saltar al contenido principal

Nunca llueve a gusto de todos en las entregas de premios.

A Spike Lee no le ha hecho ninguna gracia que cuando Julia Roberts leyó el nombre de la película ganadora del Oscar a la mejor película ésta resultara ser Green Book. El realizador –que había ganado esa noche el premio al guión adaptado por Infiltrado en el KkKlan, que también competía en la categoría máxima– montó en cólera, se levantó y caminó hacia la salida para irse. Tras avanzar unos metros se dio cuenta de que no estaba permitido salir del recinto, así que volvió a su asiento, pero según algunos medios estadounidenses, permaneció de espaldas durante los discursos de agradecimiento.

“Cada vez que alguien hace de chófer, pierdo”, comentó en la cadena televisiva CBS, haciendo alusión al año en el que su trabajo Haz lo que debas no fue nominada, y Paseando a Miss Daisy se coronó como la película del año. “Pero esta vez al menos han intercambiado los lugares. Cuando le preguntaron por su reacción cuando se enteró de que Green Book había ganado respondió “Déjame dar otro trago… Siguiente pregunta”. En tono jocoso también respondió “Creí que estaba a pie de pista en el Madison Square Garden y que el árbitro pitó algo mal”.

Por otro lado, a Donald Trump no le ha sentado nada bien el discurso del realizador tras recibir el Oscar al guión adaptado, cuando frente a las elecciones del año próximo instó a la gente a “estar en el lado correcto de la historia”. El mandatario le respondió en su cuenta de Twitter. “Spike usa un tono racista contra vuestro presidente, que ha hecho más por los afroamericanos que casi cualquier otro de sus antecesores”. Reiteró que durante su mandato “se han registrado los datos más bajos de desempleo de la historia en la comunidad afroamericana”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE