Decine21
Entrevistas La película que estrena en Netflix se ha rodado en plena pandemia del Covid-19

Zendaya confiesa que nunca se había involucrado tanto en una película como en "Malcolm & Marie"

La pandemia aguza el ingenio. Ha sido verdad en el caso de Sam Levinson, que concibió una película con solo dos actores, Zendaya y John David Washington, a ejecutar con un equipo artístico y técnico pequeño. Hablamos con Zendaya, o Z, como la llaman sus amigos, de lo que sin duda ha sido un importante desafío actoral, su papel de Marie en “Malcolm & Marie”.

Ha trabajado con Sam Levinson en la serie Euphoria, y él volvió a contar con usted para este proyecto nacido durante las primeras semanas de la pandemia del Covid-19. ¿Cómo ha sido trabajar para Zendaya con él en un proyecto tan especial como Malcolm & Marie?

Sam Levinson es una de las personas más cercanas en mi vida y hablo con él casi todos los días sobre cualquier cosa. [Durante la preproducción de la película] Me llamaba y me leía páginas del guión, y luego hablábamos de ello durante horas. Teníamos unas conversaciones realmente profundas acerca de hacia dónde iba a ir esta historia.

¿Es Malcolm & Marie la película más importante de su carrera?

Nunca me he involucrado tanto en algo como en este caso. Aprendí mucho a lo largo de todo el proceso, incluido asegurarme de que estábamos seguros todos los implicados y de que existían protocolos estrictos. Fue un proceso de muchas capas y, aunque supuso muchas llamadas y conversaciones de ida y vuelta, lo cierto es que todo sucedió muy rápido. El hecho de que haya invertido mi propio dinero significa también, literalmente, que me pertenece. Estoy muy orgullosa de lo que creamos.

Se nota una gran pasión en el modo en que habla de esta película. ¿Fue como acudir a una escuela de cine el tener que hacer de todo con un equipo pequeño de una veintena de personas?

Me peinaba y maquillaba por mi cuenta, y me traje ropa extra por si necesitaban más para la decoración del set. De hecho, hay un momento en la película en el que arrojo mis zapatos al armario y lo que se ve ahí dentro son mis otros zapatos. También debíamos asegurarnos de mantener la continuidad, por lo que si dejamos algo o usamos una determinada mano en un plano, teníamos que recordar lo que habíamos hecho porque no teníamos un supervisor de guión. Realmente fue un esfuerzo de grupo, con todos reunidos, y hemos hecho las cosas al estilo de una película independiente.

Hacer cine pertenece a todos los que lo hacemos posible, porque ponemos nuestra perspectiva o corazón en ello. Puede que Sam lo haya escrito, pero lo que siempre he admirado de él es su capacidad de escuchar y estar abierto a conversaciones, ideas y colaboración. Él permite que no solo los actores, sino todos los que lo rodean, contribuyan al trabajo que están creando, y creo que eso solo convierte el film en una pieza mejor. Pude aprender eso porque Sam demostró que una conjunto de historias y pensamientos de varias personas puede dar pie a algo hermoso, canalizado creativamente a través de él.

Estamos ante una película con dos únicos actores. ¿Cómo se planteó las escenas con John David Washington, a veces tan volcánicas y llenas de reproches?

Nuestros personajes van dando vueltas y vueltas como si estuvieran en un emotivo combate de boxeo de los pesos pesados. Así que después de cada toma siempre nos estábamos interpelando y asegurándonos de que ambos estábamos bien. No puedes simplemente gritarle a alguien, así que pensé en cómo Marie volvía a hacerlo y cuál era su posición al respecto. A menudo, eso se traducía en no decir nada en absoluto o en estar muy tranquila a la hora de presentar sus ideas. Ella se convierte en su antagonista, sabiendo que el otro no sabe realmente no lo que está haciendo o lo que planea.

Para mí, dos actores inmersos en un toma y daca es el sueño de un actor. Aunque me encanta interpretar a una adolescente [en Euphoria] y lo he hecho durante mucho tiempo, quería interpretar a alguien de mi edad y por eso fue agradable poder entrar en esta versión más adulta de mí misma como actriz y descubrir que con eso crezco.

J.D. está brillante y magnífico en esta película. Es capaz de tomar lo que está escrito en el papel y agregar sus propias palabras, tuvo algunos momentos hermosos de improvisación. Fue capaz de descubrir unos rasgos de comedia en Malcolm que ni siquiera sabíamos que estaban ahí. No puedo imaginarme a ningún otro Malcolm que al suyo.

¿Qué le parece la decisión de haber rodado en blanco y negro?

Marcell Rév nos sacó guapísimos. [se ríe] No puedo imaginarme esta película filmada de otro modo que no fuera en blanco y negro. Da la impresión de que estuviera concebida para hacerlo así, y además contribuye a la historia, por la idea de recuperar el relato de las estrellas de cine negras, porque en la era del cine en blanco y negro no tuvieron las mismas oportunidades, amor o apoyo para estar ahí. No se pensaba en ellos entonces. Así que también fue una decisión emocional reclamar eso y mostrar a estos dos actores en blanco y negro en una película.

¿Cómo trabajó su vestuario con su estilista habitual, Lew Roach?

Me hizo muy feliz que a Sam le emocionara que Law nos ayudara con mi vestido, porque queríamos que nos proporcionara una silueta icónica. Estuve probando el maquillaje en casa y luego enviaba fotos de un lado a otro con diferentes inspiraciones y vestidos que me gustaban, y todos teníamos conversaciones al respecto. Law nos enviaba bocetos, agregando sus propias ideas, y luego mirábamos diferentes telas y probábamos a ver cuáles tenían la mejor textura y brillo, y cómo se reflejaban bajo la luz. Ya había acudido a Aliette antes, y pensé que era genial que trabajáramos también con un diseñador negro. Realmente estaba muy feliz por cómo quedó ese vestido.

El kimono y la ropa interior no son tan glamurosas...

Por ridículo que suene, encontrar la ropa interior y la camiseta sin mangas adecuadas fue un desafío. Queríamos crear este estilo icónico y hay una diferencia real entre un sujetador u otro y un cuello más alto o más bajo. Tuvimos que pensar que si queríamos que tuviera algo de textura, si queríamos ropa interior de cintura alta y si debía ser blanca, beige o de un color más oscuro. Law es un estilista muy atento y todo tiene una intención, así que estaba muy emocionado de verlo trabajar como diseñador de vestuario.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales