IMG-LOGO

Biografía

John David Washington

John David Washington

35 años

John David Washington

Nació el 28 de Julio de 1984 en Toluca Lake, Los Ángeles, California, EE.UU.

Infiltrándose entre las estrellas

19 Diciembre 2018

Nacido el 28 de julio de 1984, a John David Washington le enoja que le definan como hijo de Denzel Washington, olvidando a su madre. “Y de Pauletta Washington”, le espetó enfadado a un periodista televisivo que le había puesto esta etiqueta. “Ella ganaba mucho más dinero. Antes de que se casaran, ella ya trabajaba en Broadway. En su primera cita, pagó la cuenta y el taxi. Era una excelente pianista salida de Juilliard. Es una gran artista y he aprendido muchísimo de ella. Mi padre me enseñó a cazar, mi madre me enseñó a amar”.

Pauletta aparcó su carrera cuando se quedó embarazada de John David, y posteriormente se dedicó al cien por cien a cuidarle a él y a sus tres posteriores hermanos, hasta regresar a la actuación recientemente, como una de las actrices fijas de la serie Nola Darling, creada por Spike Lee para Netflix.

Con tanto talento en la familia, no sorprende que John David hiciera sus pinitos como actor cuando tenía nueve años, apareciendo como estudiante en un aula de Harlem, en el film protagonizado por su progenitor Malcolm X, también de Lee. Pero soñaba con dedicarse al fútbol americano, ya que cuando estudiaba en Morehouse College, era una de las estrellas del equipo. “En mi adolescencia me volví un chico introvertido y rebelde, y descubrí que a través del deporte podía expresar lo que llevaba dentro”, recuerda. Jugó con los Sacramento Mountain Lions, los St. Louis Rams y los Rhein Fire, pero no acababa de irle bien, por las numerosas lesiones. “Descubrí la cara más dura de ese deporte: sufrí fracturas de menisco, del tendón de Aquiles, en la costillas… Por suerte, aún soy capaz de memorizar líneas de diálogo”.

Así que aceptó una oferta para interpretar precisamente a un jugador dedicado al mismo deporte que él, el competitivo Ricky, en la serie de HBO Ballers, producida y protagonizada por Dwayne Johnson. La ficción triunfó, así que John David logró cierta popularidad, y una candidatura a los premios de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, sin haber hecho público de quién era hijo. Sólo cuando en 2016 Denzel Washington recibió el Cecil B. DeMille, premio honorífico de los Globos de Oro, el chico desveló su secreto, al subir al escenario con toda su familia.

Puesto que los Washington siempre han estado muy unidos a los Lee, no se extrañó cuando recibió una llamada telefónica de Spike Lee, pero se quedó de piedra cuando éste le comentó que tenía una novela para que se la leyera. “Le idolatro desde que soy un niño”, comenta John David. “Dio una plataforma a la gente de color, tanto a hombres como a mujeres, y me había escogido para el papel. Estaba entusiasmado, me moría de impaciencia por empezar”. Así fue reclutado para Infiltrado en el KkKlan, donde interpreta a un personaje real, Ron Stallworth, policía de Colorado que se hace pasar por supremacista blanco telefoneando a miembros del clan que habían puesto un anuncio en el periódico solicitando aspirantes. Pese a compartir la pantalla con un peso pesado, Adam Driver, ha salido airoso del reto, y ha logrado una candidatura a los Globos de Oro. “Cuando se anunciaron las nominaciones, estaba viéndolo por televisión con mi padre. Al saberlo, nos abrazamos durante diez minutos”.

Por ahora, parece haberse especializado en roles de policía, pues repite como tal en otro film sobre el racismo, Monsters and Men, para el que preparó su papel patrullando con agentes reales. “Fue horrible, porque el primer día vi a un hombre tiroteado, a punto de morir”. También se pone el uniforme en The Old Man & the Gun, donde Robert Redford interpreta a un atracador real.

No teme al futuro, pues asegura que su padre le ha revelado la fórmula del éxito. “No pares de estudiar nunca, tienes que ser muy profesional”. Ha heredado de él la discreción, pues no han trascendido detalles sobre su vida privada. Se sabe que no se ha casado todavía, y hasta ahora sólo se le ha relacionado con Vivian Nixon, hija de Debbie Allen, popular profesora de la serie Fama, aunque en realidad se desconoce si son novios, sólo se les ha visto juntos en varias ocasiones.

Filmografía
Tenet

2020 | Tenet

Armado con una sola palabra, Tenet, y luchando por la supervivencia del planeta, el protagonista viaja a un mundo crepuscular de espionaje internacional en una misión que supera los límites del tiempo real. No son viajes en el tiempo. Inversión.

The Old Man & the Gun

2018 | The Old Man & the Gun

Forrest Tucker es un apuesto septuagenario que ha sido toda su vida ladrón de bancos, atracos que él lleva a cabo con una corrección impecable, sin revuelo ni violencia, casi con amabilidad. Aunque suele ir acompañado por dos compañeros igualmente talluditos, también actúa solo de vez en cuando. En la huida posterior a uno de sus golpes conocerá a una simpática viuda, Jewel, y ambos congeniarán rápidamente. El norteamericano David Lowery (En un lugar sin ley) escribe y dirige esta comedia dramática que narra hechos reales y verdaderamente insólitos. La historia de un septuagenario ladrón compulsivo de bancos y experto en evasiones carcelarias le sirve a Lowery para rendir sin duda un homenaje a Robert Redford, de quien incluso se extraen imágenes antiguas de su filmografía para ilustrar el pasado del protagonista. Esta cierta nostalgia aporta un toque característico al resultado y hace que The Old Man & the Gun se vea con agrado, aunque también sin gran emoción, ya que no se escapa que la historia es leve, sin la requerida entidad dramática. De hecho, se pasa de puntillas sobre los acontecimientos y sobre los personajes secundarios. Casi todo el atractivo se basa en el carisma que conserva Robert Redford, si bien es cierto que aquí ya se le ve actor demasiado mayor y con mucho menos encanto que antaño. Qué duda cabe que la historia real tiene su interés por su singularidad, pero a Lowery parecen no interesarle ni lo más mínimo ni los robos ni la trama policiaca, ambas cuestiones convertidas casi en un Macguffin. Por el contrario, parece asumir sin ninguna pena esa falta de garra para así centrar su atención en la casi necesidad vital que tiene el protagonista por llenar una y otra vez su maleta de billetes, mientras dedica a las diferentes víctimas de turno –cajeras, directores de sucursales, etc.– sus más tiernas sonrisas. Lo que mejor funciona es el romance otoñal entre Forrest y Jewel, ésta última maravillosamente interpretada por Sissy Spacek, probablemente el mejor papel del film. Hay dulzura entre ellos, generosidad, química. Y, claro está, también destaca la extraña relación de complicidad que se establece entre el policía John Hunt (correcto Casey Affleck, habitual del director), un tipo familiar desencantado de su profesión, y el talludito ladrón de bancos.

5/10
Monster

2018 | Monster

Monsters and Men

2018 | Monsters and Men

Infiltrado en el KkKlan

2018 | BlacKkKlansman

Años 70, siglo XX. Ron Stallworth entra a trabajar como policía en Colorado Springs (Colorado), en donde muy pronto demuestra su valía en una investigación sobre el incipiente movimiento Black Power, en donde entablará amistad con la líder Patrice Dumas. Pero Stallworth es un tipo inquieto y, dispuesto a sacar partido a su estado de agente de campo, se lanza al que es verdaderamente su objetivo: el Ku Klux Klan. Contactará con el grupo que hace llamarse la “Organización” y concertará entonces una cita con ellos para ser admitido. El problema es que Stallworth es negro, por lo que otro compañero detective, Flip Zimmerman, se hará pasar por él. Adaptación de las andanzas reales de Ron Stallworth, recogidas en su libro de memorias, a cargo del prestigioso cineasta Spike Lee, un director cuya filmografía tiene muy presente el tema del racismo en Estados Unidos, como puede verse en filmes como Malcolm X o La marcha del millón de hombres, por citar dos títulos emblemáticos. También se siente a gusto con esta historia ambientada en esa época setentera en donde el renacer del Ku Klux Klan y la segregación encontraba oposición en el activismo del Black Power y en el movimiento en favor de los derechos civiles emprendido años antes por Matin Luther King. Ante una película cuyo argumento trata un tema tan serio como es el racismo y la violencia, lo primero que llama la atención de Infiltrado en el KkKlan es el tono que adopta Lee. No se puede decir que sea una comedia al uso, pero la atmósfera y la actitud de los personajes están más cerca de ese género que del drama violento de tintes trágicos. El talento de Spike Lee es que esa decisión no resta fuerza a la historia, ni le impide ser realista en su dibujo de los hechos. En este sentido, el film es contundente contra la injusticia histórica cometida contra la población negra, expresada en esa escena memorable en donde por acciones paralelas asistimos por un lado al ritual del Klan (con la película El nacimiento de una nación como telón de fondo) y por otro al espeluznante relato de un linchamiento narrado por el activista Jerome Turner (Harry Belafonte). Pero, en contraste, en ese clima hostil resulta un acierto el retrato que se hace de la policía, con los dos compañeros en primer lugar –Ron y Flip–, unos tipos de una pieza que evitan entrar al juego del odio o la venganza y donde el equilibrio emocional es el que precisamente les facilita hacer seriamente su trabajo, enfrentándose para ello a unos individuos de escasa calidad humana. Está claro que Lee prefiere ridiculizar a los racistas sin miramientos, a los que no pinta precisamente como unos lumbreras, tanto en su vertiente política como en su lado más violento, véanse las divertidas escenas de la fotografía con David Duke o la de la trampa al oficial de policía. Apoyada en una magnífica atmósfera sesentera –incluida la banda sonora de Terence Blanchard, habitual de Lee– y al margen del tema de fondo, la trama es entretenida y el hilo principal se sigue con el interés de una investigación policial al uso, en donde hay que destacar la labor actoral. Como protagonista Lee ha escogido a un actor desconocido pero de memorable apellido, pues John David Washington no es otro que el hijo de Denzel Washington, un actor que forjó los comienzos de su carrera precisamente de la mano de Spike Lee (Cuanto más, mejor). Visto lo visto, el progenitor puede sentirse orgulloso de su retoño. Acompaña al joven Washington un estupendo Adam Driver, que le saca enorme partido a ese ademán suyo tan lacónico y panoli, no precisamente incompatible con la inteligencia y la valentía.

6/10

Últimos tráilers y vídeos