Decine21

Zona friki

La corrección política ha apuñalado por la espalda al suspense

El día en el que al final de una película, el asesino resulte ser una mujer afroamericana, los espectadores se quedarán sorprendidos, en estado casi de shock.

 Este desenlace se recordará casi tanto como el de Psicosis o El planeta de los simios

Trataré de explicar por qué afirmo esto, al tiempo que me meto en un jardín, pues a quien critica la inclusión forzada de las actuales series se les acusa de inmediato de pertenecer a las juventudes nazis. Acabo de terminar para reseñarla en Decine21 la primera temporada de una serie que se estrena estos días en plataformas, si bien prefiero no nombrarla, para no estropeársela a nadie. Tiene como protagonista a una señora amnésica negra, casada, como no, con un hombre blanco, como suele suceder en todas las series que se estrenan en la actualidad, donde a veces parece que sólo puede haber matrimonios interraciales. Un 4,1% en España según las estadísticas, un 90 por ciento en las películas actuales.

Al personaje central le amargan la vida. En un momento dado, recaen las sospechas de ser la mala en una homosexual asiática. Me mondo de risa. Ningún espectador que vea habitualmente las ficciones que se ruedan en este momento se creerá ni un por un momento que al final sea culpable de nada. Es más, resultará tener una vida modélica, y la darán el Premio Nóbel de la Paz. Es técnicamente imposible para los guionistas escribir que sea la asesina, porque les acusarían de vilipendiar a una minoría étnica. Sigo viendo la serie, y poco después, todo hace suponer que el psicópata en realidad es un hispano bajito que pasaba por allí. Nada, tampoco cuela. No supones por un momento que oculte nada extraño.

¿Quién acaba siendo culpable? ¿No lo adivinas? Exacto, no hacen falta las dotes de seducción del maldito Sherlock Holmes para adivinar desde el minuto uno que el gran villano será… ¡el marido caucásico! ¡Para colmo de males también heterosexual! Me pregunto por qué nadie le apedreaba cuando pasaba por la calle. Cuando llega el momento de ese gran descubrimiento, me pregunto si alguien lo ha dudado ni un mísero segundo.

Y no, esto no se justifica porque la película quiera hablar del racismo de forma sutil, como en la estupenda Puñales por la espalda. Allí, la familia Thrombey está formada por ricos blancos racistas, y cuando una inmigrante, la criada Marta Cabrera, hereda la fortuna del patriarca fallecido, todos piensan que ella "ha vendo a robarnos".  La pija estirada, el troll de Twitter, y la joven intelectual y comprometida con la causa social pero en realidad cínica ni siquiera saben de dónde procede Cabrera, uno dice que de Paragüay, otra de Colombia y otra de Brasil. Ejemplo de un guión bastante trabajado.


Tortazos nunca vistos

Top Listas Decine21
Los 100 mejores thrillers 


Creo en la igualdad de todas las razas, lo que significa que en todas partes cuecen habas. Nunca he tenido ningún problema con ningún negro, al revés, los que he conocido me han ayudado. En cualquier caso, estoy seguro de que entre ellos habrá gente muy maja, pero también algún indeseable, como ocurre con los blancos, los bereberes y los de Cuenca. Así que yo entiendo la inclusión forzada, que tenemos que respetar a las razas y personas oprimidas y todo eso, etc., etc. Pero, ¿no sería más igualitario y sobre todo más rico para la ficción que todos los personajes tuvieran las mismas posibilidades de ser el asesino? Además, es más agradecido para un actor interpretar a personajes detestables, o sea que al final exigir que todos los afros sean buenos… ¡es puro racismo!

Recuerda que puedes leer más historias de cine y estar al tanto de todos los estrenos de cine en Decine21.com.

  • Racismo
  • Puñales por la espalda
  • Suspense

Lo último del mundo del cine