IMG-LOGO
Reportajes

Leyendas urbanas de Hollywood

El epitafio de Groucho Marx

La inscripción de la tumba de Groucho Marx se ha convertido en una de las más populares de todos los tiempos pero, ¿qué hay de cierto en la historia que circula?

 

La leyenda: Según una de las historias más populares de Hollywood, en el epitafio de Groucho Marx pondría “Excuse me, I can't stand up”, es decir “Perdonen que no me levante”. La anécdota es famosísima, sobre todo en España, donde se conoce más que el tronchante epitafio de Miguel Mihura, también en clave de humor negro: “Ya decía yo que ese médico no valía mucho”.

Hechos empíricos: Pocos dudan de esta historia al escucharla, porque al irreverente cómico le pega haber puesto eso en su propio nicho, demostrando que no perdía el humor ni en el peor momento. En una entrevista que concedió poco antes de su fallecimiento, el más popular de los célebres hermanos sugirió que podrían ponerle este epitafio, y también que quería ser enterrado sobre el féretro de Marilyn Monroe.

¿Qué hay de cierto? Nada. Groucho Marx falleció el 19 de agosto de 1977, como consecuencia de una neumonía. Tras ser incinerado, sus cenizas fueron depositadas en un nicho del Eden Memorial Park, en el cementerio de Mission Hills, de Los Ángeles. Pero en la tumba sólo figuran su nombre y apellido, el año de su nacimiento y el de su deceso y una Estrella de David (tampoco descansa junto a Marilyn). Cinco años más tarde, en mayo de 1982, sus cenizas fueron robadas. Aparecieron poco después a las puertas del camposanto, sin que hubiera ningún tipo de explicación, así que jamás se ha sabido quién las había sustraído y porqué.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos