar afirmando que ella ha estado apoyando durante muchos años causas progresistas.

En sus esfuerzos por reducir a Nixon a estrella con ínfulas de Sexo en Nueva York, Cuomo llegó a acusar a su oponente de usar su influencia con el alcalde para que su amiga y actriz Sarah Jessica Parker pudiera poner una casa de té, uno de los momentos más surrealistas del debate.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE