Decine21
Entrevistas Tras su exitosa trilogía de comedias del Resacón

Todd Phillips se pone serio, relativamente, en "Juego de armas"

El resacón de éxito por su trilogía iniciada con “Resacón en Las Vegas” no parece haber nublado la mente de Todd Phillips, que demuestra ser capaz de tratar un tema serio y real en una cinta sobre el tráfico de armas, “Juego de armas”, sin abandonar su sentido del humor. Pude charlar con él sobre su nueva película.

¿Fue complicada la logística de Juego de armas?

No tanto, teníamos acceso a David y otros personajes relacionados con los hechos reales, que nos podían anterior.

Después de hacer comedia, reincide, pero tratando un tema muy serio, con cierta conciencia política.

Para mí es un cambio hasta cierto punto, porque al final se trata de contar una historia. No buscaba conscientemente cambiar, aunque cuando conocí los hechos, me atraparon, quería contarlos. Pero está claro que se trata de un cambio, al basarse en la realidad, es algo diferente, y menos comedia que drama. Ése era un motivo desafiante para mí, a la hora de proponerme acometer la historia.

La película parte de los cambios legislativos para facilitar que los contratos de armamento no fueran necesariamente a las grandes compañías, que todas tuvieran opción a llevarse encargos del gobierno si cumplían con ciertas especificaciones. Los dos personajes piensan justo eso, que ellos también pueden optar. Y no era ilegal lo que hacían, al menos en un principio, simplemente aprovechan su oportunidad.

Hay películas como La gran apuesta, Money Monster, que van sacando a la luz ciertas cuestiones a la ciudadanía. Aunque se produce un efecto curioso, en una película como Juegos de armas, el espectador desea que los personajes se salgan con la suya, o al menos eso me parece.

Juegos de armas puede suponer un cambio en la filmografía de Todd Phillips, pero también se nota cierta continuidad, sobre todo estilítica. A veces uno diría que mira al cine de Martin Scorsese, que le ha influido...

Creo que cualquier cineasta admira y se fija en Scorsese, quizá el mejor de los que viven en la actualidad. Me encanta especialmente Casino, que pienso que es de sus películas más infravaloradas. Recurro por ejemplo a la voz en voice over, como Scorsese, reconozco claramente su influencia.

¿Ha afectado el debate social sobre el control de armas a esta película?

Hay mucha gente que me ha mencionado El señor de la guerra cuando ha visto mi película. Yo no la he visto, pero pienso que la mía, más que de soldados y armas, temas muy frecuentados en el cine, habla del dinero de la guerra.

Siempre es el momento adecuado para sacar adelante temas de corrupción en las películas. En cualquier caso, creo que la película no tiene ver con el control de armas, podían haber estado vendiendo sábanas o galletitas.

Me parece que una palabra que describe su película es la palabra “cínica”. ¿No teme que esto eche para atrás a parte del público? Los personajes no parecen plantearse el uso que va a hacerse de esas armas, no tienen grandes dilemas morales, ni tampoco se mueven por patriotismo... Pienso que en Estados Unidos hay muchas personas en Irak o Afganistán, o con familia ahí...

La cruda realidad es que la guerra es una actividad económica, un negocio como cualquier otro, al menos en Estados Unidos. Y los personajes se dicen, "si no lo hacemos nosotros, lo harán otros". Los personajes reales no creen haber hecho nada malo, y los contratos que se les adjudican eran para armar a los afganos en su lucha contra los talibanes en los próximos 30 años.

Por otra parte, toda guerra trata de dinero, se ganan cantidades ingentes, sobre todo algunas personas. Se puede hablar de soldados, patriotismo y todo lo que quieras, pero hay que seguir al dinero, adónde llega.

¿Hubo algún hecho real que no haya incluido porque piensa que al espectador le habría parecido demasiado disparatado?

No. La historia transcurre a lo largo de varios años, y hubo que descartar algunos hechos porque no cabían, pero no por la razón que mencionas.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales