saltar al contenido principal

Acaba de cumplir 76 años, pero su aniversario se le ha atragantado por una empleada que le ha salido rana.

Robert De Niro está disgustado con su antigua asistente. La compañía de préstamos del actor, Canal Production, ha denunciado ante la Corte Suprema de Manhattan a Chase Robinson, empleada que llevaba más de una década a su servicio, con un salario de trescientos mil dólares anuales. La empresa pide seis millones en concepto de daños y perjuicios por la mala conducta de esta profesional.

La estrella de Taxi Driver alega que la demandada apenas entraba en la oficina, y que cuando lo hacía pasaba "cantidades astronómicas de tiempo" viendo series de Netflix. Por ejemplo, pasó cuatro días de enero visionando 55 episodios de Friends. Uno de esos días encargó un caro almuerzo a base de caviar, y cenó en un restaurante de lujo, cargando ambas comidas en la tarjeta de la entidad. En marzo se puso veinte capítulos de Arrested Development y diez de Schitt's Creek. "Mirar programas en Netflix no era de ninguna manera parte o estaba relacionado con los deberes y responsabilidades del empleo de Robinson, así que todo indica que se hacía para su entretenimiento personal, diversión y placer en momentos en que le pagaban por trabajar", comenta el texto legal.

En abril, Robinson había abandonado Canal Production, ante las sospechas de "sabotaje corporativo". A continuación escribió una carta de recomendación que De Niro se negó a firmar. Se le achaca también que usaba las millas de viajero acumuladas por su jefe para ella.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE