Decine21
Noticias

Por un puñado de dólares

La saga de James Bond es uno de los iconos del `product placement´ en cine. Desde sus comienzos las
Por un puñado de dólares

La saga de James Bond es uno de los iconos del `product placement´ en cine. Desde sus comienzos las películas han estado cargadas de marcas, llegando éstas a estar íntimamente ligadas al personaje, como Martini, Don Periñón, Aston Martin, Omega...

007 siempre ha tenido muy claro lo que quiere, aunque esos gustos han ido variando de una película a otra en función de los acuerdos publicitarios previos alcanzados con la marca. Así del Martini se pasó al vodka Smirnoff o del Aston Martín al BMW. El cambio siempre ha sido a mejor –económicamente, se entiende– hasta el punto de que El mañana nunca muere (1997) produjo unas ganancias de 100 millones de dólares sólo por el emplazamiento de producto.

Lo último es que la firma inglesa de ropa interior Sunspel proporcionará los calzoncillos para Daniel Craig en Casino Royale. El espectador lo tendrá harto difícil si quiere reconocer esa marca. Su símbolo es un escudo con dos leones, pero éste no es lo suficientemente grande como para que se vea a simple vista. Ahora le toca a los guionistas ingeniárselas para que este complicado emplazamiento de producto llegue al espectador en su máximo esplendor.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales